jueves, 3 de junio de 2010

LO NESESARIO PARA SER MAMA

ANTES DE QUEDAR EMBARAZADA
Ácido Fólico.
El ácido fólico es una vitamina B que ayuda a prevenir los defectos congénitos relacionados con el cerebro y la médula espinal (llamados defectos del tubo neural). El ácido fólico es útil en la prevención de estos defectos sólo si se toma antes de la concepción y durante las primeras semanas del embarazo. El folato es la forma natural del ácido fólico que se encuentra en ciertos alimentos.

Debido a que los defectos del tubo neural se originan durante el primer mes de embarazo (antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas) es importante que las mujeres tengan suficiente ácido fólico en su organismo antes de la concepción. Es recomendable que todas las mujeres en edad fértil tomen ácido fólico ya que aproximadamente la mitad de los embarazos registrados en los Estados Unidos no son planificados.1 Sin embargo, demasiado mujeres no están obteniendo la cantidad recomendada de ácido fólico a diario.

¿Por qué se recomienda a las mujeres en edad fértil tomar ácido fólico?
Los estudios han demostrado que si todas las mujeres consumieran la cantidad recomendada de ácido fólico antes y durante la primera etapa del embarazo, se podría prevenir hasta un 70 por ciento de todos los defectos del tubo neural.

El tubo neural es la parte del embrión a partir de la cual se forman el cerebro y la médula espinal. Esta estructura, que comienza como una diminuta cinta de tejido, normalmente se dobla hacia adentro para formar un tubo aproximadamente 28 días después de la concepción. Si este proceso no se realiza bien y el tubo neural no se cierra por completo, se pueden producir defectos en el cerebro y en la médula espinal. Cada año se registran unos 3,000 embarazos afectados con defectos del tubo neural en los Estados Unidos.

Los defectos del tubo neural más habituales son la espina bífida y la anencefalia. La espina bífida, a menudo conocida como espina dorsal abierta, afecta a la columna vertebral y, en ocasiones, a la médula espinal. Los niños que tienen el tipo grave de espina bífida presentan cierto grado de parálisis en las piernas y problemas de control de la vejiga e intestinos y, a veces, problemas neurológicos y de desarrollo. La anencefalia es una enfermedad fatal en la que el bebé nace con el cerebro y el cráneo sumamente subdesarrollados.

El ácido fólico también puede ayudar a prevenir otros defectos congénitos, como labio leporino, paladar hendido y ciertos defectos cardíacos.

Un estudio reciente sugiere que las mujeres que toman ácido fólico durante al menos 1 año antes de quedar embarazadas pueden reducir su riesgo de tener un bebé prematuro (antes de cumplidas las 37 semanas de gestación) en la mitad.5 El estudio sugiere también que estas mujeres pueden reducir su riesgo de tener un bebé muy prematuro (antes de cumplidas las 32 semanas de gestación) en hasta el 70 por ciento. Los bebés prematuros tienen más probabilidades de padecer complicaciones e incapacidades permanentes, como retraso mental, parálisis cerebral y pérdida de la visión, y aquellos que son muy prematuros corren el mayor riesgo.


¿Cuánto ácido fólico necesita una mujer?
March of Dimes recomienda a todas las mujeres en condiciones de quedar embarazadas tomar una multivitamina que contenga 400 microgramos de ácido fólico diariamente como parte de una dieta saludable desde antes de quedar embarazadas. Las mujeres que sigan este consejo, basado en las recomendaciones del Instituto de Medicina (Institute of Medicine, IOM),6 podrán obtener todo el ácido fólico y otras vitaminas que necesiten. Una encuesta realizada por Gallup para March of Dimes en 2007 indicó que el 40 por ciento de las mujeres en edad fértil de los Estados Unidos tomaban vitaminas con ácido fólico a diario.

Una dieta saludable debe incluir alimentos fortificados con ácido fólico y alimentos ricos en folato, la forma natural del ácido fólico que se encuentra en los alimentos. Muchos productos a base de granos en los Estados Unidos están fortificados con ácido fólico. Esto significa que se les ha añadido una forma sintética (artificial) de ácido fólico. La harina, el arroz, las pastas, el pan y los cereales enriquecidos son ejemplos de productos a base de granos fortificados. La mujer puede consultar la etiqueta para saber si un producto es fortificado. Entre las fuentes ricas en folato se encuentran las verduras de hojas verdes, las legumbres, las naranjas y el jugo de naranja.

El ácido fólico procedente de los suplementos vitamínicos y alimentos enriquecidos es más fácil de absorber por el organismo que el folato natural de los alimentos. Según el IOM, el organismo absorbe aproximadamente el 50 por ciento del folato de los alimentos,6 mientras que puede absorber cerca del 85 por ciento del ácido fólico presente en los alimentos enriquecidos y el 100 por ciento del ácido fólico de los suplementos vitamínicos.6 La cocción y el almacenamiento pueden destruir parte del folato de los alimentos.

Muchos estudios han demostrado que la forma sintética del ácido fólico ayuda a prevenir los defectos del tubo neural. El IOM, los Centros para la Prevención y Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) y March of Dimes recomiendan que las mujeres que pueden quedar embarazadas consuman 400 microgramos al día de la forma sintética del ácido fólico.1,6 Para ingerir esta cantidad, las mujeres pueden tomar una multivitamina o comer una porción de cereales que contenga el 100 por ciento del valor diario recomendado de ácido fólico (400 microgramos).1 La mayoría de las multivitaminas y unos 50 cereales para el desayuno contienen esta cantidad en una sola porción.8 Otros cereales contienen sólo el 25 por ciento de la cantidad recomendada. Se recomienda a las mujeres consultar la etiqueta del envase del cereal para saber qué cantidad de ácido fólico contiene.

¿Es posible que algunas mujeres necesiten más ácido fólico?
Si una mujer ya ha tenido un embarazo con defectos del tubo neural, debe consultar a su médico antes del siguiente embarazo para saber qué cantidad de ácido fólico debe tomar. Los estudios han demostrado que tomar una dosis superior de ácido fólico al día (4,000 microgramos o 4 miligramos), desde al menos un mes antes de la concepción y durante el primer trimestre de embarazo, reduce en un 70 por ciento el riesgo de tener otro embarazo afectado.1 La mujer sólo debe tomar una vitamina prenatal, más tres comprimidos de ácido fólico de 1 miligramo para recibir la cantidad adecuada.1 Tomar más de una vitamina prenatal puede hacer que la mujer ingiera demasiada cantidad de otras vitaminas, como la vitamina A.

Las mujeres con diabetes, epilepsia y obesidad corren un riesgo mayor de tener un bebé con defectos del tubo neural.1 Estas mujeres deben consultar a su médico antes del embarazo para saber si deben tomar una dosis mayor de ácido fólico.

¿Las mujeres necesitan ácido fólico durante todo el embarazo?
Sí. Las mujeres embarazadas necesitan ácido fólico adicional durante todo el embarazo para producir las células sanguíneas adicionales que su cuerpo necesita durante ese período. El ácido fólico también contribuye al rápido crecimiento de la placenta y el feto y es necesario para producir nuevo ADN (material genético) a medida que se multiplican las células. Sin la cantidad adecuada de ácido fólico la división celular podría verse afectada y llevar al desarrollo insuficiente del feto o la placenta.

El IOM recomienda que las mujeres aumenten su ingesta de ácido fólico hasta 600 microgramos al día (a través de suplementos y alimentos) una vez confirmado el embarazo.6 Casi todos los médicos recomiendan una vitamina prenatal, la mayoría de las cuales contiene de 800 a 1,000 microgramos de ácido fólico. No obstante, las mujeres no deben tomar más de 1,000 microgramos (1 miligramo) a menos que su médico lo indique.

¿Cuánto ácido fólico hay en los alimentos enriquecidos?
Desde el 1 de enero de 1998, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (Food and Drug Administration, FDA) requiere la adición de 140 microgramos de ácido fólico por cada 100 gramos a los cereales, pan, pastas y otros alimentos que lleven la etiqueta “enriquecido”. Esto permite a las mujeres obtener más fácilmente la cantidad de ácido fólico que necesitan a través de los alimentos que consumen. Los estudios demuestran que el enriquecimiento está asociado a un incremento de los niveles de folato en la sangre en las mujeres en edad fértil.9 Desde el enriquecimiento de los cereales, la incidencia de los defectos del tubo neural se ha reducido en aproximadamente un tercio, aunque otros factores también han contribuido a esta disminución. La cantidad de ácido fólico añadida a los alimentos enriquecidos (con la excepción de algunos cereales) es reducida y la mayoría de las mujeres no puede obtener la cantidad diaria de ácido fólico que necesitan exclusivamente a través de la dieta. De hecho, un estudio realizado por el gobierno en 2007 comprobó que los niveles de folato en la sangre disminuyeron considerablemente en las mujeres en edad fértil de 1999-2000 a 2003-2004, por razones que no se han establecido con precisión.

Cuando la FDA estableció que los cereales deben enriquecerse con ácido fólico, limitó la cantidad que debe añadirse debido a la preocupación de que altos niveles de ácido fólico podrían enmascarar una deficiencia de vitamina B-12.11 Este trastorno se denomina anemia perniciosa y se presenta principalmente en las personas mayores. Las dosis muy altas de ácido fólico (más de 1,000 microgramos al día) pueden corregir la anemia producida por la deficiencia vitamínica pero no la deficiencia en sí, lo que podría hacer que se retrasara el diagnóstico. Si se deja sin tratar durante mucho tiempo, la deficiencia de vitamina B-12 puede producir daños neurológicos irreversibles. A la fecha, las investigaciones no han demostrado ningún riesgo de anemia perniciosa ni de otros efectos adversos debido a los niveles actuales de enriquecimiento con ácido fólico.

¿Cómo previene el ácido fólico los defectos congénitos?
No se conoce bien el modo en que el ácido fólico previene los defectos del tubo neural. La mayoría de los estudios sugiere que podría deberse a que corrige las deficiencias nutricionales. Sin embargo, otros sugieren que se debe a que el suplemento de ácido fólico ayuda a las personas a compensar rasgos genéticos característicos que les impiden aprovechar el folato incluido en su dieta. Estos rasgos podrían suponer para las mujeres un riesgo adicional de tener bebés con defectos del tubo neural.

¿Proporciona el ácido fólico otros beneficios para la salud?
El ácido fólico es importante para la salud de todos. Cumple un papel importante en la producción de glóbulos rojos. Las personas con deficiencias de ácido fólico a veces desarrollan un tipo de anemia denominada anemia megaloblástica (caracterizada por un número reducido de glóbulos rojos). El ácido fólico también podría desempeñar un papel importante en la prevención de otros problemas de salud.

Anticoncepción
Si usted o su pareja no desean tener un bebé en este momento, una de las formas de evitar el embarazo es a través de la anticoncepción. La anticoncepción, también llamada control de la natalidad o planificación familiar, puede ayudar a la mujer a controlar cuándo y cuántas veces quedar embarazada. Antes del embarazo, la anticoncepción puede ayudar a proteger la salud de las futuras madres y sus bebés.

Es importante que todas las parejas tengan a mano las herramientas y la información que necesitan al tomar estas decisiones de salud. Para comenzar, aprenda sobre los métodos anticonceptivos que usted y pareja pueden usar, y hable con su profesional de la salud.

Métodos anticonceptivos
Existen diferentes tipos de métodos anticonceptivos disponibles. Cada método tiene sus ventajas y desventajas, y algunos de ellos son mejores al prevenir un embarazo que otros.

Métodos de barrera
Los métodos de barrera son de los métodos anticonceptivos más seguros. Funcionan al obstruir el espermatozoide del hombre para que llegue al óvulo de la mujer. Esto previene que el embarazo ocurra. Algunos métodos de barrera también protegen contra infecciones de transmisión sexual (ITS).

Los métodos de barrera incluyen los condones, espermicidas, el diafragma y el capuchón cervical. Los métodos de barrera previene el embarazo entre un 71 a 98 por ciento de las veces, dependiendo del tipo de método usado. Para ser efectivo al disminuir la probabilidad de un embarazo, estos métodos se deben usar correctamente cada vez que la persona tiene sexo. Algunas parejas encuentran difícil usar estos métodos cada vez que tienen sexo.

Métodos hormonales
Los anticonceptivos hormonales trabajan al prevenir que la mujer libere un óvulo (ovulación). Sin el óvulo, el embarazo no puede tomar lugar. A diferencia de los métodos de barrera, estos métodos no protegen contra las ITS.

Los métodos hormonales incluyen anticonceptivos orales (pastillas anticonceptivas), parches para la piel, inyecciones y anillos vaginales. Los métodos hormonales son muy efectivos al prevenir un embarazo (92 al 97 por ciento), dependiendo del tipo de método usado. Para ser efectivo, el método debe usarse como instruido. Algunas mujeres no están satisfechas con los efectos secundarios causados por estos métodos.
Las mujeres lactantes deben hablar con su profesional de la salud acerca de los métodos hormonales que pueden afectar la producción de leche materna.

Dispositivos intrauterinos (DIU)
Un DIU es un dispositivo pequeño en forma de "T." Previene el embarazo al liberar hormonas. Su profesional de la salud coloca el DIU dentro de su útero. Puede permanecer dentro del útero de 5 a 10 años, dependiendo del tipo de DIU usado, o se puede remover en cualquier momento usted desee quedar embarazada. A diferencia de los métodos de barrera, el DIU no protege contra ITS.

Los DIUs son entre los métodos anticonceptivos más efectivos (99 por ciento). Algunas mujeres no están satisfechas con los efectos secundarios causados por estos métodos.

Planificación familiar natural
Otro método para prevenir el embarazo es abstenerse de tener relaciones en los días más fértiles de la mujer. Esto por lo general toma lugar unos días antes y durante la ovulación. Usted puede predecir su ovulación al tabular su ciclo menstrual, monitorear su temperatura basal, observando la mucosidad cervical o usando un sistema de predicción de la ovulación. A diferencia de los métodos de barrera, estos métodos no protegen contra las ITS.

La planificación familiar natural previene el embarazo entre un 75 a 99 por ciento de las veces. Para ser efectivo al disminuir la probabilidad de embarazo, estos métodos deben ser usados correctamente. Algunas mujeres encuentran que estos métodos son complicados y difíciles de aprender.





Escogiendo un método anticonceptivo
Hay muchas cosas en las que usted y su pareja deben considerar al escoger un anticonceptivo, así como:

• Su salud
• Cuán frecuente tienen relaciones
• Cuándo y si desean tener hijos
• Cuán efectivo es cada método al prevenir un embarazo
• Si el método protege contra ITS, al igual que el embarazo
• Efectos secundarios posibles
• Facilidad al usarlo usted o su pareja
• Costo
• Si es una buena opción para las mujeres lactantes
• Si usted y su pareja se sienten cómodos con el método

Puede tomar tiempo y práctica al aprender a usar algunos métodos anticonceptivos. No sienta vergüenza al hablar o preguntarle a su profesional de la salud. Lo más importante es encontrar y usar el mejor método anticonceptivo para usted. Usted puede tratar varios hasta que encuentre el mejor para usted.

Ningún método anticonceptivo, a excepción de la abstinencia (no tener sexo), puede prevenir un embarazo todo el tiempo. Algunos métodos son más exitosos que otros. Pero usted puede aumentar la eficacia del método al usarlo correctamente todo el tiempo.

Quedar embarazada luego de usar un anticonceptivo
Si usted ha estado usando un anticonceptivo y está lista para tener un bebé, hable con su profesional de la salud acerca de parar de usar el anticonceptivo. No existen reglas particulares sobre el tiempo a esperar para quedar embarazada luego de dejar de usar un anticonceptivo.

Si usted recientemente ha tenido un nuevo bebé, pregúntele a su profesional de la salud cuánto tiempo debe esperar para quedar embarazada nuevamente. Para la mayoría de las mujeres, lo mejor es esperar al menos 18 meses. Pero algunas mujeres no pueden esperar todo ese tiempo ya sea por la edad u otras razones. Hable con su profesional acerca de lo que es mejor para usted.

Buen estado físico antes del embarazo
Si está pensando en quedar embarazada o si le interesa adoptar un estilo de vida más sano, es importante incluir la actividad física en su rutina diaria.

Muchas mujeres saben que la actividad física regular es muy importante para conservar la buena salud y un peso saludable. Más investigaciones demuestran que cuanto más saludable sea la mujer antes del embarazo, mejores son sus probabilidades de tener un bebé sano algún día.

Por ejemplo, la mujer que tiene un peso saludable antes del embarazo tiene menos probabilidades de sufrir complicaciones graves durante el embarazo como la presión arterial alta , o la diabetes o durante el parto. Existen menos probabilidades también de que su bebé nazca prematuro, tenga defectos congénitos o se enfrente a la obesidad infantil, que es un problema cada vez más grave en los Estados Unidos.

Beneficios de la actividad física
La actividad física es todo tipo de ejercicio o movimiento del cuerpo que usa energía. Tener un estilo de vida activo puede ayudar a todas las mujeres a mantener la salud. La actividad física regular puede reducir su riesgo de:
• Enfermedad del corazón
• Ataque cerebral
• Presión arterial alta
• Cáncer de seno o colon
• Diabetes tipo 2 (con frecuencia relacionada con el sobrepeso)
• Osteoartritis (forma más común de la artritis)
• Osteoporosis (debilita los huesos y afecta a muchas mujeres)

La actividad física también puede:
• Mejorar el estado de ánimo de la persona
• Reducir los sentimientos de depresión leve o moderada
• Ayudar a controlar el estrés
• Ayudar a controlar el peso
• Ayudar a dejar de fumar
• Ayudar a dormir mejor
• Aumentar la energía durante el día

Conozca su propio cuerpo
La actividad física, junto con una dieta bien balanceada, también puede ayudar a adelgazar a la persona con sobrepeso. Para averiguar si tiene sobrepeso, debe saber su estatura y peso. Luego puede calcular su índice de masa corporal (BMI por sus siglas en inglés). El BMI ayuda a determinar si su peso es adecuado para su estatura.

Reducir la grasa corporal no sólo es importante para la salud, sino que también importa en qué partes del cuerpo se aloja la grasa. Las mujeres en forma de “pera” tienden a acumular grasa en las caderas y glúteos. Las mujeres en forma de “manzana” tienden a acumular la grasa alrededor de la cintura.

Es más probable que las mujeres que tienen forma de “manzana” sufran problemas de salud relacionados con el sobrepeso que las mujeres en forma de “pera”. Para las mujeres, una cintura de más de 35 pulgadas aumenta el riesgo de enfermedad del corazón.

Tipos de actividad física
Actividades aeróbicas: Existen dos tipos de actividades aeróbicas: moderadas y vigorosas. Las actividades moderadas aumentan el ritmo cardíaco, pero puede seguir haciéndolas sin dificultades mientras mantiene una conversación. Las actividades moderadas incluyen:
• Caminar enérgicamente
• Montar en bicicleta lentamente o en una superficie plana
• Hacer gimnasia aeróbica acuática
• Bailar (baile de salón o folclórico)
• Jugar un deporte en el que se atrapa y arroja una pelota (béisbol, softball, voleibol)

Las actividades vigorosas también aumentan el ritmo cardíaco, pero es más difícil mantener una conversación porque uno queda sin aliento. Las actividades vigorosas incluyen:
• Correr
• Montar en bicicleta a más de 10 millas por hora o cuesta arriba
• Nadar rápidamente o natación de distancia
• Baile aeróbico o rápido
• Deportes en los que se corre mucho (básquetbol, hockey, fútbol)

Actividades de fuerza o musculación: Las actividades de fuerza ayudan a formar músculos al mejorar la resistencia y habilidad. Estas actividades incluyen:
• Flexiones de brazos
• Abdominales
• Levantamiento de pesas
• Máquinas de pesas
• Bandas de resistencia (bandas de goma gigantes hechas especialmente para los ejercicios físicos)

Actividades de elongación: Para mejorar la flexibilidad y el movimiento en la vida diaria, puede resultarle muy útil hacer estiramiento o elongación. Al moverse más libremente, le será más fácil estirarse para atarse los zapatos o mirar por encima del hombro cuando maneja su vehículo en reversa.

Elongue los músculos después del precalentamiento (por ejemplo, después de hacer actividades de musculación o fuerza). Estirar los músculos antes de precalentarlos puede ocasionar lesiones. Las actividades de elongación incluyen:
• Yoga
• Pilates
• Estiramiento básico de los músculos del cuerpo (estirar los brazos por encima de la cabeza o estirarse para tocar los dedos del pie)

Cantidad de actividad física
Gimnasia aeróbica: En 2008, el Departamento de Servicios de Salud y Humanos actualizó las pautas sobre la actividad física. Se recomienda que todos los adultos hagan por lo menos 2 ½ horas por semana de actividad física aeróbica. Esta actividad debe ser al menos moderadamente intensa.

Se pueden dividir las 2 ½ horas como quiera. Pero es mejor hacerlo durante al menos 10 minutos por vez.

Por ejemplo, puede hacer 30 minutos de actividad física moderada 5 o más días por semana. Otra opción es hacer 50 minutos de actividad física moderada 3 o más días por semana.

También puede sustituir todo o parte de la actividad moderada por actividad vigorosa. En general, 15 minutos de actividad vigorosa brindan los mismos beneficios que 30 minutos de actividad moderada. Por lo tanto, la actividad vigorosa le brinda beneficios de salud similares en la mitad del tiempo de la actividad moderada.
Musculación: Además, los adultos deben hacer actividades de fuerza al menos 2 días por semana. Puede hacerlo en los días que no hace gimnasia aeróbica. Concéntrese en fortalecer los músculos de las piernas, cadera, espalda, pecho, estómago, hombros y brazos.

En cada sesión de fuerza o musculación, trate de hacer de 8 a 10 actividades diferentes que trabajen los distintos grupos musculares del cuerpo. Repita los ejercicios para cada grupo muscular de 8 a 12 veces por sesión.

Costo
No es necesario que gaste demasiado dinero para hacer las actividades físicas necesarias. Para la actividad aeróbica, camine o corra por su vecindario. Si necesita estar adentro por el clima o por problemas de seguridad, haga ejercicios con videos de gimnasia. También puede comunicarse con el centro recreativo de su zona o institución religiosa para ver si tienen programas en salones cubiertos.

Para hacer ejercicios de musculación, trate de usar cosas que tiene en la casa. Las pesas caseras, hechas con botellas de plástico de refrescos llenas de agua o arena, o bien latas de sopa, pueden ayudar a fortalecer los músculos. También puede usar el peso de su propio cuerpo en ejercicios como las flexiones de brazos, tracción o dominada en barra fija (pull-ups), o abdominales.

Desafíos especiales
Si nunca ha hecho ejercicios o no los ha practicado durante un largo tiempo, es importante comenzar lentamente. Inicie su programa de actividad física con sesiones cortas de 5 a 10 minutos y aumente gradualmente hasta llegar a su meta.

Si tiene sobrepeso, no tema comenzar. Quizás se enfrente a desafíos especiales al tratar de incorporar la actividad física, pero usted es capaz de trabajar arduamente para superarlos. Quizás no pueda flexionarse o moverse igual que las otras personas. Tal vez se sienta un poco acomplejada. No se dé por vencida. Trate de hacer actividades como nadar o hacer ejercicios en posición sentada. Esas actividades ejercen menos estrés en las articulaciones porque las piernas no están aguantando todo el peso del cuerpo. Pida ayuda a su profesional de la salud para que le aconseje un plan de actividad física adecuado para usted.

Si tiene una discapacidad, puede resultarle más difícil mantenerse activa, pero no deje que eso la detenga. En la mayoría de los casos, la gente con discapacidades puede mejorar su flexibilidad, movilidad y coordinación al aumentar la actividad física. Ser activa también puede ayudarle a mantener su independencia. Pueden ayudar a prevenir enfermedades, como la enfermedad del corazón, en cuyo caso no le será fácil cuidar de sí misma. Colabore con su profesional de la salud para crear un plan de actividades físicas adecuado para usted.



Hable con su profesional de la salud
Debe consultar a su profesional de la salud antes de comenzar un programa de actividades físicas si:
• Está embarazada
• Tiene enfermedad del corazón o corre alto riesgo de tenerla en el futuro
• Tiene diabetes o corre alto riesgo de tenerla en el futuro
• Es obesa (BMI de 30 o más)
• Tiene una lesión o discapacidad
• Tiene una retina sangrante o desprendida
• Acaba de tener cirugía del ojo o tratamiento láser en el ojo
• Tuvo cirugía de cadera recientemente
• Tuvo un ataque cerebral o corre alto riesgo de sufrir uno en el futuro

Sugerencias para la actividad física
• Elija actividades que le gusten hacer.
• Procure variarlas. Intente distintas actividades para no aburrirse ni perder la motivación.
• Haga actividad aeróbica al menos 3 días por semana en lugar de hacerla toda en un día.
• Únase a su pareja o una amiga para que la ayude a mantenerse motivada.
• Lleve cuenta del tiempo y progreso para no abandonar el plan.
• Una vez que se acostumbró a la rutina, cambie algunas actividades aeróbicas moderadas por otras vigorosas. Trate de correr durante 15 minutos en vez de caminar 30 minutos.
Intercale sesiones cortas de actividad física cada vez que puede
• Si tiene niños, hágase el tiempo para jugar con ellos afuera.
• Suba por las escaleras en lugar de usar el ascensor.
• Estacione su vehículo más lejos de la oficina y camine. Bájese del autobús o del tren un par de paradas antes y camine.
• Salga a bailar con su pareja o amigos.
• Si se va de vacaciones, haga una caminata guiada o haga turismo a pie.
No corra riesgos cuando haga actividades físicas
• Haga precalentamiento antes de realizar cualquier actividad. Trate de correr en su lugar unos minutos para aflojar los músculos.
• Vaya a su propio ritmo. Comience lentamente y aumente gradualmente a ejercicios físicos más largos y desafiantes.
• Averigüe qué tipo y cantidad de actividad son adecuados para su nivel de estado físico.
• Use los equipos de seguridad y deportes adecuados.
• Elija un lugar seguro donde realizar su actividad.
• Deje de hacer actividad física si se siente débil, mareada, tiene náuseas, dolor en el pecho o si tiene dificultades para respirar. Hable con el profesional de la salud para cerciorarse de que está en buen estado de salud.

Cómo Concebir
Ha reflexionado cuidadosamente sobre la maternidad y ha decidido que está lista. Ha dejado de fumar y de tomar alcohol. Ha llevado una dieta sana y está tomando 400 microgramos de ácido fólico todos los días. También se ha hecho una revisión médica con su proveedor de atención médica. Si es así, está lista para empezar a intentar quedar embarazada.

Cómo ocurre la concepción
Catorce días antes del primer día de la menstruación los ovarios de la mujer liberan un óvulo. Esto ocurre todos los meses y el fenómeno se llama ovulación.
Cuando una pareja tiene relaciones sexuales (y no usan métodos anticonceptivos) durante el momento de la ovulación, el esperma de un hombre nada hasta encontrarse con el óvulo de la mujer. Uno de los espermas penetra el óvulo. A este proceso se le llama fertilización o concepción.

El óvulo fertilizado, o embrión, viaja al útero de la mujer (matriz), se adhiere a la pared del útero y crece.

Acerca de los métodos anticonceptivos
No existen reglas sobre el tiempo que debe esperar para empezar a tratar de quedar embarazada luego de dejar el uso de los anticonceptivos. Usted puede comenzar de inmediato. Pero, si sus reglas o períodos no son regulares, se le puede hacer difícil determinar el mejor momento para la concepción.

• Si usted ha estado usando las pastillas anticonceptivas, le puede tomar de uno a dos meses para que sus períodos se regulen luego de dejar de tomarlas.
• Si usted ha estado usando la Depo-Provera, puede tomar de tres meses a un año para que ovule regularmente luego de su última inyección.
• Si usted tiene el DIU (dispositivo intrauterino) o los implantes, usted puede comenzar a tratar de quedar embarazada una vez le retiren el dispositivo.
• Los métodos de barrera - como los condones, diafragmas y espermicidas - dejan de trabajar a la vez que se dejen de usar.

Cuándo está su cuerpo listo para concebir
El óvulo de una mujer es fértil sólo durante 12 a 24 horas después de que es liberado. El esperma de un hombre puede vivir hasta 72 horas una vez liberado dentro de la vagina de una mujer durante el acto sexual. Así que el mejor momento para tratar de concebir es:
• Unos días antes de la ovulación
• El día de la ovulación
Si tiene relaciones sexuales bastante cerca a la ovulación, y las mantiene con frecuencia, mejores serán sus probabilidades de quedar embarazada.

Cómo calcular el mejor momento para concebir
Si sus períodos son regulares, puede calcular el día exacto del mes en que comenzará su período. Por ejemplo, si sus períodos ocurren cada 27 días, cuente 27 días desde el primer día de su último período en adelante. Este cálculo le dirá cuándo será el primer día de su próximo período. Ahora cuente 14 días hacia atrás. Este es el día en que probablemente va a ovular. Si tiene relaciones sexuales unos días antes de la ovulación lo más probable es que quede embarazada. Usted puede usar la calculadora de ovulación que se encuentra en este sitio para calcular el día aproximado de ovulación.

Si sus períodos son irregulares (el número de días varía de mes a mes): Existen algunos métodos para estar al tanto de su fertilidad y ayudarla a determinar el momento de la ovulación. Es importante que hable con su profesional de la salud para aprender más acerca de la forma más eficaz de usarlos.

• El método de la temperatura: Tómese la temperatura todos los días antes de levantarse de la cama usando un termómetro especial llamado termómetro basal. Su temperatura subirá 1 grado Fahrenheit cuando esté ovulando. Tenga relaciones sexuales bastante cerca al momento en que ocurre este aumento en la temperatura para mejorar las probabilidades de quedar embarazada.

• El método de la mucosidad vaginal: Preste atención a la mucosidad vaginal. Se vuelve menos densa y más resbalosa, transparente y abundante justo antes de la ovulación. Muchas mujeres usan este método junto con el de la temperatura para averiguar cuándo están ovulando.

• Sistemas para la predicción de la ovulación: Estos sistemas de uso personal, analizan la orina para identificar una hormona llamada hormona luteinizante (LH). Los niveles de esta hormona aumentan causando la liberación de los óvulos de los ovarios cada mes. El sistema le dirá si el índice de LH está aumentando. Puede comprarlo en cualquier farmacia.

Si usa el método de la temperatura y/o de la mucosidad vaginal, preste atención y anote los cambios unos meses antes de la fecha en la que quiera concebir. Si está usando un sistema de predicción de la ovulación empiece a usarlo 10 días después del comienzo de su última menstruación.

Cuando las cosas no van como uno quiere
Si no queda embarazada enseguida, no se preocupe. Alrededor de nueve de cada diez parejas que tratan de tener un bebé lo consiguen en el período de un año. Así que es posible que no ocurra inmediatamente, pero lo más probable es que ocurra pronto.

Si ha estado intentando concebir durante más de un año (o seis meses si es mayor de 35 años), debería consultar con su proveedor de atención médica.

Puede hacerse un análisis para averiguar por qué tiene problemas para quedar embarazada. Algunas mujeres tienen ovulaciones irregulares o poco frecuentes o tienen los tubos que llevan el óvulo al útero (llamados las “trompas de Falopio”) dañados. Algunos hombres tienen índices bajos de esperma o esperma anormal. Por suerte, muchas parejas pueden superar estos problemas con tratamiento médico.

Recuerde: Se necesitan dos para lograr un embarazo
Si usted está teniendo problemas para quedar embarazada, su pareja puede tomar ciertos pasos para ayudar la producción de esperma:
• Dejar de fumar
• Limitar la cantidad de bebidas alcohólicas que él toma
• Dejar de usar la marihuana y otras drogas
• Usar "boxers" o pantalones sueltos en vez de calzones y pantalones ajustados
• Preguntarle al profesional de la salud acerca de los medicamentos recetados que él toma. Algunos medicamentos que se usan para tratar la alta presión de la sangre, infecciones y otras condiciones de salud pueden afectar la fertilidad del hombre.

Cómo Escoger una Multivitamina
Los alimentos sanos, como los granos integrales, las frutas y verduras, son las mejores fuentes de vitaminas y minerales. Sin embargo, dado que a veces es difícil obtener todos los nutrientes necesarios a través de los alimentos, todas las personas adultas deben tomar una multivitamina todos los días.

Es especialmente importante que las mujeres que puedan quedar embarazadas obtengan suficiente ácido fólico. El ácido fólico, una vitamina B, ayuda a prevenir los defectos del cerebro y la médula espinal cuando se toma antes del embarazo y bien temprano en el mismo. El ácido fólico se encuentra en la mayoría de las multivitaminas, por sí mismo como suplemento y en algunos alimentos.

March of Dimes recomienda que todas las mujeres en edad reproductiva tomen una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días, como parte de una dieta sana.

Durante el embarazo, una mujer necesita más de algunos nutrientes, como el hierro, calcio y ácido fólico. Por esta razón, es sabio comenzar a tomar una multivitamina antes del embarazo.

Cómo escoger una multivitamina
Lea la etiqueta. La etiqueta le informa sobre las vitaminas y minerales que contiene la multivitamina. También le informa sobre cómo tomar la multivitamina seguramente y cómo guardarla.

La mayoría de las multivitaminas contienen aproximadamente 20 vitaminas y minerales, incluyendo:
Vitaminas
• Vitamina A
• Vitamina B6
• Vitamina B12
• Vitamina C
• Vitamina D
• Vitamina E
• Vitamina K
• Ácido fólico
• Niacina
• Riboflavina (Vitamina B2)
• Tiamina (Vitamina B1)
Minerales
• Calcio
• Yodo
• Hierro
• Magnesio
• Fósforo
• Zinc




La mayoría de las multivitaminas contienen por lo menos 100% del valor diario (DV) para casi todas las vitaminas, pero usualmente no contienen 100% del DV para los minerales. (El DV es la cantidad de una vitamina o mineral que una persona debe consumir a diario. La Administración de Alimentos y Drogas establece los valores diarios para los Estados Unidos.)

• Asegúrese de que la multivitamina contenga 400 microgramos de ácido fólico.
• No espere que la multivitamina provea 100% del DV para el calcio. Esa cantidad de calcio haría que la tableta sea muy grande como para tragarla. Para obtener suficiente calcio, coma alimentos ricos en calcio como la leche, yógur, queso y brócoli. Al igual, hable con su proveedor de cuidado de salud sobre el tomar un suplemento de calcio con la multivitamina.

Evite las dosis altas. Algunas vitaminas y minerales pueden ser tóxicos para las mujeres y bebés en desarrollo si se toman en dosis altas. Ejemplos son el hierro, cromio, selenio y la vitamina A. Para evitar las dosis altas, escoja una multivitamina que contenga no más del 100 por ciento del DV para cada vitamina y mineral. Consulte a su médico antes de tomar cualquier otra cosa que no sea el 100% del DV.

Busque el USP en la etiqueta. Esto significa que la multivitamina se adhiere a las normas del U.S. Pharmacopeia (USP). USP es una organización que establece normas para el contenido, la calidad, purificación y seguridad.

Conozca sobre las marcas populares y las marcas de las tiendas. Mientras compre, recuerde que las marcas populares no son necesariamente mejores que las marcas de las tiendas. De hecho, el mismo manufacturador puede hacer ambas. Las marcas de las tiendas a veces cuestan menos que las marcas populares. Lo más importante es que revise la etiqueta para asegurarse de que obtendrá las vitaminas y los minerales que necesita. Mientras que los médicos pueden recetar vitaminas prenatales, usted puede obtener algunas de las marcas de estas vitaminas en la farmacia sin una receta.

Conozca sobre las vitaminas naturales y sintéticas. En las multivitaminas, las vitaminas naturales y sintéticas ofrecen el mismo beneficio. Las vitaminas naturales cuestan más que las vitaminas sintéticas.

Evite los extras. Evite las multivitaminas que contienen hierbas, enzimas o aminoácidos. Usted no los necesita y añaden al costo. Los remedios herbarios pueden ser tóxicos. Nunca los tome si está tratando de quedar embarazada, está embarazada o lactando. Muchos productos de vitaminas contienen ingredientes adicionales, como las hierbas, que no son considerados esenciales bajo las guías federales. Los científicos médicos no saben si estos ingredientes adicionales son seguros y efectivos, especialmente durante el embarazo.

Revise la fecha de expiración. Las multivitaminas pueden perder fuerza, especialmente en el calor y la humedad. La fecha de expiración le informa cuándo debe comprar un frasco nuevo y tirar el viejo. Compre solamente las multivitaminas que tienen una fecha de expiración en la etiqueta.

Cómo almacenar sus vitaminas. Almacene sus vitaminas en un lugar en donde se acordará tomarlas todos los días. Por ejemplo:
• En la mesa o el mostrador de la cocina
• Al lado de las prendas o joyas y el reloj que usa todos los días
Escoja un lugar seco y fresco. Evite almacenar sus vitaminas en los gabinetes para medicinas que se encuentran en el baño o servicio. Las multivitaminas pueden perder su potencia si se almacenan en lugares calientes y húmedos.

Sus Antecedentes Familiares
Con algo de trabajo, por lo general muy interesante, puede encontrar pistas genéticas que podrían marcar una diferencia importante en su vida y en la vida de sus hijos.

Las historias clínicas de los miembros de su familia pueden proporcionar información importante sobre la salud de los parientes que los precedieron. Las historias clínicas pueden ser herramientas importantes para entender cómo los rasgos hereditarios de una familia pueden interactuar con infecciones, medicamentos, drogas y muchas otras influencias.

Esta investigación puede realizarse en cualquier momento, pero lo ideal es hacerlo antes de decidir tener un hijo o incluso antes de casarse. Las historias clínicas bien documentadas pueden resultar una herramienta diagnóstica útil para todas las consultas médicas, incluido el asesoramiento en genética.

Un formulario de antecedentes médicos familiares (pdf 267kb) puede resultarle útil a usted y a su pareja y puede llevarlo a su cita con el asesor en genética. Si lo desea, puede enviar una copia a otros miembros de la familia para que agreguen toda la información posible sobre la salud de la familia. Muchos de los factores que determinan nuestro estado de salud provienen de nuestros ancestros, por lo que todas las piezas del rompecabezas que pueda encontrar pueden ser importantes.

Saber que algunos de sus ancestros tuvieron glaucoma o cáncer de mama, por ejemplo, puede servirle de aviso para estar más alerta a las señales de advertencia y prestar atención a la detección temprana. Si hay miembros de su familia que tuvieron diabetes, le conviene controlar su peso para compensar esta tendencia.

Algunos "investigadores de genes familiares" recomiendan enviar el formulario a todos los parientes y pedirles que completen los datos médicos, como si padecen enfermedad cardíaca, retraso mental y defectos de audición o visión, así como información sobre otros parientes que conozcan.

Si no tiene suficiente información sobre las generaciones pasadas, por ejemplo sus abuelos, puede intentar conseguir ciertas pistas:
• Obtenga los certificados de defunción de los departamentos de salud del estado. Por lo general, cuestan menos de $10 y registran la edad y la causa de la muerte.
• Busque las historias clínicas de sus parientes de los médicos o de los hospitales en los que murieron
• Conserve copias de los exámenes médicos, resúmenes de alta de hospitales, pruebas neurológicas, cartas de especialistas y cualquier prueba genética sobre sus parientes

Cómo conocer los antecedentes médicos de su familia
Entregue a cada miembro de su familia una copia de un formulario de antecedentes médicos familiares (pdf 267kb). Cada uno puede aportar información sobre sus propios padres, abuelos, tíos y hermanos. También le conviene obtener información sobre los hábitos de vida de sus familiares, por ejemplo si fuman y beben alcohol.

Cuando reciba los formularios completos, estudie las respuestas y tome nota de las enfermedades recurrentes. Es posible que ya sepa que usted y su madre comparten una tendencia a engordar pero si se entera de que su madre y sus tías tenían diabetes, es una novedad importante. Le conviene llevar esta información a su médico o asesor en genética para que la interprete.

Aunque es posible que le preocupe lo que descubra cuando reciba los cuestionarios, la información puede ayudarle a prevenir enfermedades e incluso tragedias en el futuro de su familia. También es posible que descubra que viene de una familia fuerte como un roble.

Sea como fuere, la información que obtenga se convertirá en una herencia muy importante que debe pasar de generación en generación. Si lo desea, puede dibujar un árbol genealógico básico con información médica y hacerlo circular entre sus familiares. A medida que aparezca nueva información, y a medida que tenga más hijos, puede agregar más ramas al árbol.

El Embarazo Después de una Cirugía para Bajar de Peso
Durante los últimos años, se han vuelto más comunes las cirugías para bajar de peso. Algunas celebridades han hecho declaraciones públicas acerca de estas operaciones y las razones por las que se sometieron a ellas. El número de mujeres en edad fértil que se somete a este tipo de cirugía va en aumento.

¿Cómo se realiza la cirugía?
La cirugía para bajar de peso más común es el "bypass gástrico". En esta operación, el cirujano cierra la parte superior del estómago con grapas y deja una pequeña bolsa que sólo puede contener una cantidad pequeña de comida. Luego, el cirujano corta parte del intestino y lo cose sobre la bolsa. Este procedimiento limita la capacidad del paciente de absorber las calorías de los alimentos.

Efectos en el embarazo
Los primeros informes de mujeres que quedaron embarazadas después de haberse sometido a una cirugía para bajar de peso advertían acerca de posibles complicaciones. Los problemas incluían sangrado en el estómago o los intestinos, anemia y el desarrollo limitado del bebé en el útero.

Los estudios más recientes son más alentadores. Sugieren que la cirugía para bajar de peso puede ayudar a proteger a las mujeres obesas y a sus bebés de los siguientes problemas de salud durante el embarazo:
• Diabetes gestacional
• Alta presión arterial
• Bebés demasiado grandes
• Parto por cesárea

Para las mujeres que están pensando en someterse a una cirugía para bajar de peso y que pueden quedar embarazadas en el futuro:
• La cirugía para bajar de peso no es para todas las personas con sobrepeso. Es para aquellas personas que son excesivamente obesas y que tienen problemas de salud como consecuencia de ello.
• Dado que la cirugía para bajar de peso aún es relativamente nueva, se sabe muy poco acerca de sus efectos a largo plazo.
• Hable con su médico y con el especialista que la asistirá en el parto. Infórmese sobre los riesgos y beneficios de los procedimientos para bajar de peso. Los riesgos incluyen, entre otros, cálculos, úlceras sangrantes e incluso la muerte. Asegúrese de estar bien informada antes de tomar una decisión.
Para las mujeres que se han sometido a una cirugía para bajar de peso
• Como bajará rápidamente de peso después de la cirugía, evite quedar embarazada durante 12 a 18 meses después de la operación. La pérdida rápida de peso puede privar al feto de los nutrientes que necesita para crecer y nacer sano.
• Consulte a su médico antes de quedar embarazada.
• Tenga en cuenta que necesitará vitaminas y minerales. Las operaciones para bajar de peso pueden reducir sus niveles de hierro, ácido fólico, vitamina B12 y calcio. Todos ellos son necesarios para un embarazo sano. Las mujeres embarazadas que se han sometido a una cirugía para bajar de peso pueden tener que tomar multivitaminas.
• Algunas mujeres se someten a un tipo de cirugía para bajar de peso que consiste en la colocación de una faja gástrica. Esta faja se utiliza para formar una pequeña bolsa para los alimentos en la parte superior del estómago. Si tiene una faja gástrica, hable con su cirujano, preferentemente antes de quedar embarazada. Es posible que el cirujano deba ajustar la banda para su embarazo.

Emocionalmente
Ser madre es un trabajo exigente que llenará todo su tiempo. Ningún momento es mejor o peor que otro para tener un bebé. Depende de usted y de su pareja. Pero antes de quedar embarazada, piense en los desafíos emocionales y en los cambios en su estilo de vida que deberá enfrentar al tener un hijo. Es importante que usted y su pareja estén de acuerdo en los puntos principales o que comiencen a conversar para resolver sus diferencias antes de concebir.

Hágase estas diez preguntas:
• ¿Por qué desea tener un bebé? ¿Ha tomado la decisión por sí misma? ¿La están presionando su pareja, sus padres o alguna otra persona?
• ¿Cómo influirá un niño en la relación con su pareja? ¿Están listos los dos para ser padres?
• Si no tiene pareja, ¿está preparada para criar a un niño sola? ¿Quién la ayudará?
• ¿Cómo afectará el bebé a sus planes de futuro en el área educativa y profesional?
• ¿Usted y su pareja tienen diferencias religiosas o étnicas? ¿Han conversado sobre cómo manejarán estas diferencias y cómo podrían afectar a su hijo?
• ¿Cómo tiene pensado cuidar a su hijo?
• ¿Está dispuesta a criar a un niño con problemas de salud o necesidades especiales?
• ¿Está dispuesta a levantarse temprano los fines de semana? ¿Está dispuesta a buscar a una persona que cuide a su hijo cada vez que desee salir sin su bebé?
• ¿Le gusta pasar su tiempo con niños? ¿Se ve a usted misma como madre?
• ¿Qué le gustó sobre su infancia? ¿Qué cosas no le gustaron? ¿Qué desea para su hijo?

Físicamente
La salud física de la mamá y el papá antes del embarazo afectala salud de su futuro bebé. Hay ciertas cosas que usted puede hacer antes de quedar embarazada que pueden ayudar a su bebé.

Los órganos del bebé comienzan a formarse en las primeras cuatro semanas de embarazo, antes de que muchas mujeres se enteren de que está embarazadas.

1. Tome ácido fólico. Tome una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico diariamente antes y durante la primera etapa del embarazo, cuando se están desarrollando el cerebro y la médula espinal del bebé. Lea la etiqueta del frasco de vitaminas para asegurarse de que contenga la cantidad necesaria de ácido fólico.

Lleve una dieta saludable que incluya alimentos ricos en folato, la forma natural de la vitamina. Entre ellos se encuentran los cereales fortificados para el desayuno, las legumbres, las verduras de hojas verdes y el jugo de naranja.

2. Hágase un chequeo médico antes del embarazo. El cuidado preconcepcional es el cuidado médico que usted recibe antes de que quede embarazada. El propósito es evaluar su salud e idenficar aquellos riesgos de salud y del estilo de vida que pueden afectar sus embarazo.

Uno de mejores pasos que usted puede tomar para un embarazo sano es visitar a su profesional de la salud antes de la concepción. Su profesional puede ayudarle a mantenerse lo más sana posible antes y durante el embarazo. Lo ideal es que visite al profesional que cuidará de su salud durante el embarazo, aunque usted también puede visitar a su profesional de cuidado primario.

Podrá explicarle de qué manera puede afectarla el embarazo, controlar los medicamentos que está tomando y asegurarse de que tenga las vacunas al día.

No se olvide de la salud dental. Vea a su dentista antes de quedar embarazada. Si existe la posibilidad de que esté embarazada, déjeselo saber a su dentista y espere a que su bebé nazca para realizarse rayos X dentales.

3. Coma bien y mantenga un peso saludable. Se sentirá mejor y comenzará bien su embarazo si come una variedad de alimentos nutritivos todos los días. Evite los alimentos con alto contenido de grasa y azúcar. Coma alimentso de los cincro grupos alimentario: frutas, vegetales, proteínas (como ave, pescado y frijoles/habichuelas secas), granos, y productos lácteos.

Reduzca la cantidad de cafeína que consume. No tome más de una taza de 12 onzas de café por día. Recuerde que la cantidad de cafeína en una taza de café varía dependiendo del tipo de café, cómo es preparado y la cantidad de café que usa. La cafeína tambén se encuentra en las bebidas gaseosas, ciertos medicamentos y otros alimentos. Pruebe a tomar los cafés o tés descafeinados, o beba agua, leche o jugo. La cafeína también se encuentra en el chocolate, las sodas, y algunos medicamentos sin recetas. Asegúrese de leer las etiquetas en los alimentos, bebidas y medicinas para saber cuanta cafeína estará consumiendo.

Trate de llegar a un peso saludable antes de quedar embarazada. Si tiene sobrepeso, baje de peso antes de intentar quedar embarazada. Si tiene bajo peso, puede resultarle más fácil quedar embarazada si alcanza un peso más saludable. Una vez que comience a buscar el embarazo, no trate de perder peso ya que podría ser nocivo para su bebé. Hable con su profesional de la salud para averiguar cuál es el peso ideal para usted.

4. Deje de fumar y evite el humo de otros fumadores. El fumar puede hacer que le resulte más difícil quedar embarazada. Fumar durante el embarazo puede exponer a su bebé a ciertos problemas graves de salud como el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer. El fumar durante el embarazo puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo y de SIDS (muerte súbita infantil). El mejor momento para dejar de fumar es antes de quedar embarazada. Si necesita ayuda, consulte a su profesional de la salud. El humo de los cigarrillos de otras personas también puede ser peligroso. Evite el humo del cigarrillo de los demás también.

5. Deje de beber alcohol. Beber cualquier tipo de alcohol (licores, vino, cerveza, wine coolers, etc.) puede hacer que le resulte más difícil quedar embarazada. Beber alcohol antes o durante el embarazo puede poner a su bebé en riesgo de desarrollar ciertas condiciones que pueden resultar en problemas como:
• Síndrome de alcoholismo fetal (FAS), una combinación de defectos físicos y mentales
• Bajo peso al nacer
• Defectos cardíacos, problemas del crecimiento y problemas con el desarrollo cerebral
Si necesita ayuda para dejar de beber, consulte a su profesional de la salud.

6. No consuma drogas ilegales. Consumir drogas ilegales o "drogas de la calle" durante el embarazo puede ser peligroso para la madre y el bebé. Las mujeres que usan cocaína corren un riesgo más alto de sufrir un aborto espontáneo y de tener un parto prematuro. Los bebés expuestos a la heroína tienen más probabilidades de nacer adictos. Los bebés expuestos a las drogas ilegales tienen más probabilidades de tener problemas de aprendizaje o del comportamiento más tarde en sus vidas. Las mujeres que usan metamfetaminas o marijuana pueden tener bebés demasidos pequeños. Si necesita ayuda, consulte a su profesional de la salud.

7. Evite las infecciones. Algunas infecciones pueden ser peligrosas para la salud del bebé durante su desarrollo. Lávese bien las manos con agua y jabón luego de haber usado el baño o servicio, luego de sonarse la nariz o de tocar tierra. Evite consumir alimentos no seguros como las carnes o los pescados crudos, y los productos lácteos no pasteurizados. Cocine siempre bien la carne y los huevos. Lave bien todas las frutas y las verduras. Si usted tiene un gato, pídale a otra persona que cambie el arenero del gato. Manténgase alejada de los roedores, incluyendo las mascotas como los ratones, hamsters y conejillos de Indias.

Averigue si usted tiene una infección de transmisión sexual (ITS). Sin tratamiento, estas infecciones pueden poner en riesgo a la mujer embarazada y su bebé. En la visita preconcepcional, pídale a su profesional de la salud que le realice una prueba para el VIH u otras ITS. Para evitar las infecciones de transmisión sexual, mantenga relaciones sexuales con una sola persona que no tenga ninguna otra pareja sexual o una ITS y/o utilice preservativo.

8. Evite las sustancias y los productos químicos peligrosos. Evite los productos químicos peligrosos, como los productos de limpieza y pesticidas. Aléjese de los limpiadores con olores fuertes, los químicos y las pinturas. Reduzca su riesgo usando guantes de goma y trabajando en un lugar bien ventilado. Si las tuberías de agua en su casa tienen bastante años, hágales una prueba para el plomo o beba agua de botella o filtrada. Consulte a su profesional de la salud sobre las sustancias y productos químicos que pueden ser peligrosos para usted.

9. Aprenda sobre la genética. Su profesional de la salud elaborará su historia clínica y le hará preguntas sobre la salud de los miembros de su familia. Basándose en esta información, su médico o enfermera podrá recomendarle que consulte a un especialista en genética para averiguar si corre el riesgo de tener un bebé con un defecto de nacimiento.

10. Evite el estrés. El estrés no es bueno ni para usted ni para el bebé, antes, durante o después del embarazo. Demasiado estrés puede aumentar el riesgo de parto prematuro y de bajo peso al nacer. Empiece a reducir el estrés ahora. Identifique las causas del estrés y trate de reducirlas. Pídale apoyo emocional a su pareja, familiares y amigos. O busque ayuda profesional. Use técnicas de relajación, como el respirar profundo. Llame a una línea de ayuda o pida ayuda de su profesional de la salud u otra persona en la que usted confía si usted está en una relación en la que corre el peligro de lastimarse. Esto puede ser el abuso verbal o físico.

Haga ejercicio regularmente. Hacer ejercicio por 30 minutos todos o casi todos los días de la semana es una buena manera de mantener y perder peso, aumentar su estado físico y reducir el estrés. Si usted no está haciendo ejercicio, ahora es el mejor momento de comenzar. Hable con su profesional de la salud acerca de las mejores actividades para usted. Algunas buenas opciones son el caminar, nadar y yoga.

El control de la diabetes antes del embarazo
Casi 9 de cada 100 mujeres de los Estados Unidos tienen diabetes. Alrededor de 3 de esas 9 no lo sabe. Es muy importante que todas las mujeres consulten a su profesional de la salud regularmente para seguir esta enfermedad y aprender a controlarla.

Si tiene diabetes y está embarazada o tratando de quedar embarazada, el profesional de la salud querrá brindarle cuidados extra especiales. Se considera que las embarazadas que tienen diabetes antes del embarazo (diabetes preexistente) tienen un embarazo de alto riesgo.

El embarazo de alto riesgo no significa necesariamente que usted tendrá problemas. En cambio, significa que su profesional de la salud prestará atención especial a su salud y podrá consultar con otros especialistas para ayudarla a tener un embarazo sano.

Antes del embarazo
Es importante que la gente que vive con diabetes controle el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre. Eso es especialmente cierto para las mujeres que desean quedar embarazadas.
• Durante las primeras 8 semanas de embarazo, se empiezan a formar el cerebro, el corazón, los riñones y los pulmones del bebé.
• Los niveles altos de azúcar en la sangre son especialmente perjudiciales para los bebés por nacer durante esta etapa temprana del embarazo. Demasiada glucosa en la sangre puede causar defectos de nacimiento.
• Lamentablemente, la mayoría de las mujeres no se da cuenta de que está embarazada hasta las 5 ó 6 semanas aproximadamente después de la concepción.
Si está planeando quedar embarazada, use esta lista para ayudarla a prepararse para el embarazo:
• Controle su diabetes de 3 a 6 meses antes de empezar a intentar quedar embarazada.
• Tome una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días. Su profesional de la salud podrá aumentarle la dosis diaria de ácido fólico para ayudar a reducir el riesgo de defectos de nacimiento.
• Si ya está embarazada, consulte de inmediato al profesional de la salud para que le brinde atención prenatal. Eso le ayudará a tener el resultado más sano.
• Hable con su profesional de la salud sobre los medicamentos que está tomando actualmente y si son seguros para el embarazo. Es posible que el profesional de la salud regule algunos medicamentos para ayudarla a tener un embarazo sano.
• Con la aprobación del profesional de la salud, añada actividad física regular a su rutina diaria.
• Hable con una dietista o educadora en diabetes para que la ayude a crear un plan de comidas sanas.
• Consulte a los especialistas que le recomiende su profesional de la salud. Esos expertos pueden ayudarla a controlar mejor la diabetes y otras complicaciones que puedan surgir durante el embarazo.
Estos son ejemplos de esos especialistas. El perinatólogo se concentra en embarazos de alto riesgo. El endocrinólogo se dedica a los problemas del sistema endocrino, incluida la diabetes. El sistema endocrino consiste en las glándulas que producen hormonas.


Durante el embarazo
Las mujeres diabéticas tienen casi las mismas probabilidades que las mujeres sin diabetes de tener un bebé sano. Pero deben controlar los niveles de azúcar en la sangre antes y durante el embarazo. Si la diabetes no está bien controlada, la mamá y el bebé podrían enfrentarse a graves complicaciones de salud:
• Es más probable que la madre sufra un aborto espontáneo y nacimiento sin vida.
• Es de 2 a 4 veces más probable que el bebé padezca un defecto de nacimiento grave que otros bebés. Los defectos del corazón y del tubo neural son más comunes entre los bebés nacidos de mujeres diabéticas.
• Es probable que el bebé sea muy grande (de 10 libras o más). Esto complica el parto vaginal y el bebé corre riesgos de sufrir lesiones durante el parto.

Medicamentos para la diabetes
Durante el embarazo, el medicamento para la diabetes más seguro es la insulina. La insulina es una hormona que ayuda al cuerpo a controlar su nivel de azúcar en la sangre. La gente diabética tiene problemas para elaborar insulina o para responder a ella, y posiblemente deba usar medicamentos para ayudarle a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Su profesional de la salud trabajará con usted para crear un plan personal de uso habitual de la insulina.

• Si está tomando pastillas para la diabetes, el profesional se las cambiará a insulina. Los profesionales de la salud no recomiendan las pastillas porque los investigadores no están seguros si crean un riesgo durante el embarazo.
• Durante el embarazo, algunas mujeres se tornan menos capaces de responder a la insulina. A eso se lo llama “resistencia a la insulina”. Deberá cambiar el tipo y la cantidad de insulina que toma.

• A medida que se acerca el final del embarazo, el cuerpo posiblemente necesite más insulina que al principio del embarazo. Eso puede significar duplicar o incluso triplicar la cantidad que normalmente usaba.
Algunos medicamentos no son seguros para el bebé por nacer. Hable con el profesional de la salud sobre todos los otros medicamentos que actualmente usa. Éste le dirá cuáles son seguros, cuáles son peligrosos y cuáles debe cambiar.

Nivel bajo de glucosa en la sangre (Hipoglucemia)
Durante el embarazo, las mujeres con diabetes preexistente corren mayor riesgo de tener un nivel bajo de glucosa en la sangre. Esa condición se llama “hipoglucemia”. Cuando los niveles de glucosa en la sangre son demasiado bajos, el cuerpo no puede obtener la energía que necesita. Por lo general, la hipoglucemia es moderada y puede tratarse fácilmente comiendo o bebiendo algo con azúcar. Pero si no se la trata, la hipoglucemia le puede causar desmayos.

El nivel bajo de glucosa en la sangre puede ser causado por:
• Comidas o refrigerios que son muy pequeños, cuya ingestión se demora o que se saltan
• Dosis de insulina demasiado altas
• Aumento de la actividad o ejercicios

Nivel alto de glucosa en la sangre (Hiperglucemia)
Cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina o no puede usarla correctamente, quizás usted corra el riesgo de tener un nivel alto de glucosa en la sangre, llamado “hiperglucemia”. Esa condición puede ser causada por:
• Un desequilibrio entre las comidas y la medicación
• Comer el tipo inapropiado de alimentos
• Comer más de lo normal
• Estar menos activa de lo normal
• Enfermedad
• Estrés

Si tiene un nivel alto de glucosa en la sangre, asegúrese de hablar con su profesional de la salud. Éste podrá sugerirle un cambio de insulina, en el plan de comidas o en la rutina de actividad física. Los síntomas del nivel alto de glucosa en la sangre incluyen:
• Orinar con frecuencia
• Sed
• Pérdida de peso

Comer saludablemente
Si no ha consultado todavía a una dietista, ahora es un buen momento para comenzar. La dietista es una especialista en nutrición y alimentación sana. Consulte con su compañía de seguro de salud para ver si cubre el costo de consultar a una dietista. La dietista puede:
• Ayudarle a aprender qué debe comer, cuánta cantidad y con qué frecuencia
• Ayudarle a entender los tamaños y cantidad de las porciones de sus comidas
• Crear un plan de comidas adaptado a sus necesidades, gustos y preferencias
• Trabajar con usted para fijar metas sanas de aumento de peso durante el embarazo

Ejercicio físico
Con la autorización de su profesional de la salud, la actividad física diaria puede ayudarle a alcanzar los niveles deseados de glucosa en la sangre. También puede ayudarle a mejorar otros problemas de salud que tenga, como la presión arterial alta o el colesterol alto.
• Las embarazadas sanas deben hacer al menos 2 ½ horas de ejercicios aeróbicos por semana.
• Eso significa que la mayoría de las embarazadas debe tratar de hacer 30 minutos de ejercicios aeróbicos la mayoría de los días, sino todos.
• Ejemplos de ejercicios aeróbicos incluyen caminar, nadar y bailar.
Después de la llegada del bebé
Ahora que ha recibido a su nuevo bebé al mundo, existen ciertos pasos que puede adoptar para ayudarle a controlar la diabetes después del parto.
• Para la mayoría de las mujeres se recomienda la lactancia materna. De esta forma, se ayuda a su bebé a tener la nutrición que necesita para mantenerse sano, además de los beneficios extra para las mamás también.
• Como las mujeres que dan pecho suelen necesitar más calorías todos los días que las que no dan pecho, la dietista trabajará con usted para crear una dieta sana adecuada para usted.
• Después del parto, quizás necesite menos insulina de lo normal durante varios días. Dar pecho puede reducir también la cantidad de insulina que necesite. No hay riesgo de tomar insulina mientras dé pecho.
• No se recomiendan las pastillas para la diabetes para las mujeres que dan pecho.
• Dar a luz puede aumentar su riesgo de tener un nivel bajo de glucosa en la sangre, en particular si está dando pecho. Trate de comer un refrigerio sano antes o después de dar pecho. Su profesional de la salud podrá sugerirle que se controle el nivel de glucosa en la sangre con más frecuencia de lo normal.
Para informarse más sobre la diabetes, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Si está pensando en tratamientos para la fertilidad
¿Hace mucho tiempo que está intentando quedar embarazada? ¿Está empezando a preguntarse si podrá alguna vez? Le aseguramos que no es la única. Muchas mujeres necesitan tratamiento médico especial para ayudarlas a quedar embarazadas.

¿Cuándo debería empezar a pensar en el tratamiento para la fertilidad?
Si ha estado intentando quedar embarazada durante 3 ó 4 meses, siga intentando. Quizás le lleve más tiempo e incluso más de lo que pensaba.
Tal vez desee pensar en el tratamiento para la fertilidad si:
• Tiene menos de 35 años y ha estado intentando quedar embarazada durante al menos un año.
• Tiene más de 35 años y ha estado intentando quedar embarazada durante al menos 6 meses.

¿Qué debo hacer antes de obtener tratamiento para la fertilidad?
Éstas son algunas de las cosas que usted y su pareja pueden hacer para averiguar si necesita tratamiento:
• Hable con su médico para ver si necesita o no tratamiento.
• Averigüe de qué manera los factores como el tabaco y el peso afectan su capacidad de quedar embarazada. Quizás pueda hacer cambios en su vida que le ayuden a quedar embarazada sin tratamiento para la fertilidad. Hable con su médico sobre lo que puede hacer para aumentar su probabilidad de quedar embarazada por su cuenta sin tratamiento para la fertilidad.
• Comunique a su médico las enfermedades y otros problemas de salud de su familia.
• Lleve un diario mensual de sus períodos menstruales. Se le llama diario menstrual. Anote la fecha en que comienza y termina su período todos los meses. Eso le ayudará a calcular cuándo ovula (produce un óvulo) y si sucede. Si tiene presente cuándo ovula, sabrá cuáles son los mejores momentos del mes en los que tener relaciones sexuales con su pareja para intentar quedar embarazada.
• Pídale a su pareja que se haga analizar el esperma para verificar que sea saludable.
• Hágase una prueba para cersiorarse de que no tenga problemas con las trompas de falopio o con el útero (matriz). Cuando el ovario libera un óvulo, éste viaja por las trompas de falopio hacia el útero.



¿Cuándo y cómo escojo un especialista y centro de fertilidad?
La mayoría de las parejas comienzan visitando con un obstetra-ginecólogo o el médico de familia. Dado que la infertilidad es un campo de la medicina sumamente técnico, hable con su médico para averiguar si necesita ver un especialista.

El adiestramiento médico avanzado es necesario para ser especialista. Los doctores usualmente estudian el campo de la endocronología reproductiva para las mujeres y la urología para los hombres. Los especialistas pueden ofrecer una variedad de tratamientos.

Éstas son algunas cosas en que pensar cuando elija un especialista:
• ¿Cuál es el porcentaje de éxito del centro de fertilidad? Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades tiene un reporte que provee esta información de algunos centros. Usted puede llamar al 1-800-CDC-INFO (232-4636) para más información.
• ¿Cuántas mujeres que se trataron en el centro tienen embarazos múltiples? Cuántas mujeres que recibieron tratamiento en el centro quedan embarazadas de múltiples bebés. Busque el porcentaje de embarazos con gemelos, trillizos o más. March of Dimes recomienda utilizar una clínica con porcentajes bajos de embarazos múltiples.
• ¿Está el centro cerca de su casa?
• ¿Paga su seguro el costo del especialista y el tratamiento?

¿Qué debo saber acerca del diagnóstico y tratamiento?
El médico realiza una examinación física, toma el historial médico y, a veces, ordena pruebas especializadas.

Cuando se encuentra la posible causa para la infertilidad, los tratamientos más comunes son:
• La medicación para la mujer para ayudar a que el cuerpo libere óvulos (ovulación). Ejemplos de estos medicamentos son el Clomid, Serophene y clomifeno. Algunos de estos medicamentos aumentan el número de óvulos que la mujer produce durante un cilco. Esto puede resultar en un embarazo múltiple (mellizos, trillizos o más). La inyecciones de hormonas también se pueden administrar.
• Realizar cirugía en el hombre o la mujer para reparar parte del aparato reproductivo. Por ejemplo, una mujer puede que tenga cicatrices en las trompas de falopio. Estas trompas llevan el óvulo al útero (matriz). Un hombre puede tener un problema que se le haga difícil al esperma a que circule normalmente. Condiciones como estas con frecuencia se pueden corregir con cirugía.

De acuerdo con la American Society for Reproductive Medicine (ASRM), la mayoría de los casos (85 - 90 por ciento) de infertilidad son tratados con medicamentos o cirugía.

Entre los tratamientos más avanzados para la infertilidad se encuentran:
• Inseminación artificial o intrauterina (IUI), en donde se inserta el esperma del hombre o de un donante en el útero de la mujer.
• Tecnología reproductiva asistida (ART), por el cual los óvulos de la mujer son extraídos quirúrgicamente, combinados con el esperma en el laboratorio, y luego son regresados a su cuerpo. La fertilización in vitro es el procedimiento de ART más común.

Las parejas a veces escogen pedir a otra persona a que done óvulos, esperma o un embrión. (Embrión es la palabra que usa para describir el organismo humano desde la concepción hasta aproximadamente la semana 8.) Otras hacen arreglos con una mujer para que cargue el bebé por ellos. Estas opciones envuelven asuntos serios éticos y legales y se deben tomar con mucho cuidado.

¿Existen problemas con los tratamientos para la fertilidad para el bebé o la mujer?
El tratamiento para la fertilidad ayuda a muchas mujeres a quedar embarazadas. Pero puede ocasionar algunos problemas.

El problema más grave es que el tratamiento puede ocasionarle un embarazo múltiple (gemelos, trillizos o más). Hay más probabilidades de que los bebés de embarazos múltiples nazcan prematuros (antes de las 37 semanas completas de embarazo). Los bebés prematuros son más propensos a tener problemas después de nacidos, como problemas respiratorios, de la vista y de la audición.

Estar embarazada con más de un bebé también puede causar problemas para la mujer. Por ejemplo, la alta presión arterial, el parto prematuro, el sangrado y los problemas con la placenta, y la diabetes.

En algunos casos los medicamentos para la fertilidad pueden agrandar los ovarios de la mujer. La mujer puede sentir dolor, hinchazón, náusea y vómitos. Si la condición empeora, es posible que la mujer tenga que ser hospitalizada.

Ambos, la cirugía reproductiva y el ART, puede causar sangrado, infección, o daños a los órganos y vasos sanguíneos.

Tan sólo un bebé nacido luego de ART tiene más probabilidades de tener problemas que un bebé nacido sin tratamiento para la fertilidad. Estos problemas incluyen el nacimiento demasiado temprano o nacer muy pequeño.

Muchos expertos se preocupan que el ART puede estar relacionado a ciertos defectos congénitos raros. Se necesitan más investigaciones para aprender sobre este posible riesgo.

¿Paga el seguro de salud por los tratamientos para la fertilidad?
La cobertura de seguro para los tratamientos de infertilidad varían entre empresas y estados. Dado que los tratamientos pueden ser costosos, asegúrese de aprender sobre el costo y su cobertura de seguro mientras esté pensando en las opciones para el tratamiento.

¿Para las mujeres que reciben ART, cuántos embriones son usualmente trasladados al cuerpo de la mujer a la vez?
El número de embriones depende de la edad de la muer y sus circunstancias individuales. March of Dimes y muchos expertos en fertilidad están de acuerdo que es importante reducir las probabilidades de quedar embarazada con múltiples, especialmente con tres o más bebés.

Las pautas médicas ayudan a los especialistas a decidir el número de embriones a trasladar. El objetivo de estas pautas es ofrecerle a las mujeres la mejor probabilidad de quedar embarazadas y a la vez reducir las probabilidades de múltiples. Las siguientes recomendaciones son de la American Society of Reproductive Medicine.

• Para las mujeres menores de 35 años: Trasladar de 1 a 2 embriones, dependiendo de la evaluación del médico
• Para las mujeres entre 35 y 37 años: Trasladar de 2 a 3 embriones, dependiendo de la evaluación del médico
• Para las mujeres entre 38 y 40 años: Trasladar de 3 a 4 embriones, dependiendo de la evaluación del médico
• Para las mujeres mayores de 40 años: Trasladar no más de 5 embriones

En algunos casos se pueden trasladar más embriones. Por ejemplo, si la mujer ya ha tenido dos o más tratamientos de fertilización in-vitro sin resultado, más embriones se pueden trasladar.

La lista para la preparación del embarazo
¿Está usted lista para quedar embarazada? Use la siguiente lista para averiguarlo.

Marque aquellos pasos que usted ya ha tomado.
o He hablado con mi pareja acerca de tener un bebé.
o He comenzado a ahorrar dinero para las cosas que necesito para el bebé.
o Estoy tomando una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días.
o Me realicé un chequeo médico antes de tratar de quedar embarazada.
o He dejado de fumar, beber alcohol o usar drogas.
o Le he preguntado a mi profesional de la salud acerca de las medicinas que tomo.
o Estoy en mi peso ideal.
o Conozco los gastos por maternidad que mi seguro médico pagará.

Si usted marcó todos los pasos, entonces está lista. Trate de tomar todos los pasos antes de empezar a tratar de quedar embarazada. Imprima esta página como un recordatorio de aquellas cosas que todavía le faltan por hacer.

Recomendaciones Para Tener un Bebé Sano
Algunos partos prematuros y defectos de nacimiento pueden evitarse con una vida saludable antes del embarazo y durante el mismo. March of Dimes sugiere los siguientes pasos a tomar para ayudar a que su bebé nazca sano.

1. Tome una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico por día antes de la concepción, para ayudar a reducir las posibilidades de defectos de nacimiento en el cerebro o la columna vertebral llamados defectos del tubo neural. Los defectos del tubo neural, como la espina bífida y la anencefalia, se producen en las primeras semanas de gestación, a menudo antes de que la mujer sepa que está embarazada.
2. No fume y evite los ambientes con humo. El tabaco puede dificultar el embarazo y aumentar el riesgo de un parto prematuro.
3. No consuma alcohol ni drogas ilícitas. Pueden provocar problemas de salud crónicos.
4. Consulte a su médico antes de tomar cualquier medicación, aunque se trate de hierbas.
5. Mantenga un peso saludable. El exceso de peso o el peso por debajo de lo normal pueden aumentar el riesgo de partos prematuros y defectos de nacimiento.
6. Hágase un chequeo previo al parto y pregunte a su médico qué puede hacer para que el embarazo dure los nueve meses.
7. Coma comida sana. Reduzca la cantidad de cafeína, evite los pescados con alto contenido de mercurio, la comida cruda o no cocinada suficientemente, y los jugos y productos lácteos no pasteurizados.

Pensando en el embarazo después de haber tenido un bebé prematuro
Aunque haga todo bien, es posible que su bebé nazca demasiado pronto. Usted sabe que esto es cierto porque ya tuvo un bebé que nació antes de las 37 semanas completas de embarazo. A eso se le llama nacimiento prematuro.

Quizás esté pensando en quedar embarazada otra vez. Pero esta vez querrá completar sus 9 meses. Este artículo es para las mujeres que han tenido un bebé prematuro y a quienes les preocupa tener otro. Le explica qué puede hacer usted y su profesional de salud para ayudarla a cumplir los 9 meses de embarazo.

A continuación encontrará algunas de las preguntas que con frecuencia las mujeres que han tenido un bebé prematuro hacen.

Ya tuve un bebé prematuro. ¿Qué puedo hacer para ayudarme a completar los nueve meses de embarazo?

Sólo por haber tenido un bebé prematuro, no significa que su próximo bebé nacerá muy temprano. Es posible que usted y su profesional puedan tomar medidas que le ayuden a conservar el embarazo más tiempo. Es mejor que hable con su profesional sobre estas cosas antes de quedar embarazada de nuevo.

¿Por qué nació demasiado temprano mi bebé?
Puede ser que su profesional no sepa por qué su bebé nació antes de tiempo. A veces el trabajo de parto comienza temprano sin ninguna señal. Otras veces, los profesionales deben iniciar el parto temprano si la salud de la madre o del bebé está en peligro. Pero quizás usted y su profesional puedan tomar medidas que le ayuden a tener un embarazo más largo la próxima vez.

¿Debo ver un médico especial?
Hable con su profesional para evaluar si le conviene pedir una segunda opinión de un especialista. El especialista es el doctor capacitado para atender a las mujeres con más probabilidades de tener un bebé antes de tiempo. Su profesional puede ayudarla a buscar este doctor especializado.

¿Por qué algunas mujeres tienen más probabilidades de tener un bebé prematuro?
Nadie sabe a ciencia cierta cuál es la causa de que una mujer tenga un bebé prematuro. Pero hay ciertos factores de riesgo que hacen que una mujer tenga más probabilidades de tener un bebé muy temprano.

Un factor de riesgo es una razón conocida por la que algo podría terminar mal. Por ejemplo, fumar es un factor de riesgo de tener un bebé prematuro. Si una mujer fuma, tendrá más probabilidades que las mujeres que no fuman de tener un bebé prematuro.

¿Qué puedo hacer acerca de mis factores de riesgo?
Algunos de los factores de riesgo son cosas que usted no puede cambiar. Por ejemplo, haber tenido un bebé prematuro. Pero otros factores de riesgo son cosas que usted puede controlar. Por ejemplo, dejar de fumar.

Estos son algunos factores de riesgo que usted puede controlar. Hable con su profesional de la salud sobre estos factores de riesgo. Aprenda que más puede hacer.

Factor de riesgo: Quedar embarazada demasiado pronto después de tener un bebé Qué puede hacer: Espere por lo menos 18 meses antes de quedar embarazada otra vez. De esa forma, su cuerpo tendrá tiempo de recuperarse. Algunas mujeres no pueden esperar este tiempo ya sea por la edad u otras razones. Consulte con su profesional antes de embarazarse de nuevo.

Factor de riesgo: Tener ciertos problemas de salud como presión de la sangre alta o diabetes Qué puede hacer: Consulte a su profesional antes de quedar embarazada otra vez. Pregunte qué tratamientos hay para sus problemas de salud.

Factor de riesgo: Tener una infección durante el embarazo Qué puede hacer: Llame a su profesional si siente ardor cuando va al baño. Lávese bien las manos con agua y jabón después de ir al baño o de sonarse la nariz. Protéjase al tener relaciones sexuales para no contraer una infección de transmisión sexual, como el VIH o el herpes.

Factor de riesgo: Tener sobrepeso o no tener suficiente peso
Qué puede hacer: Hable con su profesional sobre:
• Su peso
• Qué alimentos sanos comer
• Cuánto debe aumentar durante el embarazo

Factor de riesgo: Fumar, beber alcohol o usar drogas
Qué puede hacer: Deje de fumar, beber alcohol o usar drogas. Aléjese de situaciones o lugares, como fiestas o bares, donde se vea tentada de fumar, beber o usar drogas. Pregunte a su profesional si hay programas en su área que la ayuden a dejar estos hábitos.

Factor de riesgo: Tener mucho estrés en su vida
Qué puede hacer: Practique ejercicios físicos y coma alimentos sanos. Pida a sus amigos y familiares que la ayuden en la casa. Pida ayuda si su pareja abusa de usted. Si trabaja, hable con su jefe para reducir el estrés en el trabajo. Consulte a un consejero para aprender otras formas de reducir el estrés.
Puntos clave para recordar:

• Conozca cuáles son sus factores de riesgo de tener otro bebé prematuro y qué puede hacer.
• Haga preguntas a su profesional antes de quedar embarazada otra vez. Pregunte si puede hacer algo para tener un embarazo más largo la próxima vez.
• Pregunte sobre los tratamientos que puedan ayudarla a tener los 9 meses completos.
• Conozca las señales del parto prematuro y qué hacer en ese caso.

El cuidado de salud antes del embarazo
Los cuidados previos a la concepción son los cuidados que una mujer en edad fértil recibe antes del embarazo o entre embarazos. Este tipo de cuidados se ocupa de los factores de riesgo biomédicos, de conducta y sociales que pueden afectar la salud de la mujer. El objetivo es proporcionar a la mujer la información y el tratamiento necesarios antes del embarazo para mejorar su salud y reducir los riesgos para su futuro bebé.

Todas las mujeres en edad fértil pueden tomar medidas antes de quedar embarazadas para aumentar sus probabilidades de tener un bebé sano nacido a término. Cada vez son más los bebés que nacen de forma prematura (antes de las 37 semanas de gestación), lo que aumenta el riesgo de problemas de salud graves. A través de los cuidados previos a la concepción, la mujer puede aprender qué debe hacer antes de quedar embarazada para proteger su salud y aumentar al máximo sus probabilidades de tener un bebé sano.

¿Por qué es importante someterse a un examen médico antes de la concepción?
Un examen médico previo a la concepción permite a la mujer asegurarse de que se encuentra lo más saludable posible antes de concebir. Su médico puede identificar, y a menudo tratar, trastornos de salud que podrían representar un riesgo durante el embarazo como, por ejemplo, la hipertensión arterial, la diabetes y ciertas infecciones. El médico puede brindar a la mujer información acerca de factores como la alimentación, el peso, el hábito de fumar, el consumo de alcohol y las situaciones ocupacionales que pueden representar un riesgo para el embarazo.

Asimismo, el médico puede asegurarse de que la mujer tenga sus vacunas al día y que los medicamentos que está tomando no impliquen riesgos para su embarazo.

El médico también le hará preguntas a la mujer acerca de sus antecedentes médicos y los de su pareja y su familia. Si la mujer o su pareja tienen antecedentes de defectos congénitos o nacimientos prematuros o si presentan un alto riesgo de trastornos genéticos debido a antecedentes familiares, al grupo étnico al que pertenecen o a su edad, el médico puede derivarlos a un especialista en genética.

¿Cuál es la tarea de un especialista en genética?
El especialista en genética evaluará las probabilidades de que los futuros hijos de la pareja tengan una determinada enfermedad genética. El especialista puede indicarles análisis de sangre (denominados pruebas de portador) para identificar si son portadores de ciertas enfermedades genéticas. Si ambos padres son portadores de una enfermedad, cada uno de sus hijos tiene un 25 por ciento de probabilidades de heredar la enfermedad. Pueden realizarse pruebas de portador de varias enfermedades como, por ejemplo:
• Fibrosis quística, una enfermedad de los pulmones y el sistema digestivo que generalmente afecta a las personas de origen caucásico pero que también puede afectar a los niños de diferentes extracciones.
• Enfermedad de Tay-Sachs, que causa daños cerebrales fatales y generalmente ocurre en los descendientes de judíos de Europa Oriental y en algunas personas no judías de origen francés canadiense y cajún.
• Anemia falciforme, una enfermedad de la sangre que afecta principalmente a personas de origen afroamericano.
• Talasemia, una enfermedad de la sangre que afecta principalmente a personas de ascendencia mediterránea, africana y del sur asiático.

La realización de estudios genéticos y el asesoramiento previo al embarazo pueden ofrecer a la pareja una mayor seguridad de que sus hijos no corren un riesgo elevado de tener una enfermedad hereditaria específica. El asesoramiento en genética también les brinda a los portadores la posibilidad de comprender sus riesgos y evaluar diferentes opciones. Otras mujeres que pueden beneficiarse con el asesoramiento en genética incluyen aquellas de más de 35 años, las mujeres que tienen ciertos trastornos genéticos (como fenilcetonuria) y las mujeres que han tenido un hijo con un defecto del tubo neural (defecto congénito del cerebro y la médula espinal).

¿Por qué se recomienda a las mujeres en edad fértil tomar ácido fólico?
El ácido fólico es una vitamina B que puede ayudar a prevenir los defectos congénitos, en particular los defectos del tubo neural. Los estudios han demostrado que, si todas las mujeres consumieran la cantidad recomendada de ácido fólico antes del embarazo y durante los primeros meses del mismo, podría prevenirse hasta el 70 por ciento de todos los defectos del tubo neural.1,2 Los estudios también sugieren que el ácido fólico podría ayudar a evitar otros defectos congénitos, como labio leporino, paladar hendido y defectos congénitos relacionados con el corazón.1 Un estudio reciente también sugiere que las mujeres que toman ácido fólico desde al menos un año antes de la concepción pueden reducir su riesgo de tener un bebé prematuro.

Para prevenir los defectos del tubo neural, March of Dimes recomienda a todas las mujeres en edad fértil tomar diariamente un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico desde antes de quedar embarazadas, como parte de una dieta sana. Las mujeres que sigan este consejo, basado en las recomendaciones del Instituto de Medicina (Institute of Medicine, IOM),3 podrán obtener todo el ácido fólico y otras vitaminas que necesitan. También pueden incorporar el ácido fólico necesario si consumen diariamente cereales enriquecidos con ácido fólico que contengan 100 por ciento del valor diario recomendado de ácido fólico (400 microgramos). Una dieta saludable incluye alimentos fortalecidos con ácido fólico y alimentos ricos en folato, la forma natural del ácido fólico que se encuentra en los alimentos. Muchos productos derivados de granos, como la harina, el arroz, las pastas, el pan y los cereales, están fortificados con ácido fólico. Entre los alimentos ricos en folato se encuentran las verduras de hojas verdes, las legumbres, las naranjas y el jugo de naranja.

Las mujeres que han tenido un embarazo afectado con un defecto del tubo neural deben tomar una dosis más alta de ácido fólico. La ingesta diaria de dosis mayores de ácido fólico (4,000 microgramos o 4 miligramos), desde al menos un mes antes del embarazo y durante el primer trimestre del mismo, reduce en aproximadamente un 70 por ciento las probabilidades de tener otro embarazo afectado por dicho trastorno.

Las mujeres con diabetes o epilepsia y las mujeres obesas también están expuestas a un mayor riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural.1 Las mujeres que presenten estas afecciones deben consultar a su médico antes de quedar embarazadas ya que es posible que necesiten una dosis mayor de ácido fólico.

¿Qué vacunas podría necesitar una mujer antes de quedar embarazada?
Durante la visita previa a la concepción, el médico puede indicar a la mujer un análisis de sangre para determinar si es inmune a la rubéola (también conocida como sarampión alemán) y a la varicela. Estas dos enfermedades pueden provocar defectos congénitos y otras complicaciones si la mujer las contrae durante el embarazo. Si la mujer no es inmune, se debe vacunar antes de quedar embarazada. Deberá esperar un mes luego de haberse vacunado antes de intentar quedar embarazada. Las mujeres que presentan un riesgo elevado de contraer hepatitis B (como las profesionales de la salud) que no se han vacunado deben considerar aplicarse la vacuna contra dicha enfermedad antes o durante el embarazo. Esta enfermedad puede transmitirse al bebé durante el parto. El médico también podrá recomendar a la mujer otras vacunas, como la vacuna contra la gripe.

¿Qué enfermedades maternas deben tratarse antes del embarazo?
• Diabetes: las mujeres con una diabetes mal controlada desde antes del embarazo tienen aproximadamente tres veces más probabilidades que las mujeres no diabéticas de tener un bebé con algún defecto congénito grave.6 Dichas mujeres también presentan un riesgo mayor de aborto espontáneo, de nacimiento sin vida y de tener a un bebé de gran tamaño. El control del azúcar en la sangre antes del embarazo y durante los primeros meses del mismo puede ayudar a prevenir los defectos congénitos.
• Alta presión arterial: la alta presión arterial crónica puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo, incluso problemas de placenta, crecimiento fetal insuficiente y preeclampsia (un trastorno relacionado con el embarazo que se caracteriza por el aumento de la presión arterial y las proteínas en la orina).
• Lupus eritematoso sistémico: esta enfermedad autoinmune puede provocar síntomas similares a los de la artritis, enfermedades en los riñones, erupciones en la piel y otros problemas. Las mujeres embarazadas afectadas tienen un riesgo mayor de aborto espontáneo, retraso en el desarrollo del feto, parto prematuro y nacimiento sin vida.7 No obstante, si los síntomas se controlan bien antes del embarazo, el riesgo de estas complicaciones será menor.
• Convulsiones: algunos medicamentos que se utilizan para controlar las convulsiones incrementan el riesgo de tener un bebé con defectos congénitos. Durante una visita previa a la concepción, el médico podrá ajustar la dosis o cambiar el medicamento por otro más seguro para el feto. La mujer no debe dejar de tomar sus medicamentos anticonvulsivos sin consultar antes a su médico, ya que las convulsiones también pueden ser nocivas para el feto.
• Fenilcetonuria: las mujeres que padecen esta enfermedad hereditaria no pueden procesar ciertas proteínas. Deben seguir una dieta especial y estar bajo supervisión estricta antes y durante el embarazo para prevenir el retraso mental y los defectos congénitos en su bebé.
• Enfermedad renal: algunas mujeres con enfermedad renal grave pueden sufrir daño renal adicional durante el embarazo y sus bebés pueden tener un riesgo mayor de muerte, parto prematuro o crecimiento deficiente.

¿Cuánto tiempo debería esperar una mujer entre embarazos?
Para la mayoría de las mujeres, es conveniente esperar al menos 18 meses antes de un nuevo embarazo para que su cuerpo tenga suficiente tiempo para prepararse físicamente. Además, la mujer cuenta con más tiempo para adaptarse a su vida como mamá. Si se espera menos tiempo entre un embarazo y otro, puede aumentar el riesgo de parto prematuro.8 No obstante, no todas las mujeres pueden esperar 18 meses debido a su edad o por otras razones. Se aconseja a las mujeres consultar a su médico para determinar la cantidad de tiempo que les conviene esperar en cada caso en particular.

¿De qué manera los cuidados previos a la concepción pueden ayudar a prevenir problemas que se produjeron en embarazos anteriores?
Incluso si la mujer no ha tenido problemas en un embarazo anterior, los cuidados previos a la concepción pueden ayudar a prevenir defectos congénitos u otras complicaciones en los embarazos futuros. Por ejemplo, tomar ácido fólico puede ayudar a prevenir los defectos del tubo neural y el tratamiento de ciertos problemas de salud, como la hipertensión arterial, puede ayudar a prevenir el parto prematuro. Un informe publicado en 2006 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomienda que todas las mujeres que tuvieron un embarazo anterior con un resultado adverso se sometan a una evaluación y reciban el tratamiento necesario entre embarazos para reducir el riesgo en embarazos futuros.

Los cuidados previos a la concepción son importantes para las mujeres que han tenido un aborto espontáneo, nacimiento sin vida del bebé o parto prematuro. El médico evaluará la historia clínica de la mujer y le recomendará las pruebas que sean necesarias para determinar las causas del resultado adverso. Las pruebas pueden incluir, entre otras, análisis de sangre e imágenes de diagnóstico, como un ultrasonido. Si las pruebas muestran que la mujer tiene un problema de salud que podría haber contribuido al resultado adverso, el tratamiento del problema entre embarazos suele reducir el riesgo que se repita en un embarazo futuro. Si una mujer ha tenido un parto prematuro, es posible que el médico le recomiende cambios en su estilo de vida, como dejar de fumar, y evaluará la posibilidad de que se realice un tratamiento con la hormona progesterona durante su próximo embarazo para reducir el riesgo de otro parto prematuro.

¿Qué puede hacer la mujer para mantenerse sana antes del embarazo?
Se recomienda a la mujer:
• Evitar beber alcohol. La ingesta de alcohol durante el embarazo puede causar defectos congénitos físicos y mentales en el bebé conocidos con el nombre de síndrome alcohólico fetal. Puesto que no se ha demostrado que haya una cantidad de alcohol segura durante el embarazo, las mujeres embarazadas y aquellas que estén planeando un embarazo deben evitar su ingesta por completo.
• Dejar de fumar. Fumar durante el embarazo prácticamente duplica las probabilidades de tener un bebé de bajo peso al nacer. Además, incrementa el riesgo de parto prematuro, de otras complicaciones durante el embarazo y del síndrome de muerte súbita del lactante.9 El fumar también puede dificultar la concepción.9
• Abstenerse de consumir cocaína y otras drogas ilícitas, así como medicamentos de venta bajo receta que no le haya recetado su médico. Estas drogas y medicamentos conllevan numerosos riesgos, como nacimiento prematuro, bajo peso del bebé al nacer, defectos congénitos, problemas de aprendizaje y conducta y síndrome de abstinencia.
• Cocer bien la carne que consume y evitar cambiar la arena higiénica del gato. La carne mal cocida y las heces del gato pueden contener un parásito que causa una infección llamada toxoplasmosis, que puede producir defectos congénitos. Otro modo de evitar el contacto con las heces del gato es con el uso de guantes cuando deba hacer algún trabajo en el jardín.
• Evitar el contacto con todos los roedores, incluidos hámsteres, ratones y cobayos. Estos animales pueden ser portadores de un virus nocivo para su bebé.10
• Evitar tomar baños calientes y baños sauna. Esto puede elevar la temperatura corporal y, posiblemente, incrementar el riesgo de que su bebé tenga algún defecto del tubo neural.1
• Evitar los productos químicos peligrosos, como los disolventes (sustancias que disuelven otras sustancias, como por ejemplo el disolvente de pintura). Trabajar con disolventes puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo o de tener un bebé con defectos congénitos.11
• Evitar comer pescado con alto contenido de mercurio. El mercurio es un metal que puede ser nocivo para el feto. Suele encontrarse en el pescado. Las mujeres embarazadas y aquellas que estén planeando un embarazo no deben consumir pescado con alto contenido de mercurio, como tiburón, pez espada, caballa y blanquillo o pez azulejo.12 Estas mujeres pueden consumir hasta 12 onzas por semana de pescado con bajo contenido de mercurio, como camarones, salmón, abadejo, bagre y atún en lata de bajo contenido graso. Se recomienda no comer más de seis onzas de atún blanco (albacora) por semana. Se recomienda a las mujeres consultar siempre a su departamento de salud local antes de consumir cualquier especie que hayan pescado por su cuenta.

¿Por qué la mujer debe intentar alcanzar un peso saludable antes de quedar embarazada?
Las mujeres que comienzan el embarazo con sobrepeso o en condiciones de obesidad pueden estar expuestas a un riesgo mayor de tener alta presión arterial y diabetes, de tener un bebé con ciertos defectos congénitos, de tener complicaciones antes y durante el parto y de dar a luz un bebé sin vida. También pueden tener mayor dificultad para quedar embarazadas.13 Las mujeres de bajo peso pueden estar expuestas a un riesgo mayor de tener un parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer. Las mujeres pueden reducir sus probabilidades de tener estas complicaciones logrando un peso saludable antes de quedar embarazadas.

Señales de un Embarazo
¿Piensa que puede estar embarazada? Por lo general, la primera señal de un embarazo suele ser la falta del período menstrual. Sin embargo, un período que no se presenta a la fecha debida no siempre significa que hay un bebé en camino. No todas las mujeres comienzan sus períodos en el mismo momento cada mes. Incluso si suele tener períodos regulares, el estrés, una enfermedad o cambios en ejercicios o hábitos de la dieta pueden demorar la menstruación.

Estos son algunos de signos de que posiblemente esté embarazada:
• No le ha llegado su regla o período.
• Siente malestar de estómago o tiene vómitos.
• Los senos se han agrandado y le duelen. El área alrededor del pezón se oscurece.
• Tiene antojos de ciertas comidas o le disgustan muchísimo otras.
• Se siente cansada todo el tiempo.
• Una prueba de embarazo en el hogar indica que está embarazada.

No se preocupe si no tiene todas estas señales de embarazo. Algunas mujeres no tienen otras señales mas que una falta de menstruación, otras tienen muchas de las señales que mencionamos.

Si no le ha venido el período y piensa que podría estar embarazada, puede averiguarlo usando una prueba de embarazo de uso personal. Estas pruebas analizan la orina en busca de una hormona llamada "hCG" que está presente en su cuerpo cuando está embarazada. Estos sistemas le pueden decir casi inmediatamente y con precisión si está embarazada o no, y puede encontrarlos en farmacias y en algunos supermercados. Los puede usar ya en el primer día de la falta de su menstruación.

Los profesionales de la salud también usan el análisis de orina como los sistemas de uso personal para averiguar si una mujer está embarazada. También usan el análisis de sangre ya que el resultado se obtiene un poco más temprano que con el de orina y a la vez ayuda a calcular la fecha del parto cuando no esté segura. Esto puede ocurrir algunas veces si tiene períodos irregulares o no se acuerda de la fecha de la que comenzó su última menstruación.

Si cree estar embarazada, vaya a donde su profesional de salud para poder comenzar sus cuidados prenatales y a cuidarse a sí misma y al bebé en desarrollo.

Ser Mamá Después de los 35
Las mujeres sanas de 35 años y las que ya han pasado los 40 usualmente tienen embarazos sanos. Si surge algún problema, por lo general puede tratarse con éxito.

Las mujeres mayores de 35 años tienen un riesgo mayor de:
• Problemas de fertilidad
• Alta presión arterial
• Diabetes
• Embarazos múltiples (gemelos/mellizos o más)
• Aborto espontáneo
• Placenta previa, una condición en donde la placenta está en el lugar incorrecto y cubre el cuello uterino
• Parto por cesárea
• Parto prematuro
• Nacimiento de un bebé sin vida
• Un bebé con un trastorno genético
Dado estos riesgos para las mujeres mayores de 35 años, el cuidado prenatal es muy importante.

Qué puede hacer
No importa su edad, vea a su proveedor de cuidado de salud antes de tratar quedar embarazada. Esto muy importante si usted:
• Tiene una condición crónica, como la diabetes, un trastorno de convulsiones o alta presión arterial
• Toma medicamentos a largo plazo
Si no se las controla, algunas condiciones médicas pueden causar riesgos para usted y para su bebé.

Si tiene más de 35 años y no queda embarazada después de intentarlo durante seis meses, consulte a su médico. A las mujeres mayores puede resultarles más difícil quedar embarazadas, ya que la fertilidad se reduce con la edad. En muchos casos, la infertilidad puede tratarse.

Los cuidados prenatales son importantes
Los cuidados prenatales son particularmente importantes para las mujeres de más de 35 años debido a que:
• Tienen más probabilidades de tener alta presión arterial y diabetes por primera vez durante el embarazo.
• Pueden escoger realizarse la prueba para el síndrome de Down.
Hábitos saludables
Para reducir los riesgos durante el embarazo:
• Coma alimentos saludables
• Aumente una cantidad saludable de peso
• Haga ejercicio (con la aprobación de su médico)
• No beba alcohol, no fume y no consuma drogas ilegales
• Absténgase de tomar cualquier medicamento o suplemento a base de hierbas sin consultar antes a su médico

Pruebas prenatales
Consulte a su profesional de la salud sobre las pruebas prenatales para usted. Por ejemplo, el análisis de la sangre materna puede ser recomendada a las mujeres de 35 años o más.

Por lo general, los resultados de esta prueba se obtienen en aproximadamente una o dos semanas. La mayoría de las mujeres que se realizan pruebas prenatales reciben la buena noticia de que su bebé está bien y la tranquilidad que les brindan los resultados.

Su chequeo antes del embarazo
Uno de los pasos más importantes que usted puede tomar para tener un embarazo sano es visitar a su profesional de la salud antes de la concepción. Lo ideal sería que viera al profesional que cuidará de su salud durante su embarazo, pero también puede ver a su médico o profesional primario.

Las metas de un chequeo o revisión antes del embarazo son:
• Evaluar su salud
• Identificar los riesgos del estilo de vida y de la salud que pueden afectar su embarazo.

Esto es lo que usualmente sucede en un chequeo antes del embarazo:

Su historial familiar
Su profesional de la salud le preguntará acerca del historial de su familia. El historial familiar incluye información médica suya, de su pareja y sus familiares. Si alguno de ustedes tiene un defectos de nacimiento, es posible que necesite ver a un asesor en genética. Además, puede que necesite realizarse pruebas o análisis especiales para averiguar si esos problemas pueden pasar a su bebé.

Condiciones médicas
Su profesional de la salud le explicará cómo el embarazo puede afectar cualquier condición médica que usted tenga. Si usted tiene una condición como epilepsis, diabetes o alta presión de la sangre, usted puede que necesite cuidados especiales durante el embarazo. Por ejemplo, si usted toma medicamentos, su profesional le puede recomendar que los cambie a unos menos riesgosos para el embarazo.

Los medicamentos que usted toma
Su profesional de la salud evaluará cualquier medicina o medicamento que usted esté tomando actualmente. Estos incluyen los medicamentos con receta, sin receta o remedios a base de hierbas. Algunos medicamentos no son seguros usarlos durante el embarazo.

Las vacunas que puede necesitar
Contagiarse con una enfermedad como la varicela o rubéola (sarampión alemán) durante el embarazo puede ser dañino para su bebé. Antes del embarazo, asegúrese de que usted es inmune a estas enfermedades. Usted es inmune si:
• Ha tenido la enfermedad en el pasado
• Ha recibido la vacuna contra la enfermedad

Si usted no está segura si es inmune, usted puede pedir un análisis de sangre para averiguarlo. Si necesita recibir una vacuna, espere al menos un mes después de recibirla antes de tratar de quedar embarazada. Si usted tiene planes de viajar a otro país, hable con su profesional de la salud si necesita otras vacunaciones para ayudar a mantenerla sana y libre de enfermedades.

ANTES DE QUEDAR EMBARAZADA

Ácido Fólico
El ácido fólico es una vitamina B que ayuda a prevenir los defectos congénitos relacionados con el cerebro y la médula espinal (llamados defectos del tubo neural). El ácido fólico es útil en la prevención de estos defectos sólo si se toma antes de la concepción y durante las primeras semanas del embarazo. El folato es la forma natural del ácido fólico que se encuentra en ciertos alimentos.

Debido a que los defectos del tubo neural se originan durante el primer mes de embarazo (antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas) es importante que las mujeres tengan suficiente ácido fólico en su organismo antes de la concepción. Es recomendable que todas las mujeres en edad fértil tomen ácido fólico ya que aproximadamente la mitad de los embarazos registrados en los Estados Unidos no son planificados.1 Sin embargo, demasiado mujeres no están obteniendo la cantidad recomendada de ácido fólico a diario.

¿Por qué se recomienda a las mujeres en edad fértil tomar ácido fólico?
Los estudios han demostrado que si todas las mujeres consumieran la cantidad recomendada de ácido fólico antes y durante la primera etapa del embarazo, se podría prevenir hasta un 70 por ciento de todos los defectos del tubo neural.

El tubo neural es la parte del embrión a partir de la cual se forman el cerebro y la médula espinal. Esta estructura, que comienza como una diminuta cinta de tejido, normalmente se dobla hacia adentro para formar un tubo aproximadamente 28 días después de la concepción. Si este proceso no se realiza bien y el tubo neural no se cierra por completo, se pueden producir defectos en el cerebro y en la médula espinal. Cada año se registran unos 3,000 embarazos afectados con defectos del tubo neural en los Estados Unidos.

Los defectos del tubo neural más habituales son la espina bífida y la anencefalia. La espina bífida, a menudo conocida como espina dorsal abierta, afecta a la columna vertebral y, en ocasiones, a la médula espinal. Los niños que tienen el tipo grave de espina bífida presentan cierto grado de parálisis en las piernas y problemas de control de la vejiga e intestinos y, a veces, problemas neurológicos y de desarrollo. La anencefalia es una enfermedad fatal en la que el bebé nace con el cerebro y el cráneo sumamente subdesarrollados.
El ácido fólico también puede ayudar a prevenir otros defectos congénitos, como labio leporino, paladar hendido y ciertos defectos cardíacos.

Un estudio reciente sugiere que las mujeres que toman ácido fólico durante al menos 1 año antes de quedar embarazadas pueden reducir su riesgo de tener un bebé prematuro (antes de cumplidas las 37 semanas de gestación) en la mitad.5 El estudio sugiere también que estas mujeres pueden reducir su riesgo de tener un bebé muy prematuro (antes de cumplidas las 32 semanas de gestación) en hasta el 70 por ciento. Los bebés prematuros tienen más probabilidades de padecer complicaciones e incapacidades permanentes, como retraso mental, parálisis cerebral y pérdida de la visión, y aquellos que son muy prematuros corren el mayor riesgo.

¿Cuánto ácido fólico necesita una mujer?
March of Dimes recomienda a todas las mujeres en condiciones de quedar embarazadas tomar una multivitamina que contenga 400 microgramos de ácido fólico diariamente como parte de una dieta saludable desde antes de quedar embarazadas. Las mujeres que sigan este consejo, basado en las recomendaciones del Instituto de Medicina (Institute of Medicine, IOM),6 podrán obtener todo el ácido fólico y otras vitaminas que necesiten. Una encuesta realizada por Gallup para March of Dimes en 2007 indicó que el 40 por ciento de las mujeres en edad fértil de los Estados Unidos tomaban vitaminas con ácido fólico a diario.

Una dieta saludable debe incluir alimentos fortificados con ácido fólico y alimentos ricos en folato, la forma natural del ácido fólico que se encuentra en los alimentos. Muchos productos a base de granos en los Estados Unidos están fortificados con ácido fólico. Esto significa que se les ha añadido una forma sintética (artificial) de ácido fólico. La harina, el arroz, las pastas, el pan y los cereales enriquecidos son ejemplos de productos a base de granos fortificados.

La mujer puede consultar la etiqueta para saber si un producto es fortificado. Entre las fuentes ricas en folato se encuentran las verduras de hojas verdes, las legumbres, las naranjas y el jugo de naranja.

El ácido fólico procedente de los suplementos vitamínicos y alimentos enriquecidos es más fácil de absorber por el organismo que el folato natural de los alimentos. Según el IOM, el organismo absorbe aproximadamente el 50 por ciento del folato de los alimentos,6 mientras que puede absorber cerca del 85 por ciento del ácido fólico presente en los alimentos enriquecidos y el 100 por ciento del ácido fólico de los suplementos vitamínicos.6 La cocción y el almacenamiento pueden destruir parte del folato de los alimentos.

Muchos estudios han demostrado que la forma sintética del ácido fólico ayuda a prevenir los defectos del tubo neural. El IOM, los Centros para la Prevención y Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) y March of Dimes recomiendan que las mujeres que pueden quedar embarazadas consuman 400 microgramos al día de la forma sintética del ácido fólico.1,6 Para ingerir esta cantidad, las mujeres pueden tomar una multivitamina o comer una porción de cereales que contenga el 100 por ciento del valor diario recomendado de ácido fólico (400 microgramos).1 La mayoría de las multivitaminas y unos 50 cereales para el desayuno contienen esta cantidad en una sola porción.8 Otros cereales contienen sólo el 25 por ciento de la cantidad recomendada. Se recomienda a las mujeres consultar la etiqueta del envase del cereal para saber qué cantidad de ácido fólico contiene.



¿Es posible que algunas mujeres necesiten más ácido fólico?
Si una mujer ya ha tenido un embarazo con defectos del tubo neural, debe consultar a su médico antes del siguiente embarazo para saber qué cantidad de ácido fólico debe tomar. Los estudios han demostrado que tomar una dosis superior de ácido fólico al día (4,000 microgramos o 4 miligramos), desde al menos un mes antes de la concepción y durante el primer trimestre de embarazo, reduce en un 70 por ciento el riesgo de tener otro embarazo afectado.1 La mujer sólo debe tomar una vitamina prenatal, más tres comprimidos de ácido fólico de 1 miligramo para recibir la cantidad adecuada.

Tomar más de una vitamina prenatal puede hacer que la mujer ingiera demasiada cantidad de otras vitaminas, como la vitamina A.

Las mujeres con diabetes, epilepsia y obesidad corren un riesgo mayor de tener un bebé con defectos del tubo neural.1 Estas mujeres deben consultar a su médico antes del embarazo para saber si deben tomar una dosis mayor de ácido fólico.

¿Las mujeres necesitan ácido fólico durante todo el embarazo?
Sí. Las mujeres embarazadas necesitan ácido fólico adicional durante todo el embarazo para producir las células sanguíneas adicionales que su cuerpo necesita durante ese período. El ácido fólico también contribuye al rápido crecimiento de la placenta y el feto y es necesario para producir nuevo ADN (material genético) a medida que se multiplican las células. Sin la cantidad adecuada de ácido fólico la división celular podría verse afectada y llevar al desarrollo insuficiente del feto o la placenta.

El IOM recomienda que las mujeres aumenten su ingesta de ácido fólico hasta 600 microgramos al día (a través de suplementos y alimentos) una vez confirmado el embarazo.6 Casi todos los médicos recomiendan una vitamina prenatal, la mayoría de las cuales contiene de 800 a 1,000 microgramos de ácido fólico. No obstante, las mujeres no deben tomar más de 1,000 microgramos (1 miligramo) a menos que su médico lo indique.

¿Cuánto ácido fólico hay en los alimentos enriquecidos?
Desde el 1 de enero de 1998, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (Food and Drug Administration, FDA) requiere la adición de 140 microgramos de ácido fólico por cada 100 gramos a los cereales, pan, pastas y otros alimentos que lleven la etiqueta “enriquecido”. Esto permite a las mujeres obtener más fácilmente la cantidad de ácido fólico que necesitan a través de los alimentos que consumen. Los estudios demuestran que el enriquecimiento está asociado a un incremento de los niveles de folato en la sangre en las mujeres en edad fértil.9 Desde el enriquecimiento de los cereales, la incidencia de los defectos del tubo neural se ha reducido en aproximadamente un tercio, aunque otros factores también han contribuido a esta disminución.10 La cantidad de ácido fólico añadida a los alimentos enriquecidos (con la excepción de algunos cereales) es reducida y la mayoría de las mujeres no puede obtener la cantidad diaria de ácido fólico que necesitan exclusivamente a través de la dieta. De hecho, un estudio realizado por el gobierno en 2007 comprobó que los niveles de folato en la sangre disminuyeron considerablemente en las mujeres en edad fértil de 1999-2000 a 2003-2004, por razones que no se han establecido con precisión.

Cuando la FDA estableció que los cereales deben enriquecerse con ácido fólico, limitó la cantidad que debe añadirse debido a la preocupación de que altos niveles de ácido fólico podrían enmascarar una deficiencia de vitamina B-12.11 Este trastorno se denomina anemia perniciosa y se presenta principalmente en las personas mayores. Las dosis muy altas de ácido fólico (más de 1,000 microgramos al día) pueden corregir la anemia producida por la deficiencia vitamínica pero no la deficiencia en sí, lo que podría hacer que se retrasara el diagnóstico. Si se deja sin tratar durante mucho tiempo, la deficiencia de vitamina B-12 puede producir daños neurológicos irreversibles. A la fecha, las investigaciones no han demostrado ningún riesgo de anemia perniciosa ni de otros efectos adversos debido a los niveles actuales de enriquecimiento con ácido fólico.

¿Cómo previene el ácido fólico los defectos congénitos?
No se conoce bien el modo en que el ácido fólico previene los defectos del tubo neural. La mayoría de los estudios sugiere que podría deberse a que corrige las deficiencias nutricionales. Sin embargo, otros sugieren que se debe a que el suplemento de ácido fólico ayuda a las personas a compensar rasgos genéticos característicos que les impiden aprovechar el folato incluido en su dieta. Estos rasgos podrían suponer para las mujeres un riesgo adicional de tener bebés con defectos del tubo neural.

¿Proporciona el ácido fólico otros beneficios para la salud?
El ácido fólico es importante para la salud de todos. Cumple un papel importante en la producción de glóbulos rojos. Las personas con deficiencias de ácido fólico a veces desarrollan un tipo de anemia denominada anemia megaloblástica (caracterizada por un número reducido de glóbulos rojos). El ácido fólico también podría desempeñar un papel importante en la prevención de otros problemas de salud.

¿Apoya March of Dimes la investigación sobre el ácido fólico?
March of Dimes ha apoyado diversas becas de investigación para entender mejor de qué manera el ácido fólico previene los defectos del tubo neural. Los becarios también están estudiando de qué manera el ácido fólico podría ayudar a prevenir otros defectos congénitos y problemas de salud. Un becario está intentando determinar si una deficiencia o exceso de ácido fólico puede contribuir a errores en la división celular y producir, en consecuencia, defectos congénitos como síndrome de Down. Esta investigación podría llevar a nuevas maneras de prevenir algunos defectos congénitos cromosómicos. Otro becario está investigando si la deficiencia de ácido fólico en la madre durante las etapas críticas del embarazo podría afectar los genes impresos (los que actúan de manera diferente según si se heredan del padre o de la madre) y producir una propensidad a enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad cardíaca y cáncer. De ser así, podría ser posible desarrollar intervenciones nutricionales para reducir el riesgo de enfermedades crónicas.


Anticoncepción
Si usted o su pareja no desean tener un bebé en este momento, una de las formas de evitar el embarazo es a través de la anticoncepción. La anticoncepción, también llamada control de la natalidad o planificación familiar, puede ayudar a la mujer a controlar cuándo y cuántas veces quedar embarazada. Antes del embarazo, la anticoncepción puede ayudar a proteger la salud de las futuras madres y sus bebés.

Es importante que todas las parejas tengan a mano las herramientas y la información que necesitan al tomar estas decisiones de salud. Para comenzar, aprenda sobre los métodos anticonceptivos que usted y pareja pueden usar, y hable con su profesional de la salud.

Métodos anticonceptivos
Existen diferentes tipos de métodos anticonceptivos disponibles. Cada método tiene sus ventajas y desventajas, y algunos de ellos son mejores al prevenir un embarazo que otros.

Métodos de barrera
Los métodos de barrera son de los métodos anticonceptivos más seguros. Funcionan al obstruir el espermatozoide del hombre para que llegue al óvulo de la mujer. Esto previene que el embarazo ocurra. Algunos métodos de barrera también protegen contra infecciones de transmisión sexual (ITS).

Los métodos de barrera incluyen los condones, espermicidas, el diafragma y el capuchón cervical. Los métodos de barrera previene el embarazo entre un 71 a 98 por ciento de las veces, dependiendo del tipo de método usado. Para ser efectivo al disminuir la probabilidad de un embarazo, estos métodos se deben usar correctamente cada vez que la persona tiene sexo. Algunas parejas encuentran difícil usar estos métodos cada vez que tienen sexo.

Métodos hormonales
Los anticonceptivos hormonales trabajan al prevenir que la mujer libere un óvulo (ovulación). Sin el óvulo, el embarazo no puede tomar lugar. A diferencia de los métodos de barrera, estos métodos no protegen contra las ITS.

Los métodos hormonales incluyen anticonceptivos orales (pastillas anticonceptivas), parches para la piel, inyecciones y anillos vaginales. Los métodos hormonales son muy efectivos al prevenir un embarazo (92 al 97 por ciento), dependiendo del tipo de método usado. Para ser efectivo, el método debe usarse como instruido. Algunas mujeres no están satisfechas con los efectos secundarios causados por estos métodos.

Las mujeres lactantes deben hablar con su profesional de la salud acerca de los métodos hormonales que pueden afectar la producción de leche materna.
Dispositivos intrauterinos (DIU)

Un DIU es un dispositivo pequeño en forma de "T." Previene el embarazo al liberar hormonas. Su profesional de la salud coloca el DIU dentro de su útero. Puede permanecer dentro del útero de 5 a 10 años, dependiendo del tipo de DIU usado, o se puede remover en cualquier momento usted desee quedar embarazada. A diferencia de los métodos de barrera, el DIU no protege contra ITS.

Los DIUs son entre los métodos anticonceptivos más efectivos (99 por ciento). Algunas mujeres no están satisfechas con los efectos secundarios causados por estos métodos.

Planificación familiar natural
Otro método para prevenir el embarazo es abstenerse de tener relaciones en los días más fértiles de la mujer. Esto por lo general toma lugar unos días antes y durante la ovulación. Usted puede predecir su ovulación al tabular su ciclo menstrual, monitorear su temperatura basal, observando la mucosidad cervical o usando un sistema de predicción de la ovulación. A diferencia de los métodos de barrera, estos métodos no protegen contra las ITS.

La planificación familiar natural previene el embarazo entre un 75 a 99 por ciento de las veces. Para ser efectivo al disminuir la probabilidad de embarazo, estos métodos deben ser usados correctamente. Algunas mujeres encuentran que estos métodos son complicados y difíciles de aprender.

Escogiendo un método anticonceptivo
Hay muchas cosas en las que usted y su pareja deben considerar al escoger un anticonceptivo, así como:
• Su salud
• Cuán frecuente tienen relaciones
• Cuándo y si desean tener hijos
• Cuán efectivo es cada método al prevenir un embarazo
• Si el método protege contra ITS, al igual que el embarazo
• Efectos secundarios posibles
• Facilidad al usarlo usted o su pareja
• Costo
• Si es una buena opción para las mujeres lactantes
• Si usted y su pareja se sienten cómodos con el método

Puede tomar tiempo y práctica al aprender a usar algunos métodos anticonceptivos. No sienta vergüenza al hablar o preguntarle a su profesional de la salud. Lo más importante es encontrar y usar el mejor método anticonceptivo para usted. Usted puede tratar varios hasta que encuentre el mejor para usted.

Ningún método anticonceptivo, a excepción de la abstinencia (no tener sexo), puede prevenir un embarazo todo el tiempo. Algunos métodos son más exitosos que otros. Pero usted puede aumentar la eficacia del método al usarlo correctamente todo el tiempo.

Quedar embarazada luego de usar un anticonceptivo
Si usted ha estado usando un anticonceptivo y está lista para tener un bebé, hable con su profesional de la salud acerca de parar de usar el anticonceptivo. No existen reglas particulares sobre el tiempo a esperar para quedar embarazada luego de dejar de usar un anticonceptivo.
Si usted recientemente ha tenido un nuevo bebé, pregúntele a su profesional de la salud cuánto tiempo debe esperar para quedar embarazada nuevamente.

Para la mayoría de las mujeres, lo mejor es esperar al menos 18 meses. Pero algunas mujeres no pueden esperar todo ese tiempo ya sea por la edad u otras razones. Hable con su profesional acerca de lo que es mejor para usted.

Buen estado físico antes del embarazo
Si está pensando en quedar embarazada o si le interesa adoptar un estilo de vida más sano, es importante incluir la actividad física en su rutina diaria.
Muchas mujeres saben que la actividad física regular es muy importante para conservar la buena salud y un peso saludable. Más investigaciones demuestran que cuanto más saludable sea la mujer antes del embarazo, mejores son sus probabilidades de tener un bebé sano algún día.

Por ejemplo, la mujer que tiene un peso saludable antes del embarazo tiene menos probabilidades de sufrir complicaciones graves durante el embarazo como la presión arterial alta , o la diabetes o durante el parto. Existen menos probabilidades también de que su bebé nazca prematuro, tenga defectos congénitos o se enfrente a la obesidad infantil, que es un problema cada vez más grave en los Estados Unidos.

Beneficios de la actividad física
La actividad física es todo tipo de ejercicio o movimiento del cuerpo que usa energía. Tener un estilo de vida activo puede ayudar a todas las mujeres a mantener la salud. La actividad física regular puede reducir su riesgo de:
• Enfermedad del corazón
• Ataque cerebral
• Presión arterial alta
• Cáncer de seno o colon
• Diabetes tipo 2 (con frecuencia relacionada con el sobrepeso)
• Osteoartritis (forma más común de la artritis)
• Osteoporosis (debilita los huesos y afecta a muchas mujeres)
La actividad física también puede:
• Mejorar el estado de ánimo de la persona
• Reducir los sentimientos de depresión leve o moderada
• Ayudar a controlar el estrés
• Ayudar a controlar el peso
• Ayudar a dejar de fumar
• Ayudar a dormir mejor
• Aumentar la energía durante el día

Conozca su propio cuerpo
La actividad física, junto con una dieta bien balanceada, también puede ayudar a adelgazar a la persona con sobrepeso. Para averiguar si tiene sobrepeso, debe saber su estatura y peso. Luego puede calcular su índice de masa corporal (BMI por sus siglas en inglés). El BMI ayuda a determinar si su peso es adecuado para su estatura.

Reducir la grasa corporal no sólo es importante para la salud, sino que también importa en qué partes del cuerpo se aloja la grasa. Las mujeres en forma de “pera” tienden a acumular grasa en las caderas y glúteos. Las mujeres en forma de “manzana” tienden a acumular la grasa alrededor de la cintura.

Es más probable que las mujeres que tienen forma de “manzana” sufran problemas de salud relacionados con el sobrepeso que las mujeres en forma de “pera”. Para las mujeres, una cintura de más de 35 pulgadas aumenta el riesgo de enfermedad del corazón.

Tipos de actividad física
Actividades aeróbicas: Existen dos tipos de actividades aeróbicas: moderadas y vigorosas. Las actividades moderadas aumentan el ritmo cardíaco, pero puede seguir haciéndolas sin dificultades mientras mantiene una conversación. Las actividades moderadas incluyen:
• Caminar enérgicamente
• Montar en bicicleta lentamente o en una superficie plana
• Hacer gimnasia aeróbica acuática
• Bailar (baile de salón o folclórico)
• Jugar un deporte en el que se atrapa y arroja una pelota (béisbol, softball, voleibol)

Las actividades vigorosas también aumentan el ritmo cardíaco, pero es más difícil mantener una conversación porque uno queda sin aliento. Las actividades vigorosas incluyen:
• Correr
• Montar en bicicleta a más de 10 millas por hora o cuesta arriba
• Nadar rápidamente o natación de distancia
• Baile aeróbico o rápido
• Deportes en los que se corre mucho (básquetbol, hockey, fútbol)

Actividades de fuerza o musculación: Las actividades de fuerza ayudan a formar músculos al mejorar la resistencia y habilidad. Estas actividades incluyen:
• Flexiones de brazos
• Abdominales
• Levantamiento de pesas
• Máquinas de pesas
• Bandas de resistencia (bandas de goma gigantes hechas especialmente para los ejercicios físicos)

Actividades de elongación: Para mejorar la flexibilidad y el movimiento en la vida diaria, puede resultarle muy útil hacer estiramiento o elongación. Al moverse más libremente, le será más fácil estirarse para atarse los zapatos o mirar por encima del hombro cuando maneja su vehículo en reversa.
Elongue los músculos después del precalentamiento (por ejemplo, después de hacer actividades de musculación o fuerza). Estirar los músculos antes de precalentarlos puede ocasionar lesiones. Las actividades de elongación incluyen:
• Yoga
• Pilates
• Estiramiento básico de los músculos del cuerpo (estirar los brazos por encima de la cabeza o estirarse para tocar los dedos del pie)
Cantidad de actividad física
Gimnasia aeróbica: En 2008, el Departamento de Servicios de Salud y Humanos actualizó las pautas sobre la actividad física. Se recomienda que todos los adultos hagan por lo menos 2 ½ horas por semana de actividad física aeróbica. Esta actividad debe ser al menos moderadamente intensa.

Se pueden dividir las 2 ½ horas como quiera. Pero es mejor hacerlo durante al menos 10 minutos por vez.

Por ejemplo, puede hacer 30 minutos de actividad física moderada 5 o más días por semana. Otra opción es hacer 50 minutos de actividad física moderada 3 o más días por semana.

También puede sustituir todo o parte de la actividad moderada por actividad vigorosa. En general, 15 minutos de actividad vigorosa brindan los mismos beneficios que 30 minutos de actividad moderada. Por lo tanto, la actividad vigorosa le brinda beneficios de salud similares en la mitad del tiempo de la actividad moderada.

Musculación: Además, los adultos deben hacer actividades de fuerza al menos 2 días por semana. Puede hacerlo en los días que no hace gimnasia aeróbica. Concéntrese en fortalecer los músculos de las piernas, cadera, espalda, pecho, estómago, hombros y brazos.

En cada sesión de fuerza o musculación, trate de hacer de 8 a 10 actividades diferentes que trabajen los distintos grupos musculares del cuerpo. Repita los ejercicios para cada grupo muscular de 8 a 12 veces por sesión.

Costo
No es necesario que gaste demasiado dinero para hacer las actividades físicas necesarias. Para la actividad aeróbica, camine o corra por su vecindario. Si necesita estar adentro por el clima o por problemas de seguridad, haga ejercicios con videos de gimnasia. También puede comunicarse con el centro recreativo de su zona o institución religiosa para ver si tienen programas en salones cubiertos.

Para hacer ejercicios de musculación, trate de usar cosas que tiene en la casa. Las pesas caseras, hechas con botellas de plástico de refrescos llenas de agua o arena, o bien latas de sopa, pueden ayudar a fortalecer los músculos. También puede usar el peso de su propio cuerpo en ejercicios como las flexiones de brazos, tracción o dominada en barra fija (pull-ups), o abdominales.

Desafíos especiales
Si nunca ha hecho ejercicios o no los ha practicado durante un largo tiempo, es importante comenzar lentamente. Inicie su programa de actividad física con sesiones cortas de 5 a 10 minutos y aumente gradualmente hasta llegar a su meta.

Si tiene sobrepeso, no tema comenzar. Quizás se enfrente a desafíos especiales al tratar de incorporar la actividad física, pero usted es capaz de trabajar arduamente para superarlos. Quizás no pueda flexionarse o moverse igual que las otras personas. Tal vez se sienta un poco acomplejada. No se dé por vencida. Trate de hacer actividades como nadar o hacer ejercicios en posición sentada. Esas actividades ejercen menos estrés en las articulaciones porque las piernas no están aguantando todo el peso del cuerpo. Pida ayuda a su profesional de la salud para que le aconseje un plan de actividad física adecuado para usted.

Si tiene una discapacidad, puede resultarle más difícil mantenerse activa, pero no deje que eso la detenga. En la mayoría de los casos, la gente con discapacidades puede mejorar su flexibilidad, movilidad y coordinación al aumentar la actividad física. Ser activa también puede ayudarle a mantener su independencia. Pueden ayudar a prevenir enfermedades, como la enfermedad del corazón, en cuyo caso no le será fácil cuidar de sí misma. Colabore con su profesional de la salud para crear un plan de actividades físicas adecuado para usted.

Hable con su profesional de la salud
Debe consultar a su profesional de la salud antes de comenzar un programa de actividades físicas si:
• Está embarazada
• Tiene enfermedad del corazón o corre alto riesgo de tenerla en el futuro
• Tiene diabetes o corre alto riesgo de tenerla en el futuro
• Es obesa (BMI de 30 o más)
• Tiene una lesión o discapacidad
• Tiene una retina sangrante o desprendida
• Acaba de tener cirugía del ojo o tratamiento láser en el ojo
• Tuvo cirugía de cadera recientemente
• Tuvo un ataque cerebral o corre alto riesgo de sufrir uno en el futuro
Sugerencias para la actividad física
• Elija actividades que le gusten hacer.
• Procure variarlas. Intente distintas actividades para no aburrirse ni perder la motivación.
• Haga actividad aeróbica al menos 3 días por semana en lugar de hacerla toda en un día.
• Únase a su pareja o una amiga para que la ayude a mantenerse motivada.
• Lleve cuenta del tiempo y progreso para no abandonar el plan.
• Una vez que se acostumbró a la rutina, cambie algunas actividades aeróbicas moderadas por otras vigorosas. Trate de correr durante 15 minutos en vez de caminar 30 minutos.
Intercale sesiones cortas de actividad física cada vez que puede
• Si tiene niños, hágase el tiempo para jugar con ellos afuera.
• Suba por las escaleras en lugar de usar el ascensor.
• Estacione su vehículo más lejos de la oficina y camine. Bájese del autobús o del tren un par de paradas antes y camine.
• Salga a bailar con su pareja o amigos.
• Si se va de vacaciones, haga una caminata guiada o haga turismo a pie.
No corra riesgos cuando haga actividades físicas
• Haga precalentamiento antes de realizar cualquier actividad. Trate de correr en su lugar unos minutos para aflojar los músculos.
• Vaya a su propio ritmo. Comience lentamente y aumente gradualmente a ejercicios físicos más largos y desafiantes.
• Averigüe qué tipo y cantidad de actividad son adecuados para su nivel de estado físico.
• Use los equipos de seguridad y deportes adecuados.
• Elija un lugar seguro donde realizar su actividad.
• Deje de hacer actividad física si se siente débil, mareada, tiene náuseas, dolor en el pecho o si tiene dificultades para respirar. Hable con el profesional de la salud para cerciorarse de que está en buen estado de salud.

Cómo Concebir
Ha reflexionado cuidadosamente sobre la maternidad y ha decidido que está lista. Ha dejado de fumar y de tomar alcohol. Ha llevado una dieta sana y está tomando 400 microgramos de ácido fólico todos los días. También se ha hecho una revisión médica con su proveedor de atención médica. Si es así, está lista para empezar a intentar quedar embarazada.

Cómo ocurre la concepción
Catorce días antes del primer día de la menstruación los ovarios de la mujer liberan un óvulo. Esto ocurre todos los meses y el fenómeno se llama ovulación.
Cuando una pareja tiene relaciones sexuales (y no usan métodos anticonceptivos) durante el momento de la ovulación, el esperma de un hombre nada hasta encontrarse con el óvulo de la mujer. Uno de los espermas penetra el óvulo. A este proceso se le llama fertilización o concepción.

El óvulo fertilizado, o embrión, viaja al útero de la mujer (matriz), se adhiere a la pared del útero y crece.

Acerca de los métodos anticonceptivos
No existen reglas sobre el tiempo que debe esperar para empezar a tratar de quedar embarazada luego de dejar el uso de los anticonceptivos. Usted puede comenzar de inmediato. Pero, si sus reglas o períodos no son regulares, se le puede hacer difícil determinar el mejor momento para la concepción.
• Si usted ha estado usando las pastillas anticonceptivas, le puede tomar de uno a dos meses para que sus períodos se regulen luego de dejar de tomarlas.
• Si usted ha estado usando la Depo-Provera, puede tomar de tres meses a un año para que ovule regularmente luego de su última inyección.
• Si usted tiene el DIU (dispositivo intrauterino) o los implantes, usted puede comenzar a tratar de quedar embarazada una vez le retiren el dispositivo.
• Los métodos de barrera - como los condones, diafragmas y espermicidas - dejan de trabajar a la vez que se dejen de usar.

Cuándo está su cuerpo listo para concebir
El óvulo de una mujer es fértil sólo durante 12 a 24 horas después de que es liberado. El esperma de un hombre puede vivir hasta 72 horas una vez liberado dentro de la vagina de una mujer durante el acto sexual. Así que el mejor momento para tratar de concebir es:
• Unos días antes de la ovulación
• El día de la ovulación
Si tiene relaciones sexuales bastante cerca a la ovulación, y las mantiene con frecuencia, mejores serán sus probabilidades de quedar embarazada.

Cómo calcular el mejor momento para concebir
Si sus períodos son regulares, puede calcular el día exacto del mes en que comenzará su período. Por ejemplo, si sus períodos ocurren cada 27 días, cuente 27 días desde el primer día de su último período en adelante. Este cálculo le dirá cuándo será el primer día de su próximo período. Ahora cuente 14 días hacia atrás. Este es el día en que probablemente va a ovular. Si tiene relaciones sexuales unos días antes de la ovulación lo más probable es que quede embarazada. Usted puede usar la calculadora de ovulación que se encuentra en este sitio para calcular el día aproximado de ovulación.

Si sus períodos son irregulares (el número de días varía de mes a mes): Existen algunos métodos para estar al tanto de su fertilidad y ayudarla a determinar el momento de la ovulación. Es importante que hable con su profesional de la salud para aprender más acerca de la forma más eficaz de usarlos.
• El método de la temperatura: Tómese la temperatura todos los días antes de levantarse de la cama usando un termómetro especial llamado termómetro basal. Su temperatura subirá 1 grado Fahrenheit cuando esté ovulando. Tenga relaciones sexuales bastante cerca al momento en que ocurre este aumento en la temperatura para mejorar las probabilidades de quedar embarazada.
• El método de la mucosidad vaginal: Preste atención a la mucosidad vaginal. Se vuelve menos densa y más resbalosa, transparente y abundante justo antes de la ovulación. Muchas mujeres usan este método junto con el de la temperatura para averiguar cuándo están ovulando.
• Sistemas para la predicción de la ovulación: Estos sistemas de uso personal, analizan la orina para identificar una hormona llamada hormona luteinizante (LH). Los niveles de esta hormona aumentan causando la liberación de los óvulos de los ovarios cada mes. El sistema le dirá si el índice de LH está aumentando. Puede comprarlo en cualquier farmacia.

Si usa el método de la temperatura y/o de la mucosidad vaginal, preste atención y anote los cambios unos meses antes de la fecha en la que quiera concebir. Si está usando un sistema de predicción de la ovulación empiece a usarlo 10 días después del comienzo de su última menstruación.

Cuando las cosas no van como uno quiere
Si no queda embarazada enseguida, no se preocupe. Alrededor de nueve de cada diez parejas que tratan de tener un bebé lo consiguen en el período de un año. Así que es posible que no ocurra inmediatamente, pero lo más probable es que ocurra pronto.

Si ha estado intentando concebir durante más de un año (o seis meses si es mayor de 35 años), debería consultar con su proveedor de atención médica. Puede hacerse un análisis para averiguar por qué tiene problemas para quedar embarazada. Algunas mujeres tienen ovulaciones irregulares o poco frecuentes o tienen los tubos que llevan el óvulo al útero (llamados las “trompas de Falopio”) dañados. Algunos hombres tienen índices bajos de esperma o esperma anormal. Por suerte, muchas parejas pueden superar estos problemas con tratamiento médico.


Recuerde: Se necesitan dos para lograr un embarazo
Si usted está teniendo problemas para quedar embarazada, su pareja puede tomar ciertos pasos para ayudar la producción de esperma:
• Dejar de fumar
• Limitar la cantidad de bebidas alcohólicas que él toma
• Dejar de usar la marihuana y otras drogas
• Usar "boxers" o pantalones sueltos en vez de calzones y pantalones ajustados
• Preguntarle al profesional de la salud acerca de los medicamentos recetados que él toma. Algunos medicamentos que se usan para tratar la alta presión de la sangre, infecciones y otras condiciones de salud pueden afectar la fertilidad del hombre.

Cómo Escoger una Multivitamina
Los alimentos sanos, como los granos integrales, las frutas y verduras, son las mejores fuentes de vitaminas y minerales. Sin embargo, dado que a veces es difícil obtener todos los nutrientes necesarios a través de los alimentos, todas las personas adultas deben tomar una multivitamina todos los días.

Es especialmente importante que las mujeres que puedan quedar embarazadas obtengan suficiente ácido fólico. El ácido fólico, una vitamina B, ayuda a prevenir los defectos del cerebro y la médula espinal cuando se toma antes del embarazo y bien temprano en el mismo. El ácido fólico se encuentra en la mayoría de las multivitaminas, por sí mismo como suplemento y en algunos alimentos.

March of Dimes recomienda que todas las mujeres en edad reproductiva tomen una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días, como parte de una dieta sana.

Durante el embarazo, una mujer necesita más de algunos nutrientes, como el hierro, calcio y ácido fólico. Por esta razón, es sabio comenzar a tomar una multivitamina antes del embarazo.

Cómo escoger una multivitamina
Lea la etiqueta. La etiqueta le informa sobre las vitaminas y minerales que contiene la multivitamina. También le informa sobre cómo tomar la multivitamina seguramente y cómo guardarla.

La mayoría de las multivitaminas contienen aproximadamente 20 vitaminas y minerales, incluyendo:
Vitaminas
• Vitamina A
• Vitamina B6
• Vitamina B12
• Vitamina C
• Vitamina D
• Vitamina E
• Vitamina K
• Ácido fólico
• Niacina
• Riboflavina (Vitamina B2)
• Tiamina (Vitamina B1)
Minerales
• Calcio
• Yodo
• Hierro
• Magnesio
• Fósforo
• Zinc

La mayoría de las multivitaminas contienen por lo menos 100% del valor diario (DV) para casi todas las vitaminas, pero usualmente no contienen 100% del DV para los minerales. (El DV es la cantidad de una vitamina o mineral que una persona debe consumir a diario. La Administración de Alimentos y Drogas establece los valores diarios para los Estados Unidos.)
• Asegúrese de que la multivitamina contenga 400 microgramos de ácido fólico.
• No espere que la multivitamina provea 100% del DV para el calcio. Esa cantidad de calcio haría que la tableta sea muy grande como para tragarla. Para obtener suficiente calcio, coma alimentos ricos en calcio como la leche, yógur, queso y brócoli. Al igual, hable con su proveedor de cuidado de salud sobre el tomar un suplemento de calcio con la multivitamina.

Evite las dosis altas. Algunas vitaminas y minerales pueden ser tóxicos para las mujeres y bebés en desarrollo si se toman en dosis altas. Ejemplos son el hierro, cromio, selenio y la vitamina A. Para evitar las dosis altas, escoja una multivitamina que contenga no más del 100 por ciento del DV para cada vitamina y mineral. Consulte a su médico antes de tomar cualquier otra cosa que no sea el 100% del DV.

Busque el USP en la etiqueta. Esto significa que la multivitamina se adhiere a las normas del U.S. Pharmacopeia (USP). USP es una organización que establece normas para el contenido, la calidad, purificación y seguridad.
Conozca sobre las marcas populares y las marcas de las tiendas. Mientras compre, recuerde que las marcas populares no son necesariamente mejores que las marcas de las tiendas. De hecho, el mismo manufacturador puede hacer ambas. Las marcas de las tiendas a veces cuestan menos que las marcas populares. Lo más importante es que revise la etiqueta para asegurarse de que obtendrá las vitaminas y los minerales que necesita. Mientras que los médicos pueden recetar vitaminas prenatales, usted puede obtener algunas de las marcas de estas vitaminas en la farmacia sin una receta.

Conozca sobre las vitaminas naturales y sintéticas. En las multivitaminas, las vitaminas naturales y sintéticas ofrecen el mismo beneficio. Las vitaminas naturales cuestan más que las vitaminas sintéticas.
Evite los extras. Evite las multivitaminas que contienen hierbas, enzimas o aminoácidos. Usted no los necesita y añaden al costo. Los remedios herbarios pueden ser tóxicos. Nunca los tome si está tratando de quedar embarazada, está embarazada o lactando. Muchos productos de vitaminas contienen ingredientes adicionales, como las hierbas, que no son considerados esenciales bajo las guías federales. Los científicos médicos no saben si estos ingredientes adicionales son seguros y efectivos, especialmente durante el embarazo.

Revise la fecha de expiración. Las multivitaminas pueden perder fuerza, especialmente en el calor y la humedad. La fecha de expiración le informa cuándo debe comprar un frasco nuevo y tirar el viejo. Compre solamente las multivitaminas que tienen una fecha de expiración en la etiqueta.

Cómo almacenar sus vitaminas. Almacene sus vitaminas en un lugar en donde se acordará tomarlas todos los días. Por ejemplo:
• En la mesa o el mostrador de la cocina
• Al lado de las prendas o joyas y el reloj que usa todos los días
Escoja un lugar seco y fresco. Evite almacenar sus vitaminas en los gabinetes para medicinas que se encuentran en el baño o servicio. Las multivitaminas pueden perder su potencia si se almacenan en lugares calientes y húmedos.

Sus Antecedentes Familiares
Con algo de trabajo, por lo general muy interesante, puede encontrar pistas genéticas que podrían marcar una diferencia importante en su vida y en la vida de sus hijos.

Las historias clínicas de los miembros de su familia pueden proporcionar información importante sobre la salud de los parientes que los precedieron. Las historias clínicas pueden ser herramientas importantes para entender cómo los rasgos hereditarios de una familia pueden interactuar con infecciones, medicamentos, drogas y muchas otras influencias.

Esta investigación puede realizarse en cualquier momento, pero lo ideal es hacerlo antes de decidir tener un hijo o incluso antes de casarse. Las historias clínicas bien documentadas pueden resultar una herramienta diagnóstica útil para todas las consultas médicas, incluido el asesoramiento en genética.

Un formulario de antecedentes médicos familiares puede resultarle útil a usted y a su pareja y puede llevarlo a su cita con el asesor en genética. Si lo desea, puede enviar una copia a otros miembros de la familia para que agreguen toda la información posible sobre la salud de la familia. Muchos de los factores que determinan nuestro estado de salud provienen de nuestros ancestros, por lo que todas las piezas del rompecabezas que pueda encontrar pueden ser importantes.

Saber que algunos de sus ancestros tuvieron glaucoma o cáncer de mama, por ejemplo, puede servirle de aviso para estar más alerta a las señales de advertencia y prestar atención a la detección temprana. Si hay miembros de su familia que tuvieron diabetes, le conviene controlar su peso para compensar esta tendencia.

Algunos "investigadores de genes familiares" recomiendan enviar el formulario a todos los parientes y pedirles que completen los datos médicos, como si padecen enfermedad cardíaca, retraso mental y defectos de audición o visión, así como información sobre otros parientes que conozcan.

Si no tiene suficiente información sobre las generaciones pasadas, por ejemplo sus abuelos, puede intentar conseguir ciertas pistas:
• Obtenga los certificados de defunción de los departamentos de salud del estado. Por lo general, cuestan menos de $10 y registran la edad y la causa de la muerte.
• Busque las historias clínicas de sus parientes de los médicos o de los hospitales en los que murieron
• Conserve copias de los exámenes médicos, resúmenes de alta de hospitales, pruebas neurológicas, cartas de especialistas y cualquier prueba genética sobre sus parientes

Cómo conocer los antecedentes médicos de su familia
Entregue a cada miembro de su familia una copia de un formulario de antecedentes médicos familiares Cada uno puede aportar información sobre sus propios padres, abuelos, tíos y hermanos. También le conviene obtener información sobre los hábitos de vida de sus familiares, por ejemplo si fuman y beben alcohol.

Cuando reciba los formularios completos, estudie las respuestas y tome nota de las enfermedades recurrentes. Es posible que ya sepa que usted y su madre comparten una tendencia a engordar pero si se entera de que su madre y sus tías tenían diabetes, es una novedad importante. Le conviene llevar esta información a su médico o asesor en genética para que la interprete.

Aunque es posible que le preocupe lo que descubra cuando reciba los cuestionarios, la información puede ayudarle a prevenir enfermedades e incluso tragedias en el futuro de su familia. También es posible que descubra que viene de una familia fuerte como un roble.

Sea como fuere, la información que obtenga se convertirá en una herencia muy importante que debe pasar de generación en generación. Si lo desea, puede dibujar un árbol genealógico básico con información médica y hacerlo circular entre sus familiares. A medida que aparezca nueva información, y a medida que tenga más hijos, puede agregar más ramas al árbol.

El Embarazo Después de una Cirugía para Bajar de Peso
Durante los últimos años, se han vuelto más comunes las cirugías para bajar de peso. Algunas celebridades han hecho declaraciones públicas acerca de estas operaciones y las razones por las que se sometieron a ellas. El número de mujeres en edad fértil que se somete a este tipo de cirugía va en aumento.

¿Cómo se realiza la cirugía?
La cirugía para bajar de peso más común es el "bypass gástrico". En esta operación, el cirujano cierra la parte superior del estómago con grapas y deja una pequeña bolsa que sólo puede contener una cantidad pequeña de comida. Luego, el cirujano corta parte del intestino y lo cose sobre la bolsa. Este procedimiento limita la capacidad del paciente de absorber las calorías de los alimentos.

Efectos en el embarazo
Los primeros informes de mujeres que quedaron embarazadas después de haberse sometido a una cirugía para bajar de peso advertían acerca de posibles complicaciones. Los problemas incluían sangrado en el estómago o los intestinos, anemia y el desarrollo limitado del bebé en el útero.

Los estudios más recientes son más alentadores. Sugieren que la cirugía para bajar de peso puede ayudar a proteger a las mujeres obesas y a sus bebés de los siguientes problemas de salud durante el embarazo:
• Diabetes gestacional
• Alta presión arterial
• Bebés demasiado grandes
• Parto por cesárea
Para las mujeres que están pensando en someterse a una cirugía para bajar de peso y que pueden quedar embarazadas en el futuro:
• La cirugía para bajar de peso no es para todas las personas con sobrepeso. Es para aquellas personas que son excesivamente obesas y que tienen problemas de salud como consecuencia de ello.
• Dado que la cirugía para bajar de peso aún es relativamente nueva, se sabe muy poco acerca de sus efectos a largo plazo.
• Hable con su médico y con el especialista que la asistirá en el parto. Infórmese sobre los riesgos y beneficios de los procedimientos para bajar de peso. Los riesgos incluyen, entre otros, cálculos, úlceras sangrantes e incluso la muerte. Asegúrese de estar bien informada antes de tomar una decisión.
Para las mujeres que se han sometido a una cirugía para bajar de peso
• Como bajará rápidamente de peso después de la cirugía, evite quedar embarazada durante 12 a 18 meses después de la operación. La pérdida rápida de peso puede privar al feto de los nutrientes que necesita para crecer y nacer sano.
• Consulte a su médico antes de quedar embarazada.
• Tenga en cuenta que necesitará vitaminas y minerales. Las operaciones para bajar de peso pueden reducir sus niveles de hierro, ácido fólico, vitamina B12 y calcio. Todos ellos son necesarios para un embarazo sano. Las mujeres embarazadas que se han sometido a una cirugía para bajar de peso pueden tener que tomar multivitaminas.
• Algunas mujeres se someten a un tipo de cirugía para bajar de peso que consiste en la colocación de una faja gástrica. Esta faja se utiliza para formar una pequeña bolsa para los alimentos en la parte superior del estómago. Si tiene una faja gástrica, hable con su cirujano, preferentemente antes de quedar embarazada. Es posible que el cirujano deba ajustar la banda para su embarazo.

Emocionalmente
Ser madre es un trabajo exigente que llenará todo su tiempo. Ningún momento es mejor o peor que otro para tener un bebé. Depende de usted y de su pareja. Pero antes de quedar embarazada, piense en los desafíos emocionales y en los cambios en su estilo de vida que deberá enfrentar al tener un hijo. Es importante que usted y su pareja estén de acuerdo en los puntos principales o que comiencen a conversar para resolver sus diferencias antes de concebir.
Hágase estas diez preguntas:
• ¿Por qué desea tener un bebé? ¿Ha tomado la decisión por sí misma? ¿La están presionando su pareja, sus padres o alguna otra persona?
• ¿Cómo influirá un niño en la relación con su pareja? ¿Están listos los dos para ser padres?
• Si no tiene pareja, ¿está preparada para criar a un niño sola? ¿Quién la ayudará?
• ¿Cómo afectará el bebé a sus planes de futuro en el área educativa y profesional?
• ¿Usted y su pareja tienen diferencias religiosas o étnicas? ¿Han conversado sobre cómo manejarán estas diferencias y cómo podrían afectar a su hijo?
• ¿Cómo tiene pensado cuidar a su hijo?
• ¿Está dispuesta a criar a un niño con problemas de salud o necesidades especiales?
• ¿Está dispuesta a levantarse temprano los fines de semana? ¿Está dispuesta a buscar a una persona que cuide a su hijo cada vez que desee salir sin su bebé?
• ¿Le gusta pasar su tiempo con niños? ¿Se ve a usted misma como madre?
• ¿Qué le gustó sobre su infancia? ¿Qué cosas no le gustaron? ¿Qué desea para su hijo?

Físicamente
La salud física de la mamá y el papá antes del embarazo afectala salud de su futuro bebé. Hay ciertas cosas que usted puede hacer antes de quedar embarazada que pueden ayudar a su bebé a.
Los órganos del bebé comienzan a formarse en las primeras cuatro semanas de embarazo, antes de que muchas mujeres se enteren de que está embarazadas.

1. Tome ácido fólico. Tome una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico diariamente antes y durante la primera etapa del embarazo, cuando se están desarrollando el cerebro y la médula espinal del bebé. Lea la etiqueta del frasco de vitaminas para asegurarse de que contenga la cantidad necesaria de ácido fólico.

Lleve una dieta saludable que incluya alimentos ricos en folato, la forma natural de la vitamina. Entre ellos se encuentran los cereales fortificados para el desayuno, las legumbres, las verduras de hojas verdes y el jugo de naranja.

2. Hágase un chequeo médico antes del embarazo. El cuidado preconcepcional es el cuidado médico que usted recibe antes de que quede embarazada. El propósito es evaluar su salud e idenficar aquellos riesgos de salud y del estilo de vida que pueden afectar sus embarazo.
Uno de mejores pasos que usted puede tomar para un embarazo sano es visitar a su profesional de la salud antes de la concepción. Su profesional puede ayudarle a mantenerse lo más sana posible antes y durante el embarazo. Lo ideal es que visite al profesional que cuidará de su salud durante el embarazo, aunque usted también puede visitar a su profesional de cuidado primario.
Podrá explicarle de qué manera puede afectarla el embarazo, controlar los medicamentos que está tomando y asegurarse de que tenga las vacunas al día.

No se olvide de la salud dental. Vea a su dentista antes de quedar embarazada. Si existe la posibilidad de que esté embarazada, déjeselo saber a su dentista y espere a que su bebé nazca para realizarse rayos X dentales.

3. Coma bien y mantenga un peso saludable. Se sentirá mejor y comenzará bien su embarazo si come una variedad de alimentos nutritivos todos los días. Evite los alimentos con alto contenido de grasa y azúcar. Coma alimentso de los cincro grupos alimentario: frutas, vegetales, proteínas (como ave, pescado y frijoles/habichuelas secas), granos, y productos lácteos.

Reduzca la cantidad de cafeína que consume. No tome más de una taza de 12 onzas de café por día. Recuerde que la cantidad de cafeína en una taza de café varía dependiendo del tipo de café, cómo es preparado y la cantidad de café que usa. La cafeína tambén se encuentra en las bebidas gaseosas, ciertos medicamentos y otros alimentos. Pruebe a tomar los cafés o tés descafeinados, o beba agua, leche o jugo. La cafeína también se encuentra en el chocolate, las sodas, y algunos medicamentos sin recetas. Asegúrese de leer las etiquetas en los alimentos, bebidas y medicinas para saber cuanta cafeína estará consumiendo.

Trate de llegar a un peso saludable antes de quedar embarazada. Si tiene sobrepeso, baje de peso antes de intentar quedar embarazada. Si tiene bajo peso, puede resultarle más fácil quedar embarazada si alcanza un peso más saludable. Una vez que comience a buscar el embarazo, no trate de perder peso ya que podría ser nocivo para su bebé. Hable con su profesional de la salud para averiguar cuál es el peso ideal para usted.

4. Deje de fumar y evite el humo de otros fumadores. El fumar puede hacer que le resulte más difícil quedar embarazada. Fumar durante el embarazo puede exponer a su bebé a ciertos problemas graves de salud como el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer. El fumar durante el embarazo puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo y de SIDS (muerte súbita infantil). El mejor momento para dejar de fumar es antes de quedar embarazada. Si necesita ayuda, consulte a su profesional de la salud. El humo de los cigarrillos de otras personas también puede ser peligroso. Evite el humo del cigarrillo de los demás también.

5. Deje de beber alcohol. Beber cualquier tipo de alcohol (licores, vino, cerveza, wine coolers, etc.) puede hacer que le resulte más difícil quedar embarazada. Beber alcohol antes o durante el embarazo puede poner a su bebé en riesgo de desarrollar ciertas condiciones que pueden resultar en problemas como:
• Síndrome de alcoholismo fetal (FAS), una combinación de defectos físicos y mentales
• Bajo peso al nacer
• Defectos cardíacos, problemas del crecimiento y problemas con el desarrollo cerebral
Si necesita ayuda para dejar de beber, consulte a su profesional de la salud.

6. No consuma drogas ilegales. Consumir drogas ilegales o "drogas de la calle" durante el embarazo puede ser peligroso para la madre y el bebé. Las mujeres que usan cocaína corren un riesgo más alto de sufrir un aborto espontáneo y de tener un parto prematuro. Los bebés expuestos a la heroína tienen más probabilidades de nacer adictos. Los bebés expuestos a las drogas ilegales tienen más probabilidades de tener problemas de aprendizaje o del comportamiento más tarde en sus vidas. Las mujeres que usan metamfetaminas o marijuana pueden tener bebés demasidos pequeños. Si necesita ayuda, consulte a su profesional de la salud.

7. Evite las infecciones. Algunas infecciones pueden ser peligrosas para la salud del bebé durante su desarrollo. Lávese bien las manos con agua y jabón luego de haber usado el baño o servicio, luego de sonarse la nariz o de tocar tierra. Evite consumir alimentos no seguros como las carnes o los pescados crudos, y los productos lácteos no pasteurizados. Cocine siempre bien la carne y los huevos. Lave bien todas las frutas y las verduras. Si usted tiene un gato, pídale a otra persona que cambie el arenero del gato. Manténgase alejada de los roedores, incluyendo las mascotas como los ratones, hamsters y conejillos de Indias.

Averigue si usted tiene una infección de transmisión sexual (ITS). Sin tratamiento, estas infecciones pueden poner en riesgo a la mujer embarazada y su bebé. En la visita preconcepcional, pídale a su profesional de la salud que le realice una prueba para el VIH u otras ITS. Para evitar las infecciones de transmisión sexual, mantenga relaciones sexuales con una sola persona que no tenga ninguna otra pareja sexual o una ITS y/o utilice preservativo.

8. Evite las sustancias y los productos químicos peligrosos. Evite los productos químicos peligrosos, como los productos de limpieza y pesticidas. Aléjese de los limpiadores con olores fuertes, los químicos y las pinturas. Reduzca su riesgo usando guantes de goma y trabajando en un lugar bien ventilado. Si las tuberías de agua en su casa tienen bastante años, hágales una prueba para el plomo o beba agua de botella o filtrada. Consulte a su profesional de la salud sobre las sustancias y productos químicos que pueden ser peligrosos para usted.

9. Aprenda sobre la genética. Su profesional de la salud elaborará su historia clínica y le hará preguntas sobre la salud de los miembros de su familia. Basándose en esta información, su médico o enfermera podrá recomendarle que consulte a un especialista en genética para averiguar si corre el riesgo de tener un bebé con un defecto de nacimiento.

10. Evite el estrés. El estrés no es bueno ni para usted ni para el bebé, antes, durante o después del embarazo. Demasiado estrés puede aumentar el riesgo de parto prematuro y de bajo peso al nacer. Empiece a reducir el estrés ahora. Identifique las causas del estrés y trate de reducirlas. Pídale apoyo emocional a su pareja, familiares y amigos. O busque ayuda profesional. Use técnicas de relajación, como el respirar profundo. Llame a una línea de ayuda o pida ayuda de su profesional de la salud u otra persona en la que usted confía si usted está en una relación en la que corre el peligro de lastimarse. Esto puede ser el abuso verbal o físico.

Haga ejercicio regularmente. Hacer ejercicio por 30 minutos todos o casi todos los días de la semana es una buena manera de mantener y perder peso, aumentar su estado físico y reducir el estrés. Si usted no está haciendo ejercicio, ahora es el mejor momento de comenzar. Hable con su profesional de la salud acerca de las mejores actividades para usted. Algunas buenas opciones son el caminar, nadar y yoga.

El control de la diabetes antes del embarazo
Casi 9 de cada 100 mujeres de los Estados Unidos tienen diabetes. Alrededor de 3 de esas 9 no lo sabe. Es muy importante que todas las mujeres consulten a su profesional de la salud regularmente para seguir esta enfermedad y aprender a controlarla.

Si tiene diabetes y está embarazada o tratando de quedar embarazada, el profesional de la salud querrá brindarle cuidados extra especiales. Se considera que las embarazadas que tienen diabetes antes del embarazo (diabetes preexistente) tienen un embarazo de alto riesgo.

El embarazo de alto riesgo no significa necesariamente que usted tendrá problemas. En cambio, significa que su profesional de la salud prestará atención especial a su salud y podrá consultar con otros especialistas para ayudarla a tener un embarazo sano.

Antes del embarazo
Es importante que la gente que vive con diabetes controle el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre. Eso es especialmente cierto para las mujeres que desean quedar embarazadas.
• Durante las primeras 8 semanas de embarazo, se empiezan a formar el cerebro, el corazón, los riñones y los pulmones del bebé.
• Los niveles altos de azúcar en la sangre son especialmente perjudiciales para los bebés por nacer durante esta etapa temprana del embarazo. Demasiada glucosa en la sangre puede causar defectos de nacimiento.
• Lamentablemente, la mayoría de las mujeres no se da cuenta de que está embarazada hasta las 5 ó 6 semanas aproximadamente después de la concepción.
Si está planeando quedar embarazada, use esta lista para ayudarla a prepararse para el embarazo:
• Controle su diabetes de 3 a 6 meses antes de empezar a intentar quedar embarazada.
• Tome una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días. Su profesional de la salud podrá aumentarle la dosis diaria de ácido fólico para ayudar a reducir el riesgo de defectos de nacimiento.
• Si ya está embarazada, consulte de inmediato al profesional de la salud para que le brinde atención prenatal. Eso le ayudará a tener el resultado más sano.
• Hable con su profesional de la salud sobre los medicamentos que está tomando actualmente y si son seguros para el embarazo. Es posible que el profesional de la salud regule algunos medicamentos para ayudarla a tener un embarazo sano.
• Con la aprobación del profesional de la salud, añada actividad física regular a su rutina diaria.
• Hable con una dietista o educadora en diabetes para que la ayude a crear un plan de comidas sanas.
• Consulte a los especialistas que le recomiende su profesional de la salud. Esos expertos pueden ayudarla a controlar mejor la diabetes y otras complicaciones que puedan surgir durante el embarazo.
Estos son ejemplos de esos especialistas. El perinatólogo se concentra en embarazos de alto riesgo. El endocrinólogo se dedica a los problemas del sistema endocrino, incluida la diabetes. El sistema endocrino consiste en las glándulas que producen hormonas.

Durante el embarazo
Las mujeres diabéticas tienen casi las mismas probabilidades que las mujeres sin diabetes de tener un bebé sano. Pero deben controlar los niveles de azúcar en la sangre antes y durante el embarazo. Si la diabetes no está bien controlada, la mamá y el bebé podrían enfrentarse a graves complicaciones de salud:
• Es más probable que la madre sufra un aborto espontáneo y nacimiento sin vida.
• Es de 2 a 4 veces más probable que el bebé padezca un defecto de nacimiento grave que otros bebés. Los defectos del corazón y del tubo neural son más comunes entre los bebés nacidos de mujeres diabéticas.
• Es probable que el bebé sea muy grande (de 10 libras o más). Esto complica el parto vaginal y el bebé corre riesgos de sufrir lesiones durante el parto.

Medicamentos para la diabetes
Durante el embarazo, el medicamento para la diabetes más seguro es la insulina. La insulina es una hormona que ayuda al cuerpo a controlar su nivel de azúcar en la sangre. La gente diabética tiene problemas para elaborar insulina o para responder a ella, y posiblemente deba usar medicamentos para ayudarle a controlar el nivel de azúcar en la sangre. Su profesional de la salud trabajará con usted para crear un plan personal de uso habitual de la insulina.
• Si está tomando pastillas para la diabetes, el profesional se las cambiará a insulina. Los profesionales de la salud no recomiendan las pastillas porque los investigadores no están seguros si crean un riesgo durante el embarazo.
• Durante el embarazo, algunas mujeres se tornan menos capaces de responder a la insulina. A eso se lo llama “resistencia a la insulina”. Deberá cambiar el tipo y la cantidad de insulina que toma.
• A medida que se acerca el final del embarazo, el cuerpo posiblemente necesite más insulina que al principio del embarazo. Eso puede significar duplicar o incluso triplicar la cantidad que normalmente usaba.
Algunos medicamentos no son seguros para el bebé por nacer. Hable con el profesional de la salud sobre todos los otros medicamentos que actualmente usa. Éste le dirá cuáles son seguros, cuáles son peligrosos y cuáles debe cambiar.
Nivel bajo de glucosa en la sangre (Hipoglucemia)
Durante el embarazo, las mujeres con diabetes preexistente corren mayor riesgo de tener un nivel bajo de glucosa en la sangre. Esa condición se llama “hipoglucemia”. Cuando los niveles de glucosa en la sangre son demasiado bajos, el cuerpo no puede obtener la energía que necesita. Por lo general, la hipoglucemia es moderada y puede tratarse fácilmente comiendo o bebiendo algo con azúcar. Pero si no se la trata, la hipoglucemia le puede causar desmayos.

El nivel bajo de glucosa en la sangre puede ser causado por:
• Comidas o refrigerios que son muy pequeños, cuya ingestión se demora o que se saltan
• Dosis de insulina demasiado altas
• Aumento de la actividad o ejercicios
Nivel alto de glucosa en la sangre (Hiperglucemia)
Cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina o no puede usarla correctamente, quizás usted corra el riesgo de tener un nivel alto de glucosa en la sangre, llamado “hiperglucemia”. Esa condición puede ser causada por:
• Un desequilibrio entre las comidas y la medicación
• Comer el tipo inapropiado de alimentos
• Comer más de lo normal
• Estar menos activa de lo normal
• Enfermedad
• Estrés

Si tiene un nivel alto de glucosa en la sangre, asegúrese de hablar con su profesional de la salud. Éste podrá sugerirle un cambio de insulina, en el plan de comidas o en la rutina de actividad física. Los síntomas del nivel alto de glucosa en la sangre incluyen:
• Orinar con frecuencia
• Sed
• Pérdida de peso

Comer saludablemente
Si no ha consultado todavía a una dietista, ahora es un buen momento para comenzar. La dietista es una especialista en nutrición y alimentación sana. Consulte con su compañía de seguro de salud para ver si cubre el costo de consultar a una dietista. La dietista puede:
• Ayudarle a aprender qué debe comer, cuánta cantidad y con qué frecuencia
• Ayudarle a entender los tamaños y cantidad de las porciones de sus comidas
• Crear un plan de comidas adaptado a sus necesidades, gustos y preferencias
• Trabajar con usted para fijar metas sanas de aumento de peso durante el embarazo

Ejercicio físico
Con la autorización de su profesional de la salud, la actividad física diaria puede ayudarle a alcanzar los niveles deseados de glucosa en la sangre. También puede ayudarle a mejorar otros problemas de salud que tenga, como la presión arterial alta o el colesterol alto.
• Las embarazadas sanas deben hacer al menos 2 ½ horas de ejercicios aeróbicos por semana.
• Eso significa que la mayoría de las embarazadas debe tratar de hacer 30 minutos de ejercicios aeróbicos la mayoría de los días, sino todos.
• Ejemplos de ejercicios aeróbicos incluyen caminar, nadar y bailar.

Después de la llegada del bebé
Ahora que ha recibido a su nuevo bebé al mundo, existen ciertos pasos que puede adoptar para ayudarle a controlar la diabetes después del parto.
• Para la mayoría de las mujeres se recomienda la lactancia materna. De esta forma, se ayuda a su bebé a tener la nutrición que necesita para mantenerse sano, además de los beneficios extra para las mamás también.
• Como las mujeres que dan pecho suelen necesitar más calorías todos los días que las que no dan pecho, la dietista trabajará con usted para crear una dieta sana adecuada para usted.
• Después del parto, quizás necesite menos insulina de lo normal durante varios días. Dar pecho puede reducir también la cantidad de insulina que necesite. No hay riesgo de tomar insulina mientras dé pecho.
• No se recomiendan las pastillas para la diabetes para las mujeres que dan pecho.
• Dar a luz puede aumentar su riesgo de tener un nivel bajo de glucosa en la sangre, en particular si está dando pecho. Trate de comer un refrigerio sano antes o después de dar pecho. Su profesional de la salud podrá sugerirle que se controle el nivel de glucosa en la sangre con más frecuencia de lo normal.
Para informarse más sobre la diabetes, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Si está pensando en tratamientos para la fertilidad
¿Hace mucho tiempo que está intentando quedar embarazada? ¿Está empezando a preguntarse si podrá alguna vez? Le aseguramos que no es la única. Muchas mujeres necesitan tratamiento médico especial para ayudarlas a quedar embarazadas.

¿Cuándo debería empezar a pensar en el tratamiento para la fertilidad?
Si ha estado intentando quedar embarazada durante 3 ó 4 meses, siga intentando. Quizás le lleve más tiempo e incluso más de lo que pensaba.
Tal vez desee pensar en el tratamiento para la fertilidad si:
• Tiene menos de 35 años y ha estado intentando quedar embarazada durante al menos un año.
• Tiene más de 35 años y ha estado intentando quedar embarazada durante al menos 6 meses.
¿Qué debo hacer antes de obtener tratamiento para la fertilidad?
Éstas son algunas de las cosas que usted y su pareja pueden hacer para averiguar si necesita tratamiento:
• Hable con su médico para ver si necesita o no tratamiento.
• Averigüe de qué manera los factores como el tabaco y el peso afectan su capacidad de quedar embarazada. Quizás pueda hacer cambios en su vida que le ayuden a quedar embarazada sin tratamiento para la fertilidad. Hable con su médico sobre lo que puede hacer para aumentar su probabilidad de quedar embarazada por su cuenta sin tratamiento para la fertilidad.
• Comunique a su médico las enfermedades y otros problemas de salud de su familia.
• Lleve un diario mensual de sus períodos menstruales. Se le llama diario menstrual. Anote la fecha en que comienza y termina su período todos los meses. Eso le ayudará a calcular cuándo ovula (produce un óvulo) y si sucede. Si tiene presente cuándo ovula, sabrá cuáles son los mejores momentos del mes en los que tener relaciones sexuales con su pareja para intentar quedar embarazada.
• Pídale a su pareja que se haga analizar el esperma para verificar que sea saludable.
• Hágase una prueba para cersiorarse de que no tenga problemas con las trompas de falopio o con el útero (matriz). Cuando el ovario libera un óvulo, éste viaja por las trompas de falopio hacia el útero.

¿Cuándo y cómo escojo un especialista y centro de fertilidad?
La mayoría de las parejas comienzan visitando con un obstetra-ginecólogo o el médico de familia. Dado que la infertilidad es un campo de la medicina sumamente técnico, hable con su médico para averiguar si necesita ver un especialista.

El adiestramiento médico avanzado es necesario para ser especialista. Los doctores usualmente estudian el campo de la endocronología reproductiva para las mujeres y la urología para los hombres. Los especialistas pueden ofrecer una variedad de tratamientos.

Éstas son algunas cosas en que pensar cuando elija un especialista:
• ¿Cuál es el porcentaje de éxito del centro de fertilidad? Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades tiene un reporte que provee esta información de algunos centros. Usted puede llamar al 1-800-CDC-INFO (232-4636) para más información.
• ¿Cuántas mujeres que se trataron en el centro tienen embarazos múltiples? Cuántas mujeres que recibieron tratamiento en el centro quedan embarazadas de múltiples bebés. Busque el porcentaje de embarazos con gemelos, trillizos o más. March of Dimes recomienda utilizar una clínica con porcentajes bajos de embarazos múltiples.
• ¿Está el centro cerca de su casa?
• ¿Paga su seguro el costo del especialista y el tratamiento?

¿Qué debo saber acerca del diagnóstico y tratamiento?
El médico realiza una examinación física, toma el historial médico y, a veces, ordena pruebas especializadas.

Cuando se encuentra la posible causa para la infertilidad, los tratamientos más comunes son:
• La medicación para la mujer para ayudar a que el cuerpo libere óvulos (ovulación). Ejemplos de estos medicamentos son el Clomid, Serophene y clomifeno. Algunos de estos medicamentos aumentan el número de óvulos que la mujer produce durante un cilco. Esto puede resultar en un embarazo múltiple (mellizos, trillizos o más). La inyecciones de hormonas también se pueden administrar.
• Realizar cirugía en el hombre o la mujer para reparar parte del aparato reproductivo. Por ejemplo, una mujer puede que tenga cicatrices en las trompas de falopio. Estas trompas llevan el óvulo al útero (matriz). Un hombre puede tener un problema que se le haga difícil al esperma a que circule normalmente. Condiciones como estas con frecuencia se pueden corregir con cirugía.

De acuerdo con la American Society for Reproductive Medicine (ASRM), la mayoría de los casos (85 - 90 por ciento) de infertilidad son tratados con medicamentos o cirugía.

Entre los tratamientos más avanzados para la infertilidad se encuentran:
• Inseminación artificial o intrauterina (IUI), en donde se inserta el esperma del hombre o de un donante en el útero de la mujer.
• Tecnología reproductiva asistida (ART), por el cual los óvulos de la mujer son extraídos quirúrgicamente, combinados con el esperma en el laboratorio, y luego son regresados a su cuerpo. La fertilización in vitro es el procedimiento de ART más común.

Las parejas a veces escogen pedir a otra persona a que done óvulos, esperma o un embrión. (Embrión es la palabra que usa para describir el organismo humano desde la concepción hasta aproximadamente la semana 8.) Otras hacen arreglos con una mujer para que cargue el bebé por ellos. Estas opciones envuelven asuntos serios éticos y legales y se deben tomar con mucho cuidado.

¿Existen problemas con los tratamientos para la fertilidad para el bebé o la mujer?
El tratamiento para la fertilidad ayuda a muchas mujeres a quedar embarazadas. Pero puede ocasionar algunos problemas.

El problema más grave es que el tratamiento puede ocasionarle un embarazo múltiple (gemelos, trillizos o más). Hay más probabilidades de que los bebés de embarazos múltiples nazcan prematuros (antes de las 37 semanas completas de embarazo). Los bebés prematuros son más propensos a tener problemas después de nacidos, como problemas respiratorios, de la vista y de la audición.
Estar embarazada con más de un bebé también puede causar problemas para la mujer. Por ejemplo, la alta presión arterial, el parto prematuro, el sangrado y los problemas con la placenta, y la diabetes.

En algunos casos los medicamentos para la fertilidad pueden agrandar los ovarios de la mujer. La mujer puede sentir dolor, hinchazón, náusea y vómitos. Si la condición empeora, es posible que la mujer tenga que ser hospitalizada.
Ambos, la cirugía reproductiva y el ART, puede causar sangrado, infección, o daños a los órganos y vasos sanguíneos.

Tan sólo un bebé nacido luego de ART tiene más probabilidades de tener problemas que un bebé nacido sin tratamiento para la fertilidad. Estos problemas incluyen el nacimiento demasiado temprano o nacer muy pequeño.
Muchos expertos se preocupan que el ART puede estar relacionado a ciertos defectos congénitos raros. Se necesitan más investigaciones para aprender sobre este posible riesgo.

¿Paga el seguro de salud por los tratamientos para la fertilidad?
La cobertura de seguro para los tratamientos de infertilidad varían entre empresas y estados. Dado que los tratamientos pueden ser costosos, asegúrese de aprender sobre el costo y su cobertura de seguro mientras esté pensando en las opciones para el tratamiento.

¿Para las mujeres que reciben ART, cuántos embriones son usualmente trasladados al cuerpo de la mujer a la vez?
El número de embriones depende de la edad de la muer y sus circunstancias individuales. March of Dimes y muchos expertos en fertilidad están de acuerdo que es importante reducir las probabilidades de quedar embarazada con múltiples, especialmente con tres o más bebés.

Las pautas médicas ayudan a los especialistas a decidir el número de embriones a trasladar. El objetivo de estas pautas es ofrecerle a las mujeres la mejor probabilidad de quedar embarazadas y a la vez reducir las probabilidades de múltiples. Las siguientes recomendaciones son de la American Society of Reproductive Medicine.
• Para las mujeres menores de 35 años: Trasladar de 1 a 2 embriones, dependiendo de la evaluación del médico
• Para las mujeres entre 35 y 37 años: Trasladar de 2 a 3 embriones, dependiendo de la evaluación del médico
• Para las mujeres entre 38 y 40 años: Trasladar de 3 a 4 embriones, dependiendo de la evaluación del médico
• Para las mujeres mayores de 40 años: Trasladar no más de 5 embriones
En algunos casos se pueden trasladar más embriones. Por ejemplo, si la mujer ya ha tenido dos o más tratamientos de fertilización in-vitro sin resultado, más embriones se pueden trasladar.

La lista para la preparación del embarazo
¿Está usted lista para quedar embarazada? Use la siguiente lista para averiguarlo. Marque aquellos pasos que usted ya ha tomado.
o He hablado con mi pareja acerca de tener un bebé.
o He comenzado a ahorrar dinero para las cosas que necesito para el bebé.
o Estoy tomando una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días.
o Me realicé un chequeo médico antes de tratar de quedar embarazada.
o He dejado de fumar, beber alcohol o usar drogas.
o Le he preguntado a mi profesional de la salud acerca de las medicinas que tomo.
o Estoy en mi peso ideal.
o Conozco los gastos por maternidad que mi seguro médico pagará.

Si usted marcó todos los pasos, entonces está lista. Trate de tomar todos los pasos antes de empezar a tratar de quedar embarazada. Imprima esta página como un recordatorio de aquellas cosas que todavía le faltan por hacer.

Recomendaciones Para Tener un Bebé Sano
Algunos partos prematuros y defectos de nacimiento pueden evitarse con una vida saludable antes del embarazo y durante el mismo. March of Dimes sugiere los siguientes pasos a tomar para ayudar a que su bebé nazca sano.
1. Tome una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico por día antes de la concepción, para ayudar a reducir las posibilidades de defectos de nacimiento en el cerebro o la columna vertebral llamados defectos del tubo neural. Los defectos del tubo neural, como la espina bífida y la anencefalia, se producen en las primeras semanas de gestación, a menudo antes de que la mujer sepa que está embarazada.
2. No fume y evite los ambientes con humo. El tabaco puede dificultar el embarazo y aumentar el riesgo de un parto prematuro.
3. No consuma alcohol ni drogas ilícitas. Pueden provocar problemas de salud crónicos.
4. Consulte a su médico antes de tomar cualquier medicación, aunque se trate de hierbas.
5. Mantenga un peso saludable. El exceso de peso o el peso por debajo de lo normal pueden aumentar el riesgo de partos prematuros y defectos de nacimiento.
6. Hágase un chequeo previo al parto y pregunte a su médico qué puede hacer para que el embarazo dure los nueve meses.
7. Coma comida sana. Reduzca la cantidad de cafeína, evite los pescados con alto contenido de mercurio, la comida cruda o no cocinada suficientemente, y los jugos y productos lácteos no pasteurizados.

Pensando en el embarazo después de haber tenido un bebé prematuro
Aunque haga todo bien, es posible que su bebé nazca demasiado pronto. Usted sabe que esto es cierto porque ya tuvo un bebé que nació antes de las 37 semanas completas de embarazo. A eso se le llama nacimiento prematuro.
Quizás esté pensando en quedar embarazada otra vez. Pero esta vez querrá completar sus 9 meses. Este artículo es para las mujeres que han tenido un bebé prematuro y a quienes les preocupa tener otro. Le explica qué puede hacer usted y su profesional de salud para ayudarla a cumplir los 9 meses de embarazo.

A continuación encontrará algunas de las preguntas que con frecuencia las mujeres que han tenido un bebé prematuro hacen.
Ya tuve un bebé prematuro. ¿Qué puedo hacer para ayudarme a completar los nueve meses de embarazo?
Sólo por haber tenido un bebé prematuro, no significa que su próximo bebé nacerá muy temprano. Es posible que usted y su profesional puedan tomar medidas que le ayuden a conservar el embarazo más tiempo. Es mejor que hable con su profesional sobre estas cosas antes de quedar embarazada de nuevo.

¿Por qué nació demasiado temprano mi bebé?
Puede ser que su profesional no sepa por qué su bebé nació antes de tiempo. A veces el trabajo de parto comienza temprano sin ninguna señal. Otras veces, los profesionales deben iniciar el parto temprano si la salud de la madre o del bebé está en peligro. Pero quizás usted y su profesional puedan tomar medidas que le ayuden a tener un embarazo más largo la próxima vez.

¿Debo ver un médico especial?
Hable con su profesional para evaluar si le conviene pedir una segunda opinión de un especialista. El especialista es el doctor capacitado para atender a las mujeres con más probabilidades de tener un bebé antes de tiempo. Su profesional puede ayudarla a buscar este doctor especializado.

¿Por qué algunas mujeres tienen más probabilidades de tener un bebé prematuro?
Nadie sabe a ciencia cierta cuál es la causa de que una mujer tenga un bebé prematuro. Pero hay ciertos factores de riesgo que hacen que una mujer tenga más probabilidades de tener un bebé muy temprano.

Un factor de riesgo es una razón conocida por la que algo podría terminar mal. Por ejemplo, fumar es un factor de riesgo de tener un bebé prematuro. Si una mujer fuma, tendrá más probabilidades que las mujeres que no fuman de tener un bebé prematuro.

¿Qué puedo hacer acerca de mis factores de riesgo?
Algunos de los factores de riesgo son cosas que usted no puede cambiar. Por ejemplo, haber tenido un bebé prematuro. Pero otros factores de riesgo son cosas que usted puede controlar. Por ejemplo, dejar de fumar.

Estos son algunos factores de riesgo que usted puede controlar. Hable con su profesional de la salud sobre estos factores de riesgo. Aprenda que más puede hacer.

Factor de riesgo: Quedar embarazada demasiado pronto después de tener un bebé Qué puede hacer: Espere por lo menos 18 meses antes de quedar embarazada otra vez. De esa forma, su cuerpo tendrá tiempo de recuperarse.

Algunas mujeres no pueden esperar este tiempo ya sea por la edad u otras razones. Consulte con su profesional antes de embarazarse de nuevo.

Factor de riesgo: Tener ciertos problemas de salud como presión de la sangre alta o diabetes
Qué puede hacer: Consulte a su profesional antes de quedar embarazada otra vez. Pregunte qué tratamientos hay para sus problemas de salud.

Factor de riesgo: Tener una infección durante el embarazo
Qué puede hacer: Llame a su profesional si siente ardor cuando va al baño. Lávese bien las manos con agua y jabón después de ir al baño o de sonarse la nariz. Protéjase al tener relaciones sexuales para no contraer una infección de transmisión sexual, como el VIH o el herpes.
Factor de riesgo: Tener sobrepeso o no tener suficiente peso
Qué puede hacer: Hable con su profesional sobre:
• Su peso
• Qué alimentos sanos comer
• Cuánto debe aumentar durante el embarazo
Factor de riesgo: Fumar, beber alcohol o usar drogas
Qué puede hacer: Deje de fumar, beber alcohol o usar drogas. Aléjese de situaciones o lugares, como fiestas o bares, donde se vea tentada de fumar, beber o usar drogas. Pregunte a su profesional si hay programas en su área que la ayuden a dejar estos hábitos.
Factor de riesgo: Tener mucho estrés en su vida
Qué puede hacer: Practique ejercicios físicos y coma alimentos sanos. Pida a sus amigos y familiares que la ayuden en la casa. Pida ayuda si su pareja abusa de usted. Si trabaja, hable con su jefe para reducir el estrés en el trabajo. Consulte a un consejero para aprender otras formas de reducir el estrés.
Puntos clave para recordar:
• Conozca cuáles son sus factores de riesgo de tener otro bebé prematuro y qué puede hacer.
• Haga preguntas a su profesional antes de quedar embarazada otra vez. Pregunte si puede hacer algo para tener un embarazo más largo la próxima vez.
• Pregunte sobre los tratamientos que puedan ayudarla a tener los 9 meses completos.
• Conozca las señales del parto prematuro y qué hacer en ese caso.

El cuidado de salud antes del embarazo
Los cuidados previos a la concepción son los cuidados que una mujer en edad fértil recibe antes del embarazo o entre embarazos. Este tipo de cuidados se ocupa de los factores de riesgo biomédicos, de conducta y sociales que pueden afectar la salud de la mujer. El objetivo es proporcionar a la mujer la información y el tratamiento necesarios antes del embarazo para mejorar su salud y reducir los riesgos para su futuro bebé.

Todas las mujeres en edad fértil pueden tomar medidas antes de quedar embarazadas para aumentar sus probabilidades de tener un bebé sano nacido a término. Cada vez son más los bebés que nacen de forma prematura (antes de las 37 semanas de gestación), lo que aumenta el riesgo de problemas de salud graves. A través de los cuidados previos a la concepción, la mujer puede aprender qué debe hacer antes de quedar embarazada para proteger su salud y aumentar al máximo sus probabilidades de tener un bebé sano.

¿Por qué es importante someterse a un examen médico antes de la concepción?
Un examen médico previo a la concepción permite a la mujer asegurarse de que se encuentra lo más saludable posible antes de concebir. Su médico puede identificar, y a menudo tratar, trastornos de salud que podrían representar un riesgo durante el embarazo como, por ejemplo, la hipertensión arterial, la diabetes y ciertas infecciones. El médico puede brindar a la mujer información acerca de factores como la alimentación, el peso, el hábito de fumar, el consumo de alcohol y las situaciones ocupacionales que pueden representar un riesgo para el embarazo. Asimismo, el médico puede asegurarse de que la mujer tenga sus vacunas al día y que los medicamentos que está tomando no impliquen riesgos para su embarazo.

El médico también le hará preguntas a la mujer acerca de sus antecedentes médicos y los de su pareja y su familia. Si la mujer o su pareja tienen antecedentes de defectos congénitos o nacimientos prematuros o si presentan un alto riesgo de trastornos genéticos debido a antecedentes familiares, al grupo étnico al que pertenecen o a su edad, el médico puede derivarlos a un especialista en genética.

¿Cuál es la tarea de un especialista en genética?
El especialista en genética evaluará las probabilidades de que los futuros hijos de la pareja tengan una determinada enfermedad genética. El especialista puede indicarles análisis de sangre (denominados pruebas de portador) para identificar si son portadores de ciertas enfermedades genéticas. Si ambos padres son portadores de una enfermedad, cada uno de sus hijos tiene un 25 por ciento de probabilidades de heredar la enfermedad. Pueden realizarse pruebas de portador de varias enfermedades como, por ejemplo:
• Fibrosis quística, una enfermedad de los pulmones y el sistema digestivo que generalmente afecta a las personas de origen caucásico pero que también puede afectar a los niños de diferentes extracciones.
• Enfermedad de Tay-Sachs, que causa daños cerebrales fatales y generalmente ocurre en los descendientes de judíos de Europa Oriental y en algunas personas no judías de origen francés canadiense y cajún.
• Anemia falciforme, una enfermedad de la sangre que afecta principalmente a personas de origen afroamericano.
• Talasemia, una enfermedad de la sangre que afecta principalmente a personas de ascendencia mediterránea, africana y del sur asiático.

La realización de estudios genéticos y el asesoramiento previo al embarazo pueden ofrecer a la pareja una mayor seguridad de que sus hijos no corren un riesgo elevado de tener una enfermedad hereditaria específica. El asesoramiento en genética también les brinda a los portadores la posibilidad de comprender sus riesgos y evaluar diferentes opciones. Otras mujeres que pueden beneficiarse con el asesoramiento en genética incluyen aquellas de más de 35 años, las mujeres que tienen ciertos trastornos genéticos (como fenilcetonuria) y las mujeres que han tenido un hijo con un defecto del tubo neural (defecto congénito del cerebro y la médula espinal).

¿Por qué se recomienda a las mujeres en edad fértil tomar ácido fólico?
El ácido fólico es una vitamina B que puede ayudar a prevenir los defectos congénitos, en particular los defectos del tubo neural. Los estudios han demostrado que, si todas las mujeres consumieran la cantidad recomendada de ácido fólico antes del embarazo y durante los primeros meses del mismo, podría prevenirse hasta el 70 por ciento de todos los defectos del tubo neural.1,2 Los estudios también sugieren que el ácido fólico podría ayudar a evitar otros defectos congénitos, como labio leporino, paladar hendido y defectos congénitos relacionados con el corazón.1 Un estudio reciente también sugiere que las mujeres que toman ácido fólico desde al menos un año antes de la concepción pueden reducir su riesgo de tener un bebé prematuro.

Para prevenir los defectos del tubo neural, March of Dimes recomienda a todas las mujeres en edad fértil tomar diariamente un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico desde antes de quedar embarazadas, como parte de una dieta sana. Las mujeres que sigan este consejo, basado en las recomendaciones del Instituto de Medicina (Institute of Medicine, IOM),3 podrán obtener todo el ácido fólico y otras vitaminas que necesitan. También pueden incorporar el ácido fólico necesario si consumen diariamente cereales enriquecidos con ácido fólico que contengan 100 por ciento del valor diario recomendado de ácido fólico (400 microgramos). Una dieta saludable incluye alimentos fortalecidos con ácido fólico y alimentos ricos en folato, la forma natural del ácido fólico que se encuentra en los alimentos. Muchos productos derivados de granos, como la harina, el arroz, las pastas, el pan y los cereales, están fortificados con ácido fólico. Entre los alimentos ricos en folato se encuentran las verduras de hojas verdes, las legumbres, las naranjas y el jugo de naranja.

Las mujeres que han tenido un embarazo afectado con un defecto del tubo neural deben tomar una dosis más alta de ácido fólico. La ingesta diaria de dosis mayores de ácido fólico (4,000 microgramos o 4 miligramos), desde al menos un mes antes del embarazo y durante el primer trimestre del mismo, reduce en aproximadamente un 70 por ciento las probabilidades de tener otro embarazo afectado por dicho trastorno.5 Las mujeres con diabetes o epilepsia y las mujeres obesas también están expuestas a un mayor riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural.1 Las mujeres que presenten estas afecciones deben consultar a su médico antes de quedar embarazadas ya que es posible que necesiten una dosis mayor de ácido fólico.
¿Qué vacunas podría necesitar una mujer antes de quedar embarazada?
Durante la visita previa a la concepción, el médico puede indicar a la mujer un análisis de sangre para determinar si es inmune a la rubéola (también conocida como sarampión alemán) y a la varicela. Estas dos enfermedades pueden provocar defectos congénitos y otras complicaciones si la mujer las contrae durante el embarazo. Si la mujer no es inmune, se debe vacunar antes de quedar embarazada. Deberá esperar un mes luego de haberse vacunado antes de intentar quedar embarazada. Las mujeres que presentan un riesgo elevado de contraer hepatitis B (como las profesionales de la salud) que no se han vacunado deben considerar aplicarse la vacuna contra dicha enfermedad antes o durante el embarazo. Esta enfermedad puede transmitirse al bebé durante el parto. El médico también podrá recomendar a la mujer otras vacunas, como la vacuna contra la gripe.
¿Qué enfermedades maternas deben tratarse antes del embarazo?
• Diabetes: las mujeres con una diabetes mal controlada desde antes del embarazo tienen aproximadamente tres veces más probabilidades que las mujeres no diabéticas de tener un bebé con algún defecto congénito grave.6 Dichas mujeres también presentan un riesgo mayor de aborto espontáneo, de nacimiento sin vida y de tener a un bebé de gran tamaño. El control del azúcar en la sangre antes del embarazo y durante los primeros meses del mismo puede ayudar a prevenir los defectos congénitos.
• Alta presión arterial: la alta presión arterial crónica puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo, incluso problemas de placenta, crecimiento fetal insuficiente y preeclampsia (un trastorno relacionado con el embarazo que se caracteriza por el aumento de la presión arterial y las proteínas en la orina).
• Lupus eritematoso sistémico: esta enfermedad autoinmune puede provocar síntomas similares a los de la artritis, enfermedades en los riñones, erupciones en la piel y otros problemas. Las mujeres embarazadas afectadas tienen un riesgo mayor de aborto espontáneo, retraso en el desarrollo del feto, parto prematuro y nacimiento sin vida.7 No obstante, si los síntomas se controlan bien antes del embarazo, el riesgo de estas complicaciones será menor.
• Convulsiones: algunos medicamentos que se utilizan para controlar las convulsiones incrementan el riesgo de tener un bebé con defectos congénitos. Durante una visita previa a la concepción, el médico podrá ajustar la dosis o cambiar el medicamento por otro más seguro para el feto. La mujer no debe dejar de tomar sus medicamentos anticonvulsivos sin consultar antes a su médico, ya que las convulsiones también pueden ser nocivas para el feto.
• Fenilcetonuria: las mujeres que padecen esta enfermedad hereditaria no pueden procesar ciertas proteínas. Deben seguir una dieta especial y estar bajo supervisión estricta antes y durante el embarazo para prevenir el retraso mental y los defectos congénitos en su bebé.6
• Enfermedad renal: algunas mujeres con enfermedad renal grave pueden sufrir daño renal adicional durante el embarazo y sus bebés pueden tener un riesgo mayor de muerte, parto prematuro o crecimiento deficiente.7
¿Cuánto tiempo debería esperar una mujer entre embarazos?
Para la mayoría de las mujeres, es conveniente esperar al menos 18 meses antes de un nuevo embarazo para que su cuerpo tenga suficiente tiempo para prepararse físicamente. Además, la mujer cuenta con más tiempo para adaptarse a su vida como mamá. Si se espera menos tiempo entre un embarazo y otro, puede aumentar el riesgo de parto prematuro.8 No obstante, no todas las mujeres pueden esperar 18 meses debido a su edad o por otras razones. Se aconseja a las mujeres consultar a su médico para determinar la cantidad de tiempo que les conviene esperar en cada caso en particular.
¿De qué manera los cuidados previos a la concepción pueden ayudar a prevenir problemas que se produjeron en embarazos anteriores?
Incluso si la mujer no ha tenido problemas en un embarazo anterior, los cuidados previos a la concepción pueden ayudar a prevenir defectos congénitos u otras complicaciones en los embarazos futuros. Por ejemplo, tomar ácido fólico puede ayudar a prevenir los defectos del tubo neural y el tratamiento de ciertos problemas de salud, como la hipertensión arterial, puede ayudar a prevenir el parto prematuro. Un informe publicado en 2006 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomienda que todas las mujeres que tuvieron un embarazo anterior con un resultado adverso se sometan a una evaluación y reciban el tratamiento necesario entre embarazos para reducir el riesgo en embarazos futuros.6
Los cuidados previos a la concepción son importantes para las mujeres que han tenido un aborto espontáneo, nacimiento sin vida del bebé o parto prematuro. El médico evaluará la historia clínica de la mujer y le recomendará las pruebas que sean necesarias para determinar las causas del resultado adverso. Las pruebas pueden incluir, entre otras, análisis de sangre e imágenes de diagnóstico, como un ultrasonido. Si las pruebas muestran que la mujer tiene un problema de salud que podría haber contribuido al resultado adverso, el tratamiento del problema entre embarazos suele reducir el riesgo que se repita en un embarazo futuro. Si una mujer ha tenido un parto prematuro, es posible que el médico le recomiende cambios en su estilo de vida, como dejar de fumar, y evaluará la posibilidad de que se realice un tratamiento con la hormona progesterona durante su próximo embarazo para reducir el riesgo de otro parto prematuro.
¿Qué puede hacer la mujer para mantenerse sana antes del embarazo?
Se recomienda a la mujer:
• Evitar beber alcohol. La ingesta de alcohol durante el embarazo puede causar defectos congénitos físicos y mentales en el bebé conocidos con el nombre de síndrome alcohólico fetal. Puesto que no se ha demostrado que haya una cantidad de alcohol segura durante el embarazo, las mujeres embarazadas y aquellas que estén planeando un embarazo deben evitar su ingesta por completo.
• Dejar de fumar. Fumar durante el embarazo prácticamente duplica las probabilidades de tener un bebé de bajo peso al nacer. Además, incrementa el riesgo de parto prematuro, de otras complicaciones durante el embarazo y del síndrome de muerte súbita del lactante.9 El fumar también puede dificultar la concepción.9
• Abstenerse de consumir cocaína y otras drogas ilícitas, así como medicamentos de venta bajo receta que no le haya recetado su médico. Estas drogas y medicamentos conllevan numerosos riesgos, como nacimiento prematuro, bajo peso del bebé al nacer, defectos congénitos, problemas de aprendizaje y conducta y síndrome de abstinencia.
• Cocer bien la carne que consume y evitar cambiar la arena higiénica del gato. La carne mal cocida y las heces del gato pueden contener un parásito que causa una infección llamada toxoplasmosis, que puede producir defectos congénitos. Otro modo de evitar el contacto con las heces del gato es con el uso de guantes cuando deba hacer algún trabajo en el jardín.
• Evitar el contacto con todos los roedores, incluidos hámsteres, ratones y cobayos. Estos animales pueden ser portadores de un virus nocivo para su bebé.10
• Evitar tomar baños calientes y baños sauna. Esto puede elevar la temperatura corporal y, posiblemente, incrementar el riesgo de que su bebé tenga algún defecto del tubo neural.1
• Evitar los productos químicos peligrosos, como los disolventes (sustancias que disuelven otras sustancias, como por ejemplo el disolvente de pintura). Trabajar con disolventes puede aumentar el riesgo de aborto espontáneo o de tener un bebé con defectos congénitos.11
• Evitar comer pescado con alto contenido de mercurio. El mercurio es un metal que puede ser nocivo para el feto. Suele encontrarse en el pescado. Las mujeres embarazadas y aquellas que estén planeando un embarazo no deben consumir pescado con alto contenido de mercurio, como tiburón, pez espada, caballa y blanquillo o pez azulejo.12 Estas mujeres pueden consumir hasta 12 onzas por semana de pescado con bajo contenido de mercurio, como camarones, salmón, abadejo, bagre y atún en lata de bajo contenido graso. Se recomienda no comer más de seis onzas de atún blanco (albacora) por semana. Se recomienda a las mujeres consultar siempre a su departamento de salud local antes de consumir cualquier especie que hayan pescado por su cuenta.12
¿Por qué la mujer debe intentar alcanzar un peso saludable antes de quedar embarazada?
Las mujeres que comienzan el embarazo con sobrepeso o en condiciones de obesidad pueden estar expuestas a un riesgo mayor de tener alta presión arterial y diabetes, de tener un bebé con ciertos defectos congénitos, de tener complicaciones antes y durante el parto y de dar a luz un bebé sin vida.6,7 También pueden tener mayor dificultad para quedar embarazadas.13 Las mujeres de bajo peso pueden estar expuestas a un riesgo mayor de tener un parto prematuro o un bebé de bajo peso al nacer.7 Las mujeres pueden reducir sus probabilidades de tener estas complicaciones logrando un peso saludable antes de quedar embarazadas.
Señales de un Embarazo
¿Piensa que puede estar embarazada? Por lo general, la primera señal de un embarazo suele ser la falta del período menstrual. Sin embargo, un período que no se presenta a la fecha debida no siempre significa que hay un bebé en camino. No todas las mujeres comienzan sus períodos en el mismo momento cada mes. Incluso si suele tener períodos regulares, el estrés, una enfermedad o cambios en ejercicios o hábitos de la dieta pueden demorar la menstruación.
Estos son algunos de signos de que posiblemente esté embarazada:
• No le ha llegado su regla o período.
• Siente malestar de estómago o tiene vómitos.
• Los senos se han agrandado y le duelen. El área alrededor del pezón se oscurece.
• Tiene antojos de ciertas comidas o le disgustan muchísimo otras.
• Se siente cansada todo el tiempo.
• Una prueba de embarazo en el hogar indica que está embarazada.
No se preocupe si no tiene todas estas señales de embarazo. Algunas mujeres no tienen otras señales mas que una falta de menstruación, otras tienen muchas de las señales que mencionamos.
Si no le ha venido el período y piensa que podría estar embarazada, puede averiguarlo usando una prueba de embarazo de uso personal. Estas pruebas analizan la orina en busca de una hormona llamada "hCG" que está presente en su cuerpo cuando está embarazada. Estos sistemas le pueden decir casi inmediatamente y con precisión si está embarazada o no, y puede encontrarlos en farmacias y en algunos supermercados. Los puede usar ya en el primer día de la falta de su menstruación.
Los profesionales de la salud también usan el análisis de orina como los sistemas de uso personal para averiguar si una mujer está embarazada. También usan el análisis de sangre ya que el resultado se obtiene un poco más temprano que con el de orina y a la vez ayuda a calcular la fecha del parto cuando no esté segura. Esto puede ocurrir algunas veces si tiene períodos irregulares o no se acuerda de la fecha de la que comenzó su última menstruación.
Si cree estar embarazada, vaya a donde su profesional de salud para poder comenzar sus cuidados prenatales y a cuidarse a sí misma y al bebé en desarrollo.

Ser Mamá Después de los 35
Las mujeres sanas de 35 años y las que ya han pasado los 40 usualmente tienen embarazos sanos. Si surge algún problema, por lo general puede tratarse con éxito.

Las mujeres mayores de 35 años tienen un riesgo mayor de:
• Problemas de fertilidad
• Alta presión arterial
• Diabetes
• Embarazos múltiples (gemelos/mellizos o más)
• Aborto espontáneo
• Placenta previa, una condición en donde la placenta está en el lugar incorrecto y cubre el cuello uterino
• Parto por cesárea
• Parto prematuro
• Nacimiento de un bebé sin vida
• Un bebé con un trastorno genético
Dado estos riesgos para las mujeres mayores de 35 años, el cuidado prenatal es muy importante.

Qué puede hacer:
No importa su edad, vea a su proveedor de cuidado de salud antes de tratar quedar embarazada. Esto muy importante si usted:
• Tiene una condición crónica, como la diabetes, un trastorno de convulsiones o alta presión arterial
• Toma medicamentos a largo plazo
Si no se las controla, algunas condiciones médicas pueden causar riesgos para usted y para su bebé.

Si tiene más de 35 años y no queda embarazada después de intentarlo durante seis meses, consulte a su médico. A las mujeres mayores puede resultarles más difícil quedar embarazadas, ya que la fertilidad se reduce con la edad. En muchos casos, la infertilidad puede tratarse.

Los cuidados prenatales son importantes
Los cuidados prenatales son particularmente importantes para las mujeres de más de 35 años debido a que:
• Tienen más probabilidades de tener alta presión arterial y diabetes por primera vez durante el embarazo.
• Pueden escoger realizarse la prueba para el síndrome de Down.
Hábitos saludables
Para reducir los riesgos durante el embarazo:
• Coma alimentos saludables
• Aumente una cantidad saludable de peso
• Haga ejercicio (con la aprobación de su médico)
• No beba alcohol, no fume y no consuma drogas ilegales
• Absténgase de tomar cualquier medicamento o suplemento a base de hierbas sin consultar antes a su médico
Pruebas prenatales
Consulte a su profesional de la salud sobre las pruebas prenatales para usted. Por ejemplo, el análisis de la sangre materna puede ser recomendada a las mujeres de 35 años o más.

Por lo general, los resultados de esta prueba se obtienen en aproximadamente una o dos semanas. La mayoría de las mujeres que se realizan pruebas prenatales reciben la buena noticia de que su bebé está bien y la tranquilidad que les brindan los resultados.
Su chequeo antes del embarazo
Uno de los pasos más importantes que usted puede tomar para tener un embarazo sano es visitar a su profesional de la salud antes de la concepción. Lo ideal sería que viera al profesional que cuidará de su salud durante su embarazo, pero también puede ver a su médico o profesional primario.
Las metas de un chequeo o revisión antes del embarazo son:
• Evaluar su salud
• Identificar los riesgos del estilo de vida y de la salud que pueden afectar su embarazo
Esto es lo que usualmente sucede en un chequeo antes del embarazo:
Su historial familiar
Su profesional de la salud le preguntará acerca del historial de su familia. El historial familiar incluye información médica suya, de su pareja y sus familiares. Si alguno de ustedes tiene un defectos de nacimiento, es posible que necesite ver a un asesor en genética. Además, puede que necesite realizarse pruebas o análisis especiales para averiguar si esos problemas pueden pasar a su bebé.
Condiciones médicas
Su profesional de la salud le explicará cómo el embarazo puede afectar cualquier condición médica que usted tenga. Si usted tiene una condición como epilepsis, diabetes o alta presión de la sangre, usted puede que necesite cuidados especiales durante el embarazo. Por ejemplo, si usted toma medicamentos, su profesional le puede recomendar que los cambie a unos menos riesgosos para el embarazo.
Los medicamentos que usted toma
Su profesional de la salud evaluará cualquier medicina o medicamento que usted esté tomando actualmente. Estos incluyen los medicamentos con receta, sin receta o remedios a base de hierbas. Algunos medicamentos no son seguros usarlos durante el embarazo.
Las vacunas que puede necesitar
Contagiarse con una enfermedad como la varicela o rubéola (sarampión alemán) durante el embarazo puede ser dañino para su bebé. Antes del embarazo, asegúrese de que usted es inmune a estas enfermedades. Usted es inmune si:
• Ha tenido la enfermedad en el pasado
• Ha recibido la vacuna contra la enfermedad
Si usted no está segura si es inmune, usted puede pedir un análisis de sangre para averiguarlo. Si necesita recibir una vacuna, espere al menos un mes después de recibirla antes de tratar de quedar embarazada. Si usted tiene planes de viajar a otro país, hable con su profesional de la salud si necesita otras vacunaciones para ayudar a mantenerla sana y libre de enfermedades.

DURANTE SU EMBARAZO
CÓMO MANTENERSE SANA
El Aumento de Peso
¿Esta embarazada, no es así? Eso significa que puede comer todas las patatas fritas que quiera, ¿verdad? ¡Se equivoca! Debe tener cuidado con cuánto peso aumenta durante el embarazo. Si aumenta demasiado o muy poco peso puede ser perjudicial para usted y para su bebé. La cantidad de libras o kilos que debe aumentar depende de cuánto pesaba cuando quedó embarazada.

El aumentar la cantidad adecuada de peso ayuda a proteger la salud del bebé. Las mujeres que aumentan poco peso corren un riesgo mayor de tener un bebé de bajo peso (menos de 5 libras y media). Las mujeres que aumentan demasiado corren un riesgo mayor de tener un bebé prematuro o un bebé muy grande. También pueden desarrollar complicaciones de salud como la diabetes y la alta presión arterial.

En general, la mayoría de las mujeres necesitan aproximadamente 300 calorías adicionales durante el embarazo. (Una merienda, como cuatro barritas de higo y un vaso de leche descremada, pueden proveer esta calorías.) Sin embargo, la cantidad de calorías adicionales que usted necesita depende de su peso antes del embarazo. Hable con su profesional de la salud para averiguar que es lo mejor para usted.

Si cuando quedó embarazada tenía un peso normal, debería aumentar de 25 a 35 libras (11 a 15 kg) en total durante los nueve meses. Si agrega unas 300 calorías por día a su dieta podrá alcanzar este objetivo. (Un bocadillo saludable adicional, como cuatro barritas de higo y un vaso de leche descremada, le proporcionarán estas calorías). La mayoría de las mujeres aumenta de cuatro a seis libras (1,8 a 2,7 kg) durante el primer trimestre y luego un promedio de una libra (0,5 kg) por semana durante el segundo y el tercer trimestre.
¿A dónde va a parar todo esto? Análisis aproximado de un aumento de 28 libras
Sangre 3 lbs
Pechos 2 lbs
Útero 2 lbs
Bebé 7.5 lbs
Placenta 1.5 lbs
Líquido amniótico 2 lbs
Grasa, proteínas y otros nutrientes 7 lbs
Agua retenida 4 lbs
Si cuando quedó embarazada estaba por debajo del peso normal, es probable que deba aumentar algo más. Esto se debe a que las mujeres de bajo peso tienen más probabilidades de tener bebés pequeños. Por lo general, se recomienda aumentar de 28 a 40 libras (12,5 a 18 kg), por lo que debería intentar aumentar algo más de una libra (0,5 kg) a la semana durante el segundo y el tercer trimestre.

Si cuando quedó embarazada estaba por encima del peso normal, sólo debería aumentar de 15 a 25 libras (7 a 11 kg). Esto significa que debería aumentar una libra (0,5 kg) cada dos semanas durante el segundo y el tercer trimestre. Si bien no le conviene aumentar demasiado de peso, no debe intentar nunca bajar de peso durante el embarazo ya que podría ser perjudicial para la salud de su bebé.

Si cuando quedó embarazada estaba obesa, sólo debería aumentar de 11 a 20 libras (5 a 9 kg) durante el embarazo.

Si está esperando mellizos, probablemente le convenga aumentar en total de 35 a 45 libras (16 a 20 kg). Esto significa aproximadamente 1 libra y media (0,7 kg) durante los dos últimos trimestres.

Para averiguar si usted tiene bajo o sobre peso antes de quedar embarazada, conozca su Indice de Masa Corporal (BMI por sus siglas en inglés). El BMI es la medida de la grasa del cuerpo basada en el peso y la estatura de la persona.

Lo más conveniente es aumentar de peso en forma lenta y continuada. Pero no se preocupe si aumenta menos de cuatro libras (2 kg) durante el primer trimestre y lo compensa después, o viceversa. Además, muchas mujeres tienen uno o dos "períodos de crecimiento" durante los cuales aumentan varias libras o kilos en poco tiempo y luego se estabilizan. Como ya señalamos, no debería preocuparse por esto a menos que se convierta en algo habitual. Lo importante es controlar el aumento de peso general. Puede usar el cuadro de control de aumento de peso para realizar un seguimiento de su progreso.
La Cafeína
Qué debe saber:
La seguridad del consumo de cafeína durante el embarazo es controversial. Los estudios sugieren que:
• El consumo de cantidades pequeñas de cafeína probablemente no afecta su fertilidad y parece ser seguro durante el embarazo.
• Se puede consumir hasta 12 onzas de café con cafeína por día durante el embarazo.
La cantidad de cafeína en una taza de café varía. Depende del tipo de grano que se usa, la porción y cómo el café es preparado. La cafeína también se encuentra en el chocolate, té, cola, algunas bebidas carbonatadas, helados de café y algunos medicamentos sin receta.
Qué puede hacer:
Limite la cantidad de cafeína que consume a diario a no más de 12 onzas. Es mejor para su cuerpo y su bebé si consume agua, leche y jugos de frutas durante el embarazo.
Pruebe a consumir refrescos, café, y tés descafeinados. Pero recuerde que también contienen pequeñas cantidades de cafeína.
¿Cuánta cafeína hay en . . ?
El consumo moderado de cafeína probablemente no afecta su fertilidad y parece ser seguro durante el embarazo. Se puede consumir hasta 12 onzas de café con cafeína por día durante el embarazo. Dado que la cafeína puede estar presente en muchos de los alimentos que consumimos, ¿cómo puede asegurarse de no consumir más de lo debido?
La cafeína en las bebidas y el chocolate*
Alimentos Contenido de
Cafeína (mg)
Típico
CAFÉ (6 oz)*
Preparado
Instantáneo (1 cdta.)
Descafeinado
Espresso (1 oz)
103
57
2
30 - 50 (rango)
TÉ (8 oz)
Marca de EE.UU.
Marca importada
Instantáneo
Té helado (12 oz)
64
96
48
70
Algunos refrescos (12 oz) 27 - 55 (rango)
Bebida de cacao (8 oz) 5 - 8
Chocolate en polvo (1 cdta.) 5 - 8

Chocolate semi amargo (1 oz) 20
Helado de chocolate (1/2 taza) 2
Sirope de chocolate (1 oz) 4
Calcio
El calcio es usado por todas las células del cuerpo. Ayuda a mantener sus huesos y dientes sanos y fuertes. Cuando una mujer no obtiene suficiente calcio a través de la dieta, el cuerpo adquiere el calcio de los huesos. Con el tiempo, esta pérdida puede debilitar los huesos significativamente y resultar en osteoporosis. La osteoporosis hace que los huesos se debiliten y más propensos a las fracturas.

La cantidad recomendada de calcio para las mujeres entre las edades de 19 y 50 años, estén o no embarazadas, es de 1,000 miligramos (mg) por día. Para las niñas adolescentes hasta la edad de 18 años es de 1,300 mg a diario. La cantidad de calcio que necesita a diario permanece igual antes, durante y después del embarazo.

Durante los últimos dos trimestres del embarazo y el período de la lactancia, su cuerpo absorbe más calcio de los alimentos que cuando no está embarazada. Su bebé necesita el calcio de más para la constitución sana y el desarrollo saludable de los dientes y huesos. Si usted no obtiene suficiente calcio a través de su dieta durante el embarazo, el calcio que su bebé necesita será adquirido de sus huesos.

Desafortunadamente, muchas mujeres no obtienen suficiente calcio. En promedio las mujeres obtienen a diario solamente 700 mg de calcio. Muchas mujeres no se dan cuenta, por ejemplo, que la mayoría de los complementos multivitamínicos y las vitaminas prenatales contienen menos de un tercio de la cantidad recomendada de calcio a diario.

Qué puede hacer
Asegúrese de obtener suficiente calcio todos los días – antes, durante y después de su embarazo. Los productos lácteos, como la leche baja en grasa o descremada, el yogur, y los quesos duros (queso de papa y queso suizo), son fuentes alimenticias altas en calcio, así como el tofú procesado con sulfúrico de calcio. Algunos alimentos, como el jugo de naranja, los cereales y galletas, ahora son enriquecidos con calcio (vea tablas más abajo).

Los complementos de calcio pueden ayudarle a consumir la cantidad recomendada de calcio a diario, si usted no obtiene suficiente a través de su dieta. Busque complementos de calcio que contengan carbonato de calcio, porque tienen el porcentaje más alto de calcio elemental, el tipo de calcio que su cuerpo usa fácilmente.

¿Obtiene suficiente calcio a diario?
¿Cuánto calcio usted obtiene todos los días? Los estudios han mostrado que probablemente no obtiene lo que usted piensa. Usted usar las siguientes tablas para calcular cuánto calcio usted obtiene en un día típico. Si encuentra que no está obteniendo suficiente calcio, considere tomar un complemento de calcio. Si tiene alguna pregunta, hable con su proveedor de cuidado de salud.
Productos Lácteos
Alimento/Porción Calcio por Porción
Yogur bajo en grasa, 1 taza 450 mg, 45% valor diario (DV)
Queso americano, 2 onzas 348 mg, 35% DV
Queso Ricotta, 1/2 taza 337 mg, 35% DV
Leche (descremada o baja en grasa), 1 taza 300 mg, 30% DV
Queso de Papa, 1 y 1/2 onzas 305 mg, 30% DV
Yogur con sabor a fruta, 1 taza 315 mg, 30% DV
Queso Mozzarella, 1 onza 207 mg, 20% DV

Carnes y Otros Productos de Proteína
Tofú (con sulfato de calcio), ½ taza 204 mg, 20% DV
Semillas de sésamo tostadas, 1 cucharada 88 mg, 10% DV
Salmón enlatado con espinas, 4 onzas 277 mg, 28% DV
Fruto seco de soya tostada ½ taza 232 mg (18g de grasa)
Almendras tostadas al seco, 1 onza 71 mg, 8%

Frutas y Vegetales
Alimento/Porción Calcio por Porción
Jugo de naranja con calcio, 1 taza 300 mg, 30% DV
Brócoli cocido o fresco, 1 taza 90 mg, 10% DV
Col rizada cocida ½ taza 47 mg

Productos Granos
Alimento/Porción Calcio por Porción
Waffle hecho a mano de 7 pulgadas 191 mg, 20% DV
Panecillo "English muffin" integral, 1 75 mg, 20% DV
Bebida de arroz, con calcio, 1 taza 150-300mg, 12-30% DV

Consejos al escojer y tomar complementos de calcio
• Revise que la etiqueta del complemento indique la cantidad elemental de calcio en cada pastilla. El carbonato de calcio provee la cantidad elemental de calcio más alta en comparasión con aquellos complementos que contienen cítrico de calcio o láctico de calcio, y es absorbido fácilmente por el cuerpo.
• Tome su complemento de calcio al comer, así lo incorporará en su rutina diaria y ayudará en la absorpción. El cuerpo puede absorber sólo cierta cantidad de calcio en una sola ocasión – alrededor de 600 mg – y puede que necesite tomarlo varias veces durante el día.
• Mantenga su complemento de calcio en varios lugares (como en su baño, cocina y bolso) para que no se le olvide tomarlo y lo haga fácilmente.
• Evite los complementos de calcio que contengan "bone meal" o "dolomite". Estos productos pueden contener plomo, mercurio, arsénico y otras sustancias tóxicas.
Consejos para huesos sanos
• Haga ejercicios regularmente. Ejercicios como el caminar puede ayudar en la constitución de huesos fuertes. Hable con su proveedor de cuidados de salud sobre las opciones de ejercicios que sean seguros y beneficiosos durante el embarazo.
• Asegúrese de obtener suficiente vitamina D. La vitamina D ayuda a su cuerpo a absorber y usar el calcio. Su cuerpo produce vitamina D naturalmente de la luz del sol – ¡otra buena razón para salir a caminar! Entre las fuentes alimenticias de vitamina D se encuentran la leche enriquecida con vitamina D, la yema de los huevos y los pescados de carne oscura como el salmón. Mientras que la mayoría de los complementos multivitamínicos y las vitaminas prenatales no satisfacen su necesidad del calcio, éstos proveen el 100% de la cantidad recomendada diaria de la vitamina D.
Cinturones de Seguridad durante el Embarazo
Los expertos concuerdan que todos, incluidas las embarazadas, deben usar el cinturón de seguridad en los vehículos. Si se usa correctamente, puede salvar vidas y reducir las probabilidades de sufrir heridas graves en accidentes automovilísticos.
Dependiendo de cuán grave sea el accidente automovilístico, las embarazadas podrían correr el riesgo de sufrir un aborto espontáneo, parto prematuro y otras complicaciones graves. En efecto, cuantas más lesiones tenga la madre en un accidente automovilístico, mayor será el riesgo para el bebé por nacer. Si la embarazada tiene el cinturón puesto correctamente al momento del accidente, ella y su bebé tendrán menos lesiones.
Todos los años, se producen casi 170, 000 accidentes automovilísticos con embarazadas. Por eso es importante que las mamás en todas las etapas del embarazo usen correctamente el cinturón de seguridad en todo momento en los vehículos.
Pautas para usar el cinturón de seguridad
• Siempre use la correa inferior (de cadera) y la correa transversal (de hombro).
• Abroche la correa inferior debajo del abdomen y por encima de la cadera.
• Nunca coloque la correa inferior sobre el abdomen.
• Ubique la correa transversal entre los senos y hacia un costado del abdomen.
• Nunca coloque la correa transversal debajo del brazo.
• De ser posible, ajuste la correa transversal para acomodársela correctamente.
• Asegúrese de que el cinturón de seguridad esté ajustado.
Otras sugerencias útiles
• Conducir puede ser cansador para cualquiera. Trate de limitar el manejo a no más de 5 ó 6 horas por día.
• Jamás desconecte las bolsas de aire si su vehículo las tiene. En cambio, incline la posición del asiento y muévalo lo más lejos posible del tablero o volante.
• Si tiene un accidente, atiéndase de inmediato para protegerse a sí misma y a su bebé.
• Llame a su profesional médico de inmediato si tiene contracciones, dolores en el abdomen o le sale sangre o líquido de la vagina.
Coma saludable
Comer alimentos saludables puede ayudarle a tener un bebé sano. A veces es difícil saber qué alimentos comer

En general, la mayoría de las mujeres necesitan aproximadamente 300 calorías adicionales durante el embarazo. Sin embargo, la cantidad exacta de calorías adicionales que usted necesita depende de su peso antes del embarazo. Hable con su profesional de la salud para averiguar que es lo mejor para usted.

Trate de comer alimentos de cada uno de los grupos alimentarios todos lo días, ya que proveen nutrientes importantes que usted y su bebé necesita. Pero, ¿cuánto debe comer por día cuando está embarazada? Siga la guía de alimentos a continuación. Si su profesional de la salud se lo ha recomendado, también debe tomar una vitamina prenatal.

Recuerde: Los alimentos grasosos (como las donas y las papitas fritas) y los dulces (como las sodas, galletas y caramelos) no le proveen a su bebé lo suficiente de lo que necesita para crecer.
Granos
Coma 6 onzas cada día. Cada alimento a continuación es igual a 6 onzas:
• 1 rebanada de pan
• 1 taza de cereal seco listo para comer
• 1/2 taza de arroz, pasta o cereal cocido
• 1 tortilla pequeña (6" en diámetro)
Vegetales
Coma 2 1/2 tazas de vegetales cada día. 1 taza de vegetales es igual a:
• 1 taza de vegetales crudos o cocidos
• 1 taza de jJugo de vegetales (evito los jugos no pasteurizados)
• 2 tazas de vegetales crudos de hojas verde (como la lechuga o espinaca)
• 1 papa horneada pequeña (2 1/2" a 3" en diámetro; no le ponga mucha mantequilla, pedacitos de tocineta o crema agria)
Proteína
Coma de 5 a 5 1/2 onzas cada día. Las carnes y las aves bajas en grasa y algunos tipos de pescado son buenas opciones.
Cada alimento a continuación es igual a aproximadamente 1 onza en este grupo de alimentos:
• 1/4 taza de habichuelas/frijoles secos cocidos
• 1 huevo
• 1 cucharada de mantequilla de cacahuate (maní)
• 1/2 onza de nueces o semillas (12 almendras, 24 pistachios)
• 1 onza de carne, ave o pescado bajo en grasa
Leche y Productos Lácteos
Coma 3 tazas cada día. La leche y el yogur son buenas opciones.
Cada alimento a continuación es igual a aproximadamente 1 taza:
• 1 1/2 onzas de queso natural
• 1 taza de leche
• 1 taza de yogur
• 2 onzas de queso procesado (ej. queso americano)
Evite los quesos blandos como el feta, brie, Camembert, Roquefort, quesos de vena-azul, queso blando, queso fresco o Panela, a menos que la etiqueta del queso indique que fue hecho con leche pasteurizada.
Frutas
Coma 1 1/2 a 2 tazas de fruta cada día. 1/2 taza de frutas es igual a:
• 1/2 taza de jugo hecho con 100% de frutas
• 1/2 taza de fruta frezca, congelada o enlatada
• 1/2 fruta fresca (una naranja pequeña, una manzana, guineo o banana)
• 1/4 taza de fruta seca
• 16 uvas
Tome ácido fólico
El ácido fólico es una vitamina B que ayuda a prevenir los defectos del cerebro y la médla espinal (llamos defectos del tubo neural). Todas las mujeres en edad fértil deben tomar una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días antes y durante las primeras semanas de embarazo, como parte de una dieta sana.
Su dieta sana debe incluir alimentos que contienen ácido fólico y folato (la forma de ácido fólico que se encuentra naturalmente en los alimentos). Ejemplos:
• Cereales para el desayuno enriquecidos
• Products de granos enriquecidos
• Frijoles/habichuelas
• Vegetales de hojas verde
• Jugo de naranja
Consejos para una alimentación sana
Comidas: Coma de cuatro a seis comidas pequeñas por día en lugar de tres grandes para tratar de evitar la acidez estomacal y el malestar que siente a medida que crece el bebé.
Bocadillos o meriendas: El queso, yogur, las frutas y los vegetales son bocadillos buenos y sanos. La mantequilla de cacahuate (maní) y las nueces también son sanas si no le producen alergia.
Líquidos: Beba por lo menos de seis a ocho vasos de agua, jugo o leche por día.
Vitaminas: Tome una multivitamina o vitamina prenatal todos los días. Pregúntele al profesional de la salud si necesita tomar un suplemento de hierro o calcio también.
Cafeína: Limite la cafeína que consume diariamente a 200 miligramos. Esto es aproximadamente la cantidad de cafeína en una taza de café de 12 onzas. La cantidad de cafeína en el café depende de la marca que usted tome y de cómo se prepara. Así que mire la etiqueta en el paquete o pregunte en el lugar donde compra el café. En vez de tomar café regular, trate de tomar café descafeinado, (el cual contiene menos cafeína). La cafeína también se encuentra en el té, el chocolate, las sodas y algunos medicamentos sin receta médica. Lea las etiquetas de los alimentos, bebidas y medicinas para saber cuánta cafeína está consumiendo.
Alimentos que debe evitar
Evite aquellos alimentos que producen intoxicación alimentaria o que contienen sustancias químicas perjudiciales.
• Pescados crudos, en paticular los mariscos
• Huevos revueltos no bien cocidos y alimentos elaborados con hueos crudos o ligeramente cocios
• Jugos no pasteurizados
• Brotes crudos, en especial los brotes de alfalfa
• Leche no pasteurizada y comidas elaboradas con ésta
• Suplementos y tés herbale
• Los pescados que tienen mucho mercurio, como el pez espada, carita o caballa y blanquillo. Usted puede comer una cantidad limitada de pescados con pequeñas cantidades de mercurio durante el embarazo. Usted puede comer hasta 12 onzas por semana de pescados con pequeñas cantidades de mercurio. En las 12 onzas puede incluir:
o Camarones, salmón, bacalao, bagre y atún "light" enlatado
o Atún albacora (blanco) - No coma más de 6 onzas de este tipo de atún en una semana.
• Carne, aves, mariscos, y perros calientes crudos o apenas cocidos. Los fiambres (como el jamón y la bologna) pueden causar intoxicación alimentaria. Evítelos o vuelva a calentarlos antes de comerlos.
• Patés refrigerados, cremas de carne o mariscos ahumados. Las versiones enlatadas son seguras.
Para más información, lea acerca de La seguridad de los alimentos y los Riesgos alimenticios durante el embarazo.
Sustancias no comestibles
Jamás coma sustancias no comestibles como la arcilla, el almidón, parafina, o borra de café porque le producirá problemas a usted y al bebé.
Condiciones que Hacen el Ejercicio Peligroso Durante el Embarazo
Si tiene alguna de las siguientes condiciones, no haga ejercicio. Consulte a su médico.
• Enfermedad cardíaca
• Enfermedad pulmonar
• Cuello uterino incompetente: El cuello uterino es el extremo estrecho y exterior del útero. Si es débil, no es capaz de mantener el feto en el útero.
• Parto prematuro (antes de cumplidas las 37 semanas de gestación)
• Embarazo múltiple (mellizos, trillizos o más bebés) con riesgo de parto prematuro
• Hemorragia vaginal frecuente durante los meses 4 a 9 del embarazo
• Placenta previa: La placenta es un órgano que conecta el sistema circulatorio del bebé con el de la madre. Está adherida al útero de la mujer y es la conexión que mantiene vivo al feto. La placenta previa es la placenta que se encuentran en posición baja y cubre el cuello del útero en forma parcial o total. Esto puede bloquear la salida del bebé del útero.
• Hipertensión
Cuidados Prenatales
El cuidado, atención o control prenatal es el cuidado que recibe mientras está embarazada. Este cuidado lo puede ofrecer un médico, una partera u otro profesional del cuidado de la salud.

El objetivo del cuidado prenatal es controlar el avance del embarazo para identificar problemas lo antes posible antes de que se tornen graves para usted o su bebé.

Todas las mujeres necesitan cuidados prenatales, ya sean jóvenes o mayores, madres primerizas o madres que ya van por su quinto bebé, los cuidados prenatales regulares durante el embarazo son un beneficio para todas las futuras mamás. Las mujeres que reciben cuidados regularmente durante el embarazo tienen bebés más sanos, tienen menos probabilidades de tener un parto prematuro, y tienen menos probabilidades de tener otros problemas serios relacionados al embarazo.
Durante las visitas prenatales, el médico:
• Le enseñará a la mujer sobre el embarazo
• Controlará cualquier condición médica que la mujer pueda tener (como la alta presión de la sangre)
• Le hará pruebas para detectar problemas en el bebé
• Le hará pruebas para detectar problemas de salud en la madre (como la diabetes gestacional)
• Puede recomendarle otros servicios como los grupos de apoyo, el programa WIC (programa para mujeres, bebés y niños) o clases para la preparación para el parto
Qué puede hacer:
Una vez se entere de que está embarazada, llame a su profesional de cuidado de salud para averiguar cuándo puede ir al consultorio para su primera visita prenatal.
Durante su embarazo, acuda a todas las visitas de cuidado prenatal aunque se sienta bien.
Habrá veces que se le puede hacer difícil acudir a una de sus citas para el cuidado prenatal o pensará que es una pérdida de tiempo. Sin embargo, para el bienestar de su bebé, su cuidado prenatal debe ser una prioridad.
Lo ideal sería visitar a su médico antes de quedar embarazada. A esto se le conoce como una consulta de preconcepción. En esta visita usted puede abarcar dudas e inquietudes antes de que quede embarazada.
El cuidado prenatal
Un plan de cuidados prenatales típico para una mujer con un embarazo normal de bajo riesgo es:
• Semanas 4 a 28: 1 visita al mes (cada 4 semanas)
• Semanas 28 a 36: 2 visitas al mes (cada 2 semanas)
• Semanas 36 hasta el parto: 1 visita a la semana
Es posible que las mujeres con condiciones médicas crónicas o un embarazo de "alto riesgo" tengan que consultar a su médico con más frecuencia. Asegúrese de asistir a todas las citas de cuidados prenatales programadas, aunque se sienta bien.
¿En qué consiste una visita de cuidados prenatales?
Durante su primera visita de cuidados prenatales, su médico le hará muchas preguntas y algunas pruebas. Las visitas restantes serán por lo general mucho más cortas.
En la primera visita, su profesional de la salud:
• Le preguntará sobre su salud, la salud de su pareja y la salud de sus familiares cercanos. No se preocupe si no tiene todas las repuestas.
• Identificará problemas médicos.
• Le hablará sobre cualquier medicamento que esté tomando .
• Le hará un examen físico y pélvico (interno).
• La pesará.
• Le medirá la presión de la sangre.
• Le pedirá una muestra de orina.
• Le hará algunos análisis de sangre para verificar que no tenga anemia y comprobar si ha tenido ciertas infecciones. Le preguntará si desea realizarse una prueba de VIH, el virus que causa el SIDA.
• Le hará un frotis de Papanicolaou para verificar que no tenga cáncer cervical y otras pruebas para detectar ciertas infecciones vaginales.
• Le dirá la fecha estimada del parto, es decir, día en que nacerá su bebé. La mayoría de los bebés nacen dentro de las dos semanas (antes o después) de la fecha estimada.
• Se asegurará de que usted esté tomando una vitamina prenatal que contenga 600 microgramos de ácido fólico todos los días.
Durante las visitas de cuidados prenatales siguientes su profesional de la salud:
• La pesará.
• Le medirá la presión de la sangre.
• Le pedirá una muestra de orina para controlar el nivel de proteína y azúcar.
• Le medirá la barriga para controlar el crecimiento del bebé (en la etapa media y final del embarazo).
• Le revisará las manos, los pies y la cara para ver si están hinchados.
• Escuchará los latidos del corazón del bebé (después de la semana número 12 del embarazo).
• Le palpará el abdomen para evaluar la posición del bebé (más adelante en el embarazo).
• Le realizará todas las pruebas necesarias, como análisis de sangre o ultrasonidos.
• Le preguntará si tiene alguna duda o inquietud. Le conviene escribir sus preguntas y llevar la lista a la consulta para no olvidarse.
Recuerde que todo lo que le diga a su profesional es confidencial. Esto significa que el médico no puede decirle a ninguna otra persona lo que usted le ha dicho a menos que usted lo autorice. Por eso, no debe tener miedo de hablar sobre algunas cuestiones que pueden parecerle incómodas o embarazosas. Puede decirle con tranquilidad a su médico si fuma, si bebe alcohol, si toma alguna droga o si su pareja la lastima o la asusta. Su médico necesita saber todo sobre usted y sobre su estilo de vida para poder brindarle a usted y a su bebé la mejor atención.
Cuidado prenatal gratis o de bajo costo
Si usted no cuenta con seguro médico o no puede pagar por el cuidado prenatal, averigue acerca de los servicios para el cuidado prenatal gratis o de bajo costo en su área:
• Llame al 1-800-311 BABY (1-800-311-2229). Esta línea telefónica gratis la pondrá en contacto con su departamento de salud local.
• Llame a la Línea Nacional Prenatal Hispana al 1-800-504-7081.
• Llame o visite a su departamento de salud local.
Nadie sabe exactamente por qué las mujeres que reciben cuidados prenatales desde el comienzo y en forma regular tienen embarazos más saludables y bebés más sanos. Lo que sí sabemos es que funciona. Por eso, no deje de ir a sus visitas prenatales. Hágalo por usted y por su bebé.
Recuerde: Además del cuidado prenatal, asegúrese de ir al dentista temprano en el embarazo para mantener su boca y dentadura sana. Usted puede visitar a su dentista con más frecuencia durante el embarazo.
El Ejercicio
A menos que exista una razón médica para evitarlo, las mujeres embarazadas pueden y deben hacer ejercicio moderado por lo menos por 30 minutos al menos todos o casi todos los días. El ejercicio puede ayudar a las mujeres a sentirse mejor. Y, las calorías que se queman pueden ayudar a prevenir el aumento de peso excesivo.
El ejercicio puede ayudar a las mujeres embarazadas a evitar la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que a veces se desarrolla durante el embarazo. El ejercicio puede ayudar a desarrollar la resistencia necesaria para el parto y el alumbramiento. El ejercicio puede realzar el bienestar y promover la recuperación temprana y rápida luego del parto y el nacimiento del bebé.
Qué puede hacer:
Importante: Antes de realizar cualquier tipo de ejercicio, pregunte a su profesional de la salud.
Considere los siguientes tipos de ejercicio:
• Caminar
• Bailar
• Nadar
• Montar en una bicicleta fija
• Aeróbicos
• Yoga
Antes, el embarazo era una buena excusa para sentarse y no hacer nada. Pero los tiempos han cambiado para las mujeres embarazadas que gozan de buena salud. En enero de 2002, el Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) dió a conocer sus nuevas recomendaciones para el ejercicio durante el embarazo y el período posterior al parto que animan a muchas más mujeres a mantenerse activas y en buen estado físico durante el embarazo.

Qué dicen las recomendaciones
El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. recomienda que las mujeres embarazadas saludables hagan por lo menos 2 horas y media de ejercicio aeróbico cada semana. Esto significa que la mayoría de las mujeres embarazadas deben tratar de hacer ejercicio aeróbico por 30 minutos casi o todos los días. Ejemplos de ejercicio aeróbico lo son el caminar, nadar y bailar.

Por qué hacer ejercicio es bueno para usted
En el corto plazo, el ejercicio nos ayuda a todos a sentirnos mejor física y emocionalmente y, además, las calorías quemadas ayudan a evitar el aumento excesivo de peso. Las personas que hacen ejercicio en forma regular desarrollan músculos, huesos y articulaciones más fuertes. Además, con el tiempo, los beneficios son incluso mayores: menor riesgo de muerte prematura, enfermedad cardíaca y otras enfermedades graves.

Pero en el caso de las mujeres embarazadas, el ejercicio tiene beneficios adicionales. Se ha comprobado que el ejercicio puede ayudarles a evitar la diabetes de gestación, un tipo de diabetes que a veces se desarrolla durante el embarazo. A las mujeres que ya han tenido diabetes de gestación, también se les recomienda hacer ejercicio en forma regular, además de modificar su dieta, para mantener la enfermedad bajo control.

El ejercicio puede ayudar también a aliviar el estrés y desarrollar la resistencia necesaria para el parto. También vale la pena mencionar que el ejercicio puede ser muy útil para hacer frente al período post-parto. Puede ayudar a las madres primerizas a mantener bajo control la depresión, recuperar su energía y perder el peso que adquirieron durante el embarazo.
Antes de empezar
Antes de empezar cualquier actividad física, hable con su profesional de la salud. No todas las mujeres embarazadas deben hacer ejercicio, especialmente si tienen un riesgo para el parto prematuro o sufren de una enfermedad seria, como del corazón o de los pulmones. Por lo tanto, revise con su profesional de la salud antes de empezar un programa de ejercicio.
Luego, decida qué tipo de ejercicio desear realizar. Escoja aquellas actividades que usted disfrutará. Usted querrá probar varios. Por ejemplo, caminar por 30 minutos es una forma excelente de obtener los beneficios aeróbicos del ejercicio, y no necesita hacerse miembro de un gimnasio o comprar equipos especiales. Usted también puede correr o bailar, si así lo desea. El nadar es otro tipo de ejercicio que es muy bueno para las mujeres embarazadas. El agua soporta el peso del cuerpo y provee resistencia que ayuda a aumentar su ritmo cardíaco. Usted también puede tomar una clase de yoga o de aeróbicos diseñadas para las mujeres embarazadas. Encontrará que al realizar una variedad de actividades la ayudarán a mantenerse motivada para continuar haciendo ejercicio durante el transcurso de su embarazo - y más allá.
Tenga cuidado al escoger un deporte. Evite las actividades que pueden ponerla en riesgo de lesiones, como montar a caballo, o esquiar cuesta abajo. Evite los deportes que pueden lastimarle el abdomen. Especialmente después del tercer mes, evite aquellos ejercicios en donde tenga que acostarse boca arriba porque puede reducir el flujo de la sangre al útero y poner en peligro al bebé. Nunca bucee porque puede causar problemas muy serios en el sistema circulatorio del bebé.
Cuando haga ejercicio, préstele atención a su cuerpo y a cómo usted se siente. No se extralimite. Hágalo gradualmente. Si usted sufre de un problema serio, como el sangrado vaginal, mareos, dolores de cabeza, dolor en el pecho, disminución en los movimientos del bebé o contracciones, pare de hacer ejercicio y llame a su profesional de la salud inmediatamente.
Con un poco de cuidado, usted podrá lograr y mantener un estado físico que sorprenderán a su abuelita. Usted se sentirá y se verá mejor. Y sí, usted puede poner los pies en alto y descansar - luego de haber ido a caminar.
El embarazo y la mujer con sobrepeso
Si la mujer tiene sobrepeso o es obesa antes del embarazo, se enfrentará a riesgos particulares de salud. Sin embargo, puede tomar medidas para proteger su salud y la del bebé.
Para averiguar si tiene sobrepeso o es obesa, debe saber su estatura y peso. Luego podrá calcular el índice de masa corporal (BMI). El BMI mide la grasa corporal de la persona.
Riesgos de salud durante el embarazo para las mujeres con sobrepeso u obesas
Las mujeres con un BMI alto tienen más probabilidades de sufrir presión arterial alta y diabetes durante el embarazo. También tienen más probabilidades de sufrir problemas durante el parto. Es posible que sus bebés también tengan graves problemas de salud.
Hipertensión gestacional (presión arterial alta): La hipertensión gestacional sucede cuando la embarazada tiene un aumento repentino de la presión arterial durante la segunda mitad del embarazo. Los profesionales médicos pueden detectar ese problema durante los controles regulares de la presión arterial.
Si la embarazada tiene presión arterial alta, quizás necesite un medicamento y controles más frecuentes en las semanas antes del parto. La hipertensión gestacional normalmente desaparece después del nacimiento del bebé. La presión arterial alta durante el embarazo puede ser una señal de preeclampsia.
Preeclampsia y eclampsia: La preeclampsia es una enfermedad potencialmente grave caracterizada por la presión arterial alta y proteína en la orina. Si no se la trata, puede convertirse en una enfermedad poco común y potencialmente mortal llamada eclampsia. La eclampsia puede causar convulsiones y, en algunos casos, coma. Por suerte, la eclampsia no es común en las mujeres que reciben atención prenatal con regularidad.
Después del parto, la mujer con preeclampsia posiblemente deba permanecer en el hospital más de lo normal. Es por seguridad de la mujer y su bebé. Para averiguar más sobre los factores de riesgo de la preeclampsia, consulte la hoja informativa Presión arterial alta durante el embarazo.
Las embarazadas deben prestar atención a estas señales de advertencia:
• Dolores de cabeza
• Problemas con la vista
• Aumento rápido de peso
• Hinchazón de manos y cara
• Dolor en la parte superior derecha del abdomen
Diabetes gestacional: La diabetes gestacional sucede cuando el sistema de la embarazada tiene problemas para controlar el nivel de glucosa (azúcar) en el cuerpo. La glucosa es la fuente principal de energía del cuerpo. Si los niveles de glucosa son demasiado altos, pueden surgir problemas graves de salud para usted y su bebé.
De cada 100 embarazadas, de 3 a 5 tienen diabetes gestacional. Si bien desaparece una vez que nace el bebé, más de la mitad de las mujeres tendrá diabetes más tarde en la vida.
Para aprender más sobre los factores de riesgo y qué hacer si tiene alguno, lea Diabetes gestacional.
Parto
La mujer con sobrepeso tiene mayor riesgo de sufrir problemas durante y después del parto. Cuanto mayor sea el BMI, más probabilidades tiene de un parto por cesárea, que es una cirugía mayor. En comparación con otras embarazadas, las mujeres con mucho sobrepeso pueden tener más problemas para recuperarse de una cesárea. Además, es posible que deban permanecer más tiempo en el hospital.
Bebés nacidos de madres con sobrepeso u obesas
Los bebés de madres con sobrepeso u obesas pueden enfrentarse a sus propios desafíos. Tienen mayor riesgo de:
• Nacer prematuramente
• Tener ciertos defectos de nacimiento
• Necesitar atención especial en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU)
• Ser obesos en la niñez
Qué puede hacer
Antes del embarazo: Para ayudar a evitar estos problemas de salud, atiéndase regularmente con el médico antes de quedar embarazada. Si tiene sobrepeso o es obesa, su profesional médico o dietista registrada puede ayudarle a adelgazar para tener un peso más sano antes de quedar embarazada. Le hablarán sobre el ejercicio y las comidas sanas.
Consulte MiPirámide, una herramienta por Internet del Departamento de Agricultura de EE.UU. Puede ayudarle a planear una dieta sana en función de su edad, peso, estatura y actividad física.
Durante el embarazo: Si tiene sobrepeso al principio del embarazo, NO empiece a hacer dieta. Las dietas de moda reducen los nutrientes que el bebé necesita para crecer y mantener su salud. Por lo general, las mujeres con sobrepeso deben aumentar entre 15 y 25 libras durante el embarazo. Las mujeres obesas sólo deben aumentar entre 11 a 20 libras durante el embarazo.
Recuerde: Cada mujer tiene un cuerpo distinto. Hable siempre con su profesional médico sobre las medidas más sanas para usted y su bebé.
El Sexo Durante el Embarazo
La intimidad sexual es una parte normal y saludable de una relación afectiva comprometida. Antes del embarazo, probablemente se sentía cómoda en una relación íntima con su pareja. Ahora que está embarazada, quizás tenga preguntas o no esté segura si debe tener relaciones sexuales con su pareja.
Existen muchos mitos sobre el sexo y el embarazo, entre ellos:
• El sexo puede ser perjudicial o doloroso durante el embarazo.
• El coito sexual podría lastimar al bebé.
• El bebé de cierto modo “sabe” que se están teniendo relaciones sexuales.
Verdad:
• A menos que su profesional de la salud le indique lo contrario, el sexo durante el embarazo es seguro para usted y su bebé.
• En cuanto al bebé, no tiene idea de lo que están haciendo la mamá y el papá. El bebé está bien protegido por un colchón de líquido en la matriz y por el abdomen de la madre.
¿Cuándo es peligroso el sexo durante el embarazo?
Existen algunas circunstancias en las que el sexo no será seguro durante el embarazo. Las mujeres con las siguientes complicaciones de salud deben hablar con el profesional antes de tener relaciones sexuales:
• Antecedentes o riesgo de aborto espontáneo
• Parto antes de término anterior u otros factores de riesgo del parto prematuro
• Sangrado, flujo vaginal o cólicos (dolores menstruales) inexplicados
• Pérdida de líquido amniótico
• Placenta previa (cuando la placenta está baja y cubre el cuello uterino)
• Cuello uterino incompetente (cuando está debilitado y se abre demasiado pronto)
Si se considera que su embarazo es de alto riesgo, deberá tener más cuidado que otras mujeres. Su profesional de la salud quizás le aconseje evitar el coito sexual durante todo o parte del embarazo.
¿Cómo afecta el embarazo mi vida sexual?
Muchas mujeres descubren que el embarazo les da más deseos de tener relaciones sexuales que antes de embarazarse. La libido o deseo sexual es causado por los cambios hormonales. Para algunas mujeres su nuevo cuerpo voluptuoso puede desempeñar un papel en hacerlas sentir más sexy que nunca.
Otras mujeres sienten que el deseo sexual va y viene durante el embarazo. Estos son algunos cambios comunes que quizás descubra durante las etapas de su embarazo.
Primer trimestre
• Los 3 primeros meses del embarazo suelen venir acompañados de síntomas físicos que posiblemente le hagan perder un poco el interés por el sexo.
• Síntomas como sentirse cansada, tener náuseas, dolor en los senos y la necesidad frecuente de ir al baño quizás le hagan sentir que el sexo es una incomodidad.
Segundo trimestre
• Para cuando llegue al segundo trimestre, las náuseas, fatiga y malestar en los senos por lo general habrán desaparecido o estarán mucho más controlados.
• Su abdomen está creciendo pero es lo suficientemente pequeño para tener relaciones sexuales cómodamente.
• Quizás sienta más deseos de tener relaciones sexuales. Las mujeres acumulan unas 3 libras de sangre durante el embarazo y la mayoría de ese flujo sanguíneo se dirige debajo de la línea de la cintura.
• Algunas mujeres descubren que la mayor cantidad de flujo sanguíneo aumenta su capacidad de tener un orgasmo e incluso más de una vez.
Tercer trimestre
• Hacia el final del embarazo, el abdomen en crecimiento y las expectativas del parto y de la crianza del nuevo bebé quizás le hagan perder un poco el interés por el sexo.
• Sus inquietudes son perfectamente normales. Existen otras formas de lograr la intimidad con su pareja sin tener relaciones sexuales.
¿Qué posiciones sexuales son mejores durante el embarazo?
Es posible que las posiciones sexuales que eran cómodas antes del embarazo y a principios de éste resulten incómodas o incluso sean peligrosas en las etapas más avanzadas del desarrollo del bebé. Por ejemplo, la mujer embarazada debería evitar acostarse boca arriba (posición tradicional del misionero) después del cuarto trimestre porque el peso del útero en crecimiento pone presión en los principales vasos sanguíneos. Existen otras alternativas a la posición tradicional del misionero. Intente las siguientes:
• La mujer arriba: Esta posición le permite controlar cuán rápido, lento y cómoda desea estar.
• Posición de la cuchara: Piense en la forma en que las cucharas se apilan de costado en el cajón de los utensilios. Recuéstese de costado y su pareja debe ponerse en la misma posición detrás de usted para tener relaciones sexuales. Esta posición disminuye la cantidad de presión que se ejerce sobre el abdomen.
• Manos y rodillas (en cuatro): Esta posición funciona mejor durante el primer y el segundo trimestres porque también reduce la presión sobre el abdomen. Pero a medida que el abdomen crezca durante el final del embarazo, quizás le resulte incómoda.
¿Hay otras formas de estar juntos en intimidad?
No es preciso tener coito sexual para lograr intimidad con su pareja. Otras maneras de compartir su deseo sexual incluyen las siguientes:
• Besarse
• Abrazarse
• Hacerse masajes sensuales
• Sexo oral
Nota: Si va a tener sexo oral, asegúrese de que su pareja NO le sople aire en la vagina. Eso puede causar una embolia (vaso sanguíneo bloqueado por una burbuja de aire), lo cual puede dar lugar a lesiones graves para usted y su bebé.
Por lo general, si la mujer disfrutó de ciertas actividades sexuales antes del embarazo, podrá seguir haciéndolas durante el embarazo siempre que se sienta cómoda. Si tiene preguntas específicas, hable con su profesional de la salud.
Otras sugerencias para usted y su pareja
• Hable con su pareja sobre sus necesidades de manera abierta y afectiva. Tenga presente las inquietudes de él además de las suyas. Si trabajan juntos, podrán encontrar la manera de hacerse feliz el uno al otro.
• Déjese guiar por el goce y la comodidad de los dos. Si hay algo que no le resulta bien a uno de los dos, cámbielo.
• No pierdan el sentido del humor.
• Para evitar las infecciones de transmisión sexual, utilice un condón (preservativo) al tener relaciones sexuales o sólo tenga relaciones con una persona que a su vez no tenga otras parejas sexuales. Hable con su profesional de la salud sobre la prueba de detección del VIH para usted y su pareja.
• Si el embarazo es de alto riesgo o si tiene preguntas, pida asistencia a su profesional de la salud.
¿Cuán rápido puedo tener relaciones sexuales después del parto?
Después del nacimiento del bebé, conviene esperar hasta después de su chequeo posparto antes de reanudar las relaciones sexuales. Típicamente se necesitan al menos unas 4 semanas después del parto para que la mujer se sienta cómoda y lista para el sexo. Le reconfortará saber que la mayoría de las parejas reanudan su vida sexual activa en algún momento del primer año de vida del bebé.
Cómo Comunicarse con su Médico
Ahora que está embarazada y hasta las telenovelas le hacen llorar, es posible que muchas relaciones en su vida se vean afectadas por el aumento de su sensibilidad. Una de ellas tal vez sea la relación con su médico. ¿Siente que le cuesta comunicarse con él? ¿Le gustaría que le dedicara más atención y tiempo? Estas quejas son comunes, sobre todo entre las mujeres latinas, quienes están acostumbradas a largas y afectuosas consultas.

Sin embargo, el establecer un buen vínculo con su doctor es muy importante, y le ayudará a recibir un buen cuidado prenatal y a sentirse preparada para darle la mejor bienvenida a su bebé. Por lo tanto, siga leyendo y entérese de cómo hacer de su doctor el mejor amigo de su embarazo.

Cuando Teresa se enteró que esperaba su primer bebé, lo primero que hizo fue darle gracias a Dios y después comunicarle la buena noticia a su esposo y a sus familiares cercanos. Ellos le aconsejaron que visitara al médico cuanto antes para asegurarse de que todo estuviera bien. Sin embargo, su primera visita al doctor no fue lo que ella esperaba.

"El día de la consulta, yo me sentía muy contenta, pero a la vez nerviosa y con un poco de miedo. No sabía exactamente qué preguntarle al doctor... creí que él me iba a explicar todo con calma y, más que nada, que me iba a tranquilizar, a dar ánimos", confiesa la joven futura madre.

Pero nada de esto ocurrió. Aunque Teresa señala que el médico se portó amablemente, ella sintió que el trato fue frío e impersonal. "Me atendió muy rápido y no me llamó ni siquiera por mi nombre. La verdad no me dieron ganas de volver".

El caso de Teresa no es único. Muchas mujeres latinas se sienten incómodas debido a las diferencias culturales y de idioma cuando acuden al médico, y optan por una salida equivocada: no recibir atención prenatal.

De acuerdo con el Centro Nacional de Información sobre la Salud de la Mujer (NWHIC, por sus siglas en inglés), una tercera parte de las latinas no inician el cuidado prenatal durante el primer trimestre del embarazo, como lo recomiendan los expertos.

El cuidado prenatal no solo es esencial para asegurar que un bebé nazca saludable, sino que es también el medio que permite a los médicos detectar a tiempo enfermedades que son tratables antes de que nazca el bebé. La solución, entonces, no es dejar de ir al médico sino tratar de aprender a comunicarse con él.

La doctora Elizabeth Morrison, quien atiende a inmigrantes latinas en una de las clínicas comunitarias que la Universidad de California en Irvine opera en el condado de Orange, asegura que el lazo de confianza que se debe establecer desde un principio entre la mujer embarazada y su doctor es tan importante como cualquier otro cuidado que se deba seguir durante los meses de gestación.

Para mejorar la comunicación con el médico y sacar el mejor provecho de la consulta, la doctora Jane L. Delgado, presidenta y directora ejecutiva de la Alianza Nacional para la Salud Hispana, cita en su libro ¡Salud! Guía integral para la mujer latina que, debido al poco tiempo que generalmente se tiene para hablar con el doctor, hay que ser muy claros y directos.

Antes de ir a consulta, según la doctora Delgado, conviene llevar anotaciones del estado general de salud. Por ejemplo, los síntomas que ha experimentado, de preferencia con el día y la hora. También es importante incluir los medicamentos, remedios caseros o tés que ha tomado en los últimos días. Y no olvide mencionar los cambios importantes que se han registrado en su trabajo o en el hogar.

Tanto la doctora Delgado como la doctora Morrison subrayan que es muy importante hacer preguntas. Esta es a veces la parte más díficil de la consulta, porque no se quiere incomodar o molestar al médico. Como refiere Teresa: "Yo me siento mal de preguntar, porque pienso que el doctor va a pensar que soy una ignorante, que no entiendo nada o que no tiene tiempo para contestarme todo".

Sin embargo, los expertos subrayan que toda futura madre tiene el derecho a preguntar, ya que está de por medio su salud y la de su bebé. "Ninguna pregunta está de más cuando se trata de un embarazo", asegura la doctora Morrison.

La experta aconseja incluso llevar una lista de preguntas cuando vaya a la consulta. En ella se pueden incluir cuestiones como qué tipo de anestesia se usará durante el alumbramiento, qué clase de nutrición y ejercicio debe seguir, cuáles son las señales de peligro en un embarazo, qué medicinas se pueden tomar sin riesgo, dónde recibir clases de preparación para el parto, etc.

En caso de que haya problemas con el idioma, la doctora Morrison señala que la embarazada debe preguntar si existe en el consultorio alguien que pueda ayudar a traducirle o si debe ir acompañada por alguien que sirva como intérprete.

Por otro lado, si usted no entiende claramente lo que el médico le dijo, no se sienta avergonzada de preguntar otra vez y pedir una explicación más sencilla.

Si a pesar de sus esfuerzos usted no logra sentir confianza con el médico que la atiende, es mejor buscar otro.

Tenga en mente que los médicos profesionales están para prestarle servicios a USTED y que, por lo tanto, usted tiene derecho a exigir una buena atención como paciente y como futura mamá. Usted y su bebé merecen lo mejor.
Palabras que debe saber
Estas son algunas palabras médicas que se mencionan en este sitio Web al igual que en otros de nuestros materiales. Posiblemente las escuche con frecuencia antes del embarazo y cuando esté embarazada. Las palabras aparecen en orden alfabético y sirven simplemente de guía.
ART - Ver tecnología de asistencia reproductiva.

IVF - Ver fertilización in-vitro.
17P - Ver progesterona.

Ablandar - Borrar o adelgazar. El cuello del útero se va ablandando (borrando o adelgazando) para dejar pasar al bebé del útero a la vagina.

Acidez estomacal - Una sensaci6n de ardor en el pecho causada par el acido estomacal.

Acido fólico - Una vitamina especial que puede ayudar a proteger al bebe de algunos defectos congénitos. Tome una multivitamina con 400 microgramos de acido f61ico todos los días antes del embarazo y durante las primeras semanas del embarazo.

Alcohol - Cerveza, vino, licor, refrescos a base de vinos. Estas bebidas no son seguras durante el embarazo.

Alergia - Una reacción a algo que toca, come o respira que lo hace estornudar, rascarse, tener sarpullido o dificultades para respirar.

Amamantar (lactancia materna) - Alimentar al bebé con la leche de su pecho.

Amnio - Ver amniocentesis.

Amniocentesis - También llamada amnio. Una prueba que detecta defectos congénitos, como problemas con el cerebro o la médula del bebé a través de su líquido amniótico. Esa prueba también detecta el síndrome de Down. Se le puede hacer esta prueba entre las semanas 15 y 20 de embarazo.

Aspirina - Una medicina para aliviar el dolor. Atención prenatal- Atención médica que usted recibe durante el embarazo.

Bebé prematuro - Un bebé que nace demasiado temprano, antes de las 37 semanas completas de embarazo.

Bloqueo espinal - Es una inyección que se le aplica en la parte baja de la espalda y le adormece la parte inferior del cuerpo.

Cafeína - Un compuesto que se encuentra, por ejemplo, en el café, te, refrescos, chocolate y algunos medicamentos.

Calostro – El líquido que sale de su pecho antes de que le baje la leche materna. Es de color claro y pegajoso. El cuerpo comienza a producir calostro en los últimos meses de embarazo.

Cerclaje - Una puntada que el medico sutura en el cuello del útero. La puntada puede ayudar a mantener el cuello del útero cerrado para que el bebé no nazca demasiado pronto.

Cesárea - Tipo de parto por el cual el bebé nace a través de un corte que el médico hace en su abdomen y útero.

CF - Ver fibrosis quística.

Chequeo preconcepcional - Un examen médico que se le hace antes de quedar embarazada.

Clases de educación sobre el parto - Clases para usted y su pareja en las que aprende sobre lo que sucede durante el nacimiento de un bebé.

Clomifeno - Ver citrato de clomifeno.

Citrato de clomifeno - También llamado clomifeno. Una medicina que una mujer toma para ayudarla a ovular y liberar óvulos sanos.

Contracción - Cuando los músculos del útero se endurecen y luego se relajan. Las contracciones ayudan a empujar al bebé fuera del útero.

Cordón umbilical - El cordón que conecta el bebé a la placenta. Transporta alimentos y oxígeno de la placenta al bebé.

Cuello uterino - La abertura hacia el útero que está en la parte superior de la vagina.

CVS - Ver muestra de la vellosidad coriónica o placentaria.

Depresión - Sentirse deprimido. Una condición médica en donde la persona tiene sentimientos intensos de tristeza que duran por mucho tiempo e interfieren con la vida normal de la persona.

Descafeinado – Alimentos o bebidas de las que se elimino la cafeína. Muchos cafés, tés y bebidas gaseosas o refrescos son descafeinados.

Diabetes - Tener demasiada azúcar en la sangre, que puede dañar los órganos del cuerpo, como los vasos sanguíneos, los nervios, los ojos y los riñones.

Diario menstrual - Un diario mensual de sus reglas o períodos.

Dilatar - Abrir. El cuello del útero se dilata (abre) para dejar pasar al bebe.

Doula (se pronuncia "dula") - Persona con capacitación especial para ayudarle durante el parto.

Embrión - El resultado cuando se unen un óvulo y un espermatozoide durante la fertilización. El embrión se implanta en la pared del útero y crece.

Emergencia - Cuando se necesita atención médica inmediata.

Endocrinólogo de la reproducción - También conocido como especialista de fertilidad. Un médico especializado en ayudar a aquellas mujeres que tienen dificultad en quedar embarazadas.

Enfermera practicante - Un profesional de la salud.

Epidural - Medicamento para el dolor que ayuda a adormecer la parte inferior del cuerpo durante el parto.

Especialista en fertilidad - También conocido como endocrinólogo de la reproducción. Un médico especializado en ayudar a las mujeres a quedar embarazadas.

Espermatozoide - El espermatozoide de un hombre fertiliza el óvulo de una mujer para crear un bebé.

Estreñimiento - Cuando es difícil tener un movimiento de vientre.

Factor de riesgo - Una razón conocida por la que algo podría terminar mal. Por ejemplo, fumar es un factor de riesgo de tener un bebe prematuro. Si fuma, tiene más probabilidades que las mujeres no fumadoras de tener un bebé prematuro.

fFN - Ver prueba de la fibronectina fetal.

Fertilización In-vitro - También conocido como IVF. Un método usado para ayudar a la mujer a quedar embarazada. Un doctor toma los óvulos del cuerpo de la mujer y los combina con el esperma del hombre en el laboratorio. Luego, los pone en el útero de la mujer.

Fibrosis quística - También conocida como CF. Es una enfermedad que los padres pueden transmitir a sus hijos y que afecta la respiración y la digestión.

Fórmula - Un producto lácteo para alimentar al bebé en lugar de darle leche de pecho.

Ginko Biloba - Un producto a base de hierba.

Hepatitis B - Una enfermedad causada por un virus que ataca el hígado. Al bebé se le dará una vacuna antes de marcharse del hospital para que no contraiga esa enfermedad.

Historial de embarazos - Una lista de preguntas que un profesional de la salud le hace para aprender sobre los problemas de salud que ha tenido en otros embarazos.

Historia familiar - Una lista de preguntas que un profesional de la salud le hace para aprender sobre las enfermedades y otros problemas de salud en su familia.

Hormonas - Sustancias químicas producidas por el cuerpo.

Humo de cigarrillo de segunda mano - El humo que respira del cigarrillo de otra persona.

Ictericia - Cuando el blanco de los ojos y la piel del bebé están amarillos. La ictericia es causada cuando el hígado del bebé no está desarrollado por completo.

Inducir el parto - Cuando el profesional medico le da un medicamento para que le empiece el trabajo de parto.

Infección - Una enfermedad que se contrae por gérmenes perjudiciales. Algunas infecciones comunes son la gripe, la varicela, el sarampión y el VIH.

Infección de transmisión sexual - También se la llama ITS. Es una infección que puede contagiarse al tener relaciones sexuales con alguien que tiene la infección. Ejemplos de las ITS son el VIH y el herpes.

Inmune - Estar protegida de una infección. Si es inmune a una infección, significa que no se la puede contagiar.

ITS - Ver infección de transmisión sexual.

IV - Una aguja con un tubo pequeño adherido.

Leche materna - Leche que proviene de su pecho. La leche materna es la mejor alimentación para el bebé.

Líquido amniótico – El líquido que rodea al bebé en el útero de la madre.

Maternidad - Relacionado con el embarazo o con ser madre. Par ejemplo, las mujeres embarazadas usan ropa de maternidad.

Matriz - Ver útero.

Medicamento sin receta - Una medicina que usted puede comprar sin una prescripción o receta medica, como la aspirina.

Mercurio - Un metal que con frecuencia se halla en los peces. Los pescados con mucho mercurio son el pez espada, el tiburón, la caballa (macarela) y el blanquillo del Atlántico. No coma esos tipos de pescado durante el embarazo.

Muerte súbita infantil - También conocida como SIDS o muerte de cuna. La muerte sin explicación de un bebé mientras duerme.
Muestra de la vellosidad coriónica o placentaria - También llamada CVS. Es una prueba que detecta defectos congénitos como el síndrome de Down. Se le puede hacer la prueba CVS entre las semanas 10 y 12 de embarazo.

Múltiple - Estar embarazada con más de un bebé, como por gemelos o mellizos, trillizos o más bebés.

Multivitamina - Una pastilla que contiene muchas vitaminas. Las vitaminas (como las vitaminas B y C) ayudan a que el cuerpo trabaje bien y este sano.

Nacimiento Prematuro – El nacimiento que ocurre demasiado temprano, antes de las 37 semanas completas de embarazo.

Narcótico - Es un fármaco que cambia la forma en que usted siente el dolor.

Náuseas del embarazo o matinales - Malestar en el estomago durante los primeros meses del embarazo. Aunque se las llaman náuseas matinales, pueden durar todo el día.

Nicotina - Un compuesto que se encuentra en los cigarrillos. La nicotina puede ser perjudicial para el bebé en desarrollo.

Ovarios - En donde se guardan los óvulos de una mujer en el cuerpo.

Ovular - Cuando un óvulo es liberado de los ovarios hacia las trompas de falopio.

Parto prematuro - Es el parto que comienza antes de tiempo; es decir, antes de las 37 semanas completas de embarazo.

Parto vaginal después de cesárea - Cuando tiene un parto normal después de haber tenido una cesárea en otro embarazo.
Parto vaginal o normal - El útero se contrae para ayudar a empujar al bebé hacia afuera por la vagina. Así es como nace la mayoría de los bebés.

Pasteurizado - Un alimento o bebida que se ha calentado para matar gérmenes perjudiciales. La leche y los jugos con frecuencia se pasteurizan.

Pediatra - Un médico con capacitación especializada en el cuidado de bebés y niños.

Placenta - La placenta crece en su útero y suministra alimentos y oxígeno al bebe a través del cordón umbilical.

Preeclampsia - Un tipo de alta presión de la sangre que le puede ocurrir a una mujer solamente en el embarazo.

Prescripción - Una receta para una medicina escrita par un profesional médico.

Presión arterial alta o hipertensión arterial - Cuando la fuerza de la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos es demasiado grande.

Presión pélvica - La sensación de que su bebé empuja hacia abajo adentro de usted. La presión en la pelvis es una señal de parto prematuro.

Profesional de la salud - También llamado proveedor. La persona que le brinda atención médica. Puede tratarse de un médico, una enfermera, una partera, una enfermera practicante u otro profesional médico capacitado.

Progesterona - Se le llama también 17P. La 17P es una hormona que puede ayudar a evitar el parto prematuro. Si usted ha pasado por el parto prematuro en el pasado, puede que le inyecten la 17P una vez por semana a partir de la semana 16 de embarazo.

Protuberancias de los miembros superiores e inferiores - Partes del bebé en desarrollo que se convertirán en los brazos y las piernas.

Proveedor - Ver profesional de la salud.

Pruebas de diagnóstico para los recién nacidos - Pruebas médicas que se le hacen al bebé antes de darlo de alta del hospital para ver si tiene ciertos problemas en la sangre y en otras partes del cuerpo.

Prueba del estreptococo Grupo B - Una prueba prenatal para el estreptococo Grupo B, una infección que puede ser peligrosa para el bebé. La prueba es como la que usted recibe para su papanicolau.

Prueba de la fibronectina fetal - También llamada "prueba fFN". Una prueba que verifica que cantidad de proteína fFN hay en la vagina.

Pruebas prenatales - Análisis y exámenes que se le hacen a usted y a su bebé durante el embarazo. De esta forma, el profesional médico podrá comprobar su estado de salud y el de su bebé.

Reposo en cama - Reducir sus actividades mientras está embarazada. Reposo en cama quiere decir reposar por completo en cama, o descansar varias veces durante el día.

Sangrado vaginal - Sangre de la vagina. Es una señal de que ha entrado en trabajo de parto.

Seguro médico o de salud - Le ayuda a pagar por el cuidado médico. Usted puede obtener seguro médico a través de su empleo, o lo puede comprar por su cuenta.
Sexo sin riesgo - Tomar precauciones, como usar un condón, para tener relaciones sexuales con mas de una pareja para evitar que se contagie con una ITS, como el con VIH o el herpes.

Síndrome de Down - Un trastorno que incluye una combinación de defectos congénitos, como retraso mental, defectos cardíacos, ciertos rasgos faciales y problemas de la audición y la vista.

Tecnología de asistencia reproductiva - También conocida como ART. Cualquier tipo de tratamiento para la infertilidad en donde ambos los óvulos y espermatozoides son manejados en un laboratorio.

Término completo - Un embarazo que dura entre 37 y 42 semanas de embarazo.

Toxoplasmosis - Una infección que puede contraer al comer carne poco cocida o al tocar la materia fecal de los gatos.

Trabajo de parto prematuro - Es el trabajo de parto que comienza antes de tiempo; es decir, antes de las 37 semanas completas de embarazo.

Tratamiento para la fertilidad - Un tratamiento médico que puede ayudar a la mujer a quedar embarazada.

Trompas de falopio - La estructura que une los ovarios con el útero de la mujer. Cuando sus ovarios liberan un óvulo, éste viaja por las trompas hasta el útero.

Tubo neural - La parte del bebé en desarrollo que se convertirá en el cerebro y la medula espinal.

Ultrasonido - Una prueba que usa ondas sonoras para formar una imagen del bebé en una pantalla de computadora.

Útero - Donde el bebe crece adentro de usted. También se le llama "matriz."

Vacuna - Medicamento que se le inyecta a usted o a su bebé y que protege contra ciertas enfermedades.

Vacunación - Una inyección que contiene una vacuna.

VBAC - Ver parto vaginal después de cesárea.

Vejiga - Órgano donde el cuerpo mantiene la orina.

Vitamina - Como las vitaminas B o C, ayudan a que el cuerpo trabaje bien y esté sano.

Vitaminas prenatales - Vitaminas hechas para mujeres embarazadas

Perder el peso del embarazo después que nace el bebé
Usted cargó con el bebé varios meses. Ahora que ha nacido, usted está feliz de ver ese bello rostro. Una vez que se acomoden en una rutina, probablemente estará lista para comenzar a adelgazar el peso que aumentó durante el embarazo.
Antes de comenzar su campaña para adelgazar las libras de más, recuerde que el peso que aumentó durante el embarazo fue algo bueno. Le ayudó a brindar a su bello bebé los nutrientes que necesitaba para crecer. Ahora que ha nacido, está perfectamente bien tratar de recuperar su estado físico. Con la aprobación de su profesional de la salud, puede comenzar ejercicios moderados en cuanto se sienta con ganas. Procure empezar lentamente.
Comer saludablemente
No es secreto alguno que una parte importante de adelgazar es fijarse en lo que come. Eso significa optar por alimentos sanos con la mayor frecuencia posible. Elegir alimentos sanos no sólo es importante para ayudarle a adelgazar, sino también para su salud en general.
Cuando escoja una comida, concéntrese en lo siguiente:
Frutas, verduras
• Esos alimentos le brindan fibra y vitaminas importantes como la A, C y el ácido fólico.
• Comer esos alimentos puede ayudarle a sentirse satisfecha durante períodos más largos. Puede tener menos antojos de comer refrigerios poco saludables.
Proteínas
• La carne de res, cerdo, ave, pescado, huevos y frijoles contienen nutrientes importantes como proteínas y hierro.
• Escoja carnes magras. Contienen los nutrientes que necesita su cuerpo, pero sin la grasa extra.
• Cuando compre carne, lea la etiqueta del paquete. A veces dice el porcentaje de grasa. Por ejemplo, la etiqueta dice “95% magro” (95% lean). Eso significa que la carne contiene un 5 por ciento de grasa. Seleccione carnes con poco contenido de grasa.
• Cuando prepare aves, retire la piel y recorte la grasa visible para que la comida sea más sana.
• Los pescados como el salmón, el arenque, las sardinas o la trucha de agua dulce son otra buena opción. Esos pescados tienen un alto contenido de ácidos grasos omega-3, que son importantes nutrientes que necesita el cuerpo.
Granos integrales
• Cuando elija panes, pasta o arroz, pruebe los productos elaborados con granos integrales.
• Esos alimentos tienen alto contenido de fibra. También proporcionan vitaminas esenciales como el ácido fólico.
• Los granos integrales ayudan a brindar al cuerpo la energía que necesita cuando está en movimiento.
Productos lácteos con poca grasa
• La leche, el yogurt y los quesos son todas fuentes importantes de proteínas, calcio y vitaminas.
• Seleccione productos lácteos con poco contenido de grasa. De esa forma, obtendrá los beneficios nutricionales sin la grasa extra.
Evite la comida “chatarra”
• Las papitas fritas, galletas, refrescos y otros alimentos sin valor nutritivo tienen demasiadas calorías y pocos beneficios nutricionales.
• Si le gusta comer entre las comidas principales, elija refrigerios sanos como la fruta.
Porciones más pequeñas
• No sólo es importante saber qué comer, sino cuánto comer.
• Muchos restaurantes sirven comidas que son dos o tres veces más grandes de la cantidad que debería comerse.
• Aprenda a controlar sus porciones en las comidas.
• Consulte MiPirámide, una herramienta por Internet del Departamento de Agricultura de EE.UU. Puede ayudarle a planear una dieta sana en función de su edad, peso, estatura y actividad física.
• Si está dando pecho, visite la sección de MiPirámide que ofrece sugerencias para una dieta sana durante la lactancia materna.
Cocinar sanamente
• Use métodos de cocción sana como cocer al vapor, hervir, cocinar al horno o asar.
• Evite alimentos fritos porque añaden grasas malsanas a la comida.
• Reduzca las calorías cuando cocine. Use menos cantidades de crema, mantequilla y azúcar en sus recetas o reemplácelas por otros ingredientes de bajas calorías. Por ejemplo, use leche descremada o de 1 por ciento de grasa en lugar de leche entera.
Ejercicio físico
El ejercicio físico es un componente clave del estilo de vida sano antes, durante y después del embarazo. Después del embarazo, la mayoría de las mujeres pueden comenzar a hacer ejercicios en cuanto se sientan listas. Hable con su profesional de la salud antes de comenzar su rutina de ejercicios.
Con el ejercicio regular, comenzará a ver resultados sanos. También tendrá más energía, que le ayudará a atender a su recién nacido sin sentirse demasiado extenuada.
Caminatas
• Quizás le convenga comenzar a retomar su buen estado físico con caminatas.
• Salga a caminar a paso ligero cada vez que pueda, todos los días si fuera posible.
• Cuando se sienta con más ánimo, pase a ejercicios más intensos como correr o montar en bicicleta.
Natación
• Nadar es una gran actividad física.
• Algunos centros comunitarios de salud y gimnasios ofrecen programas especiales para las nuevas mamás.
Sugerencias sobre el ejercicio físico
• No olvide incluir actividades aeróbicas. Le harán aumentar el ritmo cardíaco.
• Incluya levantamiento de pesas en la rutina de ejercicios. Así se le fortalecerán los músculos.
• También es importante hacer ejercicios de estiramiento. De esa forma, mejorará su flexibilidad y movimiento.
• La Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos tiene información sobre algunos ejercicios excelentes que puede hacer en su casa.
Lactancia materna
Dar pecho no sólo beneficia a los bebés, sino que también es bueno para las madres. Las madres que dan pecho queman más calorías. Eso puede ayudarlas a volver más rápidamente al peso que tenían antes del embarazo que si le dieran fórmula al bebé.
Sea realista
Muchas de las madres de Hollywood de hoy en día recuperan su figura original en tiempo récord. Cuando vea lo bien que lucen, puede sentir presión de adelgazar el peso extra rápidamente.
El buen estado física de las madres famosas puede crear expectativas no realistas y poco saludables para muchas mujeres y su pareja. Recuerde: No es una carrera para ver cuán rápido puede calzarse pantalones estrechos. Concéntrese en vivir una vida sana y el resto sucederá solo.
Más sugerencias
• Vaya a su propio ritmo.
• Escoja una actividad física que sea adecuada para usted.
• Coma alimentos sanos.
Prepárese para un desastre: Información para las mujeres embarazadas
Las necesidades de la mujer embarazada durante un desastre son muy particulares. Deberá seguir las instrucciones de preparación y evacuación ordenadas por el estado donde reside, pero tenga presente las consideraciones de este artículo.

Esta información fue creada para las embarazadas afectadas por un desastre. Si usted está embarazada o piensa que está embarazada y tiene preguntas sobre los efectos del desastre en la salud, hable con un profesional de la salud.

ANTES DEL DESASTRE
Cerciórese de avisar al consultorio de su profesional de la salud (médico, partera o enfermera practicante) el lugar donde se irá.

Haga una lista de todos los medicamentos bajo receta y vitaminas prenatales que esté tomando.

Pida a su profesional de la salud una copia de su historia clínica prenatal.

Si tiene un administrador de caso o participa en un programa como Healthy Start o Nurse-Family Partnership, avísele adonde irá y déjele un número de teléfono para que pueda comunicarse con usted.

Si tiene un embarazo de alto riesgo o está cerca de la fecha de parto, consulte con su profesional de la salud la opción menos riesgosa para usted.
DURANTE EL DESASTRE
Traiga los medicamentos que esté tomando, incluso sus vitaminas prenatales y recetas.

Mantenga consigo una copia de su historia clínica prenatal y la información de contacto de su profesional médico en caso que deba consultar a otro profesional de la salud.
Si está conduciendo, cerciórese de parar, salir y caminar cada 1 ó 2 horas.
Use zapatos o calzado cómodo.
Lleve consigo meriendas.

Recuerde que es probable que no haya ropa de maternidad si evacúa. Lleve ropa extra incluso ropa interior.
DESPUÉS DEL DESASTRE
Si la oficina de su profesional de la salud está cerrada, o si usted tiene que evacuar, llame al hospita local o departamento de salud para obtener información acerca del cuidado prenatal y hospitales locales.
Alimentos
Procure comer a intervalos regulares durante el día.
No coma alimentos en mal estado o que crea que están en mal estado.

Trate de elegir comidas con alto contenido de proteína y poca grasa. Los carbohidratos como el pan y las pastas ayudan a darle energía. Para más información, lea Qué debe comer.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE.UU. ofrecen información sobre la inocuidad de los alimentos en su sitio web.
Agua para beber, cocinar y bañarse
Escuche y siga los anuncios públicos. Las autoridades a a nivel local le dirán si el agua del grifo es apta para beber, cocinar o bañarse. Si el agua no es potable, siga las instrucciones para consumir agua embotellada o para hervir o purificar el agua de grifo y usarla para cocinar, limpiar o bañarse. Si el agua del grifo no es potable, el método preferido para matar bacterias y parásitos perjudiciales del agua no apta para consumo es hervirla. Para matar la mayoría de los organismos, haga hervir el agua a fuego fuerte durante 1 minuto.

Si no puede hervir el agua de grifo no apta para consumo, puede purificarla con tabletas de cloro o de yodo. Siga las instrucciones de las tabletas. Mantenga el agua tratada fuera del alcance de los niños.

Tome por lo menos de seis a ocho vasos (de 8 onzas) de agua, jugo o leche por día.
Inmunizaciones
Importante: Las embarazadas no deben vacunarse contra la varicela, el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR). Si desea más información sobre las vacunas y el embarazo, lea el artículo de March of Dimes.
Síntomas del parto: Normal y prematuro
El estrés es un factor de riesgo del parto prematuro. Si tiene algunos de los síntomas indicados a continuación, no espere a que desaparezcan. Si está en un refugio para evacuados, diríjase inmediatamente a la persona a cargo del establecimiento. Dígale que necesita atención médica de inmediato.
• Contracciones (el abdomen se endurece como un puño) cada 10 minutos o con más frecuencia
• Cambio en el flujo vaginal (pérdida de líquido o sangrado de la vagina)
• Presión en la pelvis (la sensación de que el bebé empuja hacia abajo)
• Dolor leve en la parte inferior de la espalda
• Cólicos como si tuviera la regla o el periodo
• Dolores abdominales con o sin diarrea
Si no está en un refugio para evacuados y tiene alguno de esos síntomas, comuníquese con un profesional de la salud.

Para más información sobre el parto normal, lea Dar a luz. Para más información sobre el parto que empieza demasiado temprano, lea sobre el parto prematuro.
Tranquilidad física
Sea cual fuere el lugar donde esté viviendo, tómese unos minutos (de 10 a 15) para acostarse y poner los pies en alto. Trate de hacerlo tres veces por día (como por ejemplo después de desayunar, almorzar y cenar). Para que esos minutos de descanso sean más efectivos, trate de:
• Acostarse en un lugar tranquilo.
• Despejar la mente de inquietudes durante esos momentos.
• Respirar hondo desde el abdomen y no desde el pecho.
Evite sobrecalentarse.
El estrés y el embarazo: Tranquilidad mental y emocional
Busque a alguien con quien hablar durante unos minutos varias veces por día. Invite a la persona para que sea su “comadre” o compañero. Comparta con esa persona sus inquietudes sobre el embarazo en estas difíciles circunstancias. Tener a alguien con quien hablar es un gran alivio y ayuda.

Los profesionales de la salud podrán ayudarla a controlar el estrés o le recomendarán otros especialistas. También puede solicitar ayuda a:
• Un clérigo
• El departamento de psicología de una universidad o facultad cercana
• El centro de salud mental de la comunidad.
Si alguna vez siente deseos de hacerse daño a sí misma o al bebé, hable de inmediato con un profesional de la salud.

Las situaciones de emergencia ocasionan tensiones en la familia. Si está preocupada por su relación de pareja y su seguridad, llame a la Línea Nacional Gratuita Contra la Violencia Doméstica al (800) 799-SAFE (7233).

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA SALUD
Lea más información sobre la salud en el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE.UU..
PELIGROS POSIBLES
Calles y edificios inundados
El agua de las inundaciones puede contener sustancias perjudiciales, como por ejemplo bacterias capaces de causar enfermedades graves. Conviene que los niños y las embarazadas eviten tocar o caminar en las aguas de inundaciones.

Si toca el agua, use jabón y agua limpia para lavarse las partes del cuerpo que entraron en contacto con el agua contaminada. Cada vez que sea posible, la gente que tiene que estar en contacto con el agua contaminada debe usar indumentaria protectora como guantes y botas.

Si usted está embarazada, tenga cuidado especialmente de no tragar el agua de las inundaciones. Trate de mantener la boca alejada del agua. Si se siente mal, hable de inmediato con un médico o enfermera. Recuerde avisarles que está embarazada.
Exposiciones tóxicas durante el embarazo
Si le preocupa que usted o su bebé quizás se haya expuesto a productos químicos o sustancias peligrosas, hable con un profesional médico.

La Organización de Especialistas en Información Teratológica (OTIS) ofrece asesoramiento telefónico gratuito a las embarazadas que crean haber estado expuestas a productos tóxicos. El servicio atiende de 8 a.m. a 6 p.m., hora centro, llamando al (866) 626-6847.
Regreso al hogar
Las embarazadas se enfrentan a varios peligros al regresar al hogar, dependiendo del alcance del daño y sus circunstancias individuales. Si está embarazada y su vivienda sufrió daños, conviene pedir a los trabajadores encargados de catástrofes, a los familiares y amigos que realicen la limpieza. Estos son los posibles peligros que pueden amenazar su salud y embarazo:
• Contaminantes como bacterias y moho diseminados en artículos del hogar
• Trabajo físico arduo, como llevar y levantar objetos pesados
• Caídas al pisar escombros
• Choque eléctrico
Los departamentos ambientales y de salud a nivel local y estatal podrán informarle qué contaminantes existen en su área. Si desea más información sobre los peligros ambientales y el embarazo.

Ser Mamá Después de los 35
Las mujeres sanas de 35 años y las que ya han pasado los 40 usualmente tienen embarazos sanos. Si surge algún problema, por lo general puede tratarse con éxito.

Las mujeres mayores de 35 años tienen un riesgo mayor de:
• Problemas de fertilidad
• Alta presión arterial
• Diabetes
• Embarazos múltiples (gemelos/mellizos o más)
• Aborto espontáneo
• Placenta previa, una condición en donde la placenta está en el lugar incorrecto y cubre el cuello uterino
• Parto por cesárea
• Parto prematuro
• Nacimiento de un bebé sin vida
• Un bebé con un trastorno genético
Dado estos riesgos para las mujeres mayores de 35 años, el cuidado prenatal es muy importante.

Qué puede hacer:
No importa su edad, vea a su proveedor de cuidado de salud antes de tratar quedar embarazada. Esto muy importante si usted:
• Tiene una condición crónica, como la diabetes, un trastorno de convulsiones o alta presión arterial
• Toma medicamentos a largo plazo
Si no se las controla, algunas condiciones médicas pueden causar riesgos para usted y para su bebé.

Si tiene más de 35 años y no queda embarazada después de intentarlo durante seis meses, consulte a su médico. A las mujeres mayores puede resultarles más difícil quedar embarazadas, ya que la fertilidad se reduce con la edad. En muchos casos, la infertilidad puede tratarse.

Los cuidados prenatales son importantes
Los cuidados prenatales son particularmente importantes para las mujeres de más de 35 años debido a que:
• Tienen más probabilidades de tener alta presión arterial y diabetes por primera vez durante el embarazo.
• Pueden escoger realizarse la prueba para el síndrome de Down.
Hábitos saludables
Para reducir los riesgos durante el embarazo:
• Coma alimentos saludables
• Aumente una cantidad saludable de peso
• Haga ejercicio (con la aprobación de su médico)
• No beba alcohol, no fume y no consuma drogas ilegales
• Absténgase de tomar cualquier medicamento o suplemento a base de hierbas sin consultar antes a su médico
Pruebas prenatales
Consulte a su profesional de la salud sobre las pruebas prenatales para usted. Por ejemplo, el análisis de la sangre materna puede ser recomendada a las mujeres de 35 años o más.

Por lo general, los resultados de esta prueba se obtienen en aproximadamente una o dos semanas. La mayoría de las mujeres que se realizan pruebas prenatales reciben la buena noticia de que su bebé está bien y la tranquilidad que les brindan los resultados
Trabajando durante el embarazo
Si está embarazada, ¡ya es una madre que trabaja! Si trabaja fuera de la casa, le ofrecemos 25 sugerencias para las futuras mamás que trabajan de la revista Working Mother. Desde cómo sobrellevar las náuseas, negociar la licencia por maternidad hasta el retorno más fácil al trabajo, esto es lo que debe saber para que la transición del trabajo al hogar y viceversa sea lo menos problemática posible.
Mantenga la salud en el trabajo
1. Luche contra las náuseas. Tenga a mano refrigerios ricos en carbohidratos como galletas saladas, palomitas de maíz y pretzels. Si desea más ideas, lea el artículo sobre cómo controlar las náuseas.
2. No salte comidas. Coma al menos tres comidas por día y trate de que sean lo más saludables posibles. Escoja refrigerios nutritivos como barritas de zanahorias o bananas durante el día para mantener estables los niveles de azúcar (son más volátiles durante el embarazo).
3. Beba mucha agua. Si se mantiene bien hidratada, mantendrá elevado el volumen de fluidos del cuerpo, nutrirá al bebé en crecimiento y ayudará a mantener sus niveles de energía.
4. Muévase. Incluso el ejercicio moderado puede prevenir muchos malestares del embarazo. Levántese y camine una vez por hora más o menos. Quedarse sentada o parada en la misma posición durante mucho tiempo aumenta la posibilidad de coágulos de sangre, várices e hinchazón.
5. Combata la fatiga. Es muy importante dormir lo suficiente. Es común que las embarazadas duerman 10 u 11 horas. Trate de dormir una siesta corta en el trabajo, sea en un sofá o con los pies en alto en su escritorio.
6. Planee dejar el trabajo con tiempo. Trate de no trabajar hasta la fecha prevista de parto. Necesitará tiempo para relajarse y descansar. Recuerde que las hormonas del estrés pueden dificultar el parto.

Negocie su licencia por maternidad
7. Conozca la ley. A diferencia de muchos otros países, Estados Unidos no dispone la licencia por maternidad con goce de sueldo. Desde 1993, la Ley federal de Licencia por Razones Familiares y Médicas (FMLA) exige que las compañías con más de 50 empleados permitan a los padres una licencia sin goce de sueldo de 12 semanas con trabajo garantizado.
8. Conozca las leyes de su estado. Algunos estados tienen leyes que prorrogan la cobertura de la ley FMLA. Vermont exige que las compañías con tan sólo 10 empleados permitan 12 semanas de licencia sin goce de sueldo para los nuevos padres. California prorrogó su seguro de discapacidad para cubrir acontecimientos familiares importantes como el nacimiento de un hijo. Para más información sobre la cobertura de cada estado, visite el sitio web del Departamento de Trabajo de EE.UU.
9. Investigue. Averigüe cuál es la norma de licencia por maternidad de su compañía. Lea el manual del empleado. Hable con alguna persona de recursos humanos sobre las licencias con y sin goce de sueldo. Averigüe si puede añadir días de vacaciones o días acumulados por enfermedad a la licencia con goce de sueldo. Pregunte si la licencia afectará la bonificación o evaluación anual de su desempeño. Si está por adoptar un niño, pregunte si hay premios en efectivo para sufragar los costos. Consulte con sus compañeros de trabajo qué otros arreglos han hecho.
10. Planee cómo anunciar su embarazo. En general, conviene esperar hasta el final del primer trimestre antes de avisarle a su jefe que está embarazada. Si sufre de náuseas o tiene un embarazo difícil, quizás quiera anunciar su embarazo antes. Si su jefe inicia la conversación sobre la licencia por maternidad antes de que usted esté lista, dígale que está arreglando los detalles y que promete comunicárselos para cierta fecha.
11. Defina lo que desea. Decida cuánto tiempo le gustaría tomarse. Piense en ausentarse del trabajo antes de que nazca el bebé o en regresar al trabajo gradualmente a tiempo parcial. Prepare un presupuesto y calcule por cuánto tiempo su familia puede mantenerse si se toma licencia sin goce de sueldo o con salario parcial.
12. Mantenga sus opciones abiertas. Considere las cosas que no puede controlar, como la fecha en que nazca el bebé, la dificultad de encontrar una persona o guardería que lo cuide o la posibilidad de que se sienta físicamente demasiado exhausta para regresar al trabajo rápidamente. Piénselo dos veces antes de usar todos sus días de vacaciones y enfermedad para la licencia por maternidad. Guarde algunos días para más adelante.
13. Prevea las inquietudes de su jefe. Su jefe querrá saber cuánto tiempo estará ausente y quién hará su trabajo. Resuelva quién se encargará de hacer su trabajo durante su ausencia.
14. Haga un plan. Haga una lista escrita de todo lo que desea pedir, así como las alternativas en caso de que no le concedieran todo lo que pide.
15. Negocie y prepárese para proponer alternativas. Inicie la negociación enfatizando su compromiso hacia la compañía y su plan de seguir trabajando después del nacimiento del bebé. Si no le conceden tanto tiempo como desea, trate de negociar un regreso gradual, trabajar desde su casa o trabajar a tiempo parcial durante un cierto período.
16. Prometa estar disponible dentro de ciertos límites. Si le está pidiendo a su empleador que sea flexible, es una buena idea demostrar que usted también puede ser flexible. Convenga estar disponible para toda consulta, pero sea realista sobre lo que podrá hacer mientras cuida a su recién nacido.
17. Confirme todas las condiciones por escrito. Una vez que usted y su jefe convengan en un plan, escriba una carta detallando su entendimiento del acuerdo y conserve una copia. Si tiene problemas o preguntas sobre la negociación de su licencia por maternidad, llame a la Línea nacional de supervivencia laboral al (800) 522-0925, patrocinada por 9to5, la Asociación Nacional de Mujeres que Trabajan.

Procure que las transiciones no sean problemáticas
18. Divida sus tareas. No deje el tema de su reemplazo hasta último momento (o hasta el noveno mes, en su caso). Averigüe si le corresponde buscar y capacitar a la persona que la reemplazará. Si sus colegas deben colaborar y hacer su trabajo, comience los proyectos a largo plazo antes de irse y distribuya las tareas pequeñas y particulares entre ciertas personas.
19. Ordene. Deje su escritorio organizado. Organice sus archivos, informes y otros datos que se necesitarán cuando usted no esté. Prepare una carpeta bien rotulada con información de contacto, ubicación de los archivos y otra información pertinente.
20. Anuncie su ausencia. Avise a contactos y a clientes cuándo se marchará y quién se encargará de su trabajo durante su ausencia.
21. Empaque sus efectos personales. Si no puede dejar su oficina bajo llave, llévese los objetos valiosos a su casa de antemano. Proteja sus documentos electrónicos personales o confidenciales con contraseñas o haga copias de seguridad y bórrelos del disco duro de la computadora.
22. Reenvíe la correspondencia y cambie el mensaje de su contestador automático. Averigüe quién se encargará de su correspondencia durante su ausencia. Cuando grabe el mensaje del contestador automático, incluya la duración de su ausencia, la fecha aproximada de su regreso y el nombre y número de las personas que harán su trabajo. Configure un mensaje electrónico automático con la misma información.
23. Evalúe otros factores. Averigüe si tendrá acceso a su correo de voz y electrónico durante la licencia por maternidad. También pregunte si debe devolver equipos de la compañía, como la computadora portátil que esté usando para trabajar en su casa.
24. Consulte si debe mantenerse en contacto. Quizás su empleador le pida que comunique periódicamente su situación y su intención de regresar al trabajo, lo cual es perfectamente legal. Tal vez le convenga mantenerse en contacto ocasionalmente con su jefe o sus colegas para su propio beneficio y para mantenerse informada.

Las vacunas durante el embarazo
Si está embarazada o está planeando un embarazo, consulte a su profesional de la salud para asegurarse de que tenga sus vacunas al día. Algunas infecciones puede ser peligrosas para la mujer embarazada y su bebé. Hable con su profesional de la salud sobre los riesgos y beneficios de las vacunas durante el embarazo. Su profesional de la salud podrá indicarle qué vacunas son adecuadas para usted antes, durante y después del embarazo.
¿Cómo funcionan las vacunas?
Los organismos minúsculos (como los virus y las bacterias) que invaden el cuerpo causan infecciones que pueden hacer que se enferme. Cuando usted adquiere una infección, su cuerpo combate estos organismos y crea una defensa especial (anticuerpos) contra ellos. En muchos casos, una vez que su cuerpo ha creado esta defensa, usted es inmune a ese tipo de infección y no se va a enfermar por ella en el futuro.
Las vacunas usualmente contienen una pequeña cantidad del organismo que causa la infección. En general, la vacuna contiene la cantidad necesaria del organismo para ayudar a su cuerpo a defenderse de la infección, pero no contiene lo suficiente como para que se enferme. De este modo, las vacunas permiten que usted cree inmunidad a una infección sin haber tenido la enfermedad primero.
Existen tres tipos principales de vacunas:
• Aquellas que contienen un organismo activo, pero debilitado
• Aquellas que contienen una organismo inactivado
• Aquellas que contienen toxoides (proteínas químicamente modificadas que vienen de bacterias)
Generalmente, las vacunas con virus activos no son recomendadas para las mujeres embarazadas.
¿Qué vacunas son recomendadas antes del embarazo?
El mejor momento para hablar sobre las vacunas es durante la visita con su profesional de la salud antes de quedar embarazada. Antes del embarazo, usted puede obtener vacunas que la protegerán a usted y a su bebé durante el embarazo. Es una buena idea que todas las mujeres obtengan un chequeo médico antes de que queden embarazadas.
Algunas enfermedades que se pueden prevenir con vacunas, como la rubéola (sarampión alemán) y la varicela, pueden causar defectos de nacimiento u otros problemas en el bebé si usted se infecta por ellas durante el embarazo. Estas vacunas están hechas con virus activos. Los Centros para el Control y la Preveción de Enfermedades de EE.UU. (CDC) no recomiendan que estas vacunas sean administradas durante el embarazo. En su chequeo antes del embarazo, el profesional puede hacerle un análisis de sangre para averiguar si usted es inmune. Si no es inmune, usted puede ser vacunada antes del embarazo. Después de la vacuna, debe esperar al menos un mes antes de tratar de quedar embarazada.
La vacuna Dtap la protege contra tres enfermedades:
• El tetáno, una enfermedad seria del sistema nervioso central
• La difteria, una infección respiratoria peligrosa
• Pertusis (tosferina)
Si usted nunca ha recibido la vacuna Dtap, pregúntele a su profesional de la salud si usted debe recibir la vacuna antes del embarazo. La vacuna Dtap debe reemplazar su próxima vacuna de refuerzo contra el tétano/difteria (Td) (generalmente recomendada cada 10 años, aunque usted puede recibir la Dtap si su último refuerzo de Td fue por lo menos hace dos años). Los CDC no recomiendan la parte de la vacuna contra la pertusis durante el embarazo, porque la información en cuanto a su seguridad durante el embarazo es limitada. (La vacuna contra la pertusis está hecha con partes inactivas de la bacteria.) La inyección de Td, hecha con toxoides, es segura durante el embarazo. Si usted se hace una cortadura profunda durante el embarazo y necesita una inyección contra el tétano, usted puede recibir la inyección de Td con seguridad.
Si usted tiene 26 años o menos, su profesional de la salud puede que le recomiende que reciba la vacuna contra el virus HPV (también llamada Gardasil). HPV se refiere al virus de papiloma humano. HPV es la infección de transmisión sexual más común en los Estados Unidos. Puede causar verrugas genitales, cáncer del cuello uterino y otros tipos de cáncer. Más de la mitad de los hombres y las mujeres activas sexualmente se infectan con el HPV en algún momento en sus vidas.
¿Qué vacunas son recomendadas durante el embarazo?
De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), todas las mujeres que quedarán embarazadas durante la temporada de la gripe deben recibir la vacuna antigripal. La temporada de la gripe por lo general ocurre de noviembre a marzo. La vacuna está hecha con virus inactivados y no presenta riesgos para la madre y ni para el bebé. Las mujeres embarazadas que se enferman con la gripe tienen más probabilidades de sufrir serias complicaciones, como la neumonía.
Los CDC también recomiendan que las mujeres embarazadas reciban la vacuna contra el H1N1 (influenza porcina). Esto ayudará a proteger a la mamá y al bebé de la enfermedad, la cual puede ser muy seria para algunas mujeres embarazadas. Hable con su profesional de la salud acerca de recibir la vacuna.
¿Qué otras vacunas pueden ser recomendadas durante el embarazo?
Ciertas vacunas suelen recomendarse durante el embarazo si la mujer corre un riesgo mayor de infección. Su profesional de la salud puede indicarle que se aplique una vacuna que no suele recomendarse generalmente durante el embarazo. Usted puede correr un riesgo mayor de infección si:
• Trabaja en un centro de cuidados de la salud.
• Viaja a lugares en donde la infección es común.
• Tiene ciertas enfermedades crónicas, como la diabetes.
Los CDC recomiendan la aplicación de las siguientes vacunas a las mujeres embarazadas que corren el riesgo de infección:
• Hepatitis B
• Meningocóccica
• Neumocóccica
• Rabia
Hable con su profesional de la salud acerca de los riesgos y los beneficios de cada vacuna. Ninguna de estas vacunas contiene virus activos, por lo que los expertos creen que no son riesgosas para el bebé. Pero, la información sobre las vacunas meningocóccica y neumocóccica durante el embarazo es limitada.
¿Qué vacunas se deben evitar durante el embarazo?
De acuerdo a los CDC, las siguientes vacunas con virus activos no son recomendadas durante el embarazo:
• Vacuna contra la gripe en aerosol nasal. Las mujeres embarazadas deben reibir la vacuna conta la gripe inyectable, que contiene virus inactivos.
• Sarampión
• Paperas
• Rubéola (sarampión alemán)
• MMR (vauna combinada contra el sarampión, paperas, rubéola)
• Varicela
• BCG (tuberculosis)
Las mujeres deben posponer quedar embarazadas por un mes después de recibir cualquiera de estas vacunas.
Los expertos conocen muy poco sobre cómo las siguientes vacunas puede afectar a su bebé:
• Polio (IPV)
• Hepatitis A
• Antrax
• Encefalitis japonesa
• Fiebre tifoidea
• Vaccinia (viruela)
• Fiebre amarilla
Algunas de estas vacunas contienen virus activos. Usted y su profesional de la salud deben tomar en consideración cuidadosamente los riesgos y beneficios al usar estas vacunas durante el embarazo.
Las mujeres no deben recibir la vacuna contra el HPV cuando están embarazadas. La vacuna parece ser segura para ambos la madre y el bebé. Pero, aún se están realizando estudios y todavía no ha sido aprobada para su uso durante el embarazo.
¿Qué vacunas son recomendadas después del embarazo?
Los CDC recomiendan vacunarse contra la rubéola y la varicela lo antes posible después del parto si no es inmune a ellas para que esté protegida en embarazos futuros.

Si usted no fue vacunada con la vacuna Dtap antes del embarazo, probablemente deba vacunarse justo después del embrazo. (Si han pasado más de dos años desde su último refuerzo de Td, su pofesional pueda que posponga la vacuna Dta.) Recibir la vacuna Dtap antes o después del embarazo la protegerá a usted y a su bebé de contraer pertusis. Los bebés que contraen pertusis corren un riesgo mayor de complicaciones y hasta morir. Los bebés son vacunados de rutina con la Dtap a los 2, 4 y 6 meses de edad, pero corren el riesgo de infección hasta que reciban por lo menos de una a dos inyecciones de Dtap.
Si usted es menor de 26 años, también es aconsejable que se aplique la nueva vacuna HPV (virus del papiloma humano) para estar protegida contra el cáncer cervical.
Si está amamantando, puede vacunarse sin riesgos según el plan de vacunación normal para adultos. No existen riesgos conocidos para el bebé.

CAMBIOS EN EL EMBARAZO
Acidez estomacal e indigestión
Muchas mujeres sufren de acidez estomacal por primera vez durante el embarazo, en especial en el segundo y tercer trimestre. Si bien no suele ser un signo de problemas graves, es incómodo o doloroso. El reflujo gastroesofágico con frecuencia se conoce como “reflujo ácido”, “acidez o ardor estomacal”.
La indigestión también es común durante el embarazo y puede ocurrir junto con la acidez estomacal. La indigestión, también llamada "dispepsa", es otro nombre para describir un malestar estomacal. Usted sabe si tiene indigestión cuando se siente bien llena, hinchada o con gas.
Causas de la acidez estomacal y la indigestión durante el embarazo
La acidez ocurre cuando la comida digerida pasa del estómago, que contiene ácido, al esófago (el conducto entre la boca y el estómago). Eso causa una sensación de ardor detrás del esternón o una sensación de quemazón que comienza en el estómago y parece subir. Es posible que sienta un gusto amargo en la boca o la sensación de que el vómito sube por la garganta.
• Normalmente la comida baja por el esófago de la boca al estómago.
• En la parte inferior del esófago hay una válvula circular que cierra la conexión entre éste y el estómago cuando usted no está comiendo.
• La válvula impide que los ácidos del estómago suban.
• Al tragar, la válvula se relaja para permitir que la comida y el líquido fluyan.
• Si la válvula se relaja cuando no está comiendo, los ácidos del estómago pueden subir por el esófago, irritarlo y causar la sensación de ardor.
Hay varios factores que hacen que la válvula se relaje con más facilidad, como por ejemplo:
• Comidas fritas o grasosas
• Chocolate o bebidas con cafeína
• Cebolla, ajo o comidas picantes
• Ciertos medicamentos
• Comer demasiado
• Acostarse después de comer
Las hormonas durante el embarazo
Durante el embarazo, las hormonas relajan los músculos del aparato digestivo, incluso la válvula del esófago. Es por eso que los ácidos del estómago suben más fácilmente por el esófago, en particular si está acostada. La acidez estomacal es peor en el segundo y tercer trimestre cuando el útero comienza a presionar el estómago y empuja la comida hacia el esófago.
Las hormonas del embarazo también frenan:
• Los músculos que empujan la comida del esófago al estómago
• Los músculos que se contraen para digerir la comida en el estómago, lo cual reduce el ritmo de la digestión
Esos cambios también pueden producir indigestión y darle la sensación de estar muy llena, hinchada o con mucho gas.
Qué puede hacer
Siga estos consejos para evitar la acidez estomacal:
Coma comidas pequeñas.
• Coma de cinco a seis comidas pequeñas por día en lugar de pocas comidas grandes.
• Esto puede ayudar a su cuerpo a digerir mejor la comida.
Beba menos líquidos cuando coma.
• Evite beber grandes cantidades de líquidos con las comidas.
• Procure beber líquidos entre las comidas.
Evite los alimentos que desencadenan la acidez estomacal.
• Evite comidas picantes, fritas o grasosas, el chocolate, la cafeína.
• Estos tipos de alimentos causan ardor estomacal.
Evite agacharse o acostarse inmediatamente después de comer.
• Siéntese, haga tareas domésticas livianas o camine hasta que el cuerpo haya terminado la digestión.
• Coma la última comida del día varias horas antes de acostarse.
• Si necesita recostarse, acomode el cuerpo en posición vertical con almohadas.
No engorde demasiado.
• Aumente una cantidad normal de peso.
• No se pase de los límites de aumento de peso que le indique el profesional de la salud.
• El exceso de peso pone más presión sobre el abdomen y tendrá más probabilidades de sufrir ardor estomacal.
Use ropa cómoda.
• La ropa ajustada presiona más el estómago y el abdomen.
• Use ropa suelta para que sienta más cómoda.
Levante su cabeza cuando esté acostada.
• Eleve su cabeza unas cuantas pulgadas con almohadas.
• De ser posible, levante la cabecera de la cama.
Si necesita un antiácido para aliviar los síntomas, consulte con el profesional de la salud para escoger el mejor para usted.
Cuándo hablar con el profesional de la salud
Normalmente la acidez estomacal es temporal y leve. La acidez estomacal aguda puede ser un signo de un problema más grave. Hable con el profesional de la salud si tiene estos síntomas:
• Acidez que vuelve a sentir en cuanto pasa el efecto del antiácido
• Acidez que la despierta durante la noche
• Dificultades para tragar
• Vomita sangre
• Materia fecal negra
• Pérdida de peso

Calambres en las piernas
Durante el segundo y tercer trimestre, posiblemente tenga calambres dolorosos en las piernas, en especial de noche o mientras duerme. También puede tener una sensación nerviosa en las piernas. Los calambres suelen ocurrir con más frecuencia en los últimos meses del embarazo.
Causas de los calambres en las piernas durante el embarazo
Los calambres suceden cuando los músculos se tensan repentinamente causando dolor intenso. Los músculos se tensan por distintas razones, como falta de líquidos, lesión, esguince muscular o por permanecer en la misma posición durante un período prolongado. Los problemas de circulación sanguínea o presión en los nervios de la columna también pueden producir dolores similares a los calambres en las piernas.
No se sabe con certeza por qué aumentan los calambres en las piernas durante el embarazo. Pueden ocurrir por:
• Cambios en la circulación sanguínea durante el embarazo
• La presión sobre los músculos de la pierna por el peso extra del embarazo
• La presión que ejerce el bebé en crecimiento sobre los nervios y vasos sanguíneos que van a las piernas
Los expertos solían creer que los calambres en las piernas eran por falta de calcio en la dieta. Ya no se cree que eso sea cierto. (Pero cerciórese de comer suficientes productos lácteos y otros alimentos ricos en calcio durante el embarazo. El calcio es importante para el desarrollo del bebé y conservará los huesos de la madre fuertes y sanos.)
Calambres en las piernas: Qué puede hacer
Estos consejos le ayudarán a evitar o aliviar los calambres en las piernas:
• Estiramiento. Si estira las piernas (en particular las pantorrillas) antes de acostarse, tendrá menos calambres. Cuando sienta un calambre en la pierna, estírela con el talón extendido y mueva los dedos del pie. Evite poner el pie en punta al estirarse o hacer ejercicios.
• Evite permanecer sentada o parada en una misma posición durante un período prolongado. Evite sentarse en una posición que limite el flujo de sangre (como sentarse con las piernas cruzadas durante un rato largo).
• Haga ejercicios. El ejercicio regular, como las caminatas diarias, ayudan a evitar los calambres en las piernas. (No olvide consultar con el profesional de la salud qué ejercicios puede hacer y cuánto tiempo puede mantener el programa de actividad física.) Si puede pararse, camine unos minutos para aliviar el dolor y relajar el músculo de la pierna.
• Beba líquidos en abundancia. Evite deshidratarse. Cerciórese de tomar suficiente agua durante el día.
• Masajee las piernas y aplique calor. Cuando tenga un calambre en la pierna, relaje el músculo dándose un masaje suave o caliente el músculo con una toalla caliente o una bolsa de agua caliente. Un baño caliente antes de acostarse también puede ayudar a relajar los músculos y evitar los calambres.

Cuándo hablar con el profesional de la salud
Los calambres normalmente desaparecen sin tratamiento médico, pero pueden ser un signo de un problema más grave. Hable con el profesional de la salud de inmediato si:
• El dolor es frecuente y grave
• Nota enrojecimiento, calor, hinchazón o malestar en la pierna

Cambios en el pelo y el vello
Muchas mujeres notan que su cabello es más abundante y grueso durante el embarazo. Gran parte de las mujeres pierden mucho cabello unas semanas o meses después del parto. Esos cambios son normales. El cabello normalmente retoma su ciclo normal de crecimiento a los seis meses después del parto.
Antes del embarazo
Cuando no está embarazada, el cabello crece en un ciclo regular. Cada cabello:
• Normalmente crece aproximadamente media pulgada por mes durante un período de 2 a 6 años
• Luego entra en una fase de “descanso” durante 2 ó 3 meses
• Posteriormente se va cayendo gradualmente, lo cual se ve al cepillarse o lavarse el cabello.
El ciclo de crecimiento vuelve a comenzar nuevamente. En cualquier momento dado, alrededor del 10% del cabello está en etapa de descanso y el 90% está en etapa de crecimiento.

Durante el embarazo
El cabello tiende a permanecer más tiempo en la etapa de descanso durante el embarazo. La razón es por los altos niveles de hormonas que evitan el pérdida del cabello. Durante el embarazo:
• Su cabello permanece en la etapa de descanso por más tiempo que lo de costumbre.
• La mayoría de los pelos están en la etapa de descanso en cualquier momento dado.
• El cabello se cae menos a diario, dando la impresión de que el cabello es más abundante y grueso.
Después del embarazo
Una vez tiene a su bebé, su cuerpo tratará de regresar a su estado antes del embarazo. Esto incluye su cabello. Después del parto:
• Se acorta la fase de descanso.
• El cabello se cae más y empieza a crecer cabello nuevo.
• La pérdida normal del cabello que se demoró con el embarazo sucede a la vez.
• Cuando el cabello se pone fino, no necesariamente causará calvicie o pérdia del cabello permanente.
• Regresa su ciclo normal de crecimiento del cabello.
Otros crecimientos del vello
En algunas mujeres el vello crece en el mentón, labio superior, mejillas, brazos y piernas durante el embarazo. También notará vello nuevo (algunas veces, quizás sólo uno o dos) en los senos, panza y espalda.
El crecimiento del vello en la cara, brazos y piernas durante el embarazo es normal. Las hormonas del embarazo y la mayor cantidad de cortisona provocan el crecimiento del vello durante el embarazo. El cabello normalmente retoma su ciclo normal de crecimiento a los 6 meses después del parto.
Qué puede hacer
Ustd puede hacer algunas cosas para que su cabello luzca saludable durante el embarazo y después de parto:
• Coma una dieta con alto contenido de frutas y verduras. Esos alimentos brindan protección al folículo del cabello y fomentan el crecimiento.
• Trate su cabello con suavidad cuando esté frágil y mojado. Evite los peines de dientes finos.
• Evite usar secadores y otros instrumentos calientes. Si debe secarse el cabello con el secador, hágalo con temperaturas más frías.
• Evite recogerse el cabello en coletas, trenzado estilo “cornrow”, trenzas apretadas y ruleros ceñidos porque tiran y ejercen presión sobre el pelo.
Para deshacerse del crecimiento del vello no deseado:
• Puede extraerse el vello sin riesgo con pinzas, cera o máquina de afeitar.
• No use cremas blanqueadoras o depilatorias durante el embarazo. Puedan absorberse a través de la piel.
• Se considera que las técnicas de extracción permanente del vello (como la electrólisis) son seguras durante el embarazo. Pero suelen ser dolorosas o incómodas.
Cuándo hablar con el profesional de la salud
Si pierde mucho cabello o puñados enteros de cabello, es posible que no tenga suficientes vitaminas o minerales. También puede ser un signo de un problema médico no relacionado con el embarazo (como una enfermedad de la piel o un trastorno de la tiroides). Hable con el profesional de la salud si le parece que la pérdida de cabello es inusual o excesiva.

Cambios en la piel
Algunas mujeres notan que la piel cambia durante el embarazo. Muchos de estos cambios son comunes y varían de una mujer a otra.
Causas de los cambios en la piel durante el embarazo
La variación en los niveles hormonales durante el embarazo puede producir una amplia gama de cambios en la piel: desde estrías y acné hasta el oscurecimiento de la piel. La mayor parte de los cambios desaparecen al poco tiempo del parto.
Acné
• A principios del embarazo, a algunas mujeres les sale acné, en especial a aquellas que normalmente tenían erupciones durante la menstruación.
• Por otra parte, a otras mujeres se les mejora el acné durante el embarazo.
*Lea la información importante sobre el Accutane más abajo.
Piernas azuladas o manchadas
• En algunas mujeres, especialmente si viven en climas fríos, la mayor producción hormonal causa una descoloración temporal o manchas en la piel de las piernas.
• Normalmente esas manchas desaparecen después del parto.
Cloasma (“máscara del embarazo” o melasma)
• En algunas mujeres se produce el oscurecimiento de la piel de la cara.
• Ese cambio se conoce con el nombre de “máscara del embarazo”. Es más común en mujeres con cabello oscuro y piel pálida.
• Por lo general aparecen marcas parduzcas y disparejas en la frente, sienes y en el medio de la cara.
• A veces aparecen alrededor de los ojos o sobre la nariz.
• Es posible que con la exposición a la luz del sol esas áreas oscurecidas se tornen aun más oscuras.
• Por lo general, las marcas desaparecen después del parto.
Piel “brillante”
• El flujo de sangre aumenta durante el embarazo, incluso los vasos sanguíneos pequeños justo debajo de la superficie de la piel.
• Por efecto de las hormonas del embarazo, las glándulas de la piel secretan aceite que deja la cara brillante.
• La combinación de esos dos factores puede producir un “brillo” saludable.
Comezón
• Muchas mujeres embarazadas tienen picazón en la piel, en especial en la panza y en los senos durante el segundo y tercer trimestre.
• Eso sucede a medida que la piel se estira para adaptarse al crecimiento del cuerpo.
Línea negra (o línea oscura en el abdomen)
• Por la pigmentación (coloración) excesiva en la piel, a muchas mujeres les aparece una línea negra que va del ombligo a la zona púbica.
• Esta línea se desvanece después del parto.
Uñas
• En algunas mujeres, los cambios hormonales producen cambios en las uñas de las manos y de los pies.
• Las uñas pueden crecer más rápidamente o que se tornen quebradizas o blandas.
Hinchazón
• En el tercer trimestre es posible que los párpados y la cara se hinchen, especialmente en la mañana.
• Eso se debe al aumento de circulación de la sangre. Es un estado inofensivo.
• Pero si tiene hinchazón acompañada de un aumento repentino de peso, consulte con el profesional de la salud para descartar otros problemas.
Erupciones
• Muchas mujeres sudan más durante el embarazo por el efecto de las hormonas en las glándulas sudoríparas, lo cual provoca una tendencia a tener más erupciones por el calor.
• A finales del embarazo, en algunas mujeres se producen bultitos rojos e inofensivos en la panza que producen picazón.
• Esa erupción puede diseminarse a los glúteos, brazos y piernas y crear malestar.
Palmas rojas o con comezón
• El aumento del estrógeno puede causar el enrojecimiento y comezón de las palmas de las manos.
• También puede afectar las plantas de los pies en algunas mujeres.
• Al igual que la gran parte de los cambios que ocurren durante el embarazo, el enrojecimiento se desvanecerá después del parto.
Papilomas cutáneos (acrocordón)
• Los papilomas cutáneos son tumores benignos o pedunculares pequeños, suaves y de color de la piel que salen de ésta.
• Por lo general aparecen en el cuello, senos o axilas.
• La causa más probable son los cambios hormonales. Los papilomas cutáneos no desaparecen por sí solos después del parto. El profesional de la salud puede extirparlos fácilmente.
Estrías
• A medida que crecen los senos y el abdomen, en la mayoría de las mujeres surgen estrías en la piel.
• Estas marcas pequeñas y deprimidas de piel con distinta textura pueden ser de color rosa, rojizo parduzco o parduzco oscuro, dependiendo del color de la piel de la mujer.
• En algunas mujeres, las estrías aparecen en los glúteos, muslos, caderas o senos.
• Las estrías se producen por pequeños desgarros del tejido que yace justo debajo de la piel y que ayuda a la piel a estirarse.
• No hay forma de prevenir las estrías durante el embarazo. Por lo general desaparecen o se notan menos después del parto.
• En las farmacias se venden cremas para tratar las estrías, pero se desconoce si realmente surten efecto.
Arañas vasculares
• Algunas mujeres embarazadas tienen arañas vasculares en la cara, cuello, parte superior del pecho o brazos.
• Estas manchas rojas pequeñas tienen ramas capilares irradiadas.
• Las arañas vasculares son vasos sanguíneos diminutos que aparecen por la mayor circulación de sangre. Pueden ser el resultado de los cambios hormonales.
• Las marcas desaparecen o se desvanecen después del parto.
Oscurecimiento de la piel
• En la mayoría de las embarazadas, los cambios hormonales ocasionan el oscurecimiento de aquellas regiones de la piel que ya son más oscuras que el resto.
• Ese oscurecimiento es más contrastante en las pecas, lunares, aréolas (el aro pigmentado alrededor de los pezones), pezones, labios vaginales (tejido genital en la parte externa de la vagina) y cara interior de los muslos.
• Parte del oscurecimiento se desvanece después del parto, pero lo más probable es que permanezcan más oscuras de lo que eran antes del embarazo.
Qué puede hacer
Muchos cambios de la piel durante el embarazo son inevitables. La mayoría desaparece naturalmente después del parto. Estos consejos le ayudarán a reducir o tratar problemas comunes de la piel que se presentan durante el embarazo:
Higiene de la piel
• La buena limpieza de la piel es la mejor manera de evitar o tratar el acné.
• Lávese la cara con una loción limpiadora suave dos o tres veces por día.
• No se lave con demasiada frecuencia o se resecará la piel, lo cual agravará el problema.
Protección contra el sol
• La piel es más sensible durante el embarazo. Es importante protegerse adecuadamente contra el sol.
• El sol puede oscurecer los cambios de pigmentación y fomentar la propensión a la “máscara del embarazo”.
• Use un buen protector solar, cúbrase y use un sombrero cuando salga.
• Trate de no estar al aire libre entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde.
Maquillaje
• Las bases y los maquillajes correctores ayudan a disimular las marcas o manchas oscuras de la piel.
• Evite maquillajes que contienen mercurio. Lea la etiqueta para determinar si el producto contiene mercurio.
Estrías
• No podrá evitar por completo las estrías.
• Conviene no aumentar más de la cantidad recomendada de peso (normalmente de 25 a 35 libras) en forma gradual.
Cremas humectantes
• Huméctese la panza y los senos para reducir la picazón y la piel seca.
• Para evitar la irritación de la piel, use un humectante sin perfume.
• Lávese sólo con jabón suave.
• Evite las duchas o baños con agua muy caliente. Eso causa sequedad en la piel.
Calor excesivo
• El calor puede intensificar la comezón y las erupciones.
• Cuando salga en verano, use ropa suelta y de algodón.
* IMPORTANTE: No tome medicamentos para el acné ni tratamientos sin receta sin antes consultar con el profesional de la salud. Algunos de esos productos pueden ser peligrosos para las embarazadas.
• Accutane (también llamado isotretinoína, Amnesteem y Claravis) es un medicamento recetado para tratar el acné severo.
• Pertenece a la familia de fármacos llamados retinoides. El Accutane y otros retinoides pueden causar graves defectos congénitos.
Cuándo hablar con el profesional de la salud
La mayoría de los cambios en la piel que aparecen durante el embarazo son inofensivos e indoloros. Debe consultar con el médico ciertas afecciones:
Picazón aguda
• La picazón aguda, en especial en el tercer trimestre, puede ser un signo de la colestasis intrahepática del embarazo (ICP).
• Se trata de un problema del hígado que afecta a un porcentaje reducido de embarazadas.
• Entre los síntomas se incluye la picazón aguda en toda la piel y a veces náuseas, vómitos, fatiga, amarillentamiento de la piel y pérdida del apetito. Consulte de inmediato con el profesional de la salud si le parece que puede tener esa afección.
• La ICP no perjudica la salud de la mujer, pero puede afectar al bebé.
• Es más probable que los bebés de las mujeres con ICP nazcan muertos o que nazcan prematuramente. Los bebés prematuros tienen más riesgos de sufrir problemas de salud y discapacidades de por vida.
• La ICP normalmente desaparece por sí sola después del parto.
• Hable con su profesional de la salud de inmediato si piensa que tiene esta condición.
Oscurecimiento de la piel con otros síntomas
• Ciertas clases de oscurecimiento de la piel pueden ser un signo de problemas graves.
• Avísele al profesional de la salud si el cambio del color de la piel viene acompañado de dolor, molestia, enrojecimiento o sangrado, o si nota cambios en el color, forma o tamaño de un lunar.
Hinchazón de los párpados
• Es normal que los párpados se hinchen durante el tercer trimestre.
• Si aumenta repentinamente de 5libras de peso o más, avise al profesional de la salud. Eso puede significar que está reteniendo demasiado líquido y que tiene presión arterial alta.
Consulte siempre con el profesional de la salud antes de usar cremas o ungüentos medicados para tratar los problemas de la piel. Algunos son peligrosos para las embarazadas.
Cambios en los senos
Casi inmediatamente de quedar embarazada, notará cambios en los senos. Éstos se están preparando para alimentar al bebé. Los cambios incluyen lo siguiente:
Cosquilleo, hinchazón, sensibilidad al tacto o molestia
• Para muchas mujeres, uno de los primeros signos del embarazo es la molestia en los senos.
• Está ocasionada por la mayor cantidad de hormonas femeninas en el cuerpo.
• Puede sentir cosquilleo en sus senos con los cambios en temperatura.
Aumento del tamaño del seno
• A principios del embarazo, se acumula grasa en los senos. Las glándulas mamarias aumentan de tamaño.
• A las seis semanas los senos hayan crecido notablemente incluso una talla entera o más.
• Los senos seguirán creciendo en tamaño y peso durante los tres primeros meses del embarazo.
Picazón y estrías
• A medida que crecen los senos y se estira la piel.
• Es posible que sienta picazón o vea estrías.
Venas más grandes
• Durante el embarazo, hay un aumento en el suministro de sangre a los senos.
• Esto puede causar venas azuladas debajo de la piel.
Pezones y aréolas oscuras
• Los pezones se tornan más oscuros y pueden notarse más.
• Las aréolas (piel que rodea los pezones) se tornan más oscuras y crecen.
• Las pequeñas glándulas de la superficie de las aréolas se elevan y se tornan irregulares.
• Esas irregularidades o bultitos producen una sustancia aceitosa que evita que los pezones se resquebrajen o resequen.
Secreción
• Para las semanas 12 a 14 del embarazo, algunas mujeres tienen secreciones de los senos.
• Esa secreción es el calostro (el líquido que nutre al bebé los primeros días después del parto antes de que los senos comiencen a producir leche).
• El calostro puede salir por sí solo, al masajear el seno o durante la excitación sexual.
• A principios del embarazo, el calostro suele ser espeso y amarillo. Al acercarse el momento del parto, se torna más pálido y casi incoloro.
Qué puede hacer
Quizás no desaparezca por completo el dolor o las molestias de los senos, pero puede seguir estos consejos para aliviar parte del malestar:
Sostén de embarazo
• Podrá sentir más alivio con un buen sostén de embarazo, ya que también soporta los músculos de la espalda.
• A medida que sus senos aumentan de tamaño, asegúrese de que su sostén le quede bien y no irrita sus pezones.
• Por lo general los sostenes de embarazo tienen varias filas de ganchos para ajustar el tamaño a medida que cambia el cuerpo.
• Los sostenes de algodón son más cómodos que los sintéticos.
Sostén para dormir
• Para que descanse mejor de noche, puede usar un sostén de embarazo común o para noche (de algodón suave y holgado) que sostenga bien los senos.
Almohadillas protectoras
• Use almohadillas protectoras desechables o lavables si tiene secreción de calostro.
• Deje secar los senos al aire un par de veces por día y después de bañarse.
Higiene
• No se lave la aréola y los pezones con jabón porque le resecará la piel.
• Trate de usar solamente agua tibia.
Cuándo hablar con el profesional de la salud
Si los senos no le cambian durante el embarazo, es posible que intervengan otros factores. Si tuvo una operación de mama (por ejemplo, una biopsia o implantes) antes de embarazarse, hable con el profesional de la salud o con una especialista en lactancia.

Las contracciones
Existen dos tipos de contracciones. Las contracciones Braxton-Hicks, también conocidas como el parto falso, preparan a su cuerpo para el parto y nacimiento. Las contracciones del parto indican el comienzo del parto y que el bebé está por nacer.
Causas de las contracciones
Braxton-Hicks (Parto falso)
Estas contracciones ablandan y adelgazan el cuello uterino (la abertura hacia el útero, por el cual el bebé pasa durante el nacimiento). Estas contracciones suelen aumentar en las semanas antes de su fecha prevista de parto. Con las contracciones Braxton-Hicks:
• Usted puede sentir endurecimiento de los músculos del útero a intervalos irregulares o una sensación de apretamiento en la parte baja del abdomen o ingle.
• A veces usted no se dará cuenta de las contracciones, sintiendo solamente un endurecimiento sin dolor. En otras ocasiones, las contracciones pueden ser fuertes o dolorosas.
• Pueden ir y venir de forma imprevicible y suelen aparecer en la tarde o en la noche. Son más comunes cuando las mujeres están cansadas o han hecho muchas actividades físicas durante el día.
Contracciones de parto
La mayoría de los embarazos duran entre 37 y 42 semanas. Su fecha prevista de parto es calculada como 40 semanas después de el primer día de su última menstruación. Las contracciones de parto indican el comienzo del mismo. Estas contracciones ocurren a intervalos regulares y ocurren, por lo general, desde la espalda hasta la parte baja del abdomen. Duran entre 30 a 70 segundos y son más fuertes y ocurren con más frecuencia con el tiempo. Para algunas mujeres, no hay una señal de ante mano de que el parto está cerca. Otras mujeres sienten cólicos, contracciones e incomodidad unas semanas antes del parto.
Nadie sabe a ciencia cierta exactamente que es lo que causa que el parto comience, pero las siguientes señales pueden ser indicación de que el parto está cerca:
• La sensación de que el bebé se ha acomodado en la parte baja de su barriga. Esto puede ocurrir una semanas o unas horas antes del parto.
• Aumento en su flujo vaginal que puede ser claro, rosado o con un poco de sangre. Esto puede ocurrir unos días o inmediatamente antes del parto.
• Rompe fuente (líquido gotea o sale como un chorro de la vagina). Esto ocurre al comienzo o durante el parto.
La siguiente tabla la puede ayudar a distinguir entre las contracciones de parto y de parto falso.
Contracciones de parto falso Contracciones de parto
Son irregulares Son regulares, duran de 30 a 70 segundos cada una
No ocurren una detrás de la otra con el tiempo Ocurren muy de cerca con el tiempo
No se vuelven fuertes con el tiempo Se vuelven fuertes progresivamente con el tiempo
A veces se sienten el bajo abdomen o ingle Comienzan en la espalda y luego en el bajo abdomen
Pueden parar cuando cambia de posición o al caminar No paran cuando cambia de posición o al caminar

El parto prematuro
Las contracciones dolorosas y que ocurren regularmente antes de la semana 37 de embarazo puede ser una seña. de parto prematuro. El parto prematuro courren en 1 de cada 8 nacimientos en los Estados Unidos. En comparación con los bebés que nacen después de las semana 37, los bebé prematuros tienen un riesgo mayor de:
• Hospitalización
• Problemas de salud a largo plazo
• Muerte en la infancia
El parto prematuro puede sucederle a cualquier embarazada. No existe una sola causa para el parto prematuro.

Qué puede hacer
Hacia el final de su embarazo, usted puede sentir contracciones regulares que no llevan inmediatamente a cambios su cuello uterino o al parto. Si usted va al hospital y le dicen que el parto falso, no se siente mal. A veces es difícil distinguir entre el parto falso y verdadero. Para saber si el parto ha comenzado, su profesional de la salud debe examinar su cuello uterino.
Cuando usted sienta las contracciones, tómele el tiempo. Escriba cada el tiempo que pasa desde el comienzo de una contracción hasta la próxima. Anote cuan fuerte se sienten las contracciones. Anote acerca de las contracciones por una hora. Camine o cambie de posición para ver si las contracciones paran.
Cuándo llamar a su profesional de la salud
Llame a su profesional de la salud de inmediato si las contracciones le causan molestia, especialmente si se vuelven muy dolorosas o si ussted piensa que es parto prematuro (el parto antes de completar las semana 37 de embarazo).
Otras señales de que debe llamar a su profesional de la salud:
• Sus contracciones ocurren cada 5 o 10 minutos.
• Rompe fuente, especialmente si el líquido es oscuro, marrón verdoso.
• Tiene sangrado vaginal.
• No puede caminar o hablar durante las contracciones.
• Está preocupada por su salud o la salud de su bebé.
Dificultades al dormir
Casi todas las mujeres embarazadas tienen problemas al dormir en algún momento en el embarazo. Algunos de los problemas incluye:
• Dificultad al dormirse
• Dormir sin descansar
• Despertarse con frecuencia
• Dificultad en volverse a dormir
Las causas de las dificultades al dormir durante el embarazo
Temprano en el embarazo
Existen varios problemas que pueden contribuir al insomnio durante el embarazo. Temprano en el embarazo:
• La misma hormona que causa fatiga durante el día también puede interrumpir su ciclo nocturno.
• Se le puede hacer díficil encontrar una posición cómoda para dormir.
• Usted puede que tenga que levantarse varias veces durante la noche para orinar.
Más tarde en el embarazo:
A medida que progresa el embarazo, varios problemas pueden interrumpir su sueño.
• El tamaño del abdomen aumenta, haciéndosele díficil encontrar una posición cómoda para dormir.
• La ansiedad y el estrés también pueden contribuir al insomnio, particularmente hacia el final del embarazo.
Otros problemas que contribuyen a la incomodidad e insomnio:
• Dolor de espalda
• Congestión
• Gas
• Orinar frecuentemente
• Acidez
• Hemorroides
• Calambres en las piernas
• Náusea
Qué puede hacer
A continuación le ofrecemos algunos consejos para que pueda descansar:
Tome un baño o dúchese con agua tibia antes de acostarse.
• Recuerde que puede perder el equilibrio durante el embarazo. Tenga cuidado de no resbalar o caerse en la tina o bañera mojada.
• Nunca tome un baño si piensa que su bolsa o fuente se ha roto.
Reduzca el estrés.
• Evite las situaciones que puedan producirle estrés.
• Los ejercicios de relajamiento, la respiración profunda, o simplemente cerrar los ojos e imaginarse en un lugar sereno pueden ayudar.
Tome siestas.
• Tome siestas durante el día, de ser posible.
• Esto la ayudará a evitar que se canse demasiado, en especial si se le hace difícil dormir bien en la noche.
Evite dormir boca arriba.
• Esto puede poner el peso del útero (matriz) sobre su espalda y en la vena mayor que transporta sangre entre la parte inferior de su cuerpo y el corazón.
• Dormir en esta posición también puede aumentar sus posibilidades de sufrir de dolores de espalda y puede empeorar los problemas digestivos, la acidez y hemorroides.
• Trate de acostumbrarse a dormir de lado, particularmente el lado izquierdo. Esta posición puede mejorar la circulación y ayuda a reducir la hinchazón en sus pies.
Use almohadas.
• Ponga una almohada entre sus piernas.
• Use más de una almohada para apoyar su espalda y abdomen.
• Si sufre de falta de aliento o acidez, use almohadas para elevar la parte posterior de su cuerpo.
Haga que su cuarto o habitación esté cómodo.
• No vea la televisión ni lea mientras está en la cama.
• Use su cama sólo para dormir.
• Asegúrese de que la temperatura en su cuarto esté cómoda.
• Toque música o sonidos relajantes o
Acuéstese temprano.
• Puede que necesite acostarse más temprano que lo usual, especialmente si se está levantando varias veces a la noche.
• Acuéstese cuando se sienta cansada. Trate de no quedarse despierta hasta su hora usual de dormir.
Evite levantarse durante la noche.
• Beba bastante líquidos más temprano en el día, para evitar beber de dos a tres horas antes de acostarse. Esto reducirá las veces que necesitará levantarse para orinar.
• Si sufre de acidez, asegúrese de comer su última comida varias horas antes de acostarse o dormir.
• Para evitar los calambres en las piernas, con cuidado estire los músculos de sus piernas antes de acostarse.
Haga ejercicio.
• A menos que su profesional de la salud le haya dicho lo contrario, trate de hacer ejercicio por lo menos 30 minutos a diario o casi todos los días.
• El ejercicio moderado, como caminar, puede ayudarle a dormir mejor.
• Asegúrese de hablar con su profesional de la salud sobre los ejercicios seguros para usted y por cuánto tiempo los puede hacer.
No tome medicamentos para dormir.
• Siempre hable con su profesional de la salud antes de tomar cualquier medicamento.
Cuándo hablar con su profesional de la salud
Hable con su profesional de la salud si su insomnio dura bastante tiempo o aumenta. Si la ansiedad o el estrés están contribuyendo al insomnio, su profesional de la salud puede sugerirle grupos de apoyo u otros recursos que puedan ser de ayuda.

Dolor abdominal o cólicos
Durante el embarazo es normal sentir cierto dolor o malestar en la panza por corto tiempo. Lo que no es normal es sentir cólicos o dolor fuerte. Llame al profesional de la salud si siente dolor fuerte.
Causas normales del dolor abdominal durante el embarazo
Existen varias causas para el dolor o malestar leve en el abdomen durante las distintas etapas del embarazo.
Implantación
• Muchas mujeres sienten un dolor o cólicos en el abdomen bajo similares al dolor que se siente durante la menstruación por uno o dos días temprano en el embarazo.
• Esto generalmente ocurre alrededor del tiempo que el embrión se adhiere a la pared del útero.
Estiramiento de los ligamentos
• En el segundo trimestre, se estiran los músculos y ligamentos que sostienen el útero. (Los ligamentos son bandas resistentes de tejido.)
• Puede provocar un dolor sordo alrededor de la panza o un dolor agudo en un costado. Muchas mujeres suelen sentir este dolor con más fuerza cuando se levantan de la cama, de una silla o de la bañera o bien cuando tosen.
Trabajo de parto “falso”
• En el segundo y tercer trimestre, quizás sienta contracciones o un endurecimiento irregular de los músculos del útero llamadas “contracciones Braxton-Hicks”.
• Por lo general no duelen, pero algunas mujeres sienten dolor.
• El parto falso suele sentirse con más frecuencia en las semanas justo antes de la fecha del parto y pueden confundirse con la etapa inicial del parto.
• Es posible que tenga parto falso si las contracciones paran cuando usted camina, son irregulares o no se ponen más fuertes ni ocurren con más frecuencia.
Cólicos
• En las últimas semanas del embarazo, los cólicos pueden ser un signo de que el trabajo de parto está a punto de comenzar.
• Al inicio del trabajo de parto, sentirá cólicos fuertes que:
o Se sienten regularmente cada 5 a 10 minutos
o Se sienten como un dolor fuerte de espalda o como los retorcijones menstruales
El dolor abdominal normal también puede ser provocado por:
• Dolores por gas e hinchazón producidos por las hormonas que disminuyen el ritmo de la digestión.
• La presión del útero en crecimiento
• Estreñimiento
• Acidez estomacal (agruras)
Qué puede hacer
Cuando sienta dolor abdominal, siéntese, eleve las piernas y relájese. Los síntomas se aliviarán pronto si descansa cómodamente. Otras sugerencias:
• Evite cambiar rápidamente de posición, en especial cuando gire bruscamente de la cintura.
• Cuando sienta dolor, dóblese hacia el dolor para aliviarlo.
• Para aliviar los dolores producidos por el gas, camine, haga algunas tareas domésticas livianas o cambie de posición.
• Ponga una botella de agua caliente envuelta en una toalla o una compresa caliente en su abdomen.
• Dése un baño o ducha con agua tibia.
• Asegúrese de que esté bebiendo suficiente líquidos.
Cuándo hablar con el profesional de la salud
Dolor agudo o severo
Si bien es normal sentir cierto dolor o malestar, los dolores o cólicos abdominales fuertes pueden indicar un problema grave. Este tipo de dolor puede ser producido por varias enfermedades aunque no esté embarazada. El dolor agudo puede ser un signo de un virus estomacal, intoxicación con alimentos, apendicitis, infección de las vías urinarias, infección de los riñones, cálculos en los riñones, enfermedad de la vesícula o complicaciones del embarazo como la preeclampsia.
Llame a su profesional de la salud si ussted tiene dolor continuo y severo, o si también tiene:
• Cólicos
• Sangrado o flujo de su vagina
• Fiebre
• Escalofríos
• Mareos o desmayos
Embarazo ectópico
Durante los primeros 3 meses del embarazo, el dolor abdominal puede ser un signo de un embarazo ectópico. Esto significa que el óvulo fertilizado se implanta fuera del útero. Esta grave condición exige atención médica inmediata. Llame de inmediato al profesional de la salud si nota sangrado vaginal leve e irregular una semana o más después de la fecha en que debió haber tenido la menstruación. Después del sangrado normalmente se siente un dolor en la parte inferior del abdomen y hacia un costado. Si no se trata esta condición, el dolor empeorará y se sentirá dolor de hombro, desmayos o mareos, náuseas o vómitos.
Parto prematuro
Si se sienten cólicos abdominales antes de la semana 37 del embarazo, puede ser un signo de parto prematuro. Llame al profesional de la salud o acuda al hospital de inmediato si siente dolor abdominal con estos síntomas:
• Contracciones (el abdomen se endurece como un puño) cada 10 minutos o con más frecuencia
• Presión en la pelvis; la sensación de que el bebé empuja hacia abajo
• Retorcijones como si estuviera menstruando
• Cólicos abdominales con o sin diarrea
• Cambio en el flujo vaginal (pérdida de líquido o sangrado de la vagina)
• Dolor débil en la parte baja de la espalda
Parto
Usted se dará cuenta que su parto ha comenzado cuando sienta contracciones regulares y frecuentes - la única señal verdadera de que el parto ha comenzado. Llame a su profesional de la salud cuando:
• Tenga contracciones cada 5 a 10 minutos.
• Se rompe la bolsa de agua o fuente, especialmente si el líquido es de color marrón verdoso oscuro.
• Tiene sangrado vaginal.
• Ya no puede caminar ni hablar durante las contracciones.
• Está preocupada por su salud o la salud y bienestar del bebé.

Dolor de espalda
El dolor de espalda es uno de los problemas más comunes de las mujeres embarazadas. Casi la mitad de todas las mujeres tienen dolor de espalda en alguna etapa del embarazo.
Causas del dolor de espalda durante el embarazo
Existen tres clases de dolor de espalda relacionado con el embarazo:
• Dolor de cintura cuando se para o se sienta
• El dolor es peor en la parte posterior de la pelvis y en la parte profunda de los glúteos
• Dolor en la cintura cuando está acostada durante la noche
El dolor de espalda puede estar causado por:
• El esfuerzo en la espalda del peso extra del embarazo.
• Cambios de postura para compensar el peso extra del embarazo. El centro de gravedad se mueve hacia adelante y ejerce más tensión en la parte inferior de la espalda.
• Presión sobre los músculos debilitados y estirados del abdomen que soportan la columna vertebral.
Es normal sentir dolor de espalda siempre que no sea un dolor fuerte o agudo. Éste puede ser un signo de advertencia de infecciones o complicaciones, en especial cuando viene acompañado de fiebre u otros síntomas.
Qué puede hacer
Si sigue estos consejos, puede aliviar ligeramente el dolor normal de espalda que se siente durante el embarazo:
Postura
• Preste atención a su postura.
• Trate de mantener las caderas hacia adelante y la espalda recta. No camine arqueando la espalda ni sacando la panza.
Calzado
• Use zapatos de tacón bajo con buen apoyo en el arco del pie.
• Evite usar zapatos de tacón alto porque ponen presión sobre los músculos de la cintura.
Levantar objetos
• Evite levantar objetos pesados porque significa aun más esfuerzo para la espalda.
• Si tiene que levantar algo del piso, flexione las rodillas y mantenga la espalda recta. No se doble desde la cintura.
Cargar
• Separe una carga grande en unas más pequeñas. Sostener cosas con las dos manos es más fácil que cargar una muy grande.
• Si tiene que cargar un objeto grande, manténgalo cerca de su cuerpo.
Agacharse y estirarse
• Tenga a mano las cosas que necesita para que no deba agacharse ni estirarse para alcanzarlas.
• Recuerde que es más fácil perder el equilibrio cuando está embarazada.
Pararse
• Evite en lo posible pasar mucho tiempo de pie.
• Si tiene que estar parada durante un tiempo largo, descanse un pie sobre un banquito o caja. Así aliviará la tensión en la espalda.
Sentarse
• Siéntese en sillas que tengan buen apoyo para la espalda.
• Coloque una almohada pequeña detrás de la cintura para que tenga más apoyo cuando esté sentada.
Dormir
• El mejor apoyo para la espalda es un colchón firme más que uno blando.
• Si su colchón es demasiado blando, coloque una tabla entre el colchón y la base.
• Duerma de costado en lugar de dormir boca arriba.
• Coloque una almohada entre las piernas cuando se acueste de costado. La almohada le ayudará a mantener recta la columna vertebral y le dará más apoyo a la espalda.
Apoyo
• Use pantalones de embarazo con una banda ancha de elástico que caiga debajo de la curva de la panza. Esa banda le ayudará a sostener el peso extra.
• Considere usar una faja especial de apoyo abdominal que le brindan ese tipo de soporte lumbar. Puede conseguirlas en tiendas de ropa para embarazadas.
Frío o caliente
• Use una almohadilla térmica en la temperatura más baja, una botella de agua tibia o una compresa fría.
• Para evitar el frío o calor excesivo, envuelva la almohadilla térmica, la botella de agua o la compresa en una toalla.
Masaje liviano
• Trate de frotar o darse un masage leve en las parte adoloridas de su espalda baja. Pídale a su pareja o amiga que la ayude.
• Considere darse un masaje especialmente diseñado para mujeres embarazadas.
Alivio para el dolor
• Los medicamentos para tratar el dolor de espalda durante el embarazo por lo general no es una buena alternativa.
• Siempre consulte a su profesional de la salud antes de tomar cualquier tipo de medicamentos.
Ejercicios
• Puede hacer algunos ejercicios para fortalecer y estirar los músculos de la espalda.
• Eso le ayudará a mejorar la postura y fortalecer los músculos abdominales en preparación para el parto.
• No olvide consultar con el profesional de la salud qué ejercicios son buenos para usted y cuánto tiempo puede mantener el programa de actividad física.
Dolores de cabeza
Es normal tener dolores de cabeza durante el embarazo, en particular en el primer y tercer trimestre. Comúnmente no son signos de problemas graves.
Causas de los dolores de cabeza durante el embarazo
Se desconoce la causa de los dolores de cabeza. Durante el primer trimestre pueden obedecer a los cambios de niveles hormonales y al aumento del volumen y circulación de sangre.
Es posible que los dolores de cabeza relacionados con el embarazo desaparezcan en el segundo trimestre cuando el cuerpo se acostumbra a los cambios hormonales. Durante el tercer trimestre, los dolores de cabeza tienden a estar relacionados con la postura y tensión de cargar el peso extra.
Dolores de cabeza y otros dolores
Algunas mujeres sufren dolores de cabeza por la tensión, caracterizados por un dolor con presión o un dolor sordo a ambos lados de la cabeza o en la nuca. Los dolores de cabeza pueden aumentar durante el embarazo, en especial si se presentan los siguientes síntomas:
• Estrés
• Fatiga
• Abstinencia de la cafeína (en particular si la mujer deja de tomar abruptamente o reduce el consumo de café u otras bebidas con cafeína al enterarse de que está embarazada)
• Falta de sueño
• Deshidratación (falta de líquidos)
• Hambre o bajo nivel de azúcar en sangre
Migrañas
Algunas mujeres sufren de migrañas por primera vez a principios del embarazo. Las migrañas causan dolores graves y palpitantes en un lado de la cabeza. También suelen estar acompañadas de náuseas o vómitos. Pero muchas mujeres que suelen tener migrañas notan que éstas mejoran durante el embarazo. A su vez, otras mujeres que sufren migrañas notan que no hay cambios durante el embarazo o que los dolores de cabeza son más frecuentes e intensos.
Qué puede hacer
Consulte siempre con el profesional de la salud antes de tomar medicamentos o remedios herbales. Si sufre migrañas regularmente, consulte con el profesional de la salud antes de tomar los medicamentos que normalmente tomaba antes de quedar embarazada.
Los siguientes consejos pueden aliviar o prevenir dolores de cabeza sin riesgos durante el embarazo:
Compresas calientes o frías.
• Para aliviar el dolor de cabeza en la zona de los senos nasales, aplique compresas calientes en la parte de adelante y en los costados de la cara, alrededor de la nariz, ojos y sienes.
• Para aliviar el dolor de cabeza ocasionado por la tensión, aplique compresas frías en la nuca.
Reduzca el estrés.
• Evite las situaciones estresantes.
• Haga ejercicios de relajación como los ejercicios de respiración profunda o simplemente cierre los ojos e imagínese una escena tranquila.
Descanse y haga ejercicios.
• Descansar en un cuarto oscuro y tranquilo ayuda a calmar los dolores de cabeza.
• También da buenos resultados dormir lo suficiente y hacer ejercicios.
• No olvide consultar con el profesional de la salud acerca de qué ejercicios puede hacer y cuánto tiempo puede mantener el programa de actividad física.
Coma alimentos balanceados.
• Coma comidas más pequeñas y más frecuentes durante el día.
• Esto ayudará a evitar que el nivel de azúcar en la sangre baje demasiado.
Cuide de su cuerpo.
• Mantenga una buena postura, en especial durante el tercer trimestre.
• Obtenga un masae. Los masajes de sienes, hombros y cuello disminuyen el dolor de cabeza.
Evite las situaciones que desencadenan los dolores de cabeza.
• Las comidas o las tensiones pueden desencadenar los dolores de cabeza. Por ejemplo, entre los factores desencadenantes de las migrañas se encuentran ciertos alimentos como el chocolate, queso estacionado, cacahuates y carnes preservadas.
• Lleve un diario y evalúe el tipo de comida y las actividades que producen tensión o migrañas.
Cuándo hablar con el profesional de la salud
Normalmente los dolores de cabeza durante el embarazo son inofensivos, pero en ocasiones pueden ser un signo de problemas más graves. Si tiene una migraña por primera vez durante el embarazo o si tiene un dolor de cabeza que jamás ha sentido antes, llame al profesional de la salud para cerciorarse de que no sea un signo de una complicación más grave.
Llame al profesional de la salud de inmediato si el dolor de cabeza:
• Es repentino y explosivo o produce un dolor violento que la despierta del sueño
• Está acompañado de fiebre y rigidez en el cuello
• Empeora, se le nubla o le cambia la vista, arrastra las palabras al hablar, siente somnolencia, entumecimiento o cambio en la sensación o estado de alerta
• Sucede después de caerse o golpearse la cabeza
• Está acompañado de congestión nasal, dolor y presión debajo de los ojos o dolor en los dientes (puede ser un signo de sinusitis)
Preeclampsia
En el segundo y tercer trimestre, los dolores de cabeza pueden ser un signo de preeclampsia, una afección grave que produce presión arterial alta, entre otros síntomas. Comuníquese inmediatamente con el profesional de la salud si el dolor de cabeza:
• No desaparece o se repite con frecuencia
• Es repentino y muy agudo
• Viene acompañado de vista nublada, si ve manchas, aumenta de peso abruptamente, siente dolor en la parte superior derecha del abdomen y se le hinchan las manos o la cara
• Viene acompañado de náuseas y vómitos
Si ha tenido problemas de presión arterial alta o en aumento, llame al profesional de la salud aunque tenga un dolor de cabeza leve.
Fatiga
La fatiga ocurre cuando uno se siente muy cansada o agotada. Muchas mujeres se sienten más cansadas de lo normal, en especial a principios y finales del embarazo. En esas etapas el cuerpo está produciendo nuevas hormonas y creando muchos cambios en preparación para el trabajo arduo que le espera.

Causas de la fatiga
A principios del embarazo, el cuerpo produce mayores cantidades de la hormona llamada progesterona. Esto puede hacerla sentir lenta y somnolienta. Además, el cuerpo produce más sangre para transmitir nutrientes al bebé, lo cual significa más trabajo para el corazón y otros órganos. También cambia la forma en que el cuerpo procesa los alimentos y nutrientes. Todos esos cambios son estresantes para el cuerpo y pueden producir fatiga.
Asimismo, los cambios físicos y psicológicos del embarazo son estresantes a nivel mental y emocional, con lo cual se agrava la sensación de fatiga.
A finales del embarazo, el peso extra del bebé pone a prueba aún más la fuerza del cuerpo. Es posible que varios cambios sucedan a finales del embarazo y produzcan cansancio:
• Dificultades para dormir
• La necesidad de orinar con más frecuencia durante la noche
• Calambres en las piernas durante la noche
• Acidez estomacal (agruras)
Anemia
La fatiga puede ser un síntoma de anemia, en particular aquella que indica deficiencia de hierro. La anemia por deficiencia de hierro afecta a casi la mitad de las embarazadas.
Su cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina, la sustancia que se encuentra en los glóbulos rojos cuya función es transportar oxígeno a los tejidos y al bebé. Durante el embarazo se necesita más hierro por las necesidades del bebé, el aumento de sangre producida por el cuerpo y la pérdida de sangre durante el parto.
Otra señales de anemia son:
• Falta de aliento
• Ritmo cardíaco rápido o irregular
• Debilidad
• Palidez
• Mareos
Qué puede hacer
Las siguientes sugerencias la pueden ayudar a evitar la fatiga excesiva durante el embarazo:
Duerma siestas
• Descanse cuando pueda durante el día, a la hora del almuerzo o antes de la cena.
• En el trabajo, tome descansos frecuentes para moderar el ritmo de trabajo y recuperar energías.
Acuéstese más temprano
• Le convendrá acostarse más temprano de lo habitual, en especial si se despierta varias veces durante la noche.
• Acuéstese cuando se sienta cansada. No se fuerce a permanecer despierta hasta la hora normal de acostarse.
Evite levantarse durante la noche
• Tome suficientes líquidos más temprano durante el día.
• Evite tomar bebidas 2 ó 3 horas antes de acostarse para que no tenga que levantarse con tanta frecuencia a orinar en la noche.
• Si tiene acidez estomacal frecuente, coma la última comida del día varias horas antes de acostarse o de irse a dormir.
• Antes de acostarse, estire suavemente los músculos de las piernas. Eso le ayudará a evitar los calambres nocturnos.
Haga ejercicio
• A menos que el profesional de la salud le indique lo contrario, trate de hacer ejercicios por lo menos 2 horas y media por semana o por lo menos 30 minutos cada día casi todos los días.
• Aun los ejercicios moderados como caminar le levantarán el espíritu y le mejorarán el nivel de energía.
• No olvide consultar con el profesional de la salud qué ejercicios puede hacer y cuánto tiempo puede mantener el programa de actividad física.
Beba líquidos en abundancia
• No olvide tomar suficientes líquidos, pero pare de tomarlos por lo menos 3 horas antes de acostarse a dormir.
• La falta de líquidos contribuye a la fatiga.
No se extralimite y relájese
• Evite las situaciones estresantes.
• Limite los encuentros sociales y otras actividades que la dejan extenuada. En cambio, dedíquele tiempo a las actividades que la relajan y calman.
• Recurra a las técnicas de relajación, como la respiración profunda, cuando sienta que necesita un descanso.
Pida ayuda
• Deje que su pareja, sus hijos o amigos la ayuden en la casa lo más posible.
• Si se siente estresada, hable con amigos y parientes que puedan ayudarla a sentirse mejor.
• Hable con el profesional de la salud para que le recomiende grupos de apoyo y otros recursos.
Coma bien
• Coma una dieta balanceada rica en hierro y proteína.
• Es particularmente importante comer alimentos ricos en hierro durante el embarazo.
• Aprenda acerca de los alimentos que contienen hierro y otras vitaminas y minerales importantes para el embarazo.
• Tome una vitamina prenatal. Su profesional de la salud también le puede recomendar que tome un suplemento de hierro.
Cuándo hablar con el profesional de la salud
Es normal sentir cansancio durante el embarazo, en particular en el primer y tercer trimestre. Si bien los síntomas suelen mejorar en el segundo trimestre, algunas mujeres se sienten cansadas durante todo el embarazo.
Hable con el profesional de la salud si siente:
• Fatiga repentina
• Fatiga que no desaparece con el descanso adecuado
• Fatiga grave después de transcurridas unas semanas del segundo trimestre
• Depresión o preocupación
Es posible que también sienta apetito por cosas no comestibles como el hielo, la tierra, el barro o papel. A esto se le conoce como pica. La pica ha estado relacionada a la deficiencia del hierro. Mientras que estos antojos son comunes, no es una buena idea comer tierra, barro o papel. Hable con su profesional de la salud. Le podrá realizar un análisis de sangre y recetarle un suplemento de hierro.
Náusea
La náusea y los vómitos leves (comúnmente llamados enfermedad matutina) son comunes durante el primer trimestre del embarazo. “Enfermedad matutina” no ocurre solamente en la mañana. Usted puede tener náusea en cualquier momento del día, especialmente si tiene el estómago vacío. Algunas mujeres encuentran que su sentido de olfato es más prominente y son más sensibles a olores durante el embarazo. Algunos olores pueden provocar náusea.
Las causas de la náusea durante el embarazo
Más de la mitad de las mujeres embarazadas sufren de náusea durante el primer trimestre del embarazo. Para la mayoría de las mujeres la náusea desaparece hacia el segundo trimestre. Para algunas mujeres, la náusea y los vómitos pueden continuar pasadas las primeras 12 semanas de embarazo.
Los expertos no saben la razón por la cual algunas mujeres sufren de náusea mientras que otras no. La náusea puede estar relacionada al aumento de hormonas liberadas durante el embarazo. Puede continuar hasta que el cuerpo se haya ajustado a los nuevos nivels de hormons durante el embarazo.
Qué puede hacer
Algunas mujeres encuentran que los siguientes consejos pueden ofrecer ayuda:
Levántese lentamente a la mañana.
• Siéntese en la cama por unos minutos antes de ponerse de pie.
• Los movimientos pueden empeorar la náusea.
• Comer galletas o algo ligero antes de salir de la cama le puede ofrecer alivio.
Coma comidas más pequeñas.
• Coma de cinco a seis comidas pequeñas a diario en lugar de tres comidas grandes.
• Coma alimentos que tengan buen gusto y olor para usted.
• Evite los alimentos altos en grasa o los alimentos difíciles de digerir.
• Trate de que su estómago no esté vacío. Coma meriendas altas en proteínas (como las carnes magras o el queso) antes de acostarse. Toma más tiempo digerir la proteína y así su estómago no se sentirá tan vacío en la mañana.
Beba suficiente líquidos durante el día.
• Es importante mantenerse hidratada.
• Beba suficiente agua, jugos claros de frutas (como de manzana o de uvas blancas), o soda de jengibre.
Consulte a su profesional de la salud.
• Algunos medicamento pueden ser dañinos para usted y su bebé durante el embarazo.
• Siempre consulte a su profesional de la salud antes de tomar cualquier medicamento para aliviar la náusea o antes de usar cualquier otro remedio (como los suplementos de jengibre).
Cuándo hablar con su profesional de la salud
La náusea leve y los vómitos ocasionales no son perjudiciales para la salud de su bebé, siempre y cuando usted pueda comer algunos alimentos y beber suficiente líquidos.
Llame a su profesional de la salud si las náuseas y los vómitos son severos. Por ejemplo:
• Usted no puede mantener nada (incluyendo líquidos) en su estómago por 24 horas o usted tiene los siguientes síntomas:
• Vómitos justo después de haber comido o bebido algo
• Pérdida de peso
• Orina de color oscuro y concentrada
• Latidos del corazón acelerados
• No orina cada 4 a 6 horas
• Vómitos con sangre
La náusea y los vómitos severos pueden ser síntomas de una condición llamada hiperemesis grávida (vómitos en exceso durante el embarazo). Si los vómitos son severos, su profesional de la salud le hará análisis de laboratorio de la sangre y orina para chequear para condiciones médicas. La enfermedad matutina moderada o severa puede requerir de:
• Medicamentos para reducir la náusea y los vómitos
• Hospitalización
• Tratamiento de líquido intravenoso
• Ayuna e introducir lentamente alimentos en su dieta.

COSAS QUE DEBE EVITAR
Abuso de medicamentos recetados
Cuando su profesional de la salud le indica un medicamento recetado, le explicará qué es y cómo tomarlo. Encontrará más instrucciones en la etiqueta del envase y en el papel o prospecto para el paciente que a veces trae el paquete. El consumo de un medicamento recetado de forma no indicada por el médico puede dar lugar al abuso de drogas recetadas.
El abuso de medicamentos recetados puede suceder de distintas maneras. Éstos son algunos ejemplos:
• Consumir más de la cantidad indicada por el profesional de la salud
• Tomar el medicamento con alcohol o ciertos narcóticos
• Tomar el medicamento recetado de un amigo o ser querido para aliviarse el dolor de espalda o de cabeza
• Tomar un medicamento que no se le recetó a usted
Lamentablemente, el abuso de medicamentos recetados está aumentando. Según el Instituto Nacional contra el Abuso de Drogas, es más fácil obtener las drogas recetadas y se abusa de ellas con más frecuencia. De hecho, las recetas de analgésicos (para alivio del dolor), como la oxicodona y la hidrocodona, aumentaron drásticamente de 40 millones en 1991 a 180 millones en 2007.
Debemos ser cuidadosos con el consumo de medicamentos recetados que no siga las instrucciones del profesional de la salud. Esto es especialmente importante para las embarazadas. Algunos medicamentos pueden perjudicar al bebé y causarle defectos congénitos, desencadenar el nacimiento prematuro y otros riesgos de salud. Las embarazadas deben consultar siempre a su profesional de la salud antes de tomar medicamentos, incluso productos de venta sin receta.
Disponibilidad de los medicamentos recetados
Los medicamentos recetados son para las personas que los necesitan. Pero en muchos hogares hay botiquines y cajones llenos de medicamentos recetados que sobraron. Eso permite que otros miembros de la familia tengan acceso fácil a medicamentos que podrían ser perjudiciales.
Lo más alarmante es que algunos medicamentos se pueden conseguir fácilmente por Internet. Algunos países no exigen una receta médica para pedir medicamentos en línea. De esa forma, cualquiera puede comprar medicamentos con el simple uso de una computadora.
Riesgos para la salud
El abuso de medicamentos recetados puede causar numerosos problemas de salud, como la dependencia física o adicción a esas drogas. Ciertos medicamentos recetados también pueden causar otros problemas de salud.
Por ejemplo, los analgésicos opioides se suelen recetar para aliviar el dolor como resultado de una cirugía o dolor crónico. Ellos incluyen drogas como la oxicodona (OxyContin, Percocet) o la hidrocodona (Vicodin). Cuando la mujer se abusa de esos analgésicos, puede sentir:
• Períodos menstruales irregulares o ausentes
• Problemas de fertilidad
• Problemas para respirar, como respiración lenta o detenida
Los sedantes o tranquilizantes suelen recetarse para casos de ansiedad, ataques de pánico o trastornos del sueño. Ellos incluyen drogas como diazepam (Valium), alprazolam (Xanax) o lorazepam (Ativan). Cuando la persona abusa esos medicamentos, puede sentir:
• Problemas de memoria
• Temperatura corporal irregular
• Coma o muerte
Las drogas estimulantes generalmente se recetan para tratar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH o ADHD). Éstas incluyen medicamentos como el metilfenidato (Ritalin) o la dextroanfetamina (Dexedrine o Adderall). También pueden recetarse para casos de narcolepsia, es decir cuando el cerebro tiene problemas para controlar cuándo dormir y cuándo permanecer despierto. Cuando la persona abusa esos medicamentos, puede sentir:
• Convulsiones
• Ideas delirantes o alucinaciones
• Mayor riesgo de ataque cerebral
El abuso de medicamentos recetados es especialmente peligroso durante el embarazo. Algunas de esas drogas pueden afectar el flujo sanguíneo de la madre al bebé por nacer. Ciertos medicamentos recetados pueden hacer que el bebé nazca demasiado pequeño o demasiado pronto, causar defectos congénitos o problemas de aprendizaje y conducta.
La Administración de Drogas y Alimentos (FDA) asigna una calificación con letras a los medicamentos recetados (A, B, C, D o X) para indicar cuáles son inocuos para el embarazo. Averigüe más información sobre la clasificación con letras consultando a su profesional de la salud o farmacéutico.
Por ejemplo, los analgésicos, los tranquilizantes y los estimulantes suelen recibir una calificación de C o D. Eso significa que, si bien algunas investigaciones muestran que esas drogas pueden poner en peligro la salud del bebé por nacer, los beneficios para la salud de la madre embarazada pueden ser más importantes que los riesgos para el bebé. Es por eso que es importante que la mujer que toma un medicamento recetado consulte con el profesional de la salud y así decidir juntos qué puede tomar durante el embarazo.
Síntomas del abuso de medicamentos recetados
Lamentablemente, es frecuente que las personas se hagan adictas de los medicamentos recetados. Esas drogas encienden el centro de gratificación del cerebro y se hace difícil para la persona renunciar a las sensaciones que le brindan temporalmente las drogas. Eso explica por qué los adictos siguen abusando de los medicamentos recetados aunque puedan ser perjudiciales para el cuerpo y para otras partes de su vida (relaciones, trabajo, etc.).
Algunos comportamientos pueden ser señales de advertencia de que usted está abusando de los medicamentos recetados. Preste atención a estas señales:
• Usted le dice a su profesional de la salud que “perdió” los medicamentos y siempre le pide más.
• Usted visita varios profesionales de la salud para conseguir más recetas.
• Usted roba medicamentos o falsifica recetas.
Dependiendo del tipo de medicamento que se abuse, algunos síntomas físicos son indicio de que usted podría tener una adicción a los medicamentos recetados.
Analgésicos opioides
Posiblemente tenga:
• Depresión o confusión
• Presión arterial baja y problemas para respirar
• Estreñimiento
Sedantes y tranquilizantes
Posiblemente tenga:
• Somnolencia frecuente
• Confusión o falta de buen juicio
• Desequilibrio o temblores al caminar
Estimulantes
Posiblemente tenga:
• Pérdida de peso
• Problemas para dormir
• Irritabilidad
• Hipertensión (presión arterial alta) o ritmo cardíaco irregular
Pida ayuda
Si cree que tiene adicción a un medicamento recetado, pida ayuda. Es posible que se sienta avergonzada o humillada. Recuerde: Es un problema común. Usted no está sola. Cuanto antes pida tratamiento, más rápida será la senda de la recuperación.
Hable con su profesional de la salud
• Explíquele todos los medicamentos que está tomando y con qué frecuencia lo hace.
• Avísele sobre los síntomas que tenga y sobre todo cambio reciente en su vida o si está bajo estrés.
• Pregúntele cómo controlar ciertos problemas médicos que tenga mientras esté bajo tratamiento por la adicción a las drogas.
Otras opciones
• Confíe en una amiga íntima, familiar o líder religioso de su confianza que pueda ayudarla a buscar apoyo.
• Participe en un grupo de Narcóticos Anónimos de su zona. El número telefónico está en las páginas blancas o en las páginas de servicios a la comunidad de su directorio telefónico.
El Alcohol
Beber alcohol durante el embarazo puede hacer que su bebé nazca con defectos de nacimiento físicos y mentales llamados síndrome alcohólico fetal (FAS). El síndrome alcohólico fetal es la principal causa de retraso mental que puede prevenirse.

No se sabe exactamente cuánto alcohol ha de beber una mujer para causar el síndrome en su bebé. Ese nivel puede ser distinto en cada mujer. Por esta razón, los expertos recomiendan abstenerse de beber alcohol durante el embarazo, incluidos la cerveza, el vino, las bebidas a base de vinos y los licores.

Si una mujer toma una bebida en ocasiones antes de saber que está embarazada, es probable que no afecte a su bebé. Pero la mujer debe dejar de beber alcohol de inmediato o si piensa que está embarazada.
Qué puede hacer:
Absténgase de beber alcohol durante el embarazo. Si le resulta difícil, evite las fiestas, los bares y otros lugares donde la gente beba alcohol.

Si tiene problemas para dejar de beber, busque ayuda. No hay momento más importante que el embarazo para dejar de beber alcohol.

Para más información, lea nuestra hoja informativa sobre el alcohol durante el embarazo.

Consejos para dejar el alcohol
• Evite las situaciones y lugares en los que suele beber, como las fiestas o los bares.
• Pídales a su pareja, familiares y amigos que le ayuden a mantenerse alejada del alcohol.
Si tiene problemas para dejarlo:
• Consulte a su profesional de la salud o empleador sobre los programas para el tratamiento del alcoholismo.
• Únase a un grupo de apoyo de Alcohólicos Anónimos. Encontrará su número de teléfono en las páginas blancas o en las páginas de servicios comunitarios de su directorio local.
Drogas, Hierbas y Suplementos Dietéticos
Las drogas ilegales, los medicamentos de venta sin receta, los medicamentos con receta y algunos preparados y medicamentos a base de hierbas, pueden ser peligrosos para la salud de su bebé. Algunos pueden causar defectos de nacimiento, otros pueden hacer que su bebé nazca demasiado pequeño o muy enfermo. La mujer embarazada o que está pensando en quedar embarazada, debe informarle a su profesional de la salud sobre cualquier medicamento que ella toma para cersiorarse de que es seguro durante el embarazo.
Drogas ilegales
Las drogas ilegales, incluyendo la cocaína, marihuana y el Ecstasy, pueden causar defectos de nacimiento. Las mujeres embarazadas no deben usar drogas ilegales y deben hablar con el profesional de la salud si necesitan ayuda para dejar el hábito.

Antes del embarazo
La mujer que toma los siguientes medicamentos debe hablar con su profesional de la salud antes de quedar embarazada. Es posible que deba cambiar a un medicamento más seguro durante el embarazo o variar la dosis para que no sea peligroso para el bebé:
• Inhibidores de la ECA (enalapril o captopril)
• Subproductos de testosterona y andrógenos
• Fármacos para combatir el cáncer
• Fármacos contra el ácido fólico como el metotrexato o aminopterina
• Carbamazepina
• Litio
• Fenitoína
• Estreptomicina y kanamicina
• Tetraciclina
• Trimetadiona y parametadiona
• Acido valproico
• Warfarina y otros subproductos de la cumarina
Los medicamentos recetados durante el embarazo
Si usted está embarazada y toma alguno de los siguientes medicamentos, deje de tomarlos inmediatamente y llame a su profesional de la salud:
• Isotretinoinas, como el Amnesteem, Claravis, Accutane y Sotret, y otros retinoides
• Soriatane (acitretina)
• Thalomid (talidomida)
• Revlimid (lenalidomida)
Si usted está embarazada y toma otros medicamentos recetados, hable con su profesional de la salud antes de dejar de tomar el medicamento. El dejar de tomar un medicamento repentinamente puede ser riesgoso para la salud.
Incluso algunos medicamentos de venta sin receta pueden suponer un riesgo, aunque por lo general pequeño. Por ejemplo, si una mujer toma aspirina poco antes del día del nacimiento del bebé, puede aumentar el riesgo de hemorragia excesiva tanto para la madre como para el bebé.
Los productos a base de hierbas y los suplementos dietéticos
March of Dimes no apoya el consumo de suplementos a base de hierbas o suplementos dietéticos en las mujeres en condiciones de quedar embarazadas, en mujeres embarazadas, ni en niños, sin la aprobación de un médico. Si bien algunos ingredientes a base de hierbas han sido sometidos a numerosas pruebas, aún no se han comprobado la seguridad y eficacia de muchos suplementos a base de hierbas.

Otras cosas que usted puede hacer
• No tome los medicamentos recetados de otra persona .
• Tome sólo los medicamentos que le hayan sido recetados a usted o recomendados por un médico que sepa que está embarazada. No obstante, no deje de tomar un medicamento recetado sin que su médico así lo autorice.
• Consulte a su médico antes de tomar cualquier medicamento de venta sin receta (incluida la aspirina) o tés, píldoras u otros suplementos a base de hierbas.
Ecstasy, Metanfetamina y otras Anfetaminas
El uso del Ecstacy y la metanfetamina ha aumentado en forma dramática recientemente. La metanfetamina tambien se conoce como “speed”, “ice” “crank” o “cristal met”.
Metanfetamina
Un estudio realizado en el 2006 encontró que los bebés de las mujeres que usan esta droga eran más propensos a crecer poco antes de nacer. Aun cuando estos bebés nacen a término completo, tienden a pesar menos de 5 libras y medio (aproximádamente 2.3 kilos). Además, el tamaño de sus cabezas tiende a ser más pequeño de lo normal. Ha habido casos de defectos de nacimiento incluyendo defectos del corazón, fisura del labio y fisura del paladar.
Parece que la metanfetamina contribuye a las complicaciones durante el embarazo, incluyendo:
• Parto premautro
• Problemas en la placenta
Ecstasy
El Ecstacy es un tipo de anfetamina. Ha habido pocos estudios sobre cómo el Ecstasy afecta un embarazo. Un pequeño estudio encontró que hay un posible aumento de defectos congénitos del corazón y de un defecto de los huesos llamado pie zambo (sólo en las niñas).
Puede ser que los bebés que se ven expuestos al Esctasy antes de nacer se enfrenten a algunos de los mismos riesgos que los bebés que se ven expuestos a otro tipo de anfetaminas. Después de nacer, estos bebés pueden presentar síntomas de abstinecia, los que experimenta una persona que deja de usar una droga adictiva. Estos síntomas incluyen la irritabilidad, soñolencia y problemas respiratorios.
Para mas información, lea la hoja informativa acerca del consumo de drogas ilícitas durante el embarazo. March of Dimes les pide encarecidamente a todas las mujeres que eviten el uso de las drogas ilícitas durante el embarazo.
El Abuso Durante el Embarazo
El abuso, sea emocional o físico, jamás debe aceptarse. Lamentablemente, algunas mujeres son maltratadas por su pareja. El abuso no tiene fronteras raciales, étnicas ni económicas. El abuso suele empeorar durante el embarazo. Casi 1 de cada 6 embarazadas ha sido abusada y maltratada por su pareja.

¿Qué es el abuso?
El abuso sucede de varias maneras. La pareja abusiva le puede causar dolor emocional si la insulta o la culpa constantemente por algo que no hizo. La persona abusiva puede tratar de controlarle el comportamiento al no permitirle ver a su familia y amistades o al decirle siempre lo que debe hacer. El abuso emocional puede hacerla sentir atemorizada o deprimida, llevarla a comer mal o inducirla a adoptar hábitos perjudiciales como fumar o beber alcohol.

La pareja abusiva puede tratar de lastimarla físicamente. El abuso o maltrato físico puede incluir pegarle, darle una cachetada, patearla, estrangularla, empujarla o incluso tirarle del pelo. A veces, la persona abusiva dirige los golpes a la panza de la embarazada. Este tipo de violencia no sólo puede lastimarla a usted sino también poner en grave peligro al bebé que no ha nacido. Durante el embarazo, el abuso físico puede dar lugar al aborto espontáneo y al sangrado vaginal. Puede hacer que el bebé nazca demasiado pronto, nazca con poco peso o tenga lesiones físicas.

¿Qué puede desencadenar el abuso durante el embarazo?
Para muchas familias, el embarazo produce sentimientos de estrés, lo cual es normal. Pero no está bien que su pareja reaccione violentamente al estrés. Algunas parejas son abusivas durante el embarazo porque sienten:
• Disgusto por el embarazo no planeado
• Estrés al pensar en mantener económicamente al primer bebé o a otro bebé
• Celos de que la atención de la mujer pase de la pareja al bebé o a una nueva relación
¿Cómo puede darse cuenta si está en una relación abusiva?
Es común que las parejas discutan de vez en cuando. Pero la violencia y el maltrato emocional son distintos de los pequeños conflictos de las parejas.
Pregúntese:
• ¿Me menosprecia siempre mi pareja y me hace sentir mal sobre mí misma?
• ¿Fue mi pareja responsable de lastimarme o causarme dolor en el cuerpo?
• ¿Me amenaza, amenaza al bebé, a mis otros niños o se amenaza a sí mismo?
• ¿Me culpa mi pareja por sus actos?
• ¿Me dice que me golpeó por culpa mía?
• ¿Está cada vez más violento?
• ¿Me ha prometido jamás volver a lastimarme pero lo sigue haciendo?
Si contestó “sí” a alguna de estas preguntas, es posible que esté en una relación perjudicial.

¿Qué puede hacer?
Reconozca primero que está en una relación abusiva. Una vez que se dé cuenta de eso, habrá dado el primer paso para pedir ayuda. Hay muchas cosas que puede hacer.
Dígale a alguien de su confianza. Puede ser una amiga, cura, pastor o consejero religioso, profesional de la salud o consejero. Una vez que haya confiado en ellos, quizás la pongan en contacto con una línea de ayuda para crisis, programa contra la violencia doméstica, servicio de asistencia legal o un refugio para mujeres maltratadas.

Tenga un plan para su seguridad. Puede incluir lo siguiente:
• Aprenda el número del departamento local de policía y del consultorio del profesional de la salud en caso de que su pareja la lastime. Llame al 911 si necesita atención médica inmediata. No olvide pedir una copia de la denuncia policial o informe médico si decide presentar cargos contra la persona abusiva.
• Busque un lugar seguro. Hable con una amiga, vecina o familiar de confianza con la cual pueda quedarse, sin importar la hora del día o de la noche, para protegerse.
• Junte dinero extra y documentos o cosas importantes que necesite, como la licencia de conducir, tarjetas del seguro de salud, chequera, información de la cuenta de banco, tarjetas del Seguro Social y medicamentos recetados. Guarde esos artículos en un lugar seguro para que pueda llevárselos consigo rápidamente.
• Empaque una maleta con artículos de tocador, una muda de ropa para usted y sus hijos y copias extra de las llaves de la casa y del auto. Entregue la maleta a alguien de su confianza que pueda guardársela.
Recuerde: Nadie se merece el abuso físico ni emocional. Reconozca las señales del abuso y pida ayuda. Quizás le dé mucho miedo pensar en irse, pero debe hacerlo. Su vida y la de su bebé dependen de eso.
Recuerde: Nadie se merece el abuso físico ni emocional. Reconozca las señales del abuso y pida ayuda. Quizás le dé mucho miedo pensar en irse, pero debe hacerlo. Su vida y la de su bebé dependen de eso.
El Estrés
El embarazo es un período de mucho estrés para muchas mujeres. Puede sentirse feliz, triste y asustada, todo al mismo tiempo. Esos sentimientos son normales. Los niveles altos de estrés pueden llevar a un parto prematuro o al nacimiento de un bebé a término pero con bajo peso. Ejemplos de eventos o situaciones que pueden producir niveles altos de estrés incluyen la pérdida de un empleo, un divorcio, o la muerte de un familiar allegado.

Qué puede hacer:
Aceptar el hecho de que está estresada e identificar las situaciones que le causan el estrés, son los primeros pasos para aprender a reducirlo. Para reducir el estrés también puede hacer lo siguiente:
• Comer en forma sana y regular y beber mucha agua.
• Descansar cuando pueda y cuando su cuerpo lo necesite.
• Hacer ejercicio (con la aprobación de su profesional de la salud).
• Relajarse haciendo meditación, escuchando música o escribiendo un diario.
• Resistir cualquier deseo de beber alcohol, fumar o tomar productos a base de hierbas o drogas (salvo los medicamentos recetados por su profesional de la salud).
• Evitar las personas y situaciones que le causen estrés, siempre que sea posible.
• Hablar con su pareja, amigos, parientes y profesionales de la salud. Si se siente abrumada, hable con un terapeuta o consejero u otro profesional de la salud mental.
• Asistir a todas sus citas de cuidados prenatales. Esto le dará la tranquilidad de saber que todo está bien con su bebé o permitirá a su médico detectar un problema cuando aún queda tiempo para hacer algo al respecto. Se sentirá menos estresada al saber que está haciendo lo mejor para su bebé.
El fumar
El fumar es dañino para su bebé. Cuando fuma, su bebé recibe menos oxígeno. La falta de oxígeno puede causar un retraso en el crecimiento y aumento de peso del bebé en la matriz. El fumar durante el embarazo también ha sido vinculado con el parto prematuro y otras complicaciones del embarazo.

Qué puede hacer:
Deje de fumar o trate de fumar menos. Sabemos que es difícil, pero recuerde, usted lo está haciendo por su bebé. Los siguientes recursos pueden ser de ayuda:
• Su profesional de la salud
• Su empleador o lugar de trabajo
• smokefree.gov es un recurso en línea y para personas que desean dejar de fumar, patrocinado por el gobierno federal. También cuentan con una línea telefónica de ayuda por la cual podrán responder a sus preguntas en español. Llame al 1-800-784-8669.
• 1-800-Quit-Now
• Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades
Si usted está embarazada, evite el hmo de otros fumadores. Los estudios sugieren que la exposición regular al humo de segunda mano puede ser dañino para el bebé.

Consejos para dejar de fumar
• Escriba las razones por las que quiere dejar de fumar. Mire su lista cada vez que tenga la tentación de fumar.
• Elija un “día para dejar de fumar”. En ese día, deshágase de todos los cigarrillos, encendedores y ceniceros.
• Manténgase alejada de los sitios, las actividades y personas que le provocan el deseo de fumar.
• Pídale a su pareja o amistad que le ayude a dejar de fumar y, llame a esa persona cuando sienta deseo de fumar.
• Pregunte a su profesional de la salu sobre asistentes que la puedan ayudar a dejar de fumar, tales como los parches, chicles, spray nasales y medicamentos. No los utilice sin antes obtener la autorización de su profesional de la salud, especialmente si está embarazada.
• No se desanime si no deja de fumar por completo inmediatamente. Siga tratando. Si no puede dejar de fumar, trate de fumar menos.
• Pregunte a su empresa o empleador sobre los servicios ofrecidos o cubiertos por el plan médico.
• Averigüe sobre la disponibilidad de grupos de apoyo o programas de cese en su comunidad. Usted puede obtener información de su proveedor de cuidados médicos, hospital o departamento de salud.
Las mascotas y otros animales durante el embarazo
En muchos hogares las mascotas se consideran familia. Los animales pueden brindar diversión y alegría a la dinámica familiar. Pero las embarazadas deben tener cuidado sobre los tipos de animales de la casa y, en particular, qué hacer durante el embarazo.

Perros y gatos
Los perros y los gatos son algunos de los tipos de mascotas más comunes. No se preocupe de tener que buscarle un nuevo hogar a su amado perro o gato si está embarazada. Pero debe mantenerse a sí misma y a su bebé por nacer protegidos contra peligros posibles.

Perros
El perro, conocido como el mejor amigo del hombre, puede ser una experiencia maravillosa de la casa. Mayormente, no hay motivos por los que su perro deba dejar de ser parte de la familia si está embarazada. Tome estas medidas extra durante el embarazo:
• Asegúrese de que el perro no le salte sobre la pancita cuando esté sentada o acostada.
• Si su cachorro adoptó malos hábitos, como morder o saltar encima de la gente, aproveche estos momentos para enseñarle buenos modales antes de la llegada del bebé.
• Antes de traer al bebé a la casa, cerciórese de que todas las vacunas del perro estén al día.
• Si usted y su perro tienen una relación afectiva muy estrecha, pídale a su pareja o a otro familiar que pase más tiempo con el perro. Como el bebé nuevo le tomará tanto tiempo y afecto, es importante que su perro desarrolle relaciones cercanas con otras personas de la casa para prepararlo para los cambios que sucederán cuando llegue el bebé.
Gatos
Los gatos son otra mascota ideal para la familia. Sin embargo, las embarazadas deben tener cuidado con la toxoplasmosis al atender a su gato.
• La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito. Puede ser transmitida por los gatos.
• Los gatos eliminan el parásito por la materia fecal (excrementos).
• Usted puede contagiarse la toxoplasmosis cuando limpia la arena sanitaria del gato o cuando toca la tierra del jardín, por ejemplo, que su gato puede haber usado.
• También puede contagiarse la toxoplasmosis si come carnes poco cocidas, en particular de cerdo, cordero o venado.
Muchas personas que contraen la toxoplasmosis jamás tienen síntomas. Pero esta enfermedad puede ocasionar complicaciones graves durante el embarazo, como defectos de nacimiento o incluso la pérdida del embarazo. Si la embarazada se contagia la toxoplasmosis por primera vez justo antes o durante el embarazo, tiene 1 de 2 probabilidades de transmitirle la enfermedad a su bebé.
Los síntomas de la toxoplasmosis incluyen:
• Dolores musculares
• Dolores de cabeza
• Glándulas hinchadas
• Síntomas similares a la gripe (fiebre, fatiga, dolor de garganta)
Las embarazadas pueden reducir la probabilidad de contagiarse la toxoplasmosis al seguir estos pasos:
• Pedirle a un familiar, siempre que no sea una mujer embarazada, que limpie la arena sanitaria del gato todos los días
• Mantener a los gatos adentro de la casa
• No acercarse a los gatos de la calle
• Lavarse las manos minuciosamente con agua corriente y jabón después de tener contacto con los excrementos del gato o después de trabajar en el jardín
• Tapar los cajones de arena de juego de los niños para que los gatos no los usen como arena sanitaria
• Evitar carnes poco cocidas
• Lavar minuciosamente los utensilios y mesones de la cocina
Hámsters, conejitos de Indias y ratones
Los roedores, como los ratones, hámsters y conejitos de Indias son mascotas comunes en muchas casas. Pero las mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas deben tener mucho cuidado con los roedores. Esos animales pueden ser portadores de un virus llamado virus de la coriomeningitis linfocítica (LCMV).

El ratón doméstico o común, que es un roedor silvestre que vive cerca de las casas y adentro de éstas, es el origen principal del virus. Los roedores mascotas como los hámsters y conejitos de Indias pueden contagiarse el LCMV después de estar en contacto con roedores silvestres en los establecimientos de cría, tiendas de animales o en la casa.
• La gente se contagia el LCMV mediante el contacto con la orina, sangre, saliva, excrementos o materiales de anidación del roedor.
• La infección puede contagiarse también cuando la persona aspira el polvo o gotitas que transportan el LCMV. Ejemplos: al barrer los excrementos del ratón o al limpiar la jaula del hámster.
• Las embarazadas que se contagian el LCMV pueden transmitírselo al bebé por nacer.
• El virus LCMV puede causar graves defectos congénitos o la pérdida del embarazo.
Los síntomas del LCMV incluyen:
• Fiebre
• Dolor de cabeza
• Rigidez en el cuello
• Fatiga
• Falta de apetito
• Dolores musculares
• Náuseas
• Vómitos
Las embarazadas pueden reducir la probabilidad de contagiarse el LCMV al seguir estos pasos:
• Mantener a los roedores mascotas en una parte separada de la casa
• Pedir a otro familiar que cuide al roedor y le limpie la jaula
• Lavarse las manos con agua y jabón después de tener contacto con los roedores mascotas
• Mantener las jaulas limpias y sin suciedad en el material de cama del animal
• Limpiar la jaula en un área bien ventilada o afuera
• Mantener a los roedores mascotas alejados de la cara
• Evitar el contacto con roedores silvestres
• Si hay ratas o ratones en la casa, solucionar el problema rápidamente con trampas o llamando a una compañía profesional de desratización (hable con su profesional de la salud antes de usar químicos para desratizar o combatir plagas en su casa)
Si tiene niños, en particular menores de 5 años:
• Cerciórese de que un adulto los vigile de cerca cuando están cerca de los roedores mascotas.
• Nadie debería besar a las mascotas ni sostenerlas cerca de la cara.
• Los que jueguen con los animales o limpien las jaulas o material de cama deben lavarse las manos después de hacerlo.
Reptiles y mascotas exóticas
Algunas familias tienen reptiles de mascota. Esos animales incluyen las lagartijas, serpientes y tortugas. Algunos de esos animales pueden portar gérmenes que causan enfermedad en la gente. Una enfermedad que portan es la salmonelosis (infección de salmonela).

La infección de salmonela es una enfermedad bacteriana. La mayoría de las infecciones de salmonela provienen de productos alimenticios como las aves, carnes y huevos. Pero la infección de salmonela puede asociarse con los reptiles.

Aunque el análisis de salmonela del reptil mascota salga negativo, no significa que el animal no está infectado con la bacteria. En cambio, podría significar que el animal no estaba deshaciéndose de la salmonela el día que le hicieron el análisis.

Las embarazadas y niños menores de 5 años deben tener especial cuidado con la salmonela. Ellos corren un mayor riesgo de contagiarse. La familia que espera un bebé debe sacar al reptil mascota del hogar antes de que llegue el bebé.

Los síntomas de la salmonela incluyen:
• Náuseas
• Vómitos
• Dolores abdominales
• Diarrea
• Fiebre
• Escalofríos
• Dolores musculares
Las embarazadas pueden reducir la probabilidad de contagiarse la salmonela al seguir estos pasos:
• Mantenerse alejada de los reptiles
• Lavarse las manos con agua y jabón después de entrar en contacto con los reptiles o los excrementos del animal
• Mantener a los reptiles fuera de la cocina y otras áreas donde se preparen alimentos, como las piletas o fregaderos
• Limpiar las superficies que pudieron haber tocado los reptiles
• Evitar alimentos poco cocidos
Si tiene otras preguntas o inquietudes sobre la seguridad de su mascota durante el embarazo, hable con su profesional de la salud.
Marihuana
La marihuana y el embarazo no son una buena combinación. El uso de la marihuana puede reducir la fertilidad en los hombres y las mujeres, haciendo más difícil que la concepción ocurra. El uso de la marihuana durante el embarazo puede disminuir el crecimiento del bebé. También puede aumentar levemente el riesgo del parto prematuro. Los bebés que nacen muy temprano pueden tener más problemas de salud en comparasión a los bebés que nacen a término.

Luego del nacimiento, algunos de los bebés expuestos regularmente a la marihuana durante el embarazo pueden presentar síntomas de abstinencia. Por ejemplo, el llanto excesivo, los temblores y dificultades al dormir.

Algunos estudios sugieren que los niños expuestos a la marihuana cuando están en la matriz pueden tener problemas al prestar atención. Pero los niños expuestos no parecen tener un coeficiente intelectual más bajo.

Qué puede hacer:
Aléjese de la marihuana antes y durante el embarazo. Usted puede tratar algunas de las sugerencias para dejar de fumar en la sección acerca del tabaco. Si no puede dejar el hábito por sí misma, pida ayuda de su profesional de la salud.
PRUEBAS PRENATALES
Análisis de la sangre materna
Quiénes: Se ofrece a todas las mujeres embarazadas.

Para qué: Para identificar los embarazos que suponen un riesgo superior al normal de tener un bebé con ciertos defectos de nacimiento, incluidos defectos del tubo neural como la espina bífida, y anomalías cromosómicas, como el síndrome de Down.

Cuándo: Aproximadamente entre las semanas número 15 y 20 del embarazo.
Cómo: Se extrae sangre del brazo de la mujer. El laboratorio mide los niveles de cuatro sustancias presentes en la sangre de la madre.

Riesgos: Ninguno, salvo un pequeño moratón o dolor en el lugar del pinchazo. La mayoría de los resultados anormales son falsas alarmas. Por lo general, a las mujeres que obtienen un resultado anormal en la prueba se les ofrecen otras pruebas, com un ultrasonido.

Para más información, lea nuestra hoja informativa sobre el análisis de la sangre materna.
El Ultrasonido
A quiénes: A la mayoría de las mujeres embarazadas.
Por qué: Para calcular la edad del bebé; identificar si se trata de un embarazo múltiple (mellizos o más); chequear el desarrollo y tamaño del bebé; y revisar si el bebé tiene o no defectos de nacimiento mayores. También se usa para diagnosticar ciertas complicaciones del embarazo.
Cuándo: Algunas mujeres pueden recibir un ultrasonido durante el primer trimestre para confirmar y calcular las semana de embarazo. Muchas mujeres reciben un ultrasonido entre las semanas 18 y 20. Esta prueba también se puede realizar en otras etapas del embarazo si es necesario.
Cómo: El ultrasonido es una técnica que utiliza ondas sonoras para ver imágenes del bebé en una pantalla. El profesional de la salud frota un dispositivo manual (llamado transductor) sobre la barriga de la mujer embarazada o introduce un dispositivo en su vagina. La mujer siente presión a medida que éste mueve el transductor pero por lo general el procedimiento no es doloroso.
Riesgos: El ultrasonido es seguro tanto para la mujer como para su bebé cuando se usa adecuadamente por un profesional médico.
Se debe evitar el uso casual del ultrasonido durante el embarazo. Los sitios comerciales, con frecuencia no supervisados por médicos, ofrecen imágenes del feto como "recuerdo" para los padres. Las personas administrando estos ultrasonidos pueden no tener la capacitación necesaria y pueden ofrecerle información errónea y hasta peligrosa a una mujer.

Prueba Prenatal en el Primer Trimestre
Quién: Mujeres embarazadas que desean realizarse una prueba de detección de riesgo temprano en el embarazo.

Por qué: Para identificar los embarazos que corren un riesgo mayor de algunos defectos de nacimiento, incluyendo el síndrome de Down y los defectos cardíacos.

Cuándo: Entre las semanas 10 a 14 de embarazo.

Cómo: El proveedor de atención médica extrae una muestra de sangre de su brazo. También le realizará un ultrasonido especial para medir el pliegue nucal que se encuentra en la parte trasera del cuello del bebé. La medición del pliegue nucal, junto con los resultados de los análisis de sangre, permiten determinar el riesgo.

Riesgos: Ninguno, a excepción de un poco de dolor en el área de la inyección. Esta prueba no detectará cualquier tipo de problema y, es posible obtener un resultado negativo falso. Si el resultado de la prueba no es normal, usted debe considerar una prueba de diagnóstico como la amniocentesis o CVS.
Pruebas Prenatales de Rutina
Durante el embarazo, se le realizarán pruebas médicas de rutina como parte de sus cuidados prenatales. Estas pruebas permiten a su médico controlar su estado de salud y el de su bebé.
Su primera visita prenatal
Durante su primera visita prenatal, su médico le pedirá que se realice un análisis de sangre y de orina para identificar lo siguiente:
• Condiciones que podrían ser nocivas para la salud de su bebé (por ejemplo, hepatitis B, sífilis y otras infecciones de transmisión sexual). Su médico le preguntará si desea realizarse una prueba de VIH, el virus que causa el SIDA
• Anticuerpos que muestran si es inmune o no a la rubéola (sarampión alemán) y a la varicela, enfermedades que pueden causar defectos de nacimiento si la madre las contrae por primera vez durante el embarazo
• Anemia (bajo recuento de glóbulos rojos), lo que podría hacer que se sienta particularmente cansada y, en algunos casos, aumentar su riesgo de parto prematuro
• Su grupo sanguíneo, incluido el factor Rh de sus glóbulos rojos. A Las mujeres que no tienen el factor Rh se les denomina Rh negativas y, por lo general, necesitan someterse a un tratamiento para proteger a sus bebés de un problema potencialmente peligroso en la sangre
• Bacterias en la orina. Hasta el 10 por ciento de las mujeres embarazadas tiene bacterias en la orina, lo cual indica una infección en las vías urinarias. La mayoría no presenta síntomas pero incluso una infección asintomática puede propagarse y llegar a los riñones, donde puede representar un grave riesgo para la madre y el bebé. Las infecciones de las vías urinarias se tratan con antibióticos que son seguros tanto para la madre como para el bebé
• Azúcar en la orina. Éste puede ser un signo de diabetes. Es posible que su médico le pida que se realice pruebas adicionales si se le detecta azúcar en la orina
• Proteína en la orina. Esto puede indicar una infección de las vías urinarias o, en una etapa posterior del embarazo, una condición relacionada con el embarazo que incluye alta presión arterial. Es posible que su médico le pida que se realice pruebas adicionales si detecta proteína en la orina
Todas estas pruebas son rutinarias pero son importantes para proteger su salud y la salud de su bebé. Es probable que su médico le indique un análisis de orina en cada visita prenatal y un análisis de sangre para la anemia al menos una vez más durante su embarazo

También es posible que su médico le pida que se realice una prueba de fibrosis quística, una enfermedad hereditaria que puede afectar de forma severa la respiración y la digestión. No existe cura para la fibrosis quística. Los niños que heredan un gen anormal de cada padre desarrollan la enfermedad. El Colegio de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos (American College of Obstetricians and Gynecologists, ACOG) recomienda a todas las parejas que tienen pensado tener un bebé y a las mujeres embarazadas realizarse una prueba de fibrosis quística. La decisión queda a su criterio

En cada visita prenatal
En cada visita prenatal, su médico puede controlar el nivel de proteína en la orina y le medirá la presión arterial. La presencia de proteína en la orina y la alta presión arterial son síntomas de una condición relacionada con el embarazo llamada preeclampsia, que se caracteriza por la alta presión arterial.

La preeclampsia afecta a aproximadamente del 5 al 8 por ciento de las mujeres embarazadas y, si no se la trata, puede provocar serios problemas, incluido el crecimiento insuficiente del feto. En casos poco frecuentes puede progresar hasta convertirse en eclampsia, una condición capaz de poner en peligro su vida entre cuyos síntomas se incluyen las convulsiones y que, en algunos casos, lleva al estado de coma. Con un diagnóstico y tratamiento tempranos, es probable que la preeclampsia no represente un riesgo serio para su bebé, lo cual es otra razón por la que es importante asistir a todas sus citas prenatales con el médico.

Además, en cada visita su médico escuchará los latidos del corazón de su bebé con un dispositivo de uso manual llamado Doppler. Al cabo de unas 20 semanas, también le medirá el abdomen para controlar el crecimiento de su bebé. Si los latidos del corazón y el índice de crecimiento del bebé son normales, es una señal importante de que se está desarrollando como corresponde.

Ultrasonido
Son muchos los médicos que recomiendan a las mujeres embarazadas realizarse un ultrasonido . El ultrasonido es una técnica que utiliza ondas sonoras para ver imágenes del bebé en una pantalla. El médico frota un dispositivo manual (llamado transductor) sobre el abdomen de la mujer embarazada o introduce un dispositivo en su vagina. La mujer siente presión a medida que éste mueve el transductor pero por lo general el procedimiento no es doloroso.

Pruebas prenatales especiales
A algunas mujeres se les pide que se realicen pruebas especiales, como una amniocentesis, debido a que ellas o sus bebés tienen un riesgo mayor de desarrollar ciertos problemas.
EL PARTO
Parto en casa
La mayoría de las mujeres embarazadas decide dar a luz en un hospital. Otras mujeres embarazadas desean tener a sus bebé en sus propias casas. A continuación le ofrecemos algunos puntos a considerar si usted está pensando en tener un parto en su casa.
El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) no apoya los programas o individuos que proveen los partos en casas. De acuerdo a ACOG, la mayoría de las mujeres dan a luz sin ningún problema, pero pueden aparecer complicaciones rápidamente hasta en las mujeres más saludables. Si esto sucede, se necesita de atención médica especial de inmediato para proteger la salud de la madre y la de su bebé. Este tipo de cuidado no está disponible en el hogar.
Dondequiera usted decida tener a su bebé, es importante que la persona cuidando de usted esté especializada en el cuidado de mujeres embarazadas y el parto. Este profesional puede ser un obstetra-ginecólogo (OB/GYN), un médico de familia, o una enfermera-partera certificada. Es posible que las mujeres que sufren de complicaciones a través del embarazo vean a un especialista materno-fetal (un doctor que se especializa en embarazos de alto riesgo).
Enfermeras-parteras certificadas
La mayoría de los partos en la casa son facilitados por enfermeras-parteras. Es importante que usted escoja una partera con la preparación adecuada en embarazos y partos.
Una enfermera-partera certificada es una enfermera registrada con preparación especializada y avanzada y tiene la experiencia en cuidar de mujeres embarazadas y partos. La enfermeras-parteras certificadas tienen licensia para proveer cuidado antes, durante y después del embarazo.
Si está pensando en el parto en casa
Un parto en la casa puede ponerla a usted y a su bebé en alto riesgo. Usted puede considerar un parto en la casa si:
• Su profesional de la salud cree que su embarazo tiene probabilidades bajas de sufrir complicaciones durante el parto.
• Usted ha colaborado con su profesional de la salud para crear un plan de parto en la casa y trasladarla a un hospital, de ser necesario.
• Su profesional de la salud tiene una preparación adecuada en embarazos y partos.
• Usted vive cerca a un hospital, si ocurriera una emergencia.
Usted no debe tener un parto en casa si:
• Usted tiene una complicación durante el embarazo.
• Su embarazo es considerado alto riesgo.
• Su cuidado prenatal es incompleto.
• La persona que la atiende durante el parto no tiene la preparación adecuada en embarazos y partos.
• La persona que la atiende durante el parto no apoya por completo los partos en la casa como una opción apropiada en algunos casos.
• No hay un hospital cercano.
• Usted no tiene forma de llegar al hospital rápidamente si algo sale mal.
• Usted desea usar medicamentos para aliviar el dolor de parto.
Puntos claves para recordar
• La mayoría de las mujeres con embarazos de bajo riesgo tiene partos en la casa sanos. Sin embargo, no hay forma de saber si esta opción es segura para usted y su bebé hasta que el bebé nazca.
• Un embarazo de bajo riesgo puede convertirse en uno de alto riesgo rápidamente. Si esto ocurre, usted debe ir a un hospital inmediatamente. Cada minuto que pasa cuenta.
• Si algo sale mal durante el parto en la casa, usted no tendrá acceso rápido a la atención médica especial que puede salvarle su vida y la de su bebé.
• Demasiado enfoque en tener un parto "natural" puede demorar la identificación de posibles señales de peligro.
Prepárese para Ser Mamá
Ser mamá es un trabajo que aprendemos con el tiempo, pero saldrá con ventaja si se prepara a través de las clases especiales para los nuevos padres.

Ahora que está en espera de su pequeño, y loca por tenerlo pronto en sus brazos, tal vez se pregunte si está realmente preparada para su llegada. Entre los momentos de profunda emoción y expectatión, probablemente también habrá ratos de dudas e incertidumbres. Puede que le preocupe la hora del parto, o que esté pensando si sabrá darle pecho o que hacer cuando llore.

Es natural que estos pensamientos crucen la mente de las futuras mamás durante el embarazo, especialmente despues de oir a todos sus familiares y amistades comentar que el tener un bebé da mucho trabajo. Si bien lo que dicen es cierto - criar a un bebé es una de las tareas más difíciles que podemos emprender - también es verdadero que hay muchas cosas que usted puede hacer para sentirse confiada frente a su nuevo "trabajo".

El temor al parto
Cuando María estaba embarazada, su mayor temor era el trabajo de parto. A medida que se acercaba la fecha del alumbramiento, empezó a tener pesadillas acerca del nacimiento de su bebé. Ahí fue cuando Antonia, quien ya tenía hijos, le alentó a que tomara el curso de preparación para el parto que ofrecía su hospital. Aunque al principio le costó convencerse a sí misma, y a su marido, de que esta sería una buena manera de prepararse, ahora se alegra de haberlo hecho. En las seis clases de dos horas cada una, ella y su pareja aprendieron mucho acerca del embarazo, el trabajo de parto y el cuidado del recién nacido. Pero lo más importante para ella fue aprender las diferentes técnicas de relajamiento que le ayudarían a aliviar el dolor, así como los medicamentos y tipos de anestesia a los cuales podría recurrir durante el parto. Una vez que María aumentó su conocimiento acerca del nacimiento de su bebé, se sintió más preparada para enfrentar ese momento tan duro, pero tan especial.

La llegada del bebé
Así como hay clases que le ayudarán a prepararse para dar a luz, hay otras que aumentarán su conocimiento acerca del cuidado de su pequeño. En las clases de cuidado del recién nacido le enseñarán desde como cambiarle los pañales y bañar a su bebé, hasta como saber si se está alimentando bien o si está enfermo.

En las clases de lactancia aprenderá las técnicas correctas para dar el pecho, tener una buena producción de leche y poder seguir amamantando por mucho tiempo. La mayoría de los hospitales imparten estas clases, las cuales muchas veces son gratuitas. Infórmese con su doctor, su plan de salud o llamando al hospital donde nacerá su bebé. Aunque estas clases no le darán la respuesta para todas las situaciones que enfrente con su bebé, usted aprenderá lo básico y tendrá las herramientas necesarias para iniciar su nueva vida más fácilmente, desde el primer día.

El resto lo aprenderá a medida que su bebé crezca y ustedes "se entiendan" mejor. Recuerde: sus instintos de madre son muy fuertes. ¡Hágales caso! Porque nadie sabe mejor que usted qué es bueno para su bebé.

¿Cómo encontrar una buena clase de preparación para el parto?
• Pida consejo a su doctor
• Pregunte en el hospital en el que nacerá su bebé
• Pregunte a amigas que hayan tomado esas clases
• Asegúrese de que las clases son en español
• Trate de hablar antes con la instructora de la clase
• Trate de asistir a una clase, antes de registrarse en ella
• Asegúrese de que el horario es conveniente para usted y para su pareja
• Una mamá preparada vale por dos
• Usted no está sola. Cuente con su pareja, doctor, familiares y amigos mientras se prepara para la llegada del bebé.
• Haga muchas preguntas durante sus consultas médicas y hable con otras mujeres que ya han tenido hijos.
• Involucre a su pareja desde el principio. Así el papá no sólo se sentirá más partícipe del embarazo y de todas las decisiones relacionadas con la llegada del bebé, sino que también estará mejor preparado y más motivado para ayudar.
• "Reclute" a sus familiares y amistades para que le ayuden. Ya sea preparando las cosas del bebé, acompañándola a donde tenga que ir, o ayudando con alguna tarea de la casa.
Lo más importante es que usted se sienta lo más preparada posible para la llegada de su bebé.
Clases de Preparación para el Parto
Las clases de preparación para el parto ayudan a los futuros padres a aprender acerca de y a prepararse para el parto y el nacimiento. Existen varios tipos de clases de parto para escoger. Dos de las más populares son las de Lamaze y Bradley, nombradas por sus creadores. Aunque existen otras, la mayoría de las clases ofrecen uno de estos dos métodos y muchas utilizan elementos de ambas.
Ambas Lamaze y Bradley le enseñan a las mujeres a lidiar con el dolor de parto. Ambas técnicas alientan la participación del compañero durante el trabajo de parto y alumbramiento.
Entre las otras técnicas para la educación sobre el parto incluyen la técnica de Alexander, el alumbramiento por hipnosis, "Birthing From Within", y "Birthworks". Aprenda lo más que pueda sobre cada técnica hasta que usted encuentre la mejor para usted.
El método Lamaze
Lamaze enseña estrategias simples para lidiar con el dolor de parto, incluyendo el enfoque en la respiración, el movimiento y la posición de la mujer, masage, técnicas de relajación, y apoyo durante el parto. Las mujeres reciben información sobre los procedimientos médicos y el alivio del dolor de parto para que puedan seleccionar con conocimiento.
El método Bradley
Bradley enseña acerca del parto natural en las mujeres sin complicaciones médicas. Recalca el ejercicio, la nutrición y las técnicas de respiración profunda.
Desarrollando un plan de parto
Algunas clases de educación del parto le enseñan a las mujeres a desarrollar un plan de parto. Este es un documento por escrito en donde usted puede expresar sus preferencias sobre el parto y el alumbramiento. Los temas que cubre incluyen el lugar en donde usted desea dar a luz, quién le ofrecerá apoyo, y los medicamentos para aliviar el dolor que usted quiere (si los desea). Si usted desarrolla un plan de parto, asegúrese de compartirlo con su profesional de salud con anticipación. El debe estar al tanto de sus deseo y deben discutirlos antes de tiempo.
Preguntas que debe formular antes de elegir una clase
• ¿Qué tipo de parto se enseña en esta clase?
• ¿Enseñan las técnicas de relajación y respiración?
• ¿Cuál es la filosofía del instructor con respecto al embarazo y nacimiento?
• ¿Es un instructor certificado?
• ¿Qué temas cubre?
• ¿Ayuda la clase a desarrollar un plan de parto?
Cómo encontrar una clase de preparación para el parto
Pregunte a su profesional de salud. Revise con su compañía de seguro médico, hospital o centro para el parto. Pregúntele a sus amistades que han tomado las clases recientemente.
Qué Llevar al Hospital
Empacar para dos:
Para usted
• Un camisón o una camisa grande para usar durante el parto, aunque el hospital le proporcionará una bata
• Calcetines
• Toallas
• Pantuflas
• Algunos camisones, pijamas o camisetas y pantalones de gimnasia (a las madres lactantes pueden resultarles más cómodas las camisetas sueltas o las batas para amamantar al bebé)
• Una bata o salto de cama
• Varios pares de ropa interior
• Compresas sanitarias grandes autoadhesivas (las que provee el hospital pueden ser pequeñas y difíciles de usar)
• Jabón
• Champú
• Cepillo para el pelo
• Cepillo de dientes y pasta dentífrica
• Cualquier otro artículo de tocador, cosméticos o artículos para el cabello que desee
• Números de teléfono de las personas a quienes desea llamar
• Una tarjeta telefónica (por lo general no pueden usarse celulares en los hospitales)
• Ropa para ponerse el día en que regrese a su casa (asegúrese de que sea suelta)

Para su bebé
La mayoría de los hospitales proporciona todo lo básico que necesitan los recién nacidos durante su internación: una gorrita tejida, una camiseta, pañales y mantas. Cuando sea hora de llevar a casa al bebé, necesitará sus propias cosas.
• Una manta pequeña
• Ropa para usar el día de ir a casa, incluidos una camiseta, una gorrita y escarpines
• Pañales desechables (la mayoría de los hospitales los suministra)
• Una manta abrigada si hace frío
• Una sillita para el automóvil (si lleva al bebé a casa en automóvil)
Todos los estados realizan a los bebés recién nacidos pruebas para detectar ciertos defectos metabólicos. Antes del nacimiento de su bebé, consulte al médico que cuidará de su bebé sobre las pruebas.

Señales y Etapas del Parto
Luego de meses de espera, hacia el final del embarazo estará contando los días para conocer a su bebé. A medida que se acerca la fecha de parto, conocer las señales del parto la ayudarán a prepararse y calmar cualquier ansiedad que sienta.
Usted puede notar que su bebé se desciende o se mueve más abajo en la pelvis. Esto significa que su bebé se está moviendo en la posición para el nacimiento.
Usted también puede comenzar a sentir contracciones (dolores de parto). Estas contracciones ocurren a medida que su útero se endurece para ayudar al bebé a moverse hacia el canal de parto. Las contracciones por lo general empiezan con dolor en su barriga y la espalda baja. Este dolor no desaparece cuando usted se mueve o cambia de posición.
Puede ser difícil distinguir entre las contracciones Braxton-Hicks (parto falso) y las contracciones de parto verdadero. Usted sabrá que el parto ha comenzado cuando:
• Sienta contracciones fuertes, regulares, y entre 5 a 10 minutos.
• Rompa fuente. Puede ser un chorro o un goteo continuo.
Si cree que puede estar en trabajo de parto, no dude en llamar a su profesional de la salud, sin importar la hora del día o de la noche. Si su profesional de la salud le indica que el parto ha comenzado, él le pedirá que se prepare para ir al hospital.
Las etapas del parto
Reconocer las señales del parto la pueden ayudar a decidir cuándo llamar a su profesional de la salud y acudir al hospital. Aprender las etapas del parto la ayudarán a saber lo que puede esperar durante el parto y nacimiento. El parto ocurre en tres etapas. Cuando las contracciones regulares comienzan, el bebé se mueve más abajo en la pelvis a medida que el cuello uterino se ablanda y dilata. El tiempo que dura el parto y como progresa es diferente para cada mujer. Pero cada etapa tiene ciertos acontecimientos que ocurren en cada mujer.
Etapa 1: Parto temprano y parto activo
La primera etapa del parto ocurre en dos partes: parto temprano y parto activo.
Durante el parto temprano:
• El cuello uterino comienza a dilatarse (abrirse).
• Usted puede sentir contracciones fuertes y regulares que duran entre 30 a 60 segundos y ocurren cada 5 a 20 minutos.
• Puede que tenga indicio de sangre.
• Puede permanecer en el parto temprano por unas horas o días, especialmente para las madres primerizas.
• Usted puede querer pasar esta parte en su casa o donde usted se sienta más cómoda.
Durante el parto activo:
• Sus contracciones son más fuertes, duran más y son dolorosas.
• No tendrá mucho tiempo para descansar entre contracciones.
• Puede sentir presión en la parte baja de la espalda.
• Su profesional de la salud le dirá que se prepare y vaya al hospital.
• Su cuello uterino se dilata completamente hasta 10 centímetros para que el bebé pueda nacer.
Qué puede hacer
• Descanse y relájese.
• Dese una ducha o baño (siempre y cuando su fuente no se haya roto).
• Vea televisión o escuche música.
• Cambie de posición.
• Camine por la casa o habitación.
• Con la aprobación de su profesional, beba o coma algo saludable durante la parte temprana del parto.
• Aplíquese compresas frías en la parte baja de su espalda.
• Póngase una toallita fría en la frente.
• Pida a su pareja que le frote la espalda.
• Chupe pedacitos de hielo.
• Vaya al baño con frecuencia para vaciar su vejiga.
Etapa 2: El nacimiento del bebé
Esta etapa comienza cuando el cuello está totalmente abierto (dilatado) y termina con el nacimiento del bebé. Su profesional de la salud le dirá que comience a pujar para permitir que el bebé nazca.
Durante la etapa 2 del parto:
• Esta etapa puede durar de 20 minutos a varias horas (especialmente para las madres primerizas).
• Puede sentir presión en su recto a medida que la cabeza de su bebé baja por el canal de parto.
• Sentirá deseos de pujar.
• Su profesional puede que le haga una episiotomía, un corte pequeño para agrandar la abertura de la vagina. (La mayoría de las mujeres no necesitan una episiotomía.)
• La cabeza del bebé comienza a aparecer.
• Su profesional guiará la cabeza del bebé para que pueda salir por el canal de parto.
• Su profesional puede usar herramientas especiales para ayudarla durante el nacimiento.
• Su bebé nace y el cordón umbilical, que conecta a la madre con su bebé, se corta.
Qué puede hacer:
• Encuentra la posición más cómoda para usted pujar.
• Puje cuando tenga deseos o cuando su profesional de la salud le diga.
• Si se siente incómoda o ha parado de pujar, trate otra posición.
• Descanse entre contracciones.
Etapa 3: Expulsión de la placenta
Durante la tercera etapa del parto, la placenta, el cual suministró alimentos y oxígeno a su bebé a través del cordón umbilical, es expulsada. Mientras que usted conoce a su bebé durante los primeros minutos de su vida, su profesional la preparará para esta etapa final.
Durante la etapa 3 del parto:
• Las contracciones comenzarán de 5 a 10 minutos luego del nacimiento del bebé.
• Puede sentir escalofríos o temblores.
• Puede tomar de 5 a 30 minutos para expulsar la placenta.
Qué puede hacer:
• Relájese.
• Puje cuando su profesional de la salud le diga.
• Si lo desea, pida que le muestren la placenta.
• Comience a lactar a su bebé para proveerle los nutrientes importantes que la ayudarán a crecer y estar sano.
Una vez haya terminado, siéntase orgullosa del trabajo que acaba de completar. ¡Sobrevivió el parto y nacimiento! Ahora, disfrute de esos momentos especiales a medida que usted y su pareja le dan la bienvenida a su bebé al mundo.
Alivio para el dolor de parto
Algunas mujeres prefieren lidar con el dolor de parto de forma natural usando técnicas de respiración y relajación aprendidas en clases de preparación para el parto. Otras mujeres deciden usar medicamentos para el dolor para manejar el dolor de parto.
Quizás usted desee tener un parto natural. Pero durante el parto, usted puede decidir usar algún tipo de medicamento para el dolor, como una epidural o espinal. Está bien si cambia de desición. No se sienta que está defraudando a su bebé. Solamente usted sabe como se siente el dolor. Está bien hablar con su profesional de la salud y hacer lo mejor para usted.
¿Qué sucede cuando usted llega al hospital?
Cada hospital es diferente, por lo que sería una buena idea hacer una cita para que visite el hospital unas semanas antes de su fecha probable de parto. Esto la ayudará a familiarizarse con la sala de maternidad y sabrá qué esperar cuando llegue al hospital a medida que el parto comience. Cuando llegue para tener a su bebé es probable que ocurra lo siguiente:
• Deberá completar los formularios de ingreso y proporcionar la información de su seguro (es común haber hecho esto antes a través de su médico)
• La llevarán a la sala de parto
• Le pondrán una bata o su propio camisón o camisa grande
• La examinarán para observar la dilatación (abertura) del cuello del útero
• La conectarán a un monitor fetal para medir la frecuencia de las contracciones y controlar los latidos del corazón del bebé
Distocia de los hombros
La distocia de los hombros ocurre cuando la cabeza de un bebé pasa por la vagina durante el nacimiento, pero sus hombros se atoran dentro de la madre. Esto puede ser riesgoso para ambos la madre y el bebé. Distocia significa un “parto o alumbramiento lento o difícil.”
La distocia de los hombros puede ocurrir cuando:
• El bebé es más grande que lo usual. Las mujeres con sobrepeso y las mujeres con diabetes tienen un riesgo mayor de tener bebés más grandes.
• La abertura de la pelvis de la madre es muy pequeña para que los hombros del bebé puedan pasar.
Mientras que existen factores de riesgo para la distocia de los hombros, los profesionales de la salud por lo general no pueden predecirla o evitarla. En la mayoría de los casos se descubre una vez el parto ha comenzado.
Factores de riesgo
Una mujer embarazada puede correr el riesgo para la distocia de los hombros si:
• Su bebé es muy grande. (Pero en la mayoría de los casos el peso del bebé es normal. Y la distocia de los hombros no ocurre en la mayoría de los bebés muy grandes.)
• Ella tiene diabetes.
• Ella está embarazada con más de un bebé.
• Ella es obesa.
• Ella da a luz luego de la fecha probable de parto.
• Ella ha tenido distocia de los hombros o un bebé muy grande en el pasado.
La distocia de los hombros puede ocurrir cuando la mujer no tiene factores de riesgo.
Qué ocurre en la sala de parto
En la mayoría de los casos, el bebé nace seguramente. Estas son algunas de las cosas que pueden hacer:
• Presionar los muslos de la mujer contra su barriga.
• Aplicar presión en la barriga de la madre.
• Pedirle a la mujer que se posicione en sus manos y rodillas.
• Voltear los hombros del bebé mientras está dentro de la madre.
• Hacerle una episiotomía en la vagina de la mujer.
• Hacer una cesárea luego de que el parto haya comenzado. Dado que la distocia de los hombros es difícil de predecir, una cesárea programada por lo general no es recomendada para prevenirla.
Complicaciones
Por lo general, la madre y el bebé están bien y no sufren de daños permanentes. Pero puede haber algunas complicaciones. Para el bebé, los riesgos incluyen:
• Lesión a los nervios de los hombros, brazos y manos. Esto puede causar temblor o parálisis. En la mayoría de los casos, los problemas desaparecen de seis a 12 meses.
• Una fractura en el brazo o en la clavícula.
• Falta de oxígeno. En la mayoría de los casos graves, que son muy raros, esto puede causar daño cerebral y hasta la muerte.
Complicaciones para la madre incluyen:
• Sangrado abundante después del parto
• Desgarre en el útero, la vagina, el cuello uterino o el recto
• Contusión en la vejiga
En la mayoría de los casos, las complicaciones pueden ser tratadas y manejadas.
El Parto por Cesárea por Razones Médicas
La cesárea es el nacimiento del bebé mediante una incisión quirúrgica (corte) en el abdomen (panza) y útero (matriz). Es distinto del parto vaginal, en el que el bebé sale por la vagina de la madre.
El parto normal o vaginal es la forma natural en que los bebés nacen. Sin embargo, hay ocasiones en que no es posible tener un parto vaginal. Es posible que la cesárea sea una opción más segura que el parto vaginal si usted o su bebé tiene ciertos problemas antes o durante el trabajo de parto.
También es posible que usted y su médico planeen una cesárea por anticipado. O quizás usted necesite una cesárea de emergencia (no planeada) por una situación perjudicial que sucedió durante el embarazo.

¿Debo tener una cesárea?
La cesárea es una operación mayor y sólo debe someterse a este procedimiento si su salud o la de su bebé está en peligro. Es posible que su médico le sugiera tener una cesárea con motivo de los siguientes problemas del embarazo:
• Ya tuvo una cesárea u otras operaciones en el útero.
• El bebé es demasiado grande para que pase sin riesgos por la vagina.
• El bebé está de nalgas, con los pies primero o en posición transversal (hombros primero). La mejor posición para el bebé es la cabeza primero.
• Usted tiene problemas con la placenta (el órgano que nutre al bebé en la matriz). Los problemas de placenta pueden causar sangrado peligroso durante el parto vaginal.
• El trabajo de parto es demasiado lento o se detiene.
• Tiene un prolapso en el cordón umbilical (el cordón umbilical cae hacia la vagina donde corre el riesgo de quedar aplastado o aprisionado durante el parto vaginal).
• Usted tiene una infección como el VIH o herpes genital. Algunas infecciones pueden contagiarse al bebé durante el parto vaginal.
• Va a tener mellizos, trillizos o más bebés.
• El bebé sufre problemas durante el trabajo de parto que indican que está bajo estrés, como cuando le disminuye el ritmo cardíaco.
• Usted tiene una condición seria de salud que requiere tratamiento intensivo o de emergencia (como la diabetes o la alta presión arterial).
La recuperación después de una cesárea toma más tiempo que la recuperación después de un parto vaginal. Después de una cesárea, es común permanecer en el hospital entre 3 y 4 días y que la recuperación completa lleve de 4 a 6 semanas. Por lo general, la hospitalización por un parto vaginal es de 2 días, y la recuperación completa toma menos tiempo que en un parto por cesárea. La cesárea también es más costosa que el parto vaginal.
Sobre los riesgos
La mayoría de las mujeres y los bebés están bien después de una cesárea. Pero la cesárea es una operación mayor con riesgos relacionados con la cirugía en sí y la anestesia.
De acuerdo al Centro Nacional para las Estadísticas de la Salud, 1 de cada 3 bebés en los EEUU. nace por cesárea. En los últimos años, la taza de nacimientos por cesárea ha aumentado rápidamente. Algunos profesionales de la salud piensan que no existen razones médicas en muchos de los partos por cesárea. Cuando a una mujer se le realiza una cesárea, los beneficios de la cirugía deben sobrepasar los riesgos.
El riesgo del parto prematuro casi a término
Los partos por cesárea contribuyen al número creciente de bebés que nacen “prematuros casi a término”, entre las semanas 34 y 36 de embarazo. Mientras que estos bebés son considerados generalmente sanos, corren un riesgo mayor de tener problemas de salud que los bebés que nacen a término.
Los pulmones y el cerebro de un bebé maduran tarde en el embarazo. En comparación con un bebé a término, un bebé que nace entre las semanas 34 y 36 de gestación tiene más probabilidades de tener problemas con:
• La respiración
• Al comer
• Controlar la temperatura
• La ictericia
Puede ser difícil determinar la fecha de concepción de su bebé. Fallar por una o dos semanas puede resultar en un nacimiento prematuro. Esto puede afectar la salud de su bebé. Tenga esto en mente al hacer cita para una cesárea.
Otros riesgos para el bebé
• Anestesia: Algunos bebés se ven afectados por los medicamentos que se le administran a la madre para la anestesia durante la cirugía. Estos medicamentos adormecen a la mujer para que ella no sienta dolor. Pero también pueden ocasionar somnolencia o inactividad en el bebé.
• Problemas respiratorios: Aunque nazcan a término, los bebé que nacen por una cesárea tienen más probabilidades de tener dificultades para respirar que los bebés que nacen por la vagina.
La lactancia
Las mujeres que tienen partos por cesáreas tienen menos probabilidades de lactar o amamantar a sus bebés que las mujeres que tienen partos vaginales. Estas mujeres pueden sentirse incómodas después de la cirugía o pasar menos tiempo con el bebé en el hospital. Si usted está planeando tener una cesárea y desea lactar a su bebé, hable con su médico o profesional de salud para averiguar lo que se puede hacer para ayudar a que usted y su bebé comiencen la lactancia tan pronto como sea posible.
Los riesgos para la madre
Algunas mujeres pueden sufrir una o más de las siguientes complicaciones después de una cesárea:
• Infección en la incisión, el útero u otros órganos pélvicos cercanos
• Sangrado abundante que puede dar lugar a una transfusión de sangre
• Lesiones en la vejiga o intestinos
• Coágulos en las piernas, órganos pélvicos o pulmones
• Reacciones a los medicamentos o a la anestesia (medicamentos que la adormecen para no sentir el dolor)
Un número pequeño de mujeres que tienen partos por cesárea muere. La muerte, aunque no es común la muerte de la madre, es más probable que suceda en un parto por cesárea que en un parto vaginal.
Una mujer que ha tenido un parto por cesárea y desea quedar embarazada de nuevo corre un riesgo mayor de:
• Placenta previa: Placenta baja que cubre parte o toda la parte interna de la abertura del cuello uterino.
• Placenta accreta: Placenta que se fija con demasiada profundidad y firmeza en la pared del útero.
Ambas condiciones pueden causar sangrado grave durante el parto y alumbramiento, poniendo en peligro la salud de la madre y el bebé. El riesgo aumenta con el número de embarazos.
Tomando decisiones
Cada embarazo es diferente. Si usted está considerando planear un parto por cesárea por razones médicas o está interesada en preguntar si su bebé puede nacer por una cesárea, hable con el médico que atenderá el parto de su bebé. Considere con mucho cuidado los riesgos y beneficios para usted y su bebé. Las siguientes preguntas pueden ser útiles al hablar con su médico:
Si su profesional de la salud le recomienda una cesárea antes de la semana 39:
• ¿Existe un problema con mi salud o la salud de mi bebé por el cual necesite tener a mi bebé más temprano?
• ¿Puedo esperar a tener a mi bebé más cerca de las 40 semanas?
Acerca de las cesáreas:
• ¿Por qué necesito tener un cesárea?
• ¿Qué problemas pueden resultar de una cesárea para mí o para mi bebé?
• ¿Necesitaré una cesárea en futuros embarazos?

El Parto por Cesárea Optativa
Algunas mujeres prefieren tener una cesárea en lugar de un parto vaginal aunque no haya necesidad médica, que se conoce con el nombre de "cesárea optativa". Puede ser atractivo para ambos la mujer y el médico considerar un parto por cesárea, porque los ayuda a planear sus itinerarios. Algunas mujeres piden tener una cesárea por la preocupación al dolor del parto vaginal.
Aún no tenemos suficiente estudios para comparar en su totalidad los riesgos y beneficios entre un parto por cesárea optativa y un parto vaginal. Por esta razón, la decisión de tener una cesárea optativa debe tomarse basándose en las necesidades individuales de la mujer y su bebé.
La preocupación al dolor no es una buena razón para optar o elegir un parto por cesárea. Existen métodos seguros y efectivos para aliviar el dolor y ayudar a las mujeres a lidiar con un parto vaginal.
El riesgo del parto prematuro casi a término
Con cualquier parto por cesárea, es importante que la cirugía se realice a las 39 semanas completas de embarazo o más tarde, a menos que exista una razón médica para que el bebé nazaca antes. Los partos por cesárea contribuyen al número creciente de bebés que nacen “prematuros casi a término”, entre las semanas 34 y 36 de embarazo. Mientras que estos bebés son considerados generalmente sanos, corren un riesgo mayor de tener problemas de salud que los bebés que nacen a término.
Los pulmones y el cerebro de un bebé maduran tarde en el embarazo. En comparación con un bebé a término, un bebé que nace entre las semanas 34 y 36 de gestación tiene más probabilidades de tener problemas con:
• La respiración
• Al comer
• Controlar la temperatura
• La ictericia
Puede ser difícil determinar la fecha de concepción de su bebé. Fallar por una o dos semanas puede resultar en un nacimiento prematuro. Esto puede afectar la salud de su bebé. Tenga esto en mente al elegir una cesárea.
Cuando una mujer está embarazada con un sólo bebé, una cesárea optativa se debe realizar solamente después de las 39 semanas de embarazo. El médico puede que necesite revisar los pulmones del bebé para asegurar de que estén maduros.
Si está planeando tener varios hijos, un parto por cesárea optativo no es recomendado dado que el riesgo de problemas con la placenta, como la placenta previa y accreta, aumenta con cada parto por cesárea .
Si usted está considerando un parto por cesárea optativa, hable con su médico y cerciórese de entender los riesgos y beneficios. Las siguientes preguntas le pueden ser útiles al hablar con su médico:
• ¿Qué problemas pueden resultar de una cesárea para mí y para mi bebé?
• ¿Necesitaré una cesárea en futuros embarazos?
La palabra “optativa”
A los partos por cesárea electiva se llaman cesáreas optativas. Sin embargo, el término médico para una “cesárea optativa” se puede referir a cualquier cesárea realizada antes de que el parto comience, aunque existan o no razones médicas.
Inducir el Parto
Para algunas mujeres, el parto se demora en comenzar. En estos casos, los proveedores del cuidado de la salud le dan a la mujer medicamentos o usan otros métodos para que el parto comience. Esto se llama “inducir el parto” o “inducción del parto”.
¿Qué es el Parto?
Una mujer está en el trabajo de parto cuando tiene contracciones del útero breves y períodicas. Estas contracciones hacen que se produzcan cambios en su cervix. La cervix es el cuello del útero, la parte angosta de éste que se une a la vagina. Durante el parto, la cervix se vuelve más suave; see acorta y se hace más delgada. Antes del nacimiento se abre. Durante el parto, el bebé pasa a través de la cervix a la vagina (el canal del parto).
¿Por qué se Induce el Parto?
Éstas son algunas de las razones comunes por la cuales se induce el parto:
• El embarazo ha durado más de 42 semanas. Generalmente la placenta deja de funcionar suficientemente bien después de las 42 semanas y el bebé no puede recibir nutrición ni oxígeno adecuados. La placenta es lo que le permite al bebé vivir. Transfiere oxígeno y nutrientes de la madre encinta al feto.
• La mujer embarazada tiene presión arterial elevada (hipertensión) causada por el embarazo.
• La mujer tiene una infección en su útero (vientre).
• La fuente de la mujer se ha roto, pero las contraccciones no han comenzado.
• La mujer tiene problemas de salud, tales como diabetes, que pueden ponerla a ella o a su bebé en peligro.
• Un problema de crecimiento que ha hecho que el bebé sea pequeño.
¿Cómo se Induce el Parto?
He aquí cuatro formas que se usan para inducir el parto.
Separar el saco amniótico de la pared del útero (también conocido como “rompiendo las membranas”): El saco amniótico es lo que cubre el interior del útero (vientre) y que contiene al bebé. El proveedor del cuidado de la salud suavemente introduce a través de la cervix de la mujer un dedo cubierto con un guante. Usando el mismo dedo, el proveedor entonces separa el saco de la pared uterina. Cuando esto se hace, la mujer puede sentir un poco de cólico o tener un ligero sangrado. Este procedimiento se puede hacer en la oficina del proveedor de la salud.
Madurar la cervix: El proveedor coloca una pequeña tableta o supositorio en la parte alta de la vagina, junto a la cervix. Un supositorio es un medicamento que se derrite una vez se coloca en su lugar. Esto ayuda a que la cervix se ablande y se adelgace. Después de recibir el medicamento, la mujer puede comenzar a tener contracciones de parto suaves.
Darle a la mujer una droga para iniciar las contracciones. Una droga que se usa comunmente es oxitocin (Pitocin). Esta droga está disponible desde la década de 1940. El cuerpo de la mujer produce oxitocin naturalmente. La forma sintética (Pitocin) puede administrarse a través de un pequeño tubo en el brazo de la mujer llamado IV. (Las iniciales IV quieren decir “intravenoso”, lo cual significa “dentro de una vena”.) La droga puede hacer que las contracciones de la mujer sean muy fuertes.
Reventar la fuente de la mujer (también conocido como “romper las membranas”): El proveedor de cuidado de la salud usa un pequeño instrumento para romper el saco que contiene al bebé. La mujer generalmente no siente dolor. Pero puede sentir un chorro de líquido tibio.
El proveedor de cuidado de la salud puede utilizar una o más de estas técnicas pra inducir el parto.
Qué Puede Esperar
En la mayoría de los casos, la inducción funciona, y la mujer da a luz a su bebé a través del canal de parto (vaginalmente). Una inducción puede demorarse unas pocas horas o durar tanto como dos o tres días. Depende de cómo el cuerpo de la mujer reponda al tratamiento que ella haya recibido. Típicamente, una inducción se demora más cuando:
• La mujer está embarazada por primera vez.
• El bebé no ha llegado a término.
Recuerde:
• Cada embarazo es diferente. El tener una inducción no es una señal de fracaso. Puede ser lo mejor para su salud y la salud de su bebé.
• Antes de ir al hospital, coma sólamente alimentos ligeros. Ejemplos: sopa, gelatina. Las medicinas que se usan para inducir el parto pueden producirle naúseas.
• Las medicinas que Ud. reciba pueden causarle contracciones muy fuertes.
• Hable con el personal médico si necesita ayuda para el dolor.
Efectos Secundarios y Riesgos
Como todo procedimiento médico, la inducción tiene efectos secundarios y riesgos. Aquí se describen algunos de ellos.
• El oxitocin puede hacer que las contracciones del parto sean muy fuertes y pueden disminuir el ritmo cardíaco del bebé. Durante una inducción, el personal médico vigila cuidadosamente el ritmo del corazón del bebé. Ajustar la dosis de la droga puede dsiminuir la intensidad de las contracciones y reducir el efecto en el corazón del bebé.
• Las mujeres que tienen inducciones y sus bebés están bajo un mayor riesgo de sufrir una infección.
• El bebé puede tener problemas con el cordón umbilical. Por ejemplo, el cordón puede deslizarse dentro de la vagina antes de que lo haga el bebé. Es más posible que esto ocurra si el bebé está mal colocado (los pies o las nalgas primero, en vez de la cabeza). También el cordón puede comprimirse, disminuyendo la cantidad de oxígeno que llega al bebé. Estos problemas pueden ser serios para el bebé.
• A veces el tratamiento no funciona y la mujer debe tener un parto por cesárea.
• Una ruptura del útero es una complicación poco común de una inducción. Una ruptura es un desgarramiento en el útero. Esto puede causar un sangrado serio. La mujeres que previamente han tenido un corte de cesárea están bajo un mayor riego de tener un ruptura del útero; los cortes de la cesárea dejan una cicatriz en el útero.
El Riesgo de un Parto Prematuro casi a Término
Las inducciones pueden contribuir al creciente número de bebés que nacen “prematuros casi a término”, entre las semanas 34 y 36 de gestación. Aunque los bebés que nacen en este punto generalmente se consideran sanos, es más posible que sufran problemas médicos en comparación con los bebés que nacen unas semanas después, a término completo (37-42 semanas).
Los pulmones y el cerebro de un bebé se maduran tarde durante el embarazo. Comparado con un bebé que nace a término, es más probable que un bebé nacido entre las semanas 34 y 36 de gestación tenga problemas de:
• Respiración
• Alimentación
• Mantenimiento de su temperatura
• Ictericia
Puede ser difícil determinar exactámente la fecha cuando su bebé fue concebido. El equivocarse por sólo una o dos semanas puede resultar en un nacimieto prematuro. Esto puede tener un efecto en la salud de su bebé. Tenga esto en mente cuando esté programando una inducción.
En Resumen
A veces una inducción es necesaria para proteger la salud tanto de la madre como la del bebé. Pero también conlleva riesgos. La mujer embarazada necesita entender tanto los beneficios como los riesgos. Las siguientes preguntas pueden ser útiles al hablar con el médico:
Si su profesional de la salud recomienda una inducción antes de la semana 39:
• ¿Existe un problema con mi salud o la salud de mi bebé por el cual necesite tener a mi bebé más temprano?
• ¿Puedo esperar a tener a mi bebé más cerca de las 40 semanas?
Acerca de la inducción:
• ¿Por qué necesita inducir mi parto?
• ¿Cómo se inducirá mi parto?
• ¿Puede la inducción del parto aumentar las probabilidades de tener una cesárea?
Inducción del Parto por Solicitud
Algunas mujeres pueden preferir tener una inducción, aun sin ser médicamente necesario. Inducir el parto les puede llamar la atención tanto a la mujer como al proveedor de cuidado de salud porque les ayuda a planear sus horarios. March of Dimes recomienda que el parto se induzca solamente cuando la salud de la mujer o del bebé está bajo riesgo.
En 2003, se indujo el parto en 1 de cada 5 nacimientos en los Estados Unidos. Esta tasa se ha más que duplicado desde 1990. Algunos proveedores de cuidado creen que muchas de las inducciones son médicamente innecesarias.
El Riesgo de un Nacimiento Prematuro casi a Término
Los partos inducidos pueden contribuir al número creciente de bebés que nacen “prematuros casi a término”, entre las semanas 34 y 36 de gestación. Aunque los bebés que nacen en este tiempo generalmente se consideran sanos, son más propensos a tener problemas médicos que los bebés que nacen unas cuantas semanas después, a término completo (37-42 semanas).
Los pulmones y el cerebro del bebé se maduran tarde en el embarazo. Comparado con un bebé nacido a término completo, un bebé nacido entre las semanas 34 y 36 de gestación es más propenso a tener problemas de:
• Respiración
• Alimentación
• Mantenimiento de su temperatura
• Ictericia
Puede ser difícil determinar exáctamente la fecha cuando su bebé fue concebido. Equivocarse en una o dos semanas puede resultar en un nacimiento prematuro. Esto puede hacer una diferencia en la salud de su bebé. Tenga esto en mente cuando planée una inducción.
Para más información, lea el artículo acerca de la inducción del parto. Si usted decide solicitar la inducción de su parto, pregúntele a su profesional de la salud las siguientes preguntas:
• ¿Cómo se inducirá mi parto?
• ¿Puede la inducción del parto aumentar las probabilidades de que necesite una cesárea?
Por qué son importantes las últimas semanas de embarazo
Cada vez más partos se programan un poco más temprano sin justificación médica. Los expertos están descubriendo que esto puede ocasionar problemas tanto para la mamá como para el bebé. De ser posible, es mejor mantener el embarazo durante al menos 39 a 40 semanas.
Muchas cosas importantes le suceden a su bebé en las últimas semanas de embarazo. Por ejemplo, todavía le están creciendo los pulmones y el cerebro. Treinta y nueve semanas le da a su bebé todo el tiempo que necesita para crecer antes de nacer.
Tal vez no tenga opción sobre la fecha en que nacerá el bebé. Si hay problemas con su embarazo o con la salud de su bebé, posiblemente deba tener al bebé antes. Pero si tiene la opción y está planeando programar el nacimiento de su bebé, espere al menos hasta la semana 39.
Si está planeando programar el nacimiento de su bebé, lleve este artículo consigo a la siguiente visita. Hágale a su doctor o
enfermera-partera certificada (también llamada CNM) las preguntas que se encuentran más adelante en el artículo.
Por qué los bebés necesitan tiempo
Si su embarazo es sano y está planeando programar el nacimiento de su bebé, le conviene mantener el embarazo durante al menos 39 semanas. Los bebés que nacen demasiado temprano pueden tener más problemas de salud al nacer y más tarde en la vida que los bebés que nacen a término completo. Al mantener el embarazo por 39 semanas, le dará al cuerpo del bebé todo el tiempo que necesita para crecer.
Estos son los motivos por los que su bebé necesita las 39 semanas:
• Los órganos importantes como el cerebro,los pulmones y el hígado tienen la cantidad de tiempo que necesitan para desarrollarse.
• Existen menos probabilidades de que el bebé tenga problemas de la vista y audición después de nacer.
• El bebé tiene tiempo de aumentar de peso en el útero. Los bebés que nacen con un peso sano no tienen tantas dificultades para mantener la temperatura corporal como los bebés que nacen muy pequeños.
• El bebé podrá succionar, tragar y permanecer despierto lo suficiente para comer después de nacer. Los bebés que nacen temprano suelen no poder hacer estas cosas.
Por qué puede ser un problema programar un parto temprano
Los expertos están descubriendo que programar un parto temprano sin justificación médica puede ocasionar problemas tanto para la mamá como para el bebé. Por ejemplo:
• La fecha prevista de su parto puede no ser exacta. A veces es difícil saber precisamente cuándo quedó embarazada. Si programa la inducción del parto o tiene una cesárea y la fecha está fuera de programa por una o dos semanas, el bebé podría nacer demasiado temprano.
• La inducción del parto tal vez no surta efecto. Si se le induce el parto, el medicamento que le dé el doctor o la partera quizás no inicie el parto. En ese caso, es posible que necesite una cesárea.
• La cesárea puede causar problemas para su bebé. Los bebés nacidos por cesárea pueden tener más complicaciones respiratorias y médicas de otra clase que los bebés nacidos por parto vaginal.
• Las cesáreas pueden causar problemas en embarazos futuros. Una vez que tenga la cesárea, es más probable que tenga cesáreas
en otros embarazos. Cuantas más tenga, más dificultades podrían surgir para usted y su bebé, como problemas con la placenta.
• La cesárea es una cirugía mayor para la mamá. Toma más tiempo recuperarse de la cesárea que del parto vaginal. Posiblemente pase de 2 a 4 días en el hospital después de una cesárea. Necesitará de 4 a 6 semanas para recuperarse totalmente después de haber regresado a su casa. También podría tener complicaciones de la cirugía como infecciones y sangrado. Por lo tanto, es importante mantenerse en contacto con el profesional de la salud incluso después de regresar a su casa.
Preguntas para su profesional de la salud
Estas preguntas pueden resultarle útiles cuando hable con su doctor o partera sobre el parto. Imprima este artículo y llévelo con usted a su próxima visita de atención prenatal y haga estas preguntas:
Si su doctor o partera recomienda el parto antes de las 39 semanas:
• ¿Hay algún problema con mi salud o la salud de mi bebé por el que deba tener a mi bebé antes?
• ¿Puedo esperar a tener a mi bebé hasta estar más cerca de las 39 semanas?
Sobre la inducción del parto:
• ¿Por qué debe inducirme el parto?
• ¿Cómo me inducirá el parto?
• ¿La inducción del parto aumenta la probabilidad de que deba tener una cesárea?
Sobre la cesárea
• ¿Por qué necesito tener una cesárea?
• ¿Qué problemas puede causar la cesárea para mí y para mi bebé?
• ¿Necesitaré tener una cesárea en embarazos futuros?
Depresión Después del Parto
Alrededor de una de cada ocho mujeres sufre de depresión después del parto. Es la complicación más común entre las mujeres que acaban de tener un bebé.
La depresión después del parto es una condición médica seria. No es algo que la mujer pueda controlar. Tampoco es una señal de que la mujer no es buena madre. La depresión después del parto puede poner en riesgo a la mujer y a su bebé. Lo más importante que puede hacer es:
• Reconocer las señales de la depresión después del parto
• Buscar ayuda, porque existe una variedad de tratamientos
Los expertos médicos creen que los cambios en las hormonas de la mujer después del parto pueden causar la depresión después del parto. Las mujeres que han sufrido de depresión en algún momento en sus vidas tienen un riesgo mayor de sufrir de depresión después del parto.
La depresión después de parto no es lo mismo que la "tristeza o melancolía" después del parto. Esta condición es más común y menos peligrosa. Usualmente termina ya para el décimo día después del nacimiento del bebé.
Lo mejor es que un equipo de profesionales de la salud trabajen junto a la mujer que sufre de depresión después del parto. Los miembros del equipo incluye el proveedor que cuida de la salud de la mujer, un profesional de la salud mental, y el proveedor que cuida de la salud del bebé, en especial si la mujer amamanta a su bebé. Juntos, el equipo y la mujer pueden decidir lo mejor para ella y su bebé.
¿Qué es la depresión después del parto?
Una mujer que tiene depresión después del parto se siente triste y deprimida. También puede tener cinco o más de los siguientes síntomas por un periodo de 2 semanas o más tiempo:
• Dificultad al dormir o dormir demasiado
• Falta de interés en las actividades de costumbre o pasatiempos
• Sentimientos de culpabilidad
• Pérdida de energía
• Dificultad al concentrarse o tomar decisiones
• Cambios en cuánto quiere comer
• Sentirse cansada todo el tiempo
• Pensamientos o ideas sobre el suicidio o la muerte
La depresión después del parto puede comenzar en cualquier momento dentro de los primeros tres meses después del nacimiento del bebé. Puede ser peligroso para la mujer y su bebé. Dado que la mujer está seriamente enferma, ella puede no poder cuidar de su bebé de la mejor forma posible. La enfermedad puede afectar la lactancia materna y el lazo entre la madre y su bebé. Por estas razones, la depresión después del parto puede ser una amenaza para los recién nacidos.
IMPORTANTE: Si usted piensa en algún momento herirse o herir a su bebé, llame a su profesional de la salud de inmediato.
Tratamientos
La depresión después del parto puede ser tratada de varias maneras. Los grupos de apoyo pueden ayudar. Algunas mujeres asisten a la terapia o asesoramiento con un profesional de la salud mental. Este profesional puede hablar con la mujer sobre los riesgos y beneficios de los medicamentos antidepresivos.
Los antidepresivos comunes para tratar la depresión después del parto son parte de un grupo de medicamentos llamados inhibidores selectivos de serotonina (SSRIs por sus siglas en inglés). Los nombres de algunos de estos medicamentos son:
• Zoloft (sertralina)
• Paxil (paroxetina)
• Celexa (citalopram)
• Prozac (fluoxetina)
Al igual que muchos medicamentos, los antidepresivos pueden causar efectos secundarios y pueden variar de mujer a mujer. Dado que ningún medicamento es completamente seguro, la mujer y su equipo de profesionales de la salud deben estudiar su caso y tomar en cuenta los riesgos y beneficios de los varios medicamentos.
La lactancia y los antidepresivos
La leche materna es lo mejor para un bebé durante el primer año de vida. Si la mujer está tomando un antidepresivo, parte será transmitido a la leche materna. Por esta razón, los profesionales de la salud le ofrecen a la mujer que lacta la dosis más baja posible para aliviar sus síntomas. Cuando una mujer lacta a su bebé, Zoloft (sertralina) es usualmente recomendado. Los estudios han demostrado que Zoloft pasa a la leche materna en cantidades más bajas que otros antidepresivos.
St. John’s Wort y otros remedios herbarios
St. Jonh’s Wort es una hierba que algunas personas usan para tratar la depresión. De acuerdo al Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa, algunos estudios han demostrado que St. John’ wort es útil para tratar la depresión leve a moderada. Otros estudios han demostrado que no ayuda a mejorar un tipo mayor de depresión. Los productos herbarios, com el St. John’s wort, varían en potencia y calidad de producto a producto. Se necesitan más estudios para saber si St. John’s wort es útil y seguro para tratar la depresión después del parto.
IMPORTANTE: No tome esta hierba u otros productos herbarios sin antes consultar a su médico.
ALIVIO PARA EL DOLOR
Alivio natural para los dolores de parto
Algunas mujeres desean que el parto sea un proceso natural sin el uso de medicamentos. Otras pueden usar métodos naturales para aliviar el malestar a comienzos del trabajo de parto y luego añadir una epidural o analgésicos narcóticos en las etapas del parto posteriores.

Hay varios métodos libres de drogas para reducir el dolor y el estrés del parto. Estos métodos pueden:
• Ayudar al cuerpo a liberar sus propios agentes naturales de alivio del dolor (como endorfinas, que son proteínas que ayudan a aliviar el dolor)
• Distraerla del dolor del parto
• Calmarla y relajarla al entrar en trabajo de parto
Técnicas de relajación
Estos métodos la ayudan a liberar la tensión y el dolor que quizás sienta en áreas de su cuerpo. Al relajarse, le estará dando al cuerpo la oportunidad de actuar naturalmente mientras guarda energías para cuando más las necesite. En lugar de combatir el dolor, lo cual puede crear más tensión, las técnicas de relajación la ayudan a afrontar el dolor del parto permitiendo que éste aparezca y desaparezca naturalmente.

Existen dos tipos de técnicas de relajación:
• Relajación progresiva: Usted relaja grupos de músculos uno a la vez durante el trabajo de parto.
• Relajación con tacto: La persona que la acompaña durante el parto le toca o masajea ciertos grupos de músculos, ayudándola a concentrarse en la relajación.
El uso de las técnicas de relajación requiere cierta práctica. Pruebe estos consejos útiles al aprender a aplicar las técnicas de relajación:
• Busque un lugar silencioso.
• Párese, siéntese o acuéstese en una posición cómoda.
• Respire lenta y profundamente.
• Concéntrese en áreas del cuerpo donde siente más tensión y trate de relajarlas.
Masaje
Los masajes pueden ser particularmente útiles para aliviar el dolor durante el trabajo de parto. Puede hacerse masajes usted misma frotándose suavemente el abdomen durante las contracciones. También puede pedirle a su pareja o acompañante durante el parto que le dé un masaje para estimular al cuerpo a aliviar el dolor naturalmente. Los masajes pueden ayudar a calmar los músculos y a bloquear el dolor. Algunas mujeres descubren que el uso de contrapresión (cuando la pareja empuja fuerte sobre un músculo tenso) en un área como la cintura, puede aliviar la tensión durante bastante tiempo.

Pruebe estos consejos útiles mientras usted y su pareja aprenden a usar los masajes:
• Calentar el músculo con una toalla muy caliente o con una almohadilla térmica puede ayudar a relajar la tensión
• Usar aceite o loción puede ayudar a que las manos se deslicen con mayor facilidad por la piel
• Mantener una mano en el área mientras alcanza el aceite o loción puede mantener su estado de relajación y no perder concentración
Visualización guiada
También llamada ensoñación con un propósito, la visualización guiada significa imaginarse que está en un lugar cómodo y relajante. Este lugar imaginario puede ser su parque favorito, la playa o un lugar fantasioso. El objetivo es dejar que la mente deambule a ese lugar relajante cuando sienta el dolor del parto.

Éstos son algunos consejos útiles para aplicar la visualización guiada:
• Concentrarse en los detalles de este lugar cómodo (el aire, el olor, el sonido, etc.)
• Dejar que el cuerpo se relaje mientras la mente la lleva al lugar imaginario
• Escuchar música suave u otros sonidos que la ayuden a sentirse que está realmente en ese lugar
Meditación
Esta técnica la ayuda a controlar el dolor concentrándose en un determinado objeto, imagen o sonido. Incluso puede meditar con los ojos cerrados. Al concentrarse en un punto central, puede ayudar a la mente a pensar en otra cosa que no sea el dolor.

Pruebe estas sugerencias útiles para la meditación:
• Concentre la mente en una imagen o figura.
• También puede tratar de concentrarse en una palabra o repetirla muchas veces.
• No se preocupe si se distrae. Simplemente vuelva a reencauzar la mente a ese punto central.
Técnicas de respiración
Ésta es una de las técnicas más conocidas de alivio natural del dolor durante el parto. Significa respirar de forma rítmica y pareja para ayudar al cuerpo a relajarse y distraerlo del dolor del parto. Además, las técnicas de respiración pueden:
• Reducir las sensaciones de náuseas o mareos durante el parto
• Llevar más oxígeno al cuerpo y al bebé
Estas técnicas funcionan mejor si se practican antes del parto. Algunas técnicas de respiración, como Lamaze, se enseñan durante las clases de educación sobre el parto. También puede usar las técnicas de respiración junto con otros tipos de alivio natural del dolor.
Cambio de posiciones
Cambiar de posición durante el parto puede darle confort al ayudarla a mejorar la circulación. Sentarse con la espalda derecha puede aumentar su comodidad y acelerar las contracciones al comienzo del trabajo de parto. Acuclillarse puede ayudarle más adelante. A algunas mujeres les resulta efectivo sentarse sobre una enorme pelota de caucho. Las que tienen dolor de espalda o cintura prefieren colocarse en posición de cuatro patas para aliviarlo. Otras se calman meciéndose.
Terapia en caliente o en frío
El uso de calor o frío puede ser otra manera útil de afrontar el dolor del parto. Puede elegir uno o el otro, o bien usarlos en forma combinada.

El uso de compresas calientes puede ayudar a relajar y aflojar la tensión muscular. Una manta caliente puede también serle útil si está sintiendo escalofríos o temblores.

Una toallita fría en la frente puede ayudarla a refrescarse y aliviar parte de la tensión. Otra forma de refrescarse es chupar pedacitos de hielo. Coloque compresas de hielo en la cintura para ayudar a aliviar el dolor lumbar.
Terapia de agua
Para algunas mujeres, un baño o ducha caliente reduce temporalmente las molestias del trabajo de parto. Muchos hospitales tienen duchas en las salas de parto, y otros pueden ofrecer bañeras para las mujeres en parto. La sensación del agua caliente en la piel puede ayudar a relajarla y calmar algunas de las molestias del parto. Es importante mantener la temperatura del agua cerca de la temperatura corporal (98 ºF a 100 ºF) para evitar la fiebre de la madre y del bebé.
Una persona de apoyo (o “doula”)
Una persona que se quede con usted durante el trabajo de parto puede mejorar su nivel de confort. Muchas mujeres cuentan con su pareja para que les brinde apoyo emocional y ayuda con las técnicas de respiración y relajación que aprendieron durante las clases de educación sobre el parto.

Algunas mujeres contratan asistentes profesionales de parto, o “doulas”, quienes orientan y apoyan a las embarazadas durante el parto. La doula ofrece ayuda tanto a la mamá como a la pareja, y puede asistir a la pareja a sentirse menos presionado durante un trabajo de parto largo o intenso.
Otras opciones para el alivio natural del dolor
Algunos estudios han demostrado pruebas prometedoras en el uso de otros métodos de alivio natural del dolor durante el parto. La acupuntura es un método chino de la antigüedad, en el cual un acupunturista (terapeuta especializado) inserta pequeñas agujas en ciertas áreas del cuerpo. Si bien la idea de usar agujas para reducir el dolor pareciera ser contradictorio, algunas mujeres descubren que la acupuntura intensifica el estado de relajación durante el trabajo de parto. De esa forma, eso puede ayudarla a manejar mejor el dolor.

La reflexología es una práctica antigua en la que un reflexólogo (terapeuta especializado) aplica presión a ciertas partes del cuerpo, por lo general las plantas de los pies. La meta es afectar positivamente otras partes del cuerpo. La reflexología puede ayudar a aliviar la tensión muscular y promover la relajación durante el embarazo.

La hipnosis es otra tendencia para el alivio natural del dolor. Surte efecto porque sugiere que usted está en control. Si usted está convencida de que puede controlar el dolor, entonces es posible que pueda reducirlo. Algunas mujeres aprenden a usar este método con ellas mismas. Una clase especializada de educación sobre el parto puede enseñar a las mujeres a usar la autohipnosis.

Se necesitan más investigaciones para comprobar la eficacia de estos y otros métodos alternativos de control del dolor. Algunas mujeres comentan que han tenido buenos resultados con estos métodos para controlar o reducir el dolor durante el parto. Hable con el profesional de la salud. Haga sus propias investigaciones para ver si alguna de estas técnicas es adecuada para usted.
Cambiar de idea después del parto natural
Los dolores del parto afectan a cada mujer de manera diferente. Algunas pueden tener molestias leves mientras que otras sufren dolores intensos. Si intenta el parto natural y durante el trabajo de parto comienza a pensar en usar medicamentos para el dolor o anestesia para afrontar el dolor del parto, sepa que no hay problema alguno si cambia de opinión. No sienta que va a decepcionar a su bebé ni que significa renunciar. Sólo usted sabe cuán fuerte es su dolor. Está bien hablar con su profesional y hacer lo que considere mejor.
Bloqueo Epidural
Cuando se trata de aliviar el dolor de parto, algunas mujeres embarazadas prefieren lidiar con el dolor de forma natural utilizando técnicas de respiración y relajación. Otras deciden usar medicamentos para el dolor para ayudar a manejar el dolor de parto. Una opción es el bloqueo epidural (o epidural). Uno de los métodos más efectivos para aliviar el dolor durante el parto.
Cómo funciona
• La epidural se puede administrar durante el parto o justo antes de una cesárea.
• A la mujer se le inserta una inyección en la parte baja de la espalda, el cual adormece la parte inferior del cuerpo.
• El medicamento bloquea el dolor de las contraccioes mientras que la mujer está despierta y alerta.
Cómo se administra
• Antes de que le apliquen la inyección, el profesional de la salud aplica un anestésico local para dormir esa zona.
• Mientras se encuentra sentada o recostada de costado con la espalda curvada hacia afuera, el médico inserta la aguja para la epidural.
• Luego, le pasa por la aguja un tubo pequeño y flexible llamado catéter.
• Puede sentir un poco de presión mientras se inserta la aguja, pero no debiera sentir dolor.
• Luego se retira la aguja y deja el catéter insertado para poder administrar más medicamento en la medida que lo necesite, sin tener que volver a colocarlo.
Cómo la afecta a usted
• La administración de la epidural puede tomar unos 20 minutos y puede tardar otros 20 minutos en que surta efecto.
• Aunque la epidural la hará sentirse más cómoda, usted todavía podrá sentir un poco de presión durante las contracciones. También podrá sentir cuando su médico la examina mientras el parto progresa.
• La epidural puede causar adormecimiento temporero de las piernas o hacerlas sentir pesadas o débiles. Por lo tanto, es probable que una vez la epidural surta efecto no podrá caminar.
• Sin embargo, existe una opción llamada una "epidural para caminar". Esta provee alivio, pero la deja con suficiente fuerza en los músculos de las piernas para que pueda caminar durante el parto.
Ventajas
• La epidural bloquea el dolor en la parte baja del cuerpo sin disminuir el ritmo del parto.
• Se puede usar durante el transcurso del parto y por varias horas.
• Usted puede permanecer despierta y alerta.
• Usted puede recibir una epidural para que pueda caminar durante el parto.
• La epidural por lo general no causa efectos o causa muy pocos efectos en el bebé.
Desventajas
• La epidural no provea alivio de forma uniforme, afectando a un lado del cuerpo más que a otro.
• Usted puede tener un descenso en la presión arterial. Esto puede disminuir el ritmo cardíaco del bebé. Para evitar que esto ocurra, el médico le administrará más fluidos por vía intravenosa y le pedirá que se acueste de costado para mejorar el flujo sanguíneo.
• Después del alumbramiento, usted puede sentir dolor en el área de la inyección para la epidural. Esto por lo general dura algunos días. Una epidural no debe causar dolor de espalda a largo plazo.
• Si se le administra demasiado medicamento, esto puede afectar los músculos del pecho. Usted puede tener dificultad al respirar. Pero es raro que esto ocurra.
• Usted puede sufrir de un dolor de cabeza fuerte. Si no es tratado, este "dolor de cabeza espinal" puede durar días. Afortunadamente, esto no ocurre con frecuencia.
Bloqueo Espinal
El bloqueo espinal (también llamado una espinal) se realiza con una inyección que se coloca en la parte inferior de la espalda y anestesia la parte inferior del cuerpo. Este medicamento se administra una sola vez (en comparasión a una epidural) y empieza a aliviar el dolor casi inmediatamente. El alivio dura sólo una o dos horas. Se usa más que nada cuando se necesita aliviar el dolor por un tiempo limitado, como cuando se debe practicar una cesárea o en un parto vaginal en donde el médico utiliza instrumentos para ayudar a que el bebé salga.
Ventajas
• Usted puede sentir alivio inmediato desde el pecho hasta la parte baja del cuerpo.
• Usted puede permanecer despierta y alerta durante el parto y alumbramiento.
Desventajas
Los posibles efectos secundarios son:
• Descenso de la presión arterial. Esto puede disminuir el ritmo cardíaco del bebé.
• Mareos y náuseas (en casos raros).
• Un riesgo más alto para el dolor de cabeza espinal en comparasión a cuando se usa una epidural.
• Pérdida del control de la vejiga.
En algunos casos, una espinal se puede administrar junto a una epidural. Esto proporciona alivio inmediato con la opción de poder aumentar la dosis de medicamento en caso de ser necesario.
Los Narcóticos para el Dolor de Parto
Durante el parto, los narcóticos se pueden usar para aliviar el dolor y ayudarla a descansar. Estos fármacos actúan sobre el sistema nervioso central y alteran la manera en que siente el dolor. Ejemplos de estos medicamentos son el butorfanol (Stadol), meperidina (Demerol), fentanil (Sublimaze) y nalpufina (Nubain).

Los narcóticos se pueden inyectar en un músculo en su muslo o glúteos. También pueden administrarse por vía intravenosa. En algunos casos, usted puede controlar la dosis al oprimir un botón que inyecta el medicamento en el tubo intravenoso.

Usted puede comenzar a sentir alivio de 5 a 10 minutos después de recibir el fármaco. El efecto usualmente dura de 2 a 6 horas.

Ventajas
• Los narcóticos disminuyen cómo es que usted siente el dolor.
• Ayudan a que usted descanse.
• No causan debilidad muscular.
Desventajas
Los posibles efectos secundarios son:
• Somnolencia
• Disminuye el recuerdo del parto
• Dificultad respiratoria en la madre y el bebé
Estos fármacos se usan más a menudo al principio del trabajo de parto (a veces antes de una epidural) puesto que pueden causar dificultad respiratoria y reflejos lentos en el recién nacido cuando se usan poco antes del alumbramiento. veces se administran otros fármacos a los bebés con problemas respiratorios causados por los efectos del narcótico.
Cómo Aliviar los Dolores del Parto
Ya está muy ansiosa por conocer a su querido bebé. Pero, como a casi todas las madres primerizas, el alumbramiento la preocupa. ¿Cómo serán los dolores del trabajo de parto y alumbramiento? ¿Cómo hará para sobrellevarlo?
Todas las mujeres sienten los dolores del trabajo de parto de manera diferente. Algunas son más sensibles al dolor que otras y los factores médicos, tal como el tamaño y presentación del bebé, influyen en su intensidad. Otras puedan manejar efectivamente el dolor con técnicas de respiración y relajación que aprenden en las clases de parto. Pero muchas mujeres reconocen que necesitan otro tipo de ayuda para aliviar el dolor.
Existe una cantidad de métodos para que el trabajo de parto y alumbramiento en sí sean menos dolorosos, incluyendo:
• Técnicas de relajación
• Ejercicios para la respiración
• Medicamentos para aliviar el dolor
Aprenda lo más que pueda sobre sus opciones. Averigue qué opciones están disponible en su hospital o centro para el parto. Hable de sus preferencias con el profesional médico que la atiende con anticipación.

Lo mejor es ser flexible y ver cómo progresa el trabajo de parto. Si repentinamente el trabajo de parto se torna complicado, deberá cambiar su plan. Estos son algunos de los métodos más comunes para aliviar el dolor durante el trabajo de parto y el alumbramiento.

Medicamentos para aliviar el dolor
Es común el uso de diferentes medicamentos para ayudar a aliviar el dolor del trabajo de parto y alumbramiento, los que, en general, son seguros para la madre y para el bebé. No obstante, los medicamentos difieren en su eficacia y todos presentan cierto riesgo de efectos secundarios (aunque leves) para la mamá y el bebé.

Los medicamentos para aliviar el dolor caen en dos categorías: analgésicos y anestesias.

Los analgésicos
• Los analgésicos alivian el dolor sin perder por completo la sensación o los movimientos musculares.
• Los analgésicos disminuyen el dolor, pero no siempre lo elimina por completo.
• Los analgésicos sistémicos se administran por inyecciones en un músculo o una vena. Se les llama sistémicos porque afectan el sistema nervioso completo. Los analgésicos sistemáticos disminuyen el dolor, pero no causa la pérdida de la conciencia.
• La analgesia regional tiende a ser la forma más efectiva para aliviar el dolor durante el parto. Pero puede causar algunos efectos secundarios. Ejemplos son los bloques epidurales, bloques espinales, y una combinación de ambos. con estos métodos para aliviar el dolor, la mujer recibe una inyección en la parte baja de la espalda para adormecer la parte inferior del cuerpo.
• Los narcóticos son un tipo de analgésico. Estos medicamentos poderosos disminuyen la forma en que la persona siente el dolor. Estos hacen que la mujer en trabajo de parto descanse con facilidad.
Las anestesias
• Las anestesias impiden todos los sentimientos, incluyendo el dolor.
• Las anestesias también impiden el movimiento muscular.
• La anestesia local crea la pérdida o adormece un área pequeña. No disminuye el dolor de las contracciones.
• Las anestesias generales causan la pérdida de la conciencia. Si a usted le administran una anestesia general, usted se dormirá y no sentirá dolor. Esta opción se usa cuando otras opciones no son posibles o no son las mejores por razones médicas.
• Si usted tiene un parto por cesárea, puede que le administren una anestesia general, espinal o epidural. La decisión depende de su salud, la salud de su bebé, y las condiciones médicas en torno a su alumbramiento.
Opciones no farmacológicas (sin medicamentos)
Usted puede hacer que su trabajo de parto sea menos doloroso estudiando los diferentes métodos que se ofrecen para aliviar el dolor sin la ayuda de fármacos. Ejemplos incluyen la acupuntura, hipnosis, técnicas de relajación, y cambios de posición frecuentes durante el parto. Algunos de estos métodos pueden aliviar la incomodidad inicial del parto. Quizá prefiera usarlos al principio del trabajo de parto y luego agregar una epidural o narcóticos para sobrellevar el dolor en caso de ser necesario.
Una buena manera de comenzar es asistir a las clases de preparación para el parto. En muchas de ellas se explican las opciones con y sin fármacos y todas enseñan técnicas para respirar y relajarse que pueden ayudarla a controlar el dolor durante las contracciones.

Decidiendo qué es lo mejor para usted
Estas son algunas preguntas que puede hacer al explorar los métodos para aliviar el dolor:
• ¿Cómo trabaja el método?
• ¿Cómo me afectará a mí y a mi bebé?
• ¿Cuán rápido trabajará?
• ¿Por cuánto tiempo durará el alivio del dolor?
• ¿Puedo combinar el método con otros tipos de alivios para el dolor?
• ¿En qué momento durante el parto estará disponible el método?
• ¿Está disponible el método en mi hospital o centro para el parto?
Usted puede pedir alivio para el dolor en cualquier momento durante el parto y alumbramiento. Mientras más informada esté sobre sus opciones, más capacitada estará al tomar una decisión que resultará en un alumbramiento cómodo y satisfecho.
DESPUÉS DEL PARTO
Muchas cosas le suceden a su cuerpo inmediatamente después de tener al bebé. Su cuerpo está cambiando otra vez. Algunos de estos cambios son físicos, mientras que otros cambios son emocionales. Lea para enterarse de lo que puede esperar.


LAS PRIMERAS 6 SEMANAS
Cambios emocionales
Sentirse estresada y abrumada
Su bebé no vino con instrucciones. Quizás se sienta abrumada al tratar de cuidarlo. Posiblemente tenga muchas preguntas. ¿Por qué llora el niño? ¿Tengo que darle de comer otra vez? ¿Está tomando suficiente leche? ¿Por qué no duerme más a la noche? Son muchas cosas en qué pensar.

Lo que puede hacer:
• Hable con su pareja. Dígale que necesita ayuda con el bebé y con la casa.
• Pida ayuda a familiares y amigos. Dígales exactamente lo que pueden hacer por usted. Pídales ayuda con el cuidado de los niños o del bebé, para hacer las compras o para cocinar.
• Busque un grupo de apoyo para nuevas mamás. El grupo de apoyo es un conjunto de personas que comparten las mismas inquietudes. Se reúnen para tratar de ayudarse. Pídale al profesional de la salud que la ayude a buscar un grupo de apoyo para nuevas madres cerca de su casa.
• Coma alimentos sanos y manténgase activa cuando pueda. Comer sanamente y mantenerse en buen estado físico puede ayudarle a sentirse mejor.
• No beba alcohol, no fume ni abuse de las drogas. Es malo para usted y puede resultarle más difícil manejar el estrés.
Sentirse triste o angustiada
Se supone que tener un bebé la hará sentir increíble y maravillosamente. Pero para algunas mamás, los sentimientos de felicidad se mezclan con la tristeza. La mayoría de los expertos creen que esa tristeza es causada por todas las hormonas que están en el cuerpo de la mujer justo después del embarazo. La angustia es un sentimiento de tristeza que algunas mujeres tienen entre los 3 y 5 días después del nacimiento del bebé. Quizás se sienta triste o irritable. Es posible que llore mucho. Pero aproximadamente a los 10 días después del nacimiento del bebé, esos sentimientos de tristeza deberían desaparecer. Si no desaparecen, llame a su profesional de la salud.
Lo que puede hacer:
• Hable con su pareja o con una buena amiga sobre sus sentimientos.
• Descanse lo más posible. Trate de dormir cuando el bebé duerma.
• Pida a su pareja, amigos y familiares que la ayuden a cuidar al bebé y a encargarse de la casa.
• Tómese tiempo para usted misma. Salga de la casa todos los días aunque sea sólo por un rato corto.
• Busque un grupo de apoyo de nuevas mamás y comparta lo que siente con las mujeres que conozca. Pida a su profesional de la salud que la ayude a encontrar un grupo.
Depresión posparto
La depresión posparto es distinta de las angustias. Es un sentimiento más intenso de tristeza que dura mucho tiempo después del nacimiento del bebé. Alrededor de 1 de cada 8 mujeres tienen depresión posparto después de tener al bebé. En efecto, es el problema más común para las nuevas mamás. Puede suceder en cualquier momento en los primeros 3 meses después de tener al bebé. Es posible que sufra de depresión posparto si tiene cinco o más de las siguientes señales que duren durante 2 semanas o más:
• Tener poco interés en sus actividades o pasatiempos habituales
• Sentirse cansada todo el tiempo
• Cambios en lo mucho o poco que desea comer
• Aumentar o perder de peso
• Tener dificultades para dormir o dormir demasiado
• Tener problemas para concentrarse o tomar decisiones
• Pensar en suicidarse o en la muerte
Lo que puede hacer: Avise a su profesional de la salud si cree que tiene depresión posparto. Hay cosas que ustedy el profesional de la salud pueden hacer para ayudarla a que se sienta mejor.
Depresión después del parto
Alrededor de una de cada ocho mujeres sufre de depresión después del parto. Es la complicación más común entre las mujeres que acaban de tener un bebé.
La depresión después del parto es una condición médica seria. No es algo que la mujer pueda controlar. Tampoco es una señal de que la mujer no es buena madre. La depresión después del parto puede poner en riesgo a la mujer y a su bebé. Lo más importante que puede hacer es:
• Reconocer las señales de la depresión después del parto
• Buscar ayuda, porque existe una variedad de tratamientos
Los expertos médicos creen que los cambios en las hormonas de la mujer después del parto pueden causar la depresión después del parto. Las mujeres que han sufrido de depresión en algún momento en sus vidas tienen un riesgo mayor de sufrir de depresión después del parto.
La depresión después de parto no es lo mismo que la "tristeza o melancolía" después del parto. Esta condición es más común y menos peligrosa. Usualmente termina ya para el décimo día después del nacimiento del bebé.
Lo mejor es que un equipo de profesionales de la salud trabajen junto a la mujer que sufre de depresión después del parto. Los miembros del equipo incluye el proveedor que cuida de la salud de la mujer, un profesional de la salud mental, y el proveedor que cuida de la salud del bebé, en especial si la mujer amamanta a su bebé. Juntos, el equipo y la mujer pueden decidir lo mejor para ella y su bebé.
¿Qué es la depresión después del parto?
Una mujer que tiene depresión después del parto se siente triste y deprimida. También puede tener cinco o más de los siguientes síntomas por un periodo de 2 semanas o más tiempo:
• Dificultad al dormir o dormir demasiado
• Falta de interés en las actividades de costumbre o pasatiempos
• Sentimientos de culpabilidad
• Pérdida de energía
• Dificultad al concentrarse o tomar decisiones
• Cambios en cuánto quiere comer
• Sentirse cansada todo el tiempo
• Pensamientos o ideas sobre el suicidio o la muerte
La depresión después del parto puede comenzar en cualquier momento dentro de los primeros tres meses después del nacimiento del bebé. Puede ser peligroso para la mujer y su bebé. Dado que la mujer está seriamente enferma, ella puede no poder cuidar de su bebé de la mejor forma posible. La enfermedad puede afectar la lactancia materna y el lazo entre la madre y su bebé. Por estas razones, la depresión después del parto puede ser una amenaza para los recién nacidos.
IMPORTANTE: Si usted piensa en algún momento herirse o herir a su bebé, llame a su profesional de la salud de inmediato.
Tratamientos
La depresión después del parto puede ser tratada de varias maneras. Los grupos de apoyo pueden ayudar. Algunas mujeres asisten a la terapia o asesoramiento con un profesional de la salud mental. Este profesional puede hablar con la mujer sobre los riesgos y beneficios de los medicamentos antidepresivos.
Los antidepresivos comunes para tratar la depresión después del parto son parte de un grupo de medicamentos llamados inhibidores selectivos de serotonina (SSRIs por sus siglas en inglés). Los nombres de algunos de estos medicamentos son:
• Zoloft (sertralina)
• Paxil (paroxetina)
• Celexa (citalopram)
• Prozac (fluoxetina)
Al igual que muchos medicamentos, los antidepresivos pueden causar efectos secundarios y pueden variar de mujer a mujer. Dado que ningún medicamento es completamente seguro, la mujer y su equipo de profesionales de la salud deben estudiar su caso y tomar en cuenta los riesgos y beneficios de los varios medicamentos.
La lactancia y los antidepresivos
La leche materna es lo mejor para un bebé durante el primer año de vida. Si la mujer está tomando un antidepresivo, parte será transmitido a la leche materna. Por esta razón, los profesionales de la salud le ofrecen a la mujer que lacta la dosis más baja posible para aliviar sus síntomas. Cuando una mujer lacta a su bebé, Zoloft (sertralina) es usualmente recomendado. Los estudios han demostrado que Zoloft pasa a la leche materna en cantidades más bajas que otros antidepresivos.
St. John’s Wort y otros remedios herbarios
St. Jonh’s Wort es una hierba que algunas personas usan para tratar la depresión. De acuerdo al Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa, algunos estudios han demostrado que St. John’ wort es útil para tratar la depresión leve a moderada. Otros estudios han demostrado que no ayuda a mejorar un tipo mayor de depresión. Los productos herbarios, com el St. John’s wort, varían en potencia y calidad de producto a producto. Se necesitan más estudios para saber si St. John’s wort es útil y seguro para tratar la depresión después del parto.
IMPORTANTE: No tome esta hierba u otros productos herbarios sin antes consultar a su médico.
El estrés de las nuevas mamás
Tener un recién nacido puede traerle mucha emoción y felicidad a su vida. Pero el tesorito también puede crearle estrés y ansiedad. Muchas nuevas mamás pueden sentirse abrumadas y preguntarse:
• ¿Estoy alimentando lo suficiente a mi bebé?
• ¿Por qué llora tanto?
• ¿De dónde voy a sacar fuerzas para atender a mi bebé?
• ¿Qué sucederá cuando ya no tenga ayuda?
• ¿Estoy atendiendo lo suficiente a mis otros hijos y a mi pareja?
• ¿Está sufriendo mi relación con mi pareja?
Quédese tranquila: muchas nuevas mamás se sienten del mismo modo. Esas inquietudes son comunes y totalmente normales. Puede tomar pasos para ayudarle a controlar el estrés de la maternidad.

Cuide de usted misma
• Duerma. Descanse lo más que pueda, donde y cuando pueda. Duerma cuando el bebé duerme. Si viaja en auto como pasajero, duerma una siesta corta. Coordine el horario de alimentación nocturna con su pareja para que ambos puedan atender al bebé y descansar también.
• Coma alimentos nutritivos. Los alimentos adecuados pueden ayudarle a tener más energía. Trate de no excederse con la cafeína. En cambio, ingiera una dieta sana y bien balanceada y tome mucha agua.
• Haga ejercicios. Quizás no tenga tiempo de hacer una sesión larga de ejercicio. Pero incluso unos minutos aquí y allá distribuidos durante el día podrán ayudarle a tener más energía. Saque al bebé de paseo. Haga unos minutos de actividad física en su casa cuando el bebé duerme siestas. Pruebe una clase de ejercicio especial para nuevas mamás y bebés en su zona.
• Espere sentir una ola de emociones. La falta de sueño, el aumento de estrés y preocupación pueden hacerle sentir una montaña rusa de sentimientos en el mismo momento. Tranquilícese sabiendo que usted no es la única. Esos sentimientos son totalmente normales. Algunas mamás sienten angustias alrededor de 3 a 5 días después del parto. Esos sentimientos suelen terminar para el 10º día después del nacimiento del bebé. Pero si sus sentimientos duran más de 2 semanas o empeoran, podría ser una señal de depresión. Hable con su profesional de la salud.
Usted y su pareja
• Háganse tiempo para estar juntos. Ahora que están cuidando al bebé, su vida puede ser más agitada. Programen momentos solos para que usted y su pareja se conecten. Puede ser cuando se están preparando para ir a dormir, al lavar los platos juntos o cuando miran TV.
• Compartan lo que siente. Cuidar de un bebé puede crear estrés en la relación. Hablen con su pareja y compartan lo que ambos están sintiendo. Eso puede ayudarles a evitar conflictos más grandes en el futuro.
• Manejen los conflictos de la manera correcta. Quizás haya momentos en que no estén de acuerdo con su pareja en temas como las tareas domésticas, el trabajo y cómo cuidar al bebé. Mantengan la discusión concentrada en el problema. Comuniquen claramente a su pareja por qué están enojados. Eviten atacarse o criticarse. Transijan y traten de llegar a un acuerdo que satisfaga a ambos.
• Elógiense. No es tan fácil como se ven en TV ser mamá o papá de un recién nacido. Felicítense cuando terminen una seguidilla de comidas o cuando superen una noche desvelada juntos. A todos nos gusta saber cuando estamos haciendo bien las cosas y eso incluye a las mamás y papás.
Familiares y amistades
• Pida a los niños que ayuden. Cuidar al bebé y a un hijo mayor puede ser desafiante. Haga participar a sus hijos mayores en el cuidado del bebé. Asígneles pequeñas tareas que puedan hacer como doblar la ropita del bebé, ir a buscar un pañal o empujar el cochecito o carriola.
• Mantenga ocupado a los hijos mayores. Es difícil incluir a los hermanos mayores del bebé en actividades como la lactancia materna. Cuando sepa que no podrá incluir a sus otros hijos, tenga juguetes a mano para que pueda atender al bebé sin preocuparse de dejar de lado a los hijos mayores.
• Fije horarios de visita. Muchas personas querrán verla y conocer al bebé. Programe un horario de visita adecuado para usted y el bebé aunque signifique pedir a sus amigos y familiares que esperen unas semanas hasta que maneje mejor su vida. No tema pedir ayuda a las visitas. Ejemplo: Pueden cuidar al bebé mientras usted se toma el descanso que tanto necesita.
• Aun mamá necesita salir a jugar. El bebé necesita mucho amor y atención, ¡pero usted también! Cada vez que pueda, programe un momento para usted. Pida a su pareja o a un ser querido que cuiden al bebé. Aunque sea unos minutos para escribir en su diario, llamar a una amiga lejana o tomarse un café con una vecina amiga, permítase esos momentos para usted que tanto necesita.
Tareas domésticas
• Guarde la escoba y el trapeador. Si la casa está desordenada, la ropa sucia se apila y el polvo se acumula, no se preocupe. Su trabajo más importante es cuidar de usted y su bebé. Reduzca al mínimo las tareas de limpieza. Ejemplos: No se moleste en guardar la ropa limpia; guárdela en una canasta. Repase el baño con una toallita húmeda desechable. Ahórrese el tiempo y el esfuerzo que no le sobran.
• Asigne comidas. Tiene un bebé nuevo y quizás tenga otros hijos mayores. Encontrar el tiempo de preparar las comidas puede ser difícil al principio. Pida a su pareja que cocine o que traiga comida. Cuando vengan de visita sus amigos y familiares, pídales que traigan una comida que todos puedan compartir. Congele las sobras para comer más adelante. Pida una comida sana de un restaurante en su zona.
• Acepte la ayuda ofrecida. Si los parientes y amigos se ofrecen a ayudar, ¡acepte! Pídales que doblen la ropa y pongan los platos en el lavavajillas. Mientras usted se ducha o duerme una siesta, pídales que cuiden al bebé. Pídales que cuiden al bebé mientras usted sale a caminar por la manzana para despejarse.
El cuidado del recién nacido puede convertir su vida en un torbellino. Trate de disfrutar los momentos con su bebé y la alegría que aporta a su vida. Tómese las cosas un día a la vez. Recuerde: La etapa de recién nacido no durará mucho. Pronto, usted y su pareja tendrán una mejor idea de lo que es la vida con un bebé, y podrán felicitarse como se merecen.
Fatiga en las nuevas mamás
Usted acaba de recibir a su hermoso bebé al mundo y ya lo ha traído a casa. Tener un nuevo bebé puede ser un acontecimiento emocionante y jubiloso. Pero también puede dejar abrumados y agotados a muchos padres nuevos, en especial a las mamás. Algunas mamás pueden sentir que, en comparación con las primeras semanas de vida del recién nacido, ¡el parto fue lo más fácil!
Entre alimentar al bebé interminablemente, las noches desveladas y otras responsabilidades, muchas mujeres se sienten real y verdaderamente cansadas las semanas después del parto. Es posible que le cueste lograr el equilibrio entre el cuidado del bebé, de usted misma, de su familia y de su casa. Le reconfortará saber que usted no es la única. Esos sentimientos son normales. Puede tomar pasos para tratar de encontrar más energía y sobreponerse a la fatiga de las nuevas mamás.

Descanse lo suficiente
Cuando hay un bebé recién nacido en la casa, ¡todos añoran dormir! Los recién nacidos duermen alrededor de 16 horas por día, generalmente en períodos de 3 horas. Durante las primeras semanas de vida del bebé es muy difícil, si no imposible, que la mamá pueda dormir de 6 a 8 horas ininterrumpidas a la noche. Pruebe estos pasos para ayudarla a descansar lo necesario.
• Duerma cuando el bebé duerme aunque sea una siesta corta. Apague el teléfono y la televisión, cierre las persianas y trate de dormir unos minutos cada vez que pueda.
• Acueste al bebé en el cuarto de él. Al principio, puede ser conveniente que el bebé duerma en el mismo cuarto que usted. Pero si la respiración, los arrullos o los movimientos del bebé la desvelan, pruebe a mover al bebé a su cuarto para que usted pueda dormir. Use el monitor para escuchar al bebé en su cuarto.
• Postergue otras responsabilidades domésticas (lavado de ropa, platos, limpieza, etc.). Su preocupación principal es cuidar de usted misma y de su bebé. Esto incluye hacerse tiempo para dormir aunque signifique reducir las tareas domésticas.
• Limite las visitas. Sólo porque ha tenido un bebé no significa que está obligada a recibir y a atender visitas. Limite las visitas lo mejor que pueda para descansar lo necesario.
Coma sanamente y manténgase activa
Comer una dieta sana y hacer ejercicio puede ayudarle a tener energías y sentirse descansada.
• Coma una dieta saludable y bien balanceada. Consulte MiPirámide, una herramienta por Internet del Departamento de Agricultura de EE.UU. Puede ayudarle a planear una dieta sana en función de su edad, peso, estatura y actividad física. Incluso hay una sección especial para madres lactantes.
• Beba mucha agua. Trate de no sobrecargarse de cafeína ni de bebidas repletas de azúcar. Los alimentos y bebidas adecuados pueden ayudarle a tener más energía.
• Haga actividades físicas con la aprobación de su profesional de la salud. ¿Sabía que la actividad física puede realmente brindarle más energía durante el día? Saque al bebé de paseo. O haga unos minutos de actividad física en su casa cuando el bebé duerme siestas.
Pida ayuda a su familia, amistades y otras personas
Aunque desee ser una “súper mamá”, no es posible que la mujer cumpla todas sus funciones a la perfección. Si alguien se ofrece a ayudar, piense en aceptar. Pida ayuda a su pareja, familiares y amistades cuando la necesite.
• Reparta las tareas nocturnas de cuidado del bebé. Acuerde con su pareja los horarios de comida, cambio de pañales y otras tareas de atención del bebé. Si lo alimenta con biberón, pida a su pareja que se encargue de darle de comer más veces a la noche. Si está dando pecho, pida a su pareja que le traiga al bebé y que le haga eructar después de comer.
• Pida a las visitas que la ayuden. Cuando vienen visitas, pídales que la ayuden con los platos, que pongan ropa a lavar o simplemente que tengan al bebé mientras usted se ducha.
• Acepte cuando le ofrezcan cuidar al bebé. En lugar de salir, quédese en la comodidad de su propia casa. Duerma la siesta que tanto necesita mientras una amiga o familiar de confianza se encarga del bebé.
• Contrate ayuda si puede pagarla. Una adolescente del vecindario puede encargarse de tareas livianas. Piense en contratar una niñera o “doula” las primeras semanas después del embarazo. (Una “doula” es una profesional que atiende y brinda apoyo a las mujeres durante el parto y el período posparto.)
Cuidar del nuevo bebé puede ser un momento maravilloso de su vida. Cuando se sienta abrumada y agotada, recuerde que la etapa de recién nacido no durará mucho. Pronto podrá manejar mejor su tiempo y energía, y disfrutar de estos primeros momentos irreemplazables de la vida de su hijo.
La melancolía o tristeza de maternidad
Después del nacimiento del bebé, muchas madres nuevas tienen "melancolía o tristeza de maternidad" o como se le conoce en inglés como "baby blues". En comparasión a como la mujer se siente la mayor parte del tiempo, la nueva madre puede:
• Sentirse más irritable
• Llorar con facilidad
• Sentirse triste
• Sentirse confundida
La tristeza después del parto llega a su cima de tres a cinco días después del parto y, por lo general termina para el décimo día después del nacimiento del bebé. Aunque estos sentimientos no son placenteros, la mujer puede llevar a cabo sus actividades normalmente. El sentimiento melancólico o de tristeza disminuye con el tiempo.
Los expertos médicos creen que los cambios hormonales en la mujer después del parto pueden causar la melancolía de maternidad.
El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda que las mujeres hagan lo siguiente para ayudar a aliviar los sentimientos:
• Hablar con su pareja o un buen amigo sobre como se siente
• Descanse lo suficiente
• Pedir ayuda de su pareja, familia y amistades
• Tomar tiempo para usted
• Salir de la casa todos los días, aunque sea por un momento
• Unirse a un grupo de apoyo y compartir sus sentimientos con las otras mujeres que conozca
Si los síntomas duran más de dos semanas o empeoran, usted puede tener depresión después del parto. Esta es una condición médica seria.
Molestias físicas después del parto
Dolores posparto
Cólicos que siente a medida que el útero se contrae y se relaja al ir achicándose a su tamaño normal. Los cólicos desaparecen en unos días.

Lo que puede hacer: Pregunte a su profesional de la salud si puede tomar un medicamento de venta libre para aliviar el dolor.
Dolor en el perineo
El perineo es el área que está entre la vagina y el recto. Se estira durante el parto. Algunas veces incluso puede desgarrarse. Suele doler después del parto. Es posible que tenga más dolor si tuvo una episiotomía (el corte que se hace en la abertura de la vagina para ayudar al bebé a salir).

Lo que puede hacer:
• Haga ejercicios Kegel. Éstos fortalecen los músculos de la pelvis, que ayudan al perineo a sanarse. Para ello, apriete los músculos
que usa para evitar orinar. Contraiga los músculos firmemente durante 10 segundos y luego descanse.
• Colóquese una compresa fría en el perineo. Envuelva hielo en una toalla. O bien puede comprar compresas frías para congelar en el congelador.
• Siéntese en una almohada.
• Dese un baño de asiento tibio.
• Límpiese de adelante hacia atrás después de ir al baño. Así podrá prevenir infecciones durante la cicatrización de la episiotomía.
• Pida ayuda a su profesional de la salud para aliviar el dolor.
Después de la cesárea
La cesárea es una cirugía importante así que puede tardar cierto tiempo en recuperarse. Quizás se sienta muy cansada en los primeros días o en las semanas después de la cesárea. Eso es porque perdió sangre durante la cirugía. Además, es posible que le duela la incisión (corte en la panza).|

Lo que puede hacer:
• Pida a su profesional de la salud que le dé medicamentos para el dolor. Consulte con él antes de tomar medicamentos para el dolor sin receta.
• Pida ayuda a familiares y amigos con las tareas de la casa. Ellos pueden ayudarle a cocinar, limpiar, atender al bebé o a sus
otros hijos.
Sentir cansancio
Es posible que haya perdido sangre durante el parto, lo cual produce cansancio. También es probable que su bebé no la deje dormir toda la noche.

Lo que puede hacer:
• Entienda que es normal sentirse muy cansada. Toma tiempo recuperar la energía.
• Duerma cuando el bebé duerma, incluso cuando duerme siestas durante el día.
• Coma alimentos sanos, como frutas, verduras, panes y pastas integrales, carnes magras y pollo. Limite los dulces y las comidas con mucha grasa.
• Pida a su pareja que la ayude a alimentar y cuidar al bebé.
• Pida a amigos y familiares que la ayuden en la casa.
Hemorroides
Las hemorroides son venas hinchadas y dolorosas que están adentro y alrededor del ano. Muchas mujeres tienen hemorroides durante
el embarazo y quizás empeoren después del parto.

Lo que puede hacer:
• Dese un baño de asiento tibio.
• Use un rocío o crema de venta libre para aliviar el dolor. Pregunte a su profesional de la salud cuáles puede usar.
• Coma alimentos con gran contenido de fibra como panes, cereales y pastas integrales; verduras como los chícharos (guisantes),
zanahorias y maíz; y frutas como las manzanas, naranjas, fresas y pasas de ciruelas. Procure tomar mucha agua.
• Trate de no hacer fuerza al mover el vientre.
Estreñimiento
Es posible que tenga gases dolorosos o problemas para mover el vientre después del parto.

Lo que puede hacer:
• Coma alimentos con gran contenido de fibra y tome mucha agua.
• Pregunte a su profesional de la salud si puede tomar medicamentos.
Problemas urinarios
Durante el embarazo, el bebé en crecimiento le presiona la vejiga y los músculos que la ayudan a orinar. Eso puede causar algunos problemas al tratar de orinar después del embarazo. Puede sentir dolor o ardor. O quizás trate de orinar sin poder hacerlo. A veces no podrá detener la orina y a eso se le llama incontinencia.

Lo que puede hacer para el dolor, ardor o si tiene problemas para orinar:
• Beba mucha agua.
• Deje correr el agua en el lavabo cuando vaya al baño.
• Dese un baño de asiento tibio.
Lo que puede hacer para la incontinencia: Haga ejercicios Kegel para fortalecer los músculos de la pelvis.

Sudor
Es muy común que las nuevas mamás suden, en especial por la noche. El sudor es causado por todas las hormonas que están en el
cuerpo después del embarazo.

Lo que puede hacer:
• Duerma sobre una toalla para mantener secas las sábanas y almohada.
• No se arrope con demasiadas mantas ni usepijamas abrigadas para dormir.
• Tenga un ventilador cerca de la cama.
Pensando en su pareja después del parto
Tener un bebé afecta tanto a usted como a su pareja. Ustedes se están acostumbrando a tener un bebé. Quizás su pareja esté tan nervioso de ser padre como usted de ser madre.
Lo que puede hacer:
• Aprendan juntos a cuidar al bebé. Lean libros sobre el cuidado de bebés y vayan a clases de cuidado de bebés.
• Deje que su pareja la ayude con el bebé. No trate de hacer todo sola.
• Pase tiempo con su pareja – sólo ustedes dos. Salgan a caminar o a cenar. Pida a alguien de su confianza que cuide al bebé durante una o dos horas.
• Pregunte a su profesional de la salud cuándo puede volver a tener relaciones sexuales. Lo más probable es que deba esperar
unas 4 semanas para que su cuerpo pueda recuperarse del parto.
• Hable con su pareja. Hablar de sus sentimientos puede evitar que ambos se sientan dolidos y frustrados.
• Cerciórese de que su pareja sepa lo que dijo el profesional de la salud sobre la espera antes de tener relaciones sexuales. Si fuera necesario, pida a su profesional que hable con su pareja.
Regresar al trabajo o a los estudios
Muchas mujeres regresan al trabajo o a los estudios después de tener un bebé. Quizás esté lista para reanudar su rutina normal y para estar con sus compañeros de trabajo y amigos nuevamente. Pero puede resultarle difícil dejar al bebé con otra persona todo el día aunque sea un familiar o amiga íntima. También puede serle difícil encontrar a una persona de confianza para que cuide al bebé.

Usted y su pareja pueden estar en desacuerdo sobre el tipo de cuidado que es mejor para su bebé. Quizás esté molesta y enojada de no poder quedarse en casa con su bebé todo el tiempo.

Lo que puede hacer:
• Hable con su pareja sobre el tipo de cuidado para su bebé. Calcule cuánto puede gastar en el cuidado del niño y qué tipo de cuidado o guardería desea. Por ejemplo, puede contratar a una persona para que venga a su casa a cuidar al bebé. O puede llevarlo a una guardería.
• Pregunte a amigos y familiares quién cuidó a sus hijos cuando regresaron a trabajar. Quizás pueda usar la misma persona o servicio.
• Si decide dejar al bebé en una guardería, pida los nombres y teléfonos de gente que ya usó ese centro. Llámelos para preguntarles sobre el tipo de servicios de esa guardería.
• Pregunte a su jefe si puede regresar al trabajo gradualmente. Quizás pueda trabajar unas horas por día al principio en lugar de trabajar el día entero. O quizás pueda trabajar unos días por semana en lugar de hacerlo 5 días por semana.
Su cuerpo después que nace el bebé
Su útero (también llamado matriz)
Enseguida después de dar a luz, tendrá el útero duro y redondo y pesará alrededor de 2½ libras. Puede sentirlo justo detrás de su ombligo.
Para las 6 semanas aproximadamente después del nacimiento del bebé, se achicará a su tamaño normal y pesará sólo 2 onzas. No podrá sentirlo más cuando se apriete la barriga.
Su abdomen
Le lleva tiempo al abdomen volver a su tamaño normal después del embarazo. Trate de no desanimarse si no sucede tan rápidamente como quisiera.
Lo que puede hacer: Manténgase activa.Hable con su profesional de la salud para averiguar cuándo puede comenzar a hacer ejercicios y qué actividades puede hacer.
Flujo vaginal
Después del nacimiento del bebé, su cuerpo se deshace de la sangre y tejidos que estaban adentro del útero. A eso se lo llama flujo vaginal o loquios. Durante los primeros días, es abundante, de color rojo brillante y puede tener algunos coágulos de sangre. Con el tiempo, el flujo disminuye y el color se aclara. Puede cambiar de rojo a rosado, marrón o amarillo. Es posible que tenga el flujo durante algunas semanas o incluso durante un mes o más.
Lo que puede hacer: Use una toalla sanitaria hasta que el flujo vaginal desaparezca.
Regreso del período
Si no está amamantando a su bebé, es posible que el período regrese entre 6 y 8 semanas después de dar a luz. Si está dando pecho, posiblemente no tenga el período durante varios meses. Algunas mujeres no vuelven a tener el período hasta que dejen de dar pecho.
Quedar embarazada
Es posible que su cuerpo ovule (libere un óvulo) antes de que regrese el período. Eso significa que puede quedar embarazada.
Lo que puede hacer: Si tiene relaciones sexuales, use anticonceptivos para asegurarse de no quedar embarazada hasta que esté lista. Si está dando pecho, pregunte a su profesional de la salud qué anticonceptivo puede usar. No todos los anticonceptivos son seguros para las mujeres que amamantan a sus bebés.
Hinchazón
Muchas mujeres tienen hinchazón de las manos, pies y cara durante el embarazo. Esa hinchazón es producida por los líquidos extra del cuerpo que la ayudaron a prepararse para el parto. Después de dar a luz, es posible que lleve cierto tiempo para que la hinchazón desaparezca.
Lo que puede hacer: Pruebe a acostarse del lado izquierdo o de poner los pies en alto. Trate también de no acalorarse y de usar ropa suelta. Beba suficiente líquidos, como agua, durante el día.
Congestión de los senos
Sus senos se hinchan también al llenarse de leche. Puede ser doloroso. Una vez que comience a dar pecho, debería desaparecer. Si no está dando pecho, puede durar más tiempo hasta que los senos dejen de producir leche.
Lo que puede hacer: Consulte a su profesional de la salud si los senos siguen congestionados y tiene dolor.
Piel
Es posible que tenga estrías en la panza, muslos, senos y glúteos donde la piel se estiró durante el embarazo.
Lo que puede hacer: Use cremas o lociones en la piel para ayudar a mantener su piel suave e hidratada.
Cabello
Después del nacimiento del bebé,puede perder volumen en el cabello. Incluso se le puede caer el cabello. La caída del cabello
suele detenerse entre los 3 y 4 meses después del nacimiento del bebé.
Lo que puede hacer:
• Coma muchas frutas y verduras. Esos alimentos pueden proteger su cabello y ayudarlo a que crezca.
• Trate su cabello con cuidado. Trate de no usar peines de dientes finos ni se ate el pelo en colitas, trenzas ajustadas o ruleros apretados. Eso puede tirar y estresar su cabello.
• Si usa secador de cabello, póngalo en aire frío.
Chequeo posparto
Vaya a la visita posparto 6 semanas después del nacimiento del bebé. En esa visita, el profesional de la salud la examinará para cerciorarse de que se está recuperando bien del parto.
CÓMO CUIDAR A SU BEBÉ
A la Hora de Dormir
Los recién nacidos duermen alrededor de 16 horas por día, con frecuencia en períodos de 3 a 4 horas.
Siempre acueste al bebé boca arriba. Esto reducirá el riesgo del síndrome de muerte súbita (SIDS).
Use un colchón firme en la cuna del bebé. Las superficies suaves como las almohadas, los edredones o muñecos de peluche pueden sofocar al bebé.
Cómo bañar a su bebé
Usted puede bañar a su bebé cada 2 o 3 días. Use un jabón y champú suaves para bebés.
Baño de esponja
Hasta que el ombliguito del bebé se cicatrice, usted puede darle un baño de esponja al bebé.
• Acueste al bebé en una toalla suave y acojinada.
• Moje una bolita de algodón solamente en agua y límpiele suavemente los ojos.
• Con una toallita mojada (sin jabón), lávele la cara. Luego lávele el cuerpo con agua y jabón. Lave el área del pañal al final.
• Enjuague solamente con agua y seque al bebé suavemente sin frotar.
Baño en tina
Una vez que se cicatrice el ombligo, bañe al bebé en una tina pequeña de plástico o en el lavabo con poquita agua. Coloque una toalla para que la superficie de la tina no sea tan resbaladiza.
¡Jamás deje al bebé solo en la tina ni siquiera por unos segundos!
1. Lávele suavemente la cara solamente con agua. Lávele el cuerpo con agua y jabón. Lave el área del pañal al final.
2. Lave el cabello del bebé con champú para bebés. Tenga cuidado que el champú no le entre en los ojos.
3. Enjuáguelo con agua limpia.
4. Envuelva al bebé en una toalla y séquelo suavemente sin frotar.
Cuándo comenzar los alimentos sólidos
Algunos padres se preguntarán cuándo es el momento adecuado para añadir alimentos sólidos a la dieta del bebé y cómo empezar. El término “alimentos sólidos” significa aquellos alimentos que no son la leche materna o la leche de fórmula que se le da al bebé. Esos alimentos son blandos, líquidos o en puré. (La palabra “puré” se refiere a la pasta o líquido espeso que resulta de moler ciertos alimentos.)
Cuándo comenzar los alimentos sólidos
No existe un momento preciso en el que su bebé debe comenzar los alimentos sólidos. Cada bebé es diferente. Pero las mamás y los papás pueden estar atentos a ciertas señales (indicios del desarrollo) que los ayudarán a saber que el bebé está listo.

Durante los primeros 4 meses de vida, los bebés sólo necesitan la leche materna (si es que amamantan) o leche de fórmula (si toman del biberón). En efecto, la Academia Americana de Pediatría recomienda que los bebés lactantes se alimenten únicamente con leche materna durante los primeros 6 meses de vida y la sigan incorporando en su dieta hasta los 12 meses. Pero algunos bebés pueden estar listos para empezar los alimentos sólidos entre los 4 y 6 meses de vida.

Durante el embarazo, su bebé recibió todos los nutrientes y vitaminas de los alimentos que usted comió y de las vitaminas que tomó. Cuando el bebé nació, todas esas vitaminas y nutrientes extras se almacenaron en su cuerpo para ayudarle a crecer. A medida que el bebé crece, las vitaminas extra comienzan a disminuir.

Cuando el bebé tiene entre 4 y 6 meses de vida, puede comenzar a mostrar señales de que está listo para probar algunos alimentos sólidos junto con la leche materna o la de fórmula. Sin embargo, no se apure a empezar a darle alimentos sólidos. Simplemente esté atenta a los indicios del desarrollo, y sabrá cuándo el bebé estará listo.
Al iniciar los alimentos sólidos en la dieta de su bebé, es importante saber que su función es complementar la nutrición general de su bebé y no reemplazar la leche materna o de fórmula. Durante esta transición, la fuente principal de nutrición del bebé todavía debe ser la leche materna o la leche de fórmula si toma de biberón.
Aprenda las señales de su bebé
A medida que pasa tiempo con su bebé, aprenderá a interpretar los indicios de su desarrollo. Éstos son señales que le dirán que su bebé está creciendo, tanto mental como físicamente. Entender los indicios de desarrollo de su bebé es un paso importante para saber cuándo está listo para empezar a comer alimentos sólidos.

Recuerde: Incluso después de que su bebé comience los alimentos sólidos, debe seguir tomando leche materna o de fórmula durante los primeros 12 meses como parte de su dieta.
Para ayudarla a averiguar si su bebé está listo para los alimentos sólidos, use esta guía para aprender sobre los indicios de su desarrollo.
0-4 meses de edad
Indicios de desarrollo del bebé
• El bebé gira la cabeza hacia todo lo que le toca la mejilla.
• Tiene un reflejo fuerte, llamado extrusión, para sacarse cosas de la boca con la lengua. Este reflejo de empuje con la lengua significa que no está listo para comer sólidos y sólo puede tomar leche materna o de fórmula.
Qué puede comer el bebé
• Sólo leche materna o de fórmula infantil (no le dé alimentos sólidos)
Cuánto puede comer el bebé
• Los recién nacidos típicamente desean comer cada 2 ó 3 horas.
• Para el final del cuarto mes, el bebé posiblemente desee comer cada 4 horas.
• Cuando está lleno, dejará de chupar y se sentirá relajado y adormecido.
4-6 meses de edad
Indicios de desarrollo del bebé
• El reflejo de extrusión desaparece. El bebé desarrolla la habilidad de comer alimentos que no son líquidos.
• Quizás muestre el deseo de comer abriendo la boca, babeándose e incorporándose hacia adelante.
• Comienza a masticar y se lleva las manos a la boca.
• Comienza a manipular objetos con la palma de la mano.
Qué puede comer el bebé
• Cereales fortificados con hierro (como arroz, cebada y avena) mezclados con leche materna o fórmula infantil. (Es mejor comenzar con cereal de arroz porque probablemente es el que menos alergias cause.)
• Leche materna o leche de fórmula infantil
Alimentos sólidos: Cuánto puede comer el bebé
• Su bebé comerá sólo un poquito de alimentos sólidos al principio.
• Comience con 1 cucharada de cereal combinado con 3 cucharadas de leche materna o fórmula infantil, una vez por día.
• De a poco, aumente la cantidad de cereal a 3 ó 4 cucharadas mezcladas con leche materna o de fórmula infantil, una o dos veces por día. Recuerde: Agregue más leche materna o de fórmula infantil para controlar la consistencia de la mezcla.
6-8 meses de edad
Indicios de desarrollo del bebé
• El bebé comienza a sentarse con apoyo.
• Come solo alimentos que puede agarrar con la mano.
• Desarrolla la habilidad de recoger alimentos con un agarre de tenazas (dedo índice con el pulgar).
Qué puede comer el bebé
• Puré de verduras y frutas cocidas y con textura (introduzca al bebé un alimento por vez para ver si tiene alguna reacción alérgica)
• Jugos no cítricos y sin azúcar, como jugo de manzana o uva pasteurizado, mezclado con agua en una taza
• Leche materna o leche de fórmula infantil
Alimentos sólidos: Cuánto puede comer el bebé
• Comience con 1 cucharada de fruta o verdura una vez por día.
• Aumente gradualmente a tres comidas sólidas por día, cada una de las cuales debe tener el tamaño aproximado del puño del bebé.
• Mezcle los jugos con agua (1 parte de jugo y 1 parte de agua). No sustituya la leche materna o de fórmula por agua.
• No le dé al bebé más de 4 onzas de jugo por día.
8-10 meses de edad
Indicios de desarrollo del bebé
• El bebé comienza a sostener el biberón.
• Alcanza y agarra alimentos y la cuchara.
• Se sienta solo sin apoyo.
Qué puede comer el bebé
• Panes y cereales
• Yogur
• Verduras blandas cocidas, como calabaza, chícharos (guisantes), judías verdes (ejotes) y zanahorias
• Frutas cocidas, como duraznos, manzanas y peras
• Carnes, pescados, guisos, quesos, yema de huevo cocido, cortados muy fino o en puré y legumbres pisadas
• Leche materna o leche de fórmula
Nota: Si le da al bebé frutas o verduras enlatadas, asegúrese de que no tengan sal ni azúcar añadidas.

Alimentos sólidos: Cuánto puede comer el bebé
• Cuando introduzca por primera vez las carnes y los pescados en la dieta de su bebé, piense que sólo comerá alrededor de 1 cucharadita por día.
• Gradualmente, ofrézcale más carne y pescado al bebé, hasta llegar a 1 ó 2 cucharadas de carne por día.
• El bebé puede comer porciones pequeñas (1 cucharadita a 1 cucharada) por día de los otros alimentos indicados.
• Alimente al bebé tres comidas con alimentos sólidos por día, cada una de las cuales debe tener el tamaño aproximado del puño del bebé.
Nota: Esté atenta a señales de alergias a los alimentos cuando introduzca por primera vez a la dieta de su bebé pescados y productos con trigo, como panes y galletas.
9-12 meses de edad
Indicios de desarrollo del bebé
• El bebé comienza a usar la cuchara correctamente, pero aún se le pueden volcar los alimentos.
Qué puede comer el bebé
• Cada comida con alimentos sólidos debe tener un cereal fortificado con hierro, una fruta o verdura y alimentos que pueda agarrar con la mano
• Leche materna o leche de fórmula
Alimentos sólidos: Cuánto puede comer el bebé
• Ofrézcale al bebé 1 cucharada de cada grupo de alimentos en cada comida. Los principales grupos de alimentos son granos, verduras, frutas, lácteos, carnes y frijoles.
• Alimente al bebé tres comidas con alimentos sólidos por día, cada una de las cuales debe tener el tamaño aproximado del puño del bebé.
Primeros alimentos
Cuando escoja los alimentos para el bebé, asegúrese de que los pueda comer y digerir. Los cereales son fáciles de digerir para los bebés y pueden mezclarse con leche materna o de fórmula infantil para espesarlos o diluirlos, dependiendo de lo que pueda comer su bebé. Reiteramos que es mejor comenzar con cereal de arroz porque está libre de gluten. Eso significa que hay menos probabilidades de que se desencadene una reacción alérgica.
Una vez que el bebé esté listo para los alimentos que puede agarrar con la mano, pruebe darle:
• Galletas
• Macarrones cocidos
• Pan
• Papas bien cocidas y cortadas
• Pedacitos de verduras blandas cocidas
• Pedacitos de frutas blandas
• Pedacitos de carne
Dulces y salados
Evite dar a su bebé demasiada azúcar. El exceso de azúcar puede causar caries y añade calorías innecesarias a la dieta del bebé. Cada alimento que le dé al bebé debe ser nutritivo y fomentar hábitos saludables. Si su bebé se acostumbra a los sabores dulces, posiblemente rechace los alimentos más saludables en el futuro.
Evite dar al bebé también alimentos que tienen sal o condimentos añadidos. Aunque le parezca que los alimentos no tienen sabor, el bebé descubrirá que los sabores naturales son estimulantes.

La transición
Es importante que su bebé se sienta cómodo al estar sentado, al comer con cuchara y que haga una pausa entre un bocado y otro y que deje de comer cuando se sienta lleno.
Use una cuchara.
• Asegúrese de comenzar con un cuarto o media cucharadita de comida en cada bocado.
Háblele a su bebé.
• Su bebé necesita escuchar que usted lo anima para saber que lo está haciendo bien.
• Dígale a su bebé: “¡Hmm, qué rico es esto!” Y coma usted misma un bocado.
• Al mostrarle al bebé qué hacer, probablemente entienda y copie lo que usted hizo.
• Cerciórese de que el bebé esté sentado cómodamente.
• Trate de ubicar un lugar donde usted y su bebé estén cómodos.
• Si el bebé se sienta solo, póngalo en la sillita alta.
• Si todavía está aprendiendo a sentarse solo, pruebe de tenerlo en su falda.
• También puede sentarlo en un asiento infantil o en una hamaca inmóvil.
• No se preocupe si está reclinado ligeramente, pero asegúrese de que esté lo suficiente erguido para evitar atragantarse.
Introduzca nuevos alimentos lentamente.
• Es una buena idea esperar de 4 a 5 días antes de introducir un nuevo alimento en la dieta de su bebé.
• Al dar a su bebé un tipo de alimento a la vez, podrá darse cuenta cuál le provocó una reacción alérgica, si así ocurriera.
• Introducir alimentos nuevos gradualmente le permite al bebé acostumbrarse a ellos.
Déle porciones adecuadas.
• Dé a su bebé la cantidad y tamaño adecuados de alimentos que desea que coma.
• En general, eso significa que el bebé debe comer sólidos unas tres veces por día, y cada comida debe ser del tamaño aproximado de su puño.
• Se puede atragantar con las carnes, frutas, verduras y otros alimentos en pedazos grandes. Corte los alimentos en pedacitos que pueda comer sin problema.
• Cerciórese de que los alimentos que deben estar cocidos lo estén por completo.
Esté atenta a las señales de saciedad.
• Su bebé le avisará cuándo está lleno dando vuelta la cara o inclinándose hacia atrás.
• También es posible que se fastidie si lo fuerza a comer cuando dejó de tener hambre.
• Siga los indicios de su bebé para evitar darle comida en exceso o en forma insuficiente.
• Eso también ayudará a evitar un patrón de sobrealimentación (y posiblemente de sobrepeso) en la niñez.
Alimentos que evitar
Algunos bebés pueden enfermarse o tener reacciones alérgicas con alimentos que no afectan a sus otros hijos. Después de introducir un alimento nuevo en la dieta de su bebé, esté atenta a señales como diarrea, urticaria o vómitos. Si el bebé tiene alguna de esas señales u otras que le inquieten, hable con el profesional médico del niño antes de darle nuevamente ese alimento. El profesional médico le ayudará a determinar si su bebé es alérgico a ese alimento.
Durante el primer año de su bebé, evite darle:
• Claras de huevo
• Frutas o jugos cítricos
• Leche de vaca
• Miel (puede contener una bacteria capaz de producir una enfermedad tóxica llamada “botulismo”, que es muy peligrosa para los bebés)
Evite que el bebé se atragante
Para evitar que se atragante, no le dé:
• Alimentos sin cortar o en pedazos grandes (todos los alimentos que le dé al bebé deben cortarse o pisarse en pedacitos)
• Verduras crudas
• Pasas de uva
• Cerezas o guindas
• Goma de mascar
• Dulces duros
• Pedazos de salchichas (hot dogs)
• Malvaviscos (marshmallows)
• Nueces
• Mantequilla de cacahuate
• Palomitas de maíz
• Frijoles enteros
• Uvas enteras
En general, es mejor que los niños menores de 4 años eviten alimentos redondos y firmes, a menos que estén cortados en pedazos muy pequeños y masticables.
Mantenga al bebé alejado de:
• Monedas
• Pelotitas
• Globos
• Tapas de bolígrafos
• Otros objetos con los que pueda atragantarse posiblemente
Recuerde
• Aunque comience a darle alimentos sólidos, no es preciso que deje de darle leche materna de inmediato. Algunos bebés dejan de tener interés en amamantar después del año de edad. Pero si la madre y el bebé lo desean, pueden seguir la lactancia materna después del año.
• No le dé al bebé alimentos sólidos o en puré en un biberón. Eso evita que el bebé aprenda en general cómo agarrar y comer alimentos. Incluso puede ponerlo en riesgo de comer demasiado y de tener sobrepeso. Es mejor usar una cucharita para darle alimentos sólidos a su bebé. Dar de comer al bebé con una cuchara también juega un papel importante en el desarrollo del lenguaje del niño.
• No le dé leche de vaca hasta que cumpla 1 año de edad. Al cumplir 1 año, la leche de vaca puede convertirse en una fuente importante de nutrientes esenciales para el bebé. Se debe dar leche entera a los bebés hasta los 2 años.
• No le dé alimentos o dulces como recompensa por el buen comportamiento. En cambio, recompénselo con elogios, besos, amor y atención.
• Practique la buena higiene oral con su bebé desde el comienzo. En cuanto le salgan los dientes, límpieselos con un pañito húmedo.
Cómo calmar a su bebé cuando llora
Los bebés lloran cuando necesitan que les den de comer, cambiarles el pañal, tenerlos en brazos, calmarlos o cuando no se sienten bien.
• Responda rápidamente cuando el bebé llore durante los primeros meses de vida. De esa forma, es posible, que llore menos en general.
• Para calmar al bebé, pruebe a poner música suave, caminar con él en brazos, mecerlo, tenerlo en una mochila para bebés o envolverlo en una manta. Los viajes en automóvil y los ruidos suaves, como el agua que corre, pueden calmarlo. Grabe sonidos o adquiera algunos audio CD que puedan calmar a su bebé.
• Llame al profesional de salud si no puede calmar al bebé, si el bebé encoge las piernas o tiene gases con frecuencia. Si el bebé llora intensamente por más de 3 horas al día, puede ser que esté sufriendo de cólicos.
Hitos del Desarrollo y Crecimiento
Durante el primer año de vida, su bebé crecerá y se desarrollará a un ritmo sorprendente. Su peso se duplicará para el quinto y sexto mes, y se triplicará para el primer año. Su bebé está aprendiendo constantemente. Algunos de los logros de su bebé – conocidos como los hitos del desarrollo (developmental milestones en inglés) – deben incluir darse vuelta, sentarse, pararse, y posiblemente caminar. Es probable que su corazón se derrita cuando escuche los primeros sonidos, tales como “mama” o “dada”.
Tenga en mente que no hay dos bebés iguales. Su bebé se desarrollará a su propio ritmo. La mayoría de los bebés alcanza ciertos hitos a edades similares. Sin embargo, no está fuera de lo común que un bebé “normal” y sano se demore en alcanzar ciertos hitos, pero acelere en alcanzar otros.
Los siguientes hitos le servirán sólo de guía*. El profesional de salud de su bebé evaluará el desarrollo de su bebé en cada visita de seguimiento. Recuerde que usted es la que mejor conoce a su bebé. Siempre hable con el médico si usted piensa que su bebé se ha demorado en una o más áreas de desarrollo.
Si su bebé nació prematuramente (antes de las 37 semanas de gestación), debe mirar la siguiente guía de hitos un poco diferente. La edad en que se espera que su bebé logre los varios hitos está basada en la fecha esperada de nacimiento y no en el día del nacimiento. Por lo tanto, si su bebé nació dos meses antes de la fecha esperada, es probable que logre los hitos dos meses más tarde que la fecha indicada en la siguiente guía.

Hacia el final del primer mes, la mayoría de los bebés:
• Tiene movimientos espasmósdicos de los brazos
• Se lleva las manos hacia la cara
• Mantiene los puños cerrados y apretados
• Mueve la cabeza de un lado a otro mientras está estirado boca abajo
• Enfoca a objetos situados de 8 a 12 pulgadas de distancia
• Prefiere el rostro humano a cualquier otro diseño
• Prefiere los colores blanco y negro o los patrones de contraste alto
• Escucha muy bien
• Reconoce algunos sonidos, incluyendo las voces de los padres
Hacia el final del tercer mes, la mayoría de los bebés:
• Levanta la cabeza y el pecho cuando está acostado sobre el estómago
• Sostiene la parte superior del cuerpo con los brazos cuando está acostado sobre el estómgo
• Da patadas y estira las piernas mientras está acostado de espaldas
• Empuja hacia abajo con las piernas cuando se le coloca de pie sobre una superficie firme
• Abre y cierra las manos
• Agarra y sacude juguetes pequeños
• Se lleva las manos a la boca
• Sigue objetos en movimiento con la mirada
• Mira rostros detenidamente
• Reconoce objetos y personas familiares a una distancia
• Sonríe al reconocer las voces de los padres
• Empieza a balbucear e imitar sonidos
• Disfruta jugar con otras personas
• Puede llorar si para de jugar
Hacia el final del séptimo mes, la mayoría de los bebés:
• Se da vuelta en ambas direcciones (de boca abajo a boca arriba y viceversa)
• Se sienta
• Alcanza objetos con una mano
• Se pasa objetos de una mano a otra
• Soporta todo el peso del cuerpo con las piernas cuando se le aguanta de pie
• Desarrolla visión de colores completa y la visión a distancia madura
• Usa la voz para expresar felicidad o disgusto
• Responde cuando se le llama por su nombre
• Balbucea secuencias de consonantes (ba-ba-ba-ba-ba)
• Distingue emociones a partir de la entonación
• Explora objetos con las manos y se los lleva a la boca
• Disfruta jugar "dónde está el bebé" o "peek-a-boo"
• Demuestra interés en las imágenes en un espejo
Hacia el final del primer año, la mayoría de los bebés:
• Se sienta solo
• Se apoya en las manos y rodillas
• Gatea
• Se empuja hasta ponerse de pie
• Anda o camina apoyándose en los muebles, y posiblemente dé algunos pasos sin apoyarse
• Utiliza el agarre de pinza fina o de precisión
• Dice “dada” y “mama”
• Utiliza exclamaciones, tales como “¡Oh-oh!”
• Intenta imitar palabras
• Reacciona ante el “no” y a peticiones verbales simples
• Utiliza gestos simples, tales como mover la cabeza de un lado a otro para decir “no” y saluda “adiós” con las manos
• Explora los objetos de diversos modos (agitándolos, golpeándolos unos contra otros, tirándolos, dejándolos caer)
• Empieza a utilizar objetos correctamente (beber de un vaso, cepillarse el pelo)
• Encuentra objetos escondidos con facilidad
• Mira la ilustración correcta cuando se nombra el motivo ilustrado
Hacia el segundo año, la mayoría de los niños:
• Camina solo
• Arrastra juguetes detrás de él mientras camina
• Carga un juguete grande o varios juguetes mientras camina
• Empieza a correr
• Patea una pelota
• Se sube y baja de los muebles sin ayuda
• Sube y baja escaleras apoyándose en la barandilla
• Hace garabatos con crayones
• Construye torres con cuatro bloques o más
• Reconoce el nombre de personas conocidas, objetos y partes del cuerpo
• Dice palabras simples (entre los 15 y 18 meses)
• Utiliza frases simples (entre los 18 y 24 meses)
• Construye oraciones de dos a cuatro palabras
• Sigue instrucciones simples
• Empieza a clasificar objetos según forma y color
• Empieza a practicar juegos de simulación
• Imita el comportamiento de los demás
• Muestra gran independecia
Cómo cambiarle el pañal a su bebé
Estos son algunos consejos para cambiar los pañales de su bebé:
• Limpie suavemente los genitales y las nalgas del bebé con toallitas deschables (o con un paño suave con agua sin jabón). No olvide limpiar en los pliegues de la piel.
• Siempre limpie de adelante hacia atrás para evitar infecciones.
• Seque suavemente sin frotar. Aplique ungüento para evitar paspaduras si el bebé tiene dermatitis del pañal o irritación.
No use talco ya que puede irritar los pulmones del bebé.
El cuidado de su bebé en la sala de partos
Después de meses de espera, acaba de nacer su bebé y estará ansiosa por tenerlo en brazos por primera vez. Antes de conocer a su recién nacido, verá que los médicos y enfermeras atenderán al bebé durante los primeros minutos de nacer para cerciorarse de que sea sano y esté estable.

Aprenda más sobre lo que sucede durante este control médico antes de que nazca el bebé. Eso le ayudará a:
• Entender lo que se está haciendo
• Entender por qué se está haciendo
• Sentirse más relajada mientras se examina al bebé
• Hacer preguntas
Primer llanto del bebé
Es una buena señal cuando se escucha llorar al bebé en la sala de parto. El llanto le ayuda a eliminar el exceso de fluidos que posiblemente aún tenga en los pulmones, la nariz o la boca. Por ese motivo, los médicos suelen animar al bebé a que llore. Si el bebé tiene problemas para respirar, el profesional médico hará la reanimación cardiopulmonar.
Conexión con la mamá
Cuando el bebé estaba en la matriz, recibía nutrición y oxígeno por el cordón umbilical que lo conectaba a usted. Ahora que el bebé ha nacido y respira por sí mismo, la corriente sanguínea se reencauza a los pulmones y entonces el personal médico puede cortar y colocar una pinza en el cordón umbilical.
Mantener al bebé abrigado
Cuando el bebé nace, está mojado por el líquido de la matriz y puede enfriarse fácilmente. Las enfermeras lo secan, lo envuelven en una manta, le colocan un gorrito tejido e incluso pueden aplicarle lámparas de calor para tenerlo abrigado. Para ayudar a mantenerlo calentito, puede sostener al bebé en brazos para que su piel toque la del niño.
Puntuación de Apgar
La puntuación de Apgar fue creada para controlar el estado del bebé al minuto 1 y a los 5 minutos de haber nacido. Se controlarán cinco cosas del bebé:
A – Actividad; tono muscular
P – Pulso; frecuencia cardíaca
G – Gesto; irritabilidad refleja (se mide colocando una jeringa de bulbo o aspirador nasal en la nariz del bebé para ver su reacción)
A – Apariencia; coloración de la piel
R – Respiración

A cada categoría se le asigna una puntuación de 0 a 2. Luego se suman los números para calcular la puntuación final. Los bebés con una puntuación Apgar de 7 o más probablemente han pasado sin problemas por el parto y están en buenas condiciones de salud. Los que tienen puntuaciones más bajas deberán ser vigilados atentamente o atendidos especialmente aunque la mayoría de ellos no tendrá problemas.
Inyección de Vitamina K
Al bebé se le dará una inyección de vitamina K inmediatamente de haber nacido. Durante los primeros días después del parto, los recién nacidos no pueden elaborar vitamina K, que es necesaria para coagular la sangre. La inyección protege al bebé contra problemas de sangrado graves y poco comunes que pueden afectar a los recién nacidos.
Gotas para los ojos
Se tratarán los ojos del bebé con gotas o ungüento medicado. De esa forma se protegen los ojos de las infecciones bacterianas que pudo contagiarse durante el parto.
Pruebas de diagnóstico para los recién nacidos
Se hará una punción en el talón del bebé para sacar unas gotas de sangre. Esta muestra de sangre se analiza para detectar trastornos genéticos y bioquímicos. Es posible que estos defectos de nacimiento no sean obvios al principio en el bebé. Pero, a menos que se detecten y traten pronto, pueden causar problemas físicos, retraso mental y, en algunos casos, la muerte. La mayoría de los bebés tiene buenos resultados en estas pruebas.

También es posible que le hagan una prueba de audición al bebé. Esta prueba mide cómo el bebé responde a los sonidos. Se coloca un auricular o un micrófono pequeño y suave en el oído del bebé. Sin esa prueba, no se puede detectar por lo general la pérdida de la audición hasta que el niño tiene aproximadamente 2 ó 3 años de edad. Para ese entonces, es posible que el niño ya tenga problemas del habla y del lenguaje. El tratamiento temprano ayuda a prevenir esos problemas.

Actualmente cada estado o región maneja su propio programa de pruebas de diagnóstico para recién nacidos. Los programas estatales varían en la cantidad y tipo de condiciones para las cuales se realizan pruebas. March of Dimes recomienda que se le realicen a todos los bebés las pruebas para al menos 29 trastornos, incluso la pérdida de la audición.

Lo más probable es que los resultados de las pruebas indiquen que su bebé tiene buena salud. Pero para los pocos bebés con resultados distintos, el diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado pueden significar una diferencia entre el desarrollo sano y problemas de por vida.
Otros cuidados del recién nacido
• Mediciones: Se medirá el peso, la altura y el tamaño de la cabeza del bebé para verificar que esté dentro del rango saludable según las semanas de embarazo.
• Baño: Una vez que la temperatura corporal del bebé sea estable, se le dará su primer baño.
• Huellas del pie y brazaletes médicos: Como parte del primer historial médico del bebé, se le tomarán las huellas del pie y se las añadirán al expediente médico. Por lo general, se le colocan dos brazaletes de identidad al bebé (uno para el pie y el otro para el brazo). A usted también le darán un brazalete igual al del bebé.
Cuidados especiales
Algunos bebés se enfrentan a ciertos desafíos después de nacer. Se llevará a los bebés que necesitan cuidados especiales a la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU). Es un área del hospital donde se atiende a los bebés con tecnología avanzada y profesionales médicos especialmente capacitados.

Tener un bebé en la NICU puede crear estrés y tristeza en muchos padres. Si bien estará separada de su bebé durante un tiempo, reconfórtese al saber que aun así podrá establecer un lazo afectivo importante con él. Quédese tranquila porque los adelantos científicos en este campo médico están ayudando a más bebés a sanarse y regresar pronto al hogar.
Cómo cuidar del ombliguito de su bebé
La parte restante del cordón umbilical de su bebé se caerá en unos 10 días después del nacimiento. Hasta que eso ocurra, mantenga el ombliguito limpio y seco.
• Doble el pañal debajo del ombligo para dejarlo expuesto al aire.
• Asegúrese de que el área alrededor del ombligo esté limpio y seco. Si se ensucia, limpie suavemente el área con una toallita para bebés. O moje un hisopo en alcohol fino y limpie suavemente el área alrededor del ombligo.
• Llame al profesional de la salud de su bebé si usted ve pus o enrojecimiento o si el bebé llora cuando le toca el área del ombligo. Esas podrían ser señales de infección.
Aprenda cómo bañar a su bebé hasta que el ombliguito cicatrice.
El Primer Chequeo Médico del Bebé
Tiene cinco hermosos dedos en cada mano y en cada pie. ¡Su bebé es perfecto! Pero de vez en cuando hasta el bebé más perfecto puede tener problemas de salud que no se ven a simple vista. Antes de que deje el hospital, deberán realizarle algunas pruebas y tratamientos para asegurarse de que está realmente sano y para que siga estándolo.
• Puntuación Apgar
Al cabo de 1 minuto del nacimiento y nuevamente a los 5 minutos, un médico o un enfermero revisarán a su bebé para controlar cinco cosas: su ritmo cardíaco, su respiración, su tono muscular, sus reflejos y el color de su piel. Luego asignarán a cada una de estas cosas una puntuación del 0 al 2 y las sumarán todas para obtener lo que se conoce como puntuación Apgar. Los bebés que tienen una puntuación Apgar de 7 o más tienen más probabilidades de haber salido airosos del parto y de gozar de buena salud. Los que tienen puntuaciones más bajas pueden necesitar cierta observación adicional o cuidados especiales, pero la mayoría saldrá airosos también.
• Inyección de vitamina K
Su bebé recibirá una inyección de vitamina K inmediatamente después de nacer. Esto le protegerá de un problema grave y poco frecuente de hemorragia que puede afectar a los recién nacidos. Los bebés recién nacidos no pueden producir vitamina K, necesaria para la coagulación sanguínea, hasta algunos días después de su nacimiento.
• Gotas para los ojos
Tratarán los ojos de su bebé con gotas medicadas o con un ungüento. Esto los protegerá de infecciones bacterianas, como la clamidia y la gonorrea, que pueden contraerse durante el parto.
• Pruebas de diagnóstico para neonatos
Se le hará al bebé una pequeñísima punción en el talón para extraer unas gotas de sangre. Esta muestra se utilizará para determinar la presencia de cuatro o más defectos de nacimiento de la química del organismo. Estos defectos de nacimiento pueden no provocar efectos inmediatamente visibles en el bebé pero a menos que se detecten y traten a una edad temprana pueden causarle problemas físicos, retraso mental y, en algunos casos, la muerte.

Actualmente, todos los estados realizan pruebas a los bebés para detectar la fenilcetonuria (PKU) y el hipotiroidismo, que pueden causar retraso mental y pueden evitarse con un tratamiento temprano. Además, se hacen pruebas de una serie de trastornos adicionales.

Existen pruebas capaces de detectar más de 30 defectos congénitos de la química del organismo. March of Dimes recomienda realizarles a todos los bebés las pruebas necesarias para detectar al menos 30 de estos errores, incluidos: PKU, hipotiroidismo congénito, hiperplasia suprarrenal congénita, insuficiencia de biotinidasa, enfermedad urinaria del jarabe de arce, galactosemia, homocistinuria, anemia de glóbulos falciformes y deficiencia de acil-CoA deshidrogenasa de cadena media.

Lo más probable es que su bebé reciba el visto bueno después de las primeras pruebas. Para los bebés que obtienen resultados anormales, un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden marcar la diferencia entre desarrollarse en forma sana y padecer problemas de salud para toda la vida.
• Prueba de audición
Es posible que se le realice a su bebé una prueba de audición para medir la manera en que responde a sonidos, utilizando un micrófono o un audífono pequeño y suave que se coloca dentro del oído del bebé. Sin esta prueba, las pérdidas de audición por lo general no se detectan hasta los 2 ó 3 años, edad a la cual muchas veces el niño ya han desarrollado problemas del habla y del lenguaje. El tratamiento temprano ayuda a prevenir estos problemas. March of Dimes recomienda realizarles a todos los bebés una prueba de audición.
• Chequeo físico completo
Se realizará a su bebé un chequeo médico completo dentro del primer día de vida. Un pediatra escuchará su corazón y sus pulmones, le palpará la barriguita, le revisará los ojos, la nariz, la boca, la cabeza, los brazos y las piernas.
• Vacuna contra la hepatitis B
Es probable que su bebé reciba la primera dosis de la vacuna contra la hepatitis B. Se le aplicarán dos dosis adicionales antes de que cumpla los 18 meses de edad. Esta vacuna protege al bebé contra este virus, que puede provocar daños graves en el hígado.
A medida que su bebé va creciendo, tendrá que llevarlo a donde el profesional de la salud para chequeos médicos de rutina.
¡Jamás Sacuda al Bebé!
Cuidar a un bebé que llora inconsolablemente es una situación sumamente estresante. En ocasiones, por la frustración, se tiende a sacudir con fuerza al bebé para que deje de llorar. Jamás sacuda al bebé porque puede lastimarse el cerebro pequeño y frágil del niño.
Con una sacudida de unos pocos segundos, puede causar un daño cerebral irreversible al bebé. Si la sacudida termina con un impacto, como cuando el bebé se golpea contra una pared o colchón, se puede causar más daño. La sacudida del bebé al punto de dañar el cerebro se conoce con el nombre de síndrome del bebé sacudido (SBS) o síndrome del impacto de sacudida.
En casos de maltrato infantil en Estados Unidos, el SBS es la causa principal de muertes. La edad promedio de las víctimas es entre 3 y 8 meses. En la mayoría de los casos, la persona que lastima al bebé es un hombre joven de unos 20 años. Suele ser el padre del bebé o el novio de la madre.
Cuando se sacude con fuerza al bebé, el cerebro choca contra la parte interna del cráneo ocasionando la ruptura de vasos sanguíneos y nervios y el desgarro del tejido cerebral. Luego el cerebro se hincha y causa más presión y daño. Alrededor de la mitad de bebés con SBS mueren.
Los niños que sobreviven pueden sufrir:
• Ceguera parcial o total
• Pérdida de la audición
• Convulsiones
• Retrasos del desarrollo
• Problemas de aprendizaje
• Parálisis
• Retraso mental
En casos leves, el bebé parecerá normal después de la sacudida, pero con el tiempo se empezarán a manifestar uno o más de los problemas mencionados arriba. El primer signo de problemas suele notarse cuando el niño comienza la escuela y tiene problemas de aprendizaje o comportamiento.
Se puede prevenir totalmente el SBS, en especial cuando los padres reconocen cuando están frustrados y piden ayuda para reducir el estrés.
Alimentación con leche de fórmula
La leche materna es el mejor alimento para el bebé. Sin embargo, algunas mamás no pueden amamantar ya sea por su salud u otras razones. Si usted decide alimentar a su bebé con leche de fórmula, aquí le ofrecemos algunos puntos importantes que debe saber.
La fórmula viene lista para servir, o en líquido o en polvo para mezclar con agua. Consulte con el profesional de la salud para averiguar qué cantidad y qué tipo de fórmula necesita su bebé. Los recién nacidos comen de 2 a 3 onzas de fórmula cada 3 a 4 horas. Para alimentar a su bebé con leche de fórmula:

1. Llene el biberón con la cantidad correcta de fórmula. Si usa un biberón con una bolsa de plástico, exprima todo el aire luego de llenarla para que no le cause gas al bebé. Nunca caliente el biberón en el horno de microondas porque podría calentarse demasiado para el bebé.
2. Incline el biberón para que la tetina esté siempre llena de leche. Coloque la tetina en la boca del bebé. Nunca apoye el biberón contra un objeto ni ponga al bebé en la cuna con el biberón porque podría ahogarse con la leche de fórmula.
3. Después de alimentarlo, lave con agua caliente y jabón los biberones, las tetinas y otros implementos que haya usado para preparar la fórmula.
Prepárese para la llegada de su bebé
Le convendrá cerciorarse de que todo está listo para el bebé antes de su llegada a casa. Estas son algunas cosas que puede hacer para sentirse preparada:
Busque un profesional de la salud
El pediatra es el profesional médico que atiende a bebés y niños. El médico de familia es el profesional que atiende a las personas de todas las edades. Conviene escoger un pediatra, médico de familia u otro profesional médico para su bebé antes de que nazca. Cuando lo visite por primera vez, pregunte:
• ¿Con qué frecuencia debo traer al bebé para los chequeos médicos?
• ¿Con cuánta anticipación debo hacer la cita?
• ¿Cómo consigo una cita si mi bebé se enferma?
• ¿Qué debo hacer en un caso de emergencia?
Para buscar un pediatra o un médico de familia en su área, llame a La Línea Nacional para la Salud de la Familia Hispana al 1-866-783-2645.
Decida si va a amamantar
Antes de que nazca el bebé, decida si dará pecho o leche de fórmula. La lactancia materna (amamantar) significa alimentar al bebé con leche de su pecho. La fórmula es un alimento líquido especial que le dará al bebé en un biberón. Hable de este tema con su pareja y su profesional de la salud. Estos son algunos beneficios de la lactancia materna:
• La leche de pecho protege al bebé de infecciones lo cual la fórmula no hace.
• La leche de pecho siempre está lista cuando el bebé desea comer.
• La leche de pecho es gratuita.
• Es posible que las mujeres que dan pecho tengan cierta protección contra el cáncer del seno y de los ovarios.
Pregunte a su profesional de la salud si hay clases de lactancia en su área.
Prepárese en el hogar
Estas son algunas de las cosas que necesitará:

Asiento de seguridad infantil para el auto: Antes de ir al hospital, cerciórese de que el asiento de seguridad del bebé esté instalado correctamente en su automóvil. Siga cuidadosamente las instrucciones del fabricante. Practique instalarlo y retirarlo del automóvil.

Cuna: Elija una cuna con barras de no más de 2 y 3/8 pulgadas de distancia entre si. Cerciórese de que la cuna no esté pintada con pintura o barniz a base de plomo. Las cunas fabricadas después del año 1989 cumplen con estas precauciones de seguridad.

Pañales: Planee usar alrededor de 70 pañales desechables o de tela por semana.

Ajuar: Incluye las prendas de vestir y la ropa de cama del bebé. Para comenzar, necesitará:
• De 6 a 8 camisetas o enteritos, y pijamas
• De 4 a 6 pares de medias o calcetines
• De 4 a 6 mantas o mantillas
• Toallitas y toallas
Implementos médicos: Necesitará lo siguiente:
• Termómetro digital rectal (y no el termómetro de mercurio) y lubricante (vaselina). El termómetro digital recta es el que ofrece una temperatura más precisa para los recién nacidos.
• Medicamento líquido infantil para el dolor, sin aspirina (como por ejemplo acetaminofeno)
• Alcohol fino para limpiar el área del ombligo que se está cicatrizando.
• Hisopos o palillos con puntas de algodón
• Gotas de solución salina para aliviar la congestión nasal
• Cortaúñas para bebés
• Jeringa de goma para extraer mucosidad de la nariz
Señales de Advertencia
Cuándo Usted Debe Preocuparse

Las siguientes señales pueden significar que su bebé está muy enfermo. Llame al pediatra de inmediato si su bebé:
• No tiene deposiciones
• Tiene la piel amarillenta
• Tiene diarrea
• Tiene una temperatura de más de 38°C (100°F) (en las axilas)
• Tiene vómitos (más que salivaciones) más de 2 ó 3 veces al día.
• No quiere alimentarse o come poco
• Moja menos de cuatro pañales en 24 horas
Una Casa Segura para Usted y su Bebé
Nunca es demasiado pronto para convertir a su hogar en un sitio seguro para usted y su recién nacido. Aquí le hablamos de seis factores a los que debe prestar atención y las medidas que puede tomar si encuentra problemas.
¿Fuma alguna persona de su familia?
Los hogares de los niños deben estar libres de humo tanto antes como después del nacimiento. Fumar durante el embarazo puede causar el parto prematuro, bajo peso al nacer (menos de 5 ½ libras), crecimiento deficiente en el útero y problemas de aprendizaje y conducta en los niños. Aunque usted no fume, exponerse constantemente al humo de otros fumadores durante el embarazo le creará a usted y a su bebé más riesgos de tener complicaciones de salud graves.
¿Está planeando retirar pintura o renovar su casa?
Si vive en una casa construida antes de la década de 1950, quizás no deba preocuparse demasiado sobre la exposición al plomo si todas las superficies pintadas están en buenas condiciones. Pero si tiene planes de renovarla, entonces usted, su bebé y otros niños pequeños de la casa pueden quedar expuestos a niveles altos de plomo.

Antes de renovar la casa, considere hacer una prueba de plomo en la pintura (el departamento de salud de su zona le recomendará expertos para ello). Si encuentran plomo:
• No trate de retirar la pintura con plomo por su cuenta. Contrate a un experto que conozca las precauciones de seguridad.
• No se quede en la casa y mantenga a los bebés y niños alejados hasta que se haya retirado toda la pintura y la limpieza haya concluido.
• Pida a los trabajadores que limpien con un trapo mojado el polvo o la pintura descascarada para que el polvo no se esparza por el aire.
Cuando el bebé llegue a la casa, cerciórese de que todas las superficies pintadas permanezcan en buenas condiciones en especial aquellas que el bebé llegue a tocar.

¿Tiene su hogar daños por agua?
El daño por agua como resultado de una inundación o goteras del techo o de las cañerías puede causar el crecimiento de moho. Algunos mohos son muy peligrosos para los recién nacidos, así que es muy importante que usted limpie ahora las áreas dañadas por el agua antes de que el bebé llegue a la casa.

Las esporas del moho se esparcen por el aire y causan problemas de salud al inhalarse. Uno de los tipos de moho más mortíferos (stachybotrys atra) es negro, pegajoso y crece principalmente en madera dañada por el agua, placas del cielorraso, alfombras y productos de papel. La exposición a este moho en ambientes interiores produce sangrado de los pulmones y muerte súbita en niños pequeños. Los niños más grandes pueden sufrir síntomas de alergia como congestión nasal, estornudos, tos e irritación de los ojos.

Si tiene daño por agua o si hay una gotera o inundación:
• Deshágase de las alfombras mohosas y los artículos de papel o cartón con moho aunque estén secos.
• Cambie las placas del cielorraso que tengan manchas oscuras.
• Haga que se limpie inmediatamente las paredes y otras áreas afectadas con agua mezclada con lejía (combine cuatro partes de agua y una de lejía).
¿Tiene un hogar o cocina a gas?
La mayoría de las casas tienen esos electrodomésticos u otros que funcionan con combustible, como calentadores de agua de gas, secadoras de ropa de gas, cocinas de leña, calentadores de ambientes y calderas de gas o petróleo. Si esos dispositivos no se instalan y mantienen correctamente, pueden emitir monóxido de carbono (CO) durante su uso. El CO es un gas incoloro e inodoro que provoca cientos de muertes por intoxicación todos los años en Estados Unidos. Las mujeres embarazadas, sus bebés por nacer y los niños son los más vulnerables a los efectos mortales de ese gas.

Los síntomas iniciales de la intoxicación por CO en los adultos incluyen dolores de cabeza, mareos, náuseas y vómitos, pero pueden variar. Como los síntomas no son específicos, es difícil reconocerlos como intoxicación por CO hasta que es demasiado tarde.

Para proteger a su familia:
• Llame a un profesional para que inspeccione todos los electrodomésticos, hogares y calderas que funcionan con combustible una vez por año o con la frecuencia recomendada por el fabricante.
• No use nunca el horno para calentar una habitación.
• Instale un detector de CO afuera de la habitación donde duerme.
¿Usa agua de pozo?
Si es así, pida que se analice el agua antes de que el bebé nazca para constatar niveles de sustancias con contenido de nitrógeno llamadas “nitratos”. Los bebés que tomen leche artificial con agua que contiene nitratos correrán el riesgo de contraer un trastorno de la sangre posiblemente mortal llamado “metemoglobinemia”. Ese trastorno produce cambios en la sangre del bebé, la cual no puede transportar suficiente oxígeno a los órganos vitales. Los bebés afectados tienen pocos síntomas al principio, salvo que pueden tener una coloración azulada.

Llame al departamento de salud de su zona para que le den información sobre el análisis del agua. Si el agua de su pozo tiene más de 10 miligramos por litro (10mg/L) de nitratos:
• Nunca use el agua para hacer la leche artificial ni le dé agua al bebé para que tome. Use agua mineral embotellada o agua tratada con ósmosis invertida o resinas de intercambio de iones, que son las dos únicas tecnologías que pueden eliminar los nitratos.
• ¡Hervir el agua no surtirá efecto! Es más, aumentará las concentraciones de nitratos.
• Piense en cavar otro pozo o uno más profundo.
Sin embargo, podrá amamantar al bebé sin riesgos aunque usted haya tomado el agua contaminada con nitratos. Los nitratos que la madre tome no parecen afectar a los bebés ni parece haber riesgos comprobados para el feto por los nitratos que la madre consuma durante el embarazo.
¿Hace usted manualidades y artesanías en su casa?
Mucha gente no sabe que los materiales para las manualidades y artesanías comúnmente usados en la pintura, dibujo, serigrafía, laqueado, cerámica, papel maché y vitrales contienen ingredientes que son peligrosos para los fetos, bebés y niños.

Los metales tóxicos como el plomo y el mercurio se encuentran en varias pinturas, pigmentos, pasteles, tintas, glaseados, esmaltes, arcilla y soldaduras. Los solventes orgánicos peligrosos como el aguarrás, queroseno, benceno y formaldehído se utilizan para limpiar herramientas y preparar superficies de trabajo. Se ha vinculado a algunos de estos solventes con un mayor riesgo de pérdida del embarazo.

Las mujeres embarazadas y los bebés no deben inhalar los vapores de los materiales para artesanías y debe evitarse el contacto con la piel porque ésta puede absorberlos y el contacto con los ojos y boca. Las exposiciones de altos niveles pueden causar intoxicación y la muerte. La exposición constante de bajos niveles durante la niñez posiblemente contribuya a alergias, asma, daño a los nervios, daño a los pulmones o cáncer. Por lo tanto, conviene tomar medidas de precaución adecuadas y supervisar estrechamente a niños y bebés.

Cuando compre o use materiales para artesanías y manualidades:
• Lea las etiquetas y siga cuidadosamente las instrucciones para todos los materiales.
• Cerciórese de que el producto fue evaluado por un toxicólogo. Compre productos con rótulos que digan “cumple con la norma ASTM D4236” y con el sello del Art and Creative Materials Institute (ACMI).

Cuando trabaje en proyectos manuales o artísticos:
o Ventile adecuadamente el área de trabajo. Lo mejor es colocar un ventilador con escape al exterior de la casa.
o Use guantes protectores si está embarazada.
o Tenga a mano el número telefónico del centro local de intoxicaciones.
o Es esencial limpiar y guardar adecuadamente todos los materiales. Estos deben conservarse en sus envases originales y etiquetados, fuera del alcance de los niños.
o No permita que los niños pequeños visiten el área de trabajo.
o No coma ni beba nunca en el área de trabajo.
¡Mire a su alrededor!
¿Ve algunas de estas cosas en su casa?
• HUMO DE CIGARRILLO
• PLOMO
• MOHO
• MONÓXIDO DE CARBONO
• NITRATOS
• METALES Y SOLVENTES TÓXICOS
Si marcó algunas de estos casilleros, tome ya mismo las medidas para eliminar esa sustancia de su hogar.
Vacunas
Mantener las vacunas al día es muy importante para la salud de su bebé. Las vacunas protegen a su bebé contra 14 enfermedades infantiles peligrosas. El bebé necesitará más de una dosis para casi todas las vacunas para cuando cumpla 2 años. Es posible que el profesional de la salud le dé varias vacunas en una visita. Las vacunaciones se necesitan desde el nacimiento hasta la niñez. Por lo que es importante que se cerciore de que su hijo reciba todas las vacunas hasta los 18 años. Las vacunas son administradas usualmente durante las visitas al médico o en una clínica.

La Academia Americana de Pediatría recomienda que los bebés reciban las siguientes vacunas (los profesionales de salud por lo general usan las iniciales al hablar sobre estas vacunas):
• Hepatitis B (HepB)
• Difteria, tétanos, pertusis (DtaP)
• Haemophilus influenzae Tipo b (Hib)
• Polio inactivo (IPV)
• Rotavirus (RotaTeq)
• Neumococo (PCV)
• Influenza (Flu)
• Sarampión, paperas, rubéola (MMR)
• Varicela (V)
• Hepatitis A (HepA)
• Meningococo
Estas enfermedades son muy serias y las vacunas ayudan a proteger al bebé contra ellas. Los bebés pueden caer muy enfermos y hasta morir si desarrollan las enfermedades que las vacunas pueden prevenir.

Qué Puede Hacer
Siga las recomendaciones del profesional de salud de su bebé sobre cuándo deben administrarse las vacunas a su bebé.

Riesgos y Efectos Secundarios
Los beneficios de las vacunaciones sobrepasan los riesgos. Una vez vacunados, los niños son protegidos de enfermedades serias y amenazantes para sus vidas.

La mayoría de los efectos secundarios no son serios. Algunas vacunas pueden causar una fibre leve, un salpullido o dolor en el lugar de la inyección.

En casos raros, un niño pude tener una reacción alérgica seria a la vacuna. Síntomas de dicha reacción incluyen dificultad al respirar, respiración sibilante, mareo, desmayo, urticaria, latidos cardíacos irregulares y debilidad. Este tipo de reacción ocurre en unos minutos o algunas horas después de la inyección. Llame al médico de inmediato si su niño tiene cualquiera de estos síntomas.

Si está preocupado por los riesgos asociados con las vacunas, consulte al médico para más información.

Programa de Vacunas
Para obtener el programa de vacunas más reciente hable con el profesional de salud de su bebé o haga clic aquí.

Enfermedades Prevenidas
• Difteria: Causa una capa espesa en la nariz, garganta y vías respiratorias. Puede conducir a problemas respiratorios, fallo cardíaco, parálisis o muerte. La vacuna DTaP previene la difteria.
• Haemophilus influenzae Tipo b: Causa meningitis (infección de la capa del cerebro y la espina dorsal), neumonía y otras infecciones. Puede conducir a lesiones cerebrales permanentes y hasta la muerte. Recuerde que esta enfermedad no es la que comúnmente se conoce como el flu. La vacuna Hib previene Haemophilus influenzae Tipo b.
• Hepatitis A: Causa fiebre, náusea y vómitos, diarrea e ictericia (color amarillo de la piel y los ojos). Infección del hígado muy contagiosa. Puede resultar en enfermedades graves del hígado que van y vienen hasta por 6 meses. Se previene con la vacuna contra la hepatitis A.
• Hepatitis B: Causa enfermedades crónicas a largo plazo. Puede conducir a enfermedad hépatica crónica o cáncer. La vacuna HBV previene la hepatitis B.
• Influenza (flu): Causa fiebre (usualmente alta), dolor muscular, cansancio extremo, tos seca, nariz tupida o que gotea y, menos común, náusea, vómitos y diarrea. Puede ser severa en niños pequeños. Puede causar complicaciones como la neumonía, bronquitis, y sinusitis e infecciones de oídos. Es muy raro que cause la muerte.
• Rotavirus: Causa diarrea grave, a veces con fiebre y vómitos. Puede resultar en deshidratación y hospitalización.
• Sarampión: Causa salpullido, tos y fiebre. Puede conducir a diarrea, infección de oído, neumonía, lesiones cerebrales y hasta la muerte. La vacuna MMR previene el sarampión.
• Paperas: Causa fiebre, dolor de cabeza e inflamación de las glándulas bajo las mandíbulas. Puede conducir a la pérdida de la audición; dolorosa inflamación de los testículos; o meningitis (infección de la capa del cerebro y la espina dorsal). La vacuna MMR previene las paperas.
• Pertusis, también conocida como la tos ferina: Causa tos y ahogo por varias semanas. Puede conducir a la neumonía, ataques repentinos, lesiones cerebrales y hasta la muerte. La vacuna DTaP previene la pertusis.
• Neumococo: Causa neumonía, meningitis, infecciones del torrente sanguíneo, y algunas infecciones de oído. Puede conducir a lesiones cerebrales permanentes y hasta la muerte. La vacuna PCV previene el neumococo.
• Polio: Causa fiebre, irritación de la garganta, náusea, diarrea, dolor de cabeza, dolor de estómago, rigidez en el cuello, espalda y piernas. Puede conducir a dificultades respiratorias, parálisis y hasta la muerte. La vacuna IPV previene la polio.
• Rubéola, también conocida como el sarampión alemán: Causa salpullido, fiebre ligera, inflamación de las glándulas y artritis. La rubéola puede causar que las mujeres embarazadas pierdan sus bebés o tengan bebés con defectos de nacimiento tales como la sordera, la ceguera, enfermedades cardíacas, y lesiones cerebrales. La vacuna MMR previene la rubéola.
• Tétanos, también conocido como trismo: Causa espasmos severos y dolorosos de todos los músculos. Puede conducir a la rigidez de la mandíbula de modo que el paciente no puede abrir la boca ni tragar. Algunos pacientes con tétanos mueren. La vacuna DTaP previene el tétanos.
• Varicela: Causa fiebre, ampollas con picazón y a veces enfermedades más graves. Puede complicarse con infecciones bacteriales de la piel y los pulmones. Se previene con la vacuna contra la varicela (V).
• Meningococo: Causa fiebre alta, dolor de cabeza, cuello entumecido, náusea y vómitos. La enfermedad puede ser fatal. Puede resultar en sordera y problemas neurológicos.
CÓMO AMAMANTAR A SU BEBÉ
Cómo Amamantar a su Bebé: Estrategias para Hacerlo Bien
Muchas mamás están aprendiendo acerca de la importancia de la lactancia materna. De hecho, casi 4 de 5 mamás en los EE.UU. amamantan a sus bebés-lo más alto que se ha visto en 20 años. La leche materna es el mejor alimento para el bebé durante el primer año de vida. Los estudios demuestran que los niños que son amamantados sufren menos infecciones de oídos, infecciones del tracto respiratorio e infecciones del tracto urinario que los niños que son alimentados con fórmula. Los bebés alimentados con leche materna tienen menos probabilidades de desarrollar obesidad en la niñez, una epidemia creciente en los EE.UU.
Es muy importante que los bebés reciban leche materna durante los primeros meses de vida. Mientras que la fórmula contiene vitaminas esenciales para la salud de su bebé, la leche materna provee ciertos nutrientes, anticuerpos y proteínas que pueden proteger a su bebé de enfermedades comunes para ayudarlo a crecer fuerte.
Todos los bebés necesitan recibir suficiente vitamina D para ayudar a prevenir una enfermedad debilitante de los huesos llamada raquitismo. Los bebés amamantados necesitan gotas de multivitamina que contengan vitamina D desde los primeros días de vida. Algunos bebés amamantados pueden necesitar hierro.
Recuerde - la lactancia es una destreza natural, pero también es una destreza aprendida. Sea paciente y dese a usted y a su bebé tiempo para dominar esta habilidad.
Si no está segura
Aunque no esté segura sobre la lactancia, usted puede intentarlo en el hospital. Su cuerpo podrá producir leche mejor inmediatamente luego de dar a luz.
Si usted comienza a amamantar y decide parar, usted puede cambiar a fórmula. Pero, una vez usted cambie a fórmula le será mucho más difícil y hasta imposible cambiar a la leche materna más tarde.
Cómo amamantar al bebé
Los recién nacidos alimentados con leche materna deben comer de 8 a 12 veces en 24 horas (cada 2 a 3 horas). Algunos consejos para darle leche de su pecho al bebé:
• Siéntese y sostenga al bebé de forma tal que la barriguita de él toque su vientre.
• Sosténgase un pecho con la mano y tóquele los labios con el pezón.
• Cuando abra la boca, acérquelo firmemente a su pecho. El bebé debe tener al menos ½ pulgada de su aréola (la parte oscura del pecho que rodea el pezón) en la boca para que la leche comience a fluir. Si le duelen los pezones, los tiene agrietados o le sangran, el bebé no se ha enganchado correctamente.
• Hable con su profesional de la salud si necesita ayuda.
Vea la guía ilustrada de la lactancia para más información.
Ropa cómoda
Algunas compañías venden ropa especial para las mujeres que amamantan, permitiendo que la lactancia sea un poco más discreto. La ropa es conveniente, pero usar una camisa que pueda levantar en vez de desabotonar también puede ser útil.
Una vez su bebé esté prendido a su seno, usted puede acomodar la camisa para tapar el seno. Practique en frente de un espejo hasta que se sienta cómoda. Si usted es algo tímida, un chaleco, poncho o suéter puede proveerle cobertura adicional.
Los sacaleches
Las madres que se reintegrarán al trabajo o a los estudios usualmente necesitan un sacaleche. La frecuencia al extraerse la leche depende si usted alimentará al bebé solamente con leche materna o con ambos leche materna y leche de fórmula. Dado que usted no sabrá por adelantado cuan frecuente usará el sacaleche, lo mejor es obtener un sacaleche luego que nace el bebé.
Hay una variedad de sacaleches disponibles. Las mujeres que se extraen la leche con poca frecuencia pueden optar por un sacaleche manual, mientras que las mujeres que trabajan fuera de la casa pueden optar por un sacaleche doble eléctrico. Una asesora en lactancia puede ayudarla a evaluar sus necesidades y escoger sabiamente.
Investigue hasta que encuentre el mejor sacaleche para usted. También necesitará bolsitas o botellitas para almacenar la leche materna extraída.
Los precios de los sacaleches varían dependiendo del modelo. Asegúrese de comparar precios. Algunas compañías de seguro de salud ayudan a cubir el costo de los sacaleches. Averigüe si su seguro cubre parte del costo.
También puede optar por alquilar un sacaleches. Para muchas familias, esta es una solución económica. Hable con su profesional de la salud o el personal del hospital para más información sobre dónde puede alquilar un sacaleches.
Reusar un sacaleches de una amiga es seguro siempre y cuando usted compre accesorios nuevos (tubos, bolsitas de almacenamiento, botellas o biberones, chupetes).
La lactancia materna en el trabajo
Si usted planea regresar al trabajo, probablemente desea continuar alimentando a su bebé con leche materna. Antes de comenzar con su licensia de maternidad, pregunte si su lugar de trabajo tiene normas o un beneficio para la lactancia. El que su lugar de trabajo la ayude a continuar con la lactancia materna es beneficiante para el empleador, porque las madres de bebés alimentados con leche materna pierden menos días de trabajo ya que los bebés se enferman con menos frecuencia.
Pregunte si le pueden facilitar un lugar privado y tiempo para extraerse leche materna. Hable con su jefe acerca de trabajar desde su casa algunos días en la semana o si puede reintegrarse al trabajo a tiempo parcial.
Usted probablemente necesitará extraerse la leche de dos a tres veces en un día completo de trabajo, de 10 a 15 minutos cada vez. La mayoría de las mujeres que trabajan encuentran que los sacaleches eléctricos son fáciles de usar y eficientes.
El cuido de niños debe apoyarla a usted y a su bebé al alimentar a su bebé con la leche extraída y permitir que usted alimente a su bebé durante el día de trabajo, de ser posible para usted.
Almacenando la leche materna
La leche materna puede almacenarse en el refrigerador o congelador. Escriba la fecha de almacenamiento antes de congelarla o ponerla en el refrigerador.
Usted puede almacenar leche materna hasta 3 meses en un congelador con una puerta aparte. Si usted tiene un congelador dentro del refrigerador, almacene la leche por no más de 2 semanas. La razón es que las puertas de los refrigeradores se abren y cierran con más frecuencia que las puertas de los congeladores separados.
Para calentar la leche, coloque la botella o bolsita bajo agua caliente del grifo o un recipiente con agua tibia. Agite la botella y luego pruebe la temperatura de la leche en la parte trasera de su mano. Siempre huela y pruebe la leche materna antes de ofrecérsela a su bebé, para estar segura de que está bien.
La lactancia materna y el dormir
Tenga cuidado de no quedarse dormida cuando lacte a su bebé. Esto puede aumentar el riesgo de asfixia para su bebé.
Qué puede hacer
• Busque un profesional de la salud para usted y su bebé que apoye la lactancia.
• Tome clases para aprender sobre la lactancia antes de que el bebé nazca. Pregunte acerca de las clases en su zona a su profesional de la salud, un asesor en lactancia (un experto en la lactancia materna), a La Liga Internacional de la Leche, o a un educador del parto.
• Pregunte si el lugar en donde dará a luz apoya la lactancia.
• Dígale a las enfermeras en el hospital que usted desea amamantar a su bebé. No deje que le den fórmula a su bebé.
• Pida ver al asesor en lactancia mientras está en el hospital para que la ayude a contestar cualquier pregunta que tenga.
• Pida que su bebé esté en su habitación con usted mientras permanece en el hospital para que pueda amamantarlo cuando él quiera.
• Busque a alguien que haya disfrutado y tenido éxito con la lactancia. Pídale consejos e información.
• Obtenga la ayuda y el apoyo de su pareja.
• Aprenda sobre la lactancia al leer y mirar DVDs. Su biblioteca local también puede tener buenos recursos.
• Si usted toma medicamentos, hable con su profesional de la salud acerca de su seguridad mientras amamanta a su bebé.
• La Lactancia
La leche materna es el mejor alimento para la mayoría de los bebés. Contiene todos los nutrientes que un bebé necesita para un crecimiento y desarrollo sanos durante los seis primeros meses de vida, así como sustancias que ayudan a protegerlo contra muchas enfermedades. Amamantar al bebé proporciona beneficios para la salud de la madre, incluida la rápida recuperación del peso que tenía antes del embarazo. Además, existen beneficios emocionales para la madre y el bebé por el vínculo especial que se desarrolla entre ellos.
• March of Dimes recomienda a todas las madres primerizas amamantar a sus bebés si lo pueden hacer. La Academia de Pediatría de los Estados Unidos (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que el bebé sea amamantado por lo menos durante 12 meses.1 Sin embargo, aun los bebés que son amamantados durante poco tiempo experimentan beneficios en su salud.
• ¿Cuáles son los beneficios para el bebé que es amamantado?
La leche materna proporciona la cantidad ideal de proteínas, azúcar, grasa y casi todas las vitaminas que un bebé necesita para un crecimiento y desarrollo saludables. La leche materna también contiene anticuerpos que ayudan a proteger al bebé contra muchas enfermedades. Los estudios demuestran que los bebés alimentados con leche materna son menos propensos que los bebés alimentados con leche de fórmula a sufrir infecciones de oído, problemas en el aparato respiratorio inferior (como neumonía y bronquitis), meningitis, infecciones en las vías urinarias y diarrea.1 Los estudios también sugieren que es menos probable que los bebés alimentados con leche materna mueran del síndrome de muerte súbita.1 La leche materna es fácil de digerir para los bebés, por lo que el bebé tendrá menos gases y sentirá menos malestar que un bebé que toma leche de fórmula.
• Los beneficios para la salud que produce la lactancia materna pueden durar toda la vida. Los estudios sugieren que los niños y adultos que fueron amamantados son menos propensos a desarrollar asma, diabetes y ciertos tipos de cáncer (leucemia, linfoma y la enfermedad de Hodgkin) que los que no fueron amamantados.1 Es menos probable que los bebés que fueron alimentados con la leche materna sean obesos más tarde en sus vidas.1 Además, la leche materna puede promover el desarrollo del cerebro. Algunos estudios sugieren que los niños que fueron amamantados pueden tener una puntuación mayor en los exámenes de habilidad cognitiva que los niños alimentados con fórmula.1
• ¿Cuáles son los beneficios de amamantar para la madre?
Amamantar al bebé aumenta los niveles de una hormona llamada oxitocina que hace que el útero de la reciente mamá se contraiga. Esta contracción ayuda a reducir el sangrado después del parto y también ayuda a encoger el útero hasta que vuelva al tamaño que tenía antes del embarazo. Amamantar al bebé también retarda el regreso de los períodos menstruales de la mujer. Debido a que es difícil determinar cuándo vuelve la fertilidad a una madre lactante, si la mujer y su pareja no desean otro bebé enseguida, es aconsejable que usen un método anticonceptivo cuando comienzan a tener relaciones sexuales nuevamente.
• Las madres que amamantan consumen más calorías que las mujeres que no lo hacen, por lo que tienden a recuperar el peso que tenían antes del embarazo más rápidamente. Esto es verdad aunque una mujer que amamanta debería comer 500 calorías adicionales por día para mantener su provisión de leche y cumplir con sus necesidades nutricionales propias.2 Los estudios sugieren que amamantar puede ayudar a reducir el riesgo de que la mujer sufra diabetes tipo 2, cáncer de mama y cáncer de ovarios.1,3
• ¿En qué se diferencian la leche materna y la de fórmula?
La leche materna contiene todos los ingredientes que un bebé humano necesita para crecer de forma sana. Las leches de fórmula basadas en leche de vaca o soya incluyen muchos de estos nutrientes, pero no todos.
• La leche materna incluye anticuerpos y otras sustancias del sistema inmune que ayudan a proteger al bebé contra las enfermedades. Contiene factores de crecimiento, hormonas y otras sustancias que ayudan al bebé a crecer y desarrollarse al ritmo apropiado. La leche materna también contiene ácidos grasos que promueven el desarrollo cerebral y, posiblemente, aumentan la inteligencia. Algunos fabricantes de leche de fórmula agregan dos de estos ácidos grasos –DHA (ácido docosahexaenoico) y ARA (ácido araquidónico)– a sus productos. Sin embargo, se desconocen los beneficios a largo plazo de las fórmulas mejoradas con estos ácidos grasos.
• La AAP recomienda que todos los bebés, incluso aquellos que sólo se alimentan con leche materna, consuman por lo menos 400 unidades internacionales (IU) de vitamina D para prevenir una enfermedad que debilita los huesos llamada raquitismo.1 Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna corren un riesgo mayor de desarrollar esta enfermedad porque la leche materna es baja en vitamina D. Los bebés alimentados con leche materna deben recibir gotas multivitamínicas que contengan vitamina D a partir de los primeros días de vida.1 La mayoría de los bebés alimentados con fórmula recibe suficiente vitamina D.
• A diferencia de la fórmula, la leche materna se modifica a medida que el bebé se desarrolla y le proporciona la cantidad justa de nutrientes y otras sustancias que necesita en las diversas etapas del desarrollo. Por ejemplo, durante los primeros días después del parto, los pechos de la mujer producen una forma de leche amarillenta y espesa llamada calostro. El calostro es alto en proteínas y sustancias inmunes que el bebé necesita durante los primeros días de vida. Después, la madre comienza a producir mayores cantidades de una leche menos espesa, la cual tiene menor cantidad de proteínas y mayor cantidad de grasa. La leche de la madre de un bebé prematuro es distinta a la de una madre de un bebé nacido a término y tiene la composición requerida para cubrir las necesidades del bebé en su etapa de desarrollo específica.
• ¿Cuánto tiempo debe amamantar una mujer a su bebé?
La AAP recomienda que los bebés se alimenten sólo con la leche materna (sin agua, leche de fórmula, otros líquidos o sólidos) durante los seis primeros meses de vida aproximadamente.1 Las mujeres deberían continuar amamantando a sus bebés durante los siguientes seis meses mientras se agregan los alimentos sólidos. Pueden continuar amamantando a sus bebés después de los 12 meses siempre y cuando la madre y el bebé deseen hacerlo.
• ¿En qué casos no debería amamantarse al bebé?
Se recomienda amamantar para la gran mayoría de madres y bebés. Sin embargo, existen algunas excepciones. Las mujeres cuyos bebés sufren de galactosemia, un trastorno genético poco común de las sustancias químicas del cuerpo, no deben amamantar.1,4 Los bebés con galactosemia no procesan el azúcar de la leche (incluyendo la leche materna y las fórmulas basadas en lácteos) y pueden morir o desarrollar retraso mental si consumen cualquier producto derivado de la leche. Los bebés con galactosemia deben alimentarse con una fórmula no láctea. Las pruebas de diagnóstico neonatales detectan a la mayoría de los bebés con galactosemia apenas nacen.
• En los Estados Unidos, se recomienda a las mujeres que tienen VIH (el virus de inmunodeficiencia humano que causa el SIDA) no amamantar a sus bebés ya que pueden transmitirles el virus a través de la leche materna.1,4 Esta recomendación puede variar en algunos países en desarrollo. Las mujeres que tienen otras enfermedades infecciosas, como virus linfotrópico de células T humanas o tuberculosis activa no tratada, no deben amamantar. Por lo general, las mujeres con una enfermedad como la gripe no necesitan dejar de amamantar a su bebé ya que le transmitirán anticuerpos que lo ayudarán a protegerse contra la enfermedad.
• Las mujeres que se han realizado una cirugía en los pechos, ya sea de agrandamiento o reducción, deben consultar a su médico antes de amamantar. La mayoría podrá amamantar, aunque algunas pueden llegar a tener problemas, como no poder producir una cantidad de leche suficiente.
• La mayoría de las mujeres que toman medicamentos para enfermedades crónicas (como alta presión arterial o asma) o antibióticos para enfermedades comunes (como dolor en la garganta) pueden amamantar sin riesgos. Aunque en muchos casos pasan pequeñas cantidades de medicamento a través de la leche materna, la mayoría no daña al bebé. No obstante, la mujer siempre debe consultar a su médico y al pediatra de su bebé antes de tomar un medicamento para asegurarse de que no conlleve riesgos mientras está amamantando. En algunos casos, el médico puede cambiar el medicamento por otro más seguro o aconsejar a la mujer que tome el medicamento justo después de amamantar para asegurarse de que la mayor parte haya salido de su sistema antes de volver a amamantar al bebé.
• Se cree que un pequeño número de medicamentos representa un riesgo para el bebé lactante. Es probable que las mujeres que toman estos medicamentos deban dejar de amamantar por algún tiempo y tengan que alimentar a su bebé con leche de fórmula mientras están tomando la medicación. Estos medicamentos incluyen los medicamentos contra el cáncer, compuestos radiactivos (utilizados en ciertos estudios por imágenes) y ciertos medicamentos que se utilizan para tratar las migrañas.1,2 Las drogas ilícitas, como la cocaína y las anfetaminas, también representan un riesgo para el bebé lactante, al igual que el exceso de alcohol.1 Las mujeres deben evitar estas sustancias mientras están amamantando.
• Las mujeres vegetarianas pueden amamantar a sus bebés, pero deberían consultar a su médico acerca de sus dietas. Algunas madres vegetarianas pueden necesitar tomar un suplemento vitamínico de vitamina B12.5 Sin el suplemento, los bebés alimentados con la leche materna de mujeres que no comen productos animales podrían no recibir suficiente vitamina B12, lo cual puede causar anomalías cerebrales.
• ¿Amamantar es beneficioso para los bebés prematuros o enfermos?
Muchos bebés prematuros o enfermos no se pueden alimentar del pecho enseguida. Sin embargo, los beneficios de la leche materna pueden ser particularmente importantes para estos bebés. Un estudio reciente comprobó que los bebés muy prematuros que se alimentaban con leche materna poco tiempo después de nacer obtenían puntuaciones de desarrollo mental más altas a los 30 meses y tenían menos probabilidades de tener que ser hospitalizados que los bebés prematuros que no se habían alimentado con leche materna.6 Es posible que sea necesario suplementar la leche materna para cubrir las necesidades nutricionales de algunos bebés prematuros pequeños.
• Las madres pueden utilizar un sacaleches para extraer la leche y alimentar al bebé a través de un tubo o gotero. Al sacar leche de su pecho, la madre puede mantener su producción de leche para que el bebé se alimente cuando esté más fuerte.
• ¿Cuántas mujeres amamantan a sus bebés?
Durante 2005-2006, aproximadamente el 77 por ciento de las mujeres amamantó a su bebé por una determinada cantidad de tiempo en los EE.UU.7 No obstante, menos del 40 por ciento de las mujeres seguía amamantando a su bebé a los seis meses de edad.7
• ¿Dónde pueden encontrar las mujeres información y ayuda sobre la lactancia?
Las mujeres embarazadas y sus parejas deberían considerar tomar una clase sobre lactancia. Muchos hospitales ofrecen estas clases. Después del parto, la enfermera de posparto y el pediatra se asegurarán de que la mujer pueda amamantar sin problemas antes de que deje el hospital. Si lo hace correctamente, la mujer no debería sentir ningún dolor al alimentar a su bebé. Muchos hospitales también cuentan con la asistencia de un experto en lactancia en su personal.
• Una vez en su casa, la mamá deberá consultar al pediatra del bebé o a un experto en lactancia si tiene alguna duda relacionada con la lactancia. Las madres que tienen problemas para amamantar a su bebé deben pedir ayuda cuando la necesitan. La mayoría de las mujeres puede amamantar sin problemas, aunque algunas necesitan un poco más de apoyo para empezar a hacerlo.
• Todos los bebés que se alimentan con leche materna deben ser controlados por su pediatra dentro de los tres a cinco días de vida.1 El médico examinará al bebé para controlar su salud y asegurarse de que no tenga ictericia (color amarillento de la piel, que ocasionalmente requiere tratamiento). El médico también pesará al bebé para asegurarse de que esté aumentando de peso normalmente.
SEGURIDAD DE SU BEBÉ
Asientos Infantiles de Seguridad para Autos
La ley estipula que usted tiene que tener un asiento infantil de seguridad para el auto para llevar a su bebé del hospital a casa. Y usted tiene que usar el asiento cada vez que lleve a su bebé en el auto. Usted puede obtener más información sobre estos asientos y la seguridad en el auto en Consumer Reports.
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre un asiento infantil de seguridad para autos.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo usar un asiento infantil de seguridad para autos.

La sección de ver hacia el futuro le indica a usted qué necesitará, a medida que crezca su bebé.
Consejos para comprar
• Si puede, compre un asiento infantil de seguridad para autos que sea nuevo. Usted puede elegir un asiento sólo para bebés, que siempre se instala mirando hacia la parte de atrás del vehículo (rear-facing). Hoy en día, todos los asientos infantiles en los Estados Unidos tienen un límite de peso mínimo de 22 libras. Usted también puede elegir un asiento convertible. Éstos comienzan a usarse instalados mirando hacia la parte de atrás del vehículo, pero pueden cambiarse, instalándose mirando hacia la parte delantera del vehículo (front-facing) cuando su bebé crezca.
• Busque un modelo que tenga 5 correas de seguridad [2 correas para los hombros, 2 correas para las piernas y 1 correa para la entrepierna (crotch)].
• Pruebe instalar el asiento en su auto, antes de comprarlo. No todos los asientos de seguridad funcionan en cada auto. Además, asegúrese de que una vez instalado, el asiento de seguridad no se mueve más de 1 pulgada en cualquier dirección.
• Si usted quiere sacar a su bebé del auto en el asiento o usar el asiento con una carreola, compre un asiento infantil que se instale sobre una base por separado. Usted puede dejar la base en el auto. Si usted usa más de un auto, puede comprar una base para cada auto.
• Envíe la tarjeta de registro. De esa forma, le informarán si el asiento se retira del mercado debido a problemas de seguridad.
• Si usted adquiere un asiento infantil usado, asegúrese de que:
o No tenga más de 6 años. Busque una etiqueta en el asiento que indique la fecha en que se fabricó.
o Nunca haya estado involucrado en un choque. Es importante saber la historia del asiento.
o No se haya retirado del mercado. Usted puede verificarlo en recalls.gov
o Tiene etiquetas que expliquen la instalación adecuada, así como los límites de peso y estatura del asiento.
o Viene incluido el manual de instrucciones.
Consejos de seguridad
Cómo instalar el asiento de seguridad en el auto
• Lea los manuales del propietario, tanto para el asiento, como para su auto, antes de instalar el asiento.
• Instale el asiento mirando hacia la parte de atrás del vehículo para un bebé.
• Revise los ajustes de las correas para el tamaño de su bebé.
• Llévelo a una inspección gratis para asegurarse de que el asiento está instalado correctamente. Visite http://www.nhtsa.gov/ para encontrar un centro de inspección cerca de usted.
Cómo poner a su bebé en el asiento de seguridad
• Acomode a su bebé en el asiento y abroche el arnés.
• Asegúrese de que las correas del arnés no estén torcidas y queden bien ajustadas.
• Para los asientos instalados mirando hacia la parte de atrás del vehículo, use la ranura para el arnés al nivel, o justo por debajo, del hombro de su bebé. El broche del pecho debe estar al mismo nivel de las axilas del niño.
• Si su bebé necesita una cobija o un abrigo grueso, póngaselo después de asegurar las correas.
Más consejos de seguridad en el auto
• Coloque artículos sueltos en la cajuela del auto, o asegúrelos con correas y anclas para carga. Los artículos sueltos pueden “volar” de un lado al otro en el auto y lastimar a su bebé, si usted tiene que detenerse repentinamente o sufre un accidente.
• Reemplace el asiento de seguridad inmediatamente, si está involucrado en un accidente.
• Nunca deje solo a su bebé en el auto. Un auto puede calentarse mucho, inclusive en un día nublado.
• Para ayudarle a recordar que su bebé está en el auto, ponga un juguete de peluche en el asiento delantero, o ponga algo que usted necesite, como un bolso o mochila, en el asiento de atrás cerca de su bebé, como recordatorio.
Pensando en el futuro
A medida que su bebé crezca, usted necesitará cambiar su asiento de seguridad.
• Hasta un máximo de 1 año de edad y por lo menos 20 libras de peso (NOTA: Hasta hace poco, el límite máximo de peso de los asientos infantiles de seguridad era de 20 libras. Actualmente, ese límite de peso es de alrededor de 22 libras): Use un asiento infantil de seguridad instalado mirando hacia la parte de atrás del vehículo. Con un asiento convertible, es posible que usted pueda usarlo instalado mirando hacia la parte de atrás del vehículo hasta que su hijo pese 35 libras. Es mejor que deje a los niños mirando hacia la parte de atrás el mayor tiempo posible, hasta los límites de peso y estatura para su asiento.
• Desde 1 año y por lo menos 20 libras hasta los 4 años y 40 libras: Usted puede mantener algunos asientos instalados mirando hacia la parte de atrás para un niño que pese más de 20 libras. Cuando use un asiento de seguridad instalado mirando hacia la parte delantera del vehículo, úselo con un arnés de 5 puntos y abroche la correa sujetadora superior. Verifique el límite de peso y estatura para su asiento.
• Desde unas 40 libras hasta por lo menos 80 libras y 57 pulgadas de estatura: Use un asiento infantil de elevación con el cinturón de seguridad del auto. Hay algunos asientos en este nivel de peso que todavía le permiten usar el arnés de cinco puntos.
• Hasta la edad de 13 años: Asegúrese de que todos los niños menores de 13 años viajen en el asiento trasero y que usen un cinturón de seguridad. La bolsa de aire en el asiento delantero puede lesionar a los niños.
Cangureras y Cabestrillos de Tela
Las cangureras de tela son normalmente para bebés de 8 a 26 libras. Los límites de peso para los cabestrillos varían según el fabricante. Sin embargo, no a todos los bebés les gusta que los carguen de esta forma. Si a su bebé no le gusta que lo lleven en una cangurera o cabestrillo, no los use.
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre una cangurera de tela.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo usar una cangurera de tela de manera segura.
Consejos para comprar
• Compre una cangurera o cabestrillo nuevo. Lleve a su bebé y pruebe distintos modelos. Asegúrese de que la cangurera le dé apoyo a la cabeza y distribuya el peso de su bebé de manera uniforme. Si usted no puede traer a su bebé a la tienda, pruebe las cangureras con un osito de peluche o una muñeca.
• Asegúrese de que los broches sean resistentes y no se desabrochen fácilmente.
• Las almohadillas en las correas para los hombros deben ser anchas y firmes, para que las correas se mantengan sobre los hombros. Asegúrese de que se ajusten, de manera que su bebé esté cómodo y seguro.
• Busque un panel de malla en la parte de enfrente o en los paneles de los lados de la cangurera, que usted pueda bajar el cierre o desabotonar. Esto evita que su bebé se acalore demasiado.
• Envíe la tarjeta de registro por correo. De esa forma, estará informado si el modelo se retira del mercado. Usted también puede verificar los retiros del mercado en recalls.gov.
Consejos de seguridad
• Ajuste los broches, para que la cangurera o el cabestrillo queden bien apretados, antes de poner a su bebé allí.
• Ajuste las aberturas para las piernas en una cangurera hasta el tamaño más chico que sea cómodo para su bebé.
• Coloque a su bebé sobre algo suave, como una cama o un sofá, cuando lo meta en la cangurera o el cabestrillo.
• Revise una cangurera frecuentemente para asegurarse de que no haya costuras rotas, bordes afilados o broches, hebillas o anillos sueltos o rotos o que le falte alguno. Si usted encuentra cualquiera de estos problemas, deje de usar la cangurera.
• Use un cabestrillo solamente para caminar. Estos artículos no son suficientemente resistentes como para caminar rápido o correr.
Carreolas
Los recién nacidos no pueden sentarse, así que su bebé necesita una carreola que le permita recostarse boca arriba durante los primeros meses.
Hay varias clases de carreolas para elegir:
Bases para portabebés de seguridad - Éstas son bases ligeras que pueden llevar un portabebés de seguridad. Son fáciles de usar, no cuestan mucho y le permiten cargar fácilmente a un bebé dormido. Usted necesitará reemplazar la base y el asiento cuando su bebé ya no quepa en su asiento infantil.
Sistemas de viaje - Entre éstos se incluyen un asiento infantil de seguridad, una base para el auto y una carreola. Usted puede usar la carreola por sí sola cuando su bebé ya no quepa en el asiento infantil.
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre una carreola.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo usar una carreola.
Consejos para comprar
• Compre una carreola que se recline por completo, para que su bebé pueda recostarse bien. Cuando tenga la carreola completamente reclinada, asegúrese que las aberturas para las piernas puedan cerrarse. De lo contrario, su bebé podría deslizarse por éstas.
• Busque un modelo que tenga 5 correas de seguridad o un cinturón de seguridad resistente, así como una correa para la entrepierna.
• Revise que la armazón sea resistente. Busque calcomanías de La Sociedad Norteamericana para las Pruebas y Materiales (American Society for Testing and Materials - ASTM) Internacional y de la JPMA. Las carreolas con estas calcomanías satisfacen los criterios voluntarios de seguridad.
• Asegúrese de que tenga un parasol para proteger a su bebé de los rayos del sol, la lluvia y el viento.
• Pruebe varios modelos. ¿Con qué facilidad se mueve y voltea la carreola? ¿Funciona el freno para estacionarse? ¿Puede usted levantarla y cargarla fácilmente? ¿Abrirla y cerrarla? ¿Ajustar el respaldo?
• Envíe la tarjeta de registro por correo. De esa forma, a usted le informarán si la carreola es retirada del mercado. Usted también puede verificar los retiros del mercado en recalls.gov.
Consejos de seguridad
• Siga las instrucciones para armar y usar la carreola. Asegúrese de que la armazón y el portabebés estén bien fijos. Escuche el ruido y mueva la armazón de un lado al otro.
• Siempre use las correas de seguridad.
• Siempre use el freno para estacionarse cuando la carreola esté parada.
• Nunca deje a su bebé solo en la carreola.
• Mantenga a su bebé y a cualquier otro niño lejos de la carreola cuando la esté doblando o desdoblando. Los dedos pequeños podrían quedar atrapados.
Más consejos de seguridad
• No cuelgue bolsas pesadas de los manubrios. La carreola podría voltearse.
• No use almohadas, cobijas gruesas o esponjadas, colchas, un colchón o un cojín. Su bebé podría asfixiarse.
• No corra con un bebé menor de 6 meses de edad en una carreola para trotar. Los bebés aún no tienen un buen control de la cabeza y del cuello, así que esto podría ser peligroso para ellos.
Corrales para Juegos
Los corrales son lugares seguros para que su bebé juegue y tome una siesta. El bebé puede moverse y usted no tiene que preocuparse de que se pueda salir.
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre un corral para jugar.
La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo usar un corral para juegos.

La sección de pensando en el futuro le indica a usted qué necesitará, a medida que crezca su bebé.
Consejos para comprar
• Si le es posible, compre un corral para jugar nuevo. Si usted tiene que comprar uno usado o está usando uno en una guardería, asegúrese de que se fabricó en el 2000 ó después. Busque la fecha de fabricación en la parte inferior del corral o en una etiqueta.
• Busque una calcomanía de la JPMA. La calcomanía le indica si el corral para juegos satisface por lo menos los criterios voluntarios de seguridad.
• Asegúrese de que la cubierta de cama acolchonada no tenga un grosor de más de una pulgada. Ésta debe ser firme y ajustarse bien. No use una cubierta de cama acolchonada que haya sido diseñada para otro corral distinto.
• Asegúrese de que los agujeros en los lados de la malla sean menores de ¼ de pulgada. Los dedos de su bebé pueden quedar atrapados en agujeros más grandes.
Consejos de seguridad
• Siga las instrucciones para armar el corral para juegos. Verifique que todos los pasadores y bisagras estén bien apretados. Escuche el ruido para saber que están en su lugar. Aplique presión hacia abajo para asegurarse de que estén verdaderamente apretados. No tire las instrucciones. Es posible que una niñera o los abuelitos no sepan cómo abrir el corral para juegos, y usted quiere que ellos lo hagan correctamente.
• Siempre ponga los lados hacia arriba cuando su bebé esté en el corral para juegos.
• Siempre mantenga a su bebé a la vista cuando esté en el corral para juegos. Nunca lo deje desatendido.
• Coloque el corral para juegos alejado de una persiana, cortina o extensiones eléctricas.
• Una vez que su bebé pueda ponerse de pie, saque los juguetes que podría usar para subirse en ellos y salirse.
Más consejos de seguridad
• No ponga cobijas, ropa de cama suave, cojines o colchones adicionales. Si hace frío, vista a su bebé con ropa más abrigadora.
• No coloque el corral para jugar en ningún lado en donde su bebé pudiera estar expuesto al calor o al viento, como cerca de una estufa, chimenea, hoguera o una ventana o puerta cerca de una corriente de aire.
• No ponga a 2 bebés en un corral para jugar, que esté diseñado para 1 bebé solamente.
• No use un corral para jugar que tenga pasadores o bisagras rotos; rejas o remaches que sobresalgan, o agujeros en la malla. No intente reparar las roturas.
Si usted usa un accesorio para cambiar pañales
• Siempre use las correas de seguridad.
• Mantenga una mano deteniendo a su bebé en todo momento.
• Quite el accesorio para cambiar pañales cuando su bebé esté en el corral para juegos.
Si usted usa el moisés
• Acueste a su bebé boca arriba para dormir.
• Deje de usar el moisés cuando su bebé cumpla 3 meses de edad, llegue a pesar 15 libras, pueda voltearse o pueda pararse por sí solo.
Cunas
Las mejores camas para los bebés son las cunas de tamaño normal. Las cunas están reguladas por los criterios federales de seguridad.
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre una cuna.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo usar una cuna de manera segura.
Consejos para comprar
• Si puede, compre una cuna nueva.
• Busque una calcomanía de la Asociación de Fabricantes de Productos Juveniles (Juvenile Products Manufacturers Association - JPMA). Las cunas con esta calcomanía satisfacen ciertos criterios de seguridad.
• Las cunas con barras de metal por debajo de la base (que también se conocen como ganchos de apoyo del colchón) son las más sólidas.
• Las cunas con barandales que no se mueven son más estables que las cunas con lados que se pueden bajar. Además, hay menor probabilidad de que las partes se rompan o se caigan, o de que los tornillos no sirvan debido al uso y desgaste.
• Compre el colchón para la cuna cuando compre la cuna. Asegúrese de que se ajusta bien. De lo contrario, es posible que un bebé quede atrapado en el espacio entre el colchón y la cuna. Usted no debe poder poner más de 2 dedos entre el colchón y la base de la cuna.
Si usted adquiere una cuna usada, asegúrese de que:
• Se fabricó en el 2000 ó después de ese año. Busque la fecha en la etiqueta.
• No tenga ninguna tablilla, broca, poste angular o tornillos rotos o sueltos o que le falten.
• Los postes angulares sean menores de 1/16 de pulgada. De lo contrario, la ropa podría engancharse, y su bebé podría estrangularse.
• La pintura no esté pelándose o agrietándose.
• No haya astillas o bordes rasposos.
• No tenga figuras recortadas en la cabecera o en los pies de la cuna.
Consejos de seguridad
• Siempre acueste a su bebé boca arriba para dormir, a menos que su médico le diga que no lo haga.
• Póngale a su bebé una batita o una pijama de una sola pieza (para meter los pies) (mameluco).
• No use una cobija eléctrica ni una almohadilla térmica. La piel de un bebé se quema fácilmente.
• Solamente use una sábana hecha específicamente para cunas.
• Si alimenta a su bebé en la cama de usted, acuéstelo en su cuna para dormir. No lo deje dormir en su cama. Usted podría caerle encima o él podría caerse o asfixiarse.
• No acueste a su bebé a dormir en un sofá, cama de agua, colcha, piel de oveja, almohada o colchón suave, ya que podría caerse o asfixiarse.
Más consejos de seguridad
• No use protectores acolchonados o cualquier tipo de ropa de cama suave en la cuna.
• No use accesorios para mantener la posición al dormir. Éstos no tienen que satisfacer ningún criterio de seguridad.
• No use cunas que se adjuntan a la cama. Éstas son camas para bebés que se adjuntan a la cama para adultos. Éstas no tienen que satisfacer ningún criterio de seguridad.
La Alimentación y la Seguridad de los Alimentos
La Academia Norteamericana de Pediatría recomienda que usted dé a su bebé solamente leche materna durante por lo menos los primeros 6 meses. Amamantar es gratis y conveniente, y le ayuda a usted a entablar lazos afectivos con su bebé recién nacido. Esto podría ayudar a proteger a su bebé contra el Síndrome de Muerte Infantil Repentina (Sudden Infant Death Syndrome - SIDS) y algunas enfermedades e infecciones. Los bebés a los que se les amamanta están menos propensos a tener sobrepeso y a sufrir de asma, diabetes y algunos tipos de cáncer al ser adultos.
Si usted no puede amamantar o decide no hacerlo, puede darle a su bebé una fórmula preparada para biberones. No le dé leche de vaca.
La sección de consejos para comprar le indica a usted cómo comprar una fórmula preparada para biberones.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo alimentar a su bebé con leche materna o con un biberón.
Consejos para comprar
• Elija una fórmula preparada para biberones que esté fortificada con hierro, a menos que su médico le indique otra cosa.
• Pídale al médico de su bebé que le recomiende una marca de fórmula preparada para biberones.
• Una vez que usted encuentre una marca que le guste a su bebé, sólo use esa marca. No cambie de una marca a otra.
• Llame al médico de su bebé, si su bebé tiene gases, sarpullido o diarrea, está vomitando o tiene otros síntomas de que la fórmula preparada para biberones no le está cayendo bien. Es posible que usted necesite cambiar de marca o cambiar a una fórmula preparada para biberones hidrolizada o a base de soja.
Consejos de seguridad
Amamantamiento
• Ponga la leche materna que se extraiga del pecho en el refrigerador o en el congelador. Anote la fecha en el envase, antes de congelarla. Usted puede almacenar leche materna un máximo de 3 meses en un congelador que tenga una puerta por separado. Si usted tiene un congelador dentro del refrigerador, usted no debe almacenar la leche allí más de 2 semanas. Esto se debe a que las puertas del refrigerator se abren y cierran más frecuentemente que los congeladores. Si su refrigerador se mantiene a una temperatura de 32 a 39°F, usted puede mantenerla en el refrigerador un máximo de 8 días. El caso es que usted debe probar u oler la leche, antes de dársela a su bebé, simplemente para asegurarse de que esté buena.
• Use una bomba o sacaleches para extraer la leche materna. Un sacaleches puede ser muy útil para las madres que estén amamantando. Hay varias clases disponibles, como los grandes que se usan en los hospitales, los automáticos de mediano peso para uso personal y los modelos pequeños, manuales y portátiles, de peso ligero. Elija el que funcione mejor para usted. Si usted piensa regresar a trabajar fuera de su hogar, elija un sacaleches automático, rápido, eficaz, de mediano peso para su uso personal.
• Caliente los biberones de leche materna con agua caliente de la llave o en un plato hondo con agua tibia. Agite el biberón y entonces pruebe la temperatura de la leche en el dorso de la mano.
Alimentación con biberón
• Lávese las manos antes de preparar el biberón de su bebé.
• Hierva los biberones y las mamilas durante 5 minutos, antes de usarlos por primera vez. Entonces, lávelos durante 1 minuto en agua caliente con jabón y enjuáguelos después de cada uso. Una vez a la semana, hiérvalos durante 5 minutos. Entonces revise que no estén rotos, agrietados o pegajosos.
• Siga las instrucciones en el paquete de la fórmula preparada para biberones. Si usted usa un polvo, pregúntele al médico de su bebé con qué clase de agua mezclarlo.
• Use solamente la cuchara que viene con la marca que usted use. Distintas marcas tienen cucharas de diferentes tamaños.
• Prepare fórmula preparada para biberones cada vez que alimente a su bebé. Tirar la leche materna o la fórmula preparada para biberones de los biberones que el bebé no se termine protege a su bebé de contaminación bacterial.
• No congele la fórmula preparada para biberones.
• Para evitar exponer a su bebé al bisfenol A (BPA), un químico cuya seguridad se está debatiendo actualmente, usted puede usar biberones de vidrio o de plásticos libres de BPA. Por ejemplo, usted puede usar biberones de plástico hechos de polietileno (que podrían estar marcados con los códigos 1 ó 2 de reciclaje).
Más consejos de seguridad
• No caliente la leche materna o la fórmula preparada para biberones en el horno de microondas. Algunas partes pueden calentarse más que otras y quemar a su bebé. Además, los hornos de microondas destruyen algunos de los beneficios de la leche materna.
• No deje la leche materna o la fórmula preparada para biberones fuera del refrigerador durante más de 2 horas, puesto que podría cultivar bacteria.
• No use fórmula preparada para biberones después de la fecha que se indica en la sección de “Úsese a más tardar el…” del paquete.
• No le dé a su bebé agua adicional en los días calurosos. Si parece tener sed, déle leche materna o fórmula preparada para biberones.
• No agregue agua adicional a la fórmula preparada para biberones para hacer que le rinda más. Su bebé no recibirá la nutrición que necesita, y puede sufrir de un derrame cerebral, perder el conocimiento o hasta morir a causa de demasiada agua.
Mesas para Cambiar Pañales
Usted puede usar una mesa normal para cambiar pañales o una cubierta acolchonada para cambiar pañales que se adjunta a la parte superior de una cómoda.
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre una mesa para cambiar pañales.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo usar una mesa para cambiar pañales o una cómoda con una cubierta acolchonada.
Consejos para comprar
• Busque una mesa para cambiar pañales que sea plana. Asegúrese de que tenga barandal en los cuatro lados, una cubierta acolchonada y una correa de seguridad. No le recomendamos las mesas para cambiar pañales de bordes redondeados.
• Si la mesa tiene ruedas, asegúrese de que tenga frenos que puedan asegurarse.
• Asegúrese de que la mesa o la cómoda no se tambalee. Pruebe dándole una sacudida.
• Si usted usa una cómoda, cuya parte superior se usa también como una mesa para cambiar pañales, compre una cubierta acolchonada con una correa de seguridad.
Consejos de seguridad
• Use la correa de seguridad cada vez que le cambié el pañal a su bebé.
• Nunca deje solo a su bebé en la mesa para cambiar pañales, inclusive con la correa de seguridad puesta.
• Mantenga al alcance de la mano los pañales, toallitas húmedas y cesto para pañales sucios.
• Asegure la cómoda a la pared para que no se ladee. Para hacerlo, usted puede usar una restricción para que no se ladee.
• Deje de usar una mesa para cambiar pañales cuando su bebé tenga 2 años de edad o pese aproximadamente 30 libras. Esto ocurrirá cuando sea difícil mantener quieto a su bebé.
Si usted usa una cómoda como mesa para cambiar pañales
• Elija una cómoda que sea ancha y baja.
• Use una cubierta acolchonada con una correa de seguridad.
• Siga las instrucciones para ajustar la cubierta acolchonada a la cómoda.
Moisés y Cunas Mecedoras Portátiles
Los moisés y las cunas mecedoras portátiles solamente están reglados por criterios voluntarios de seguridad, no por criterios federales obligatorios. Le recomendamos que si usted puede, use una cuna de tamaño normal.
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre un moisés o una cuna mecedora portátil.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo usarlos.

La sección de pensando en el futuro le indica a usted qué necesitará, a medida que crezca su bebé.
Consejos para comprar
• Compre un moisés o una cuna mecedora portátil con una base ancha y estable y una parte inferior resistente. Busque una calcomanía de la JPMA.
• Compre una cuna mecedora portátil que apenas se mezca. Si se mece demasiado, podría hacer que su bebé se resbale y se pegue demasiado a los lados de la cuna mecedora.
• Asegúrese de que no haya astillas ni puntos o bordes afilados ni pequeñas partes con las que su bebé pudiera ahogarse.
• Compre un colchón o cubierta de cama acolchonada firme que se ajuste bien al moisés o a la cuna mecedora portátil.
• Compre una sábana que esté diseñada para ajustarse bien al colchón o cubierta de cama acolchonada. Asegúrese de que el colchón o cubierta de cama acolchonada no tenga un grosor de más de 1 pulgada y media.
• Si usted usa un moisés o una cuna mecedora portátil que se dobla cuando no se usa, asegúrese de que se fije bien al abrirse.
Consejos de seguridad
• El colchón o cubierta de cama acolchonada y la sábana deben ser suaves y ajustarse bien. No use una funda de almohada o una sábana más grande.
• Si usted necesita partes, asegúrese de que sean de la misma compañía que fabricó el moisés o la cuna mecedora portátil.
• No use una cuna de las que se adjunta a otra cama (una cama para bebés que se adjunta a una cama para adultos). No hay ningún criterio de seguridad para estos artículos.
Pensando en el futuro
ambie a su bebé a una cuna en cuanto se pueda levantar en sus manos y rodillas como para gatear o que alcance el peso máximo para el moisés o la cuna mecedora portátil.
Ropa para Bebés
Los recién nacidos no necesitan mucha ropa. La ropa usada es adecuada, siempre y cuando los botones y broches se ajusten bien, y no haya hilos sueltos. Le sugerimos las siguientes prendas:
• 4 cambios para dormir o mamelucos de una pieza con espacio para poner los pies
• 6 camisetas que se abrochen al costado
• De 4 a 6 camisetas de una pieza que se abrochen en la entrepierna
• 1 gorro para bebé (es posible que el hospital le mande uno a casa con su bebé)
• 6 pares de calcetines suaves y cómodos o zapatitos con elástico
• De 2 a 3 cambios suaves y cómodos para el día
• 1 suetercito de algodón suave o una chaqueta ligera
• Un sombrero con ala y una correa elástica para la barbilla para el verano
• Una gorra de estambre caliente con una correa elástica para la barbilla para el invierno
• Un traje para la nieve para los inviernos fríos
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre ropa para bebés.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo vestir a su bebé.
Consejos para comprar
• Busque telas y costuras que sean suaves y resistentes. No use ropa con aplicaciones ásperas, cierres de metal, cintas para amarrarse o elásticos apretados o rasposos.
• Asegúrese de que la ropa para dormir esté hecha de tela resistente al fuego y que se ajuste bien. La ropa para dormir floja o ancha que no es resistente a las llamas es peligrosa en caso de incendio.
• Busque ropa que sea fácil de poner y quitar. Pruebe camisetas que se abran por delante o que se abrochen a los costados. Elija pantalones que tengan cinturas elásticas flojas y piernas que se desabrochen o que se abran y cierren con Velcro.
Consejos de seguridad
• Revise que los botones, ganchos, broches, moños, motas y lentejuelas no puedan desprenderse fácilmente. Revise que los broches no estén ásperos o desiguales.
• Voltee los calcetines o zapatitos al revés y quíteles cualquier hilo suelto en el que los dedos de los pies de su bebé podrían quedar atrapados.
• Evite suéteres, zapatitos, gorras y otros artículos de ropa tejidos holgadamente. Los dedos de las manos o de los pies de su bebé podrían quedar atrapados en los hilos.
• Use mamelucos y batitas para dormir en lugar de sábanas cuando su bebé duerma. Los bebés pueden asfixiarse en las cobijas.
Tinas y Productos para el Baño
Una tina para bebés es un lugar pequeño y seguro para bañar a su bebé. No recomendamos un asiento para bañarse, un aro para bañarse o una tina inflable que quepa dentro de una tina regular, puesto que éstos pueden voltearse o ladearse y el niño podría ahogarse.
La sección de consejos para comprar le indica a usted qué buscar cuando compre una tina, toalla y enjuague para el cuerpo.

La sección de consejos de seguridad le indica a usted cómo usar los productos.
Consejos para comprar
• Compre una tina con lados redondeados o un cabestrillo para acunar a su bebé. Los lados redondeados evitan que su bebé se resbale alrededor de la tina. El cabestrillo evita que se resbale por debajo del agua.
• No le recomendamos una tina con un indicador de temperatura. No es necesario. La mano o el codo de usted es la mejor manera de probar la temperatura del agua.
• No se moleste con una unidad de enjuague de agua. Cuesta más, abarca más espacio y posiblemente no funcione tan bien.
• Compre una toalla para secarlo y una toallita para bañarlo que sean muy suaves. Una toalla con una capucha es mejor, puesto que abriga la cabeza del bebé.
• Escoja un jabón para el cuerpo del bebé que también sea champú.
Consejos de seguridad
• Déle a su bebé baños de esponja, hasta que se le caiga el cordón umbilical. Entonces báñelo en una tina para bebés de 2 a 3 veces a la semana. Hacerlo con más frecuencia puede resecarle la piel.
• Siempre sostenga a su bebé mientras esté en la tina. Un bebé puede ahogarse en muy poquita agua.
• Pruebe la temperatura del agua, antes de poner a su bebé en la tina o enjuagarlo. Use el codo, la parte interior de la muñeca o el dorso de la mano.
• Enjuague a su bebé usando una taza de plástico o un atomizador adjunto al lavabo. Primero pruebe la temperatura del agua.
• Limpie y seque la tina cada vez que la use. Esto evita que se acumulen moho y pelusa del jabón en la tina. Cuando su bebé pueda sentarse, puede bañarlo en una tina regular con una pequeña cantidad de agua.
SÓLO PARA PAPÁ
Cómo Amamantar a su Bebé: Qué Puede Hacer Papá
El papá primerizo podría pensar que desempeña un papel secundario en la alimentación de su bebé. ¡En absoluto! Los estudios han demostrado que la actitud del padre del bebé es el factor que más influye sobre la decisión de la madre de amamantar a su bebé o no.

El instinto de papá es proteger a su nueva familia. Una manera de hacerlo es apoyar la decisión de su pareja de amamantar al bebé. Puede leer libros sobre el tema o asistir con su pareja a clases sobre la lactancia. También puede ayudar impidiendo que otras personas critiquen la decisión de su pareja de amamantar al bebé, especialmente durante las primeras semanas.

Los papás enseñan a sus bebés que el amor es algo más que alimento y que hay un mundo aparte de mamá. Forjar una relación con su bebé enriquecerá la vida de ambos y la de la mamá también.

Busque su propia manera de divertirse con el bebé. Encárguese de bañarlo, paséelo en el cochecito o sea el primero en darle una sonaja y otros juguetes que hagan ruido. Y recuerde que a los bebés recién nacidos les encanta dormirse sobre el pecho de su papá.
Cómo Ayudar Durante el Embarazo
Ser papá
Al saber que va a ser padre puede sentirse entusiasmado y confundido. Quizá se esté preguntando:

¿Cómo cambiará mi vida el tener un bebé?

¿Cómo pagaré todas las cosas que necesitará nuestro bebé?

¿Cómo puedo ser un buen padre?

¿Qué puedo hacer para ayudar durante el embarazo?

Hacerse preguntas como éstas es normal. A continuación se enumeran siete cosas que usted puede hacer:

1. Acompañe a su pareja a sus visitas antes de la concepción y a las visitas prenatales.
El médico debe conocer sus antecedentes médicos también. Conozca a las personas que cuidarán a su pareja y a su bebé durante el embarazo. Antes de acompañar a su pareja al médico, escriba las preguntas que tenga y háblelas con ella. No tenga miedo de plantear esas preguntas durante la visita.

Durante la visita prenatal al final del primer trimestre (meses 1 a 3 del embarazo), podrá oír cómo late el corazón de su bebé.

Durante el segundo trimestre (meses 4 a 6), acompañe a su pareja si necesita realizarse un ultrasonido (una prueba que utiliza ondas sonoras para tomar una imagen del bebé). Podrá ver la cabeza, los brazos, las manos, las piernas y los pies del bebé. Incluso es posible que se entere del sexo de su bebé. El bebé comenzará a parecerle muy real.

Durante una visita prenatal en el tercer trimestre (meses 7 a 9), pregunte al médico, partera o enfermera cómo puede ayudar durante el parto.

2. Observe, escuche, busque y lea.
Mire videos, escuche casetes, busque información en Internet o lea libros sobre el embarazo, el parto y lo que significa ser padre.

3. Ayude a planificar las cosas para el bebé.
Hable con su pareja sobre lo que ambos desean para el bebé. Decida dónde dormirá el bebé y haga esa parte de la casa colorida y acogedora para el bebé. Vaya a comprar las cosas para el bebé. Si le preocupa no tener suficiente dinero, he aquí algunos consejos que le ayudarán:

Pregunte a sus familiares y amigos si pueden prestarle una cuna, una mesa para cambiar al bebé, juguetes y ropa para el bebé. Seguramente algunos de ellos no tienen pensado otro hijo hasta dentro de cierto tiempo o no deseen tener más y les complacerá prestarle las cosas de su bebé. Vaya a tiendas de segunda mano y de empeño. Suelen tener muebles para bebé, juguetes y ropa a precios bajos.
Ahorre una pequeña cantidad de dinero cada semana para pagar las cosas del bebé. Incluso $10 a la semana pueden llegar a una suma que le facilite las cosas una vez que llega el bebé.

4. Acompañe a su pareja a las clases de preparación para el parto.
Aprenderá cómo ayudar a su pareja durante el parto. Pregunte al médico, partera, enfermero o clínica u hospital local dónde se ofrecen este tipo de clases en su localidad.

5. Ayude a su pareja a mantenerse sana durante el embarazo.
Ayúdela a comer una gran variedad de alimentos. Algunas opciones aconsejables son panes, cereales, arroz y pastas integrales, leche, queso y yogur totalmente o parcialmente descremados, carne y pollo desgrasados, y muchas frutas y verduras. Y tenga cuidado con lo que come usted también. Si usted come bien, le facilitará las cosas a su pareja.

Deje de fumar. Si fuma, está despidiendo humo que las demás personas a su alrededor respirarán. Este humo no es bueno para su pareja ni para su bebé. Puede ser nocivo para su salud cuando aún está en el útero e incluso después de nacer. Además, las mujeres embarazadas que fuman tienen más probabilidades de tener bebés demasiado pequeños y prematuros. Si ambos fuman o incluso si uno sólo de los dos lo hace, éste es el mejor momento para dejar de hacerlo. Solicite ayuda a su médico o recurra a grupos como American Cancer Society.

Ayude a su pareja a abstenerse de beber alcohol. Lo más conveniente es que la mujer no beba alcohol durante el embarazo ya que puede producir defectos de nacimiento en el bebé. Ayude a su pareja a abstenerse de tomar cerveza, vino, wine coolers, licores y tragos combinados. Puede ayudarle dándole jugos saludables y agua para beber o preparando juntos bebidas sin alcohol divertidas. Si su pareja bebe demasiado alcohol y no puede dejar de hacerlo, busque ayude para ella.

Ayude a su pareja a abstenerse de consumir drogas ilegales. Las drogas ilegales pueden ser nocivas para la salud de su bebé. Busque ayuda para su pareja si consume drogas ilegales. Si usted consume drogas ilegales, deje de hacerlo ahora por el bien de su bebé.

Hable con el médico sobre las drogas y los productos a base de hierbas. Tanto los medicamentos recetados como aquellos sin receta también puede ser nocivos para la salud de su bebé. Su pareja debe informar a su médico sobre cualquier medicamento que esté tomando. También debe consultarlo a él antes de tomar cualquier medicamento nuevo. El médico se asegurará de que los medicamentos, tanto recetados como sin receta, sean seguros para el bebé.

Asegúrese de que su pareja se mantenga alejada de los productos peligrosos que hay en la casa. Mantenga la pintura, el disolvente de pintura, los disolventes y herbicidas lejos del alcance de su pareja. No deje que vacíe la arena higiénica del gato.

Hacer ejercicio es algo muy bueno que pueden hacer los dos juntos. Pasear es fácil y barato y puede hacerlo prácticamente en cualquier lugar. Consulte al médico de su pareja sobre los tipos de ejercicio más seguros que pueden hacer juntos.

Ayude a su pareja a descansar y a controlar su estrés. Dejarla descansar cuando lo necesita es bueno para ella y para el bebé. Puede ayudar haciendo la limpieza, las compras y preparando la comida. Tome una siesta o recuéstese junto a ella. Hablar juntos sobre sus expectativas y planes para el bebé puede ayudar a reducir el estrés.

Entienda que los cambios son una parte normal del embarazo. El embarazo produce muchos cambios en la sensibilidad de la mujer y en su cuerpo. Es posible que la vea feliz un minuto y triste al siguiente. Estos cambios rápidos de humor son comunes durante el embarazo. También es posible que su pareja se sienta cansada gran parte del tiempo. Esto se debe a que es una tarea dura llevar una vida nueva que está creciendo en su interior.

6. Continúe manteniendo relaciones sexuales si usted y su pareja lo desean.
Es posible que su pareja quiera tener más o menos relaciones sexuales que antes de estar embarazada. Su deseo sexual puede cambiar a medida que lo hace su cuerpo. Muchas personas encuentran que el sexo es diferente durante el embarazo. A medida que su barriga vaya creciendo, prueben diferentes posiciones. Encuentre una que les resulte cómoda a los dos. Hable con ella sobre lo que les parece bien. Recuerde que siempre y cuando el médico diga que no hay problema, es seguro tener relaciones sexuales durante el embarazo. No lastimará al bebé.

Para evitar las infecciones de transmisión sexual, tenga relaciones sexuales con una sola persona que a su vez no tenga ninguna otra pareja sexual y/o utilice un preservativo. Hable con su médico sobre la conveniencia de realizar pruebas de VIH para usted y para su pareja. En la sección Sexo encontrará más información.

7. Si su pareja decide amamantar al bebé,apoye su decisión.
La leche materna es el mejor alimento para su bebé. Tiene todo lo que su bebé necesita para crecer y estar sano. Averigüe más sobre la lactancia junto con su pareja. Hable sobre la lactancia con su médico, partera o enfermero.
Cuando el Bebé Llega a Casa
Por lo general, los padres se sienten intranquilos y preocupados al llegar a casa con el nuevo bebé. La mayoría necesita aproximadamente seis semanas para sentirse mejor con su bebé.

He aquí algunos consejos útiles que pueden ayudarle:
• Abrace a su pareja con frecuencia. Dígale que está haciendo un buen trabajo.
• Tenga paciencia con el bebé y con su pareja. Esto es algo nuevo para los tres y necesitan tiempo para acostumbrarse.
• Pida a amigos y familiares que lo ayuden con la limpieza, las compras y la comida. Éste no es momento para avergonzarse de pedir ayuda. ¡Todos necesitan ayuda con un nuevo bebé en la casa!
• Intente descansar todo lo que pueda.
Ayude con el bebé a la hora de alimentarlo. Si la mamá lo está amamantando, puede acercarle el bebé. Ayúdelos a ponerse cómodos.
• Ayúdela con otras tareas también, como por ejemplo: cambiar los pañales, bañar al bebé, mecerlo, acunarlo, leerle y cantarle para que se duerma. A la mayoría de los bebés les encanta dormirse sobre el pecho de su papá.
El Parto Prematuro: Qué Puede Hacer Papá
El parto prematuro es el parto que ocurre antes de completar 37 semanas de embarazo. La mayoría de los embarazos dura entre 38 y 42 semanas; la fecha probable de parto de su pareja es 40 semanas después del primer día de su último período menstrual. El parto prematuro puede pasarle a cualquier mujer: En casi la mitad de los casos no se conoce la razón por la cual una mujer da a luz antes de tiempo. Alrededor de 12 por ciento de los nacimientos (1 de cada 8) en los Estados Unidos son prematuros. Los bebés que nacen prematuros corren un alto riesgo para la hospitalización, la muerte y tener problemas de salud (ej. parálisis cerebral, retraso mental, ceguera y problemas pulmonares crónicos) de por vida que los bebés que nacen a término.
El parto prematuro a veces se puede decelerar o detener con una combinación de medicamentos y reposo. Además, el nacimiento se puede retrasar lo suficiente como para transportar a la mujer al hospital con una unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU). Mientras se retrasa el nacimiento, la mujer recibe antibióticos para evitar una infección y esteroides para ayudar a acelerar el desarrollo de los pulmones de su bebé.
Cómo puede ayudar papá
Aprenda las señales del parto prematuro a continuación y anime a su pareja a que las conozca también.
Su compañera debe llamar a su proveedor de cuidado de salud o ir al hospital de inmediato si ella piensa que tiene alguna de las señales del parto prematuro. Las señales del parto prematuro son:
• Contracciones que hacen que la barriga se endurezca mucho cada 10 minutos o con más frecuencia
• Cambio en el color de su flujo vaginal, o sangrado de la vagina
• La sensación de que el bebé está empujando hacia abajo. A esto se le llama presión pélvica.
• Dolor débil en la parte baja de la espalda
• Cólicos como si tuviera la regla o el período
• Dolor de barriga con o sin diarrea
El proveedor de cuidado de salud puede que le diga a su pareja que:
• Vaya a la oficina o al hospital
• Deje de hacer lo que estaba haciendo y descanse sobre el lado izquierdo por una hora
• Beba de 2 a 3 vasos de agua o jugo (no café ni soda)
Si los síntomas empeoran después de una hora, su compañera debe llamar a su proveedor de nuevo o ir al hospital. Si los síntomas desaparecen, ella debe descansar por el resto del día. Si los síntomas paran pero regresan, ella debe llamar al proveedor o ir al hospital.
Una mujer no tiene que tener todos estos síntomas para tener un parto prematuro. Usted y su pareja deben tomar acción aunque ella tenga solamente un señal.
Ayude a que su pareja se cuide y cuide de su bebé:
• Anímela a que reciba cuidados prenatales regularmente. Si está de acuerdo, acompáñela a las citas con el proveedor de cuidado de salud.
• Recuérdele a que se mantenga alejada del alcohol y los cigarrillos.
• Ayúdela a evitar el estrés (por ejemplo, cuide de sus otros niños o ayude con los quehaceres del hogar).
• Tenga a mano el número de teléfono del proveedor de cuidado de salud en caso de emergencia.
Él También Está "Embarazado"
Aunque sea usted a quien le crece el abdomen, no es la única que está esperando un bebé. Se necesitan dos personas para quedar embarazada y, en la situación ideal, un padre y una madre para criar a un niño. Usted será la que hace casi todo el trabajo durante el embarazo, pero no piense que su compañero no comparte las alegrías y preocupaciones normales de los futuros padres.
Qué puede estar sintiendo él: abandono
Más que nunca se está prestando atención a lo que sienten los futuros papás durante el embarazo de la mujer. Los investigadores descubrieron que algunos hombres:
• Viven síntomas comprensivos del embarazo, como sentir más apetito, náuseas o cambios en el estado de ánimo
• Se sienten celosos de la atención que recibe la mujer
• Sienten que no pueden contribuir a la salud del bebé

Si bien no les agrada tener esos sentimientos, se considera que son muy normales.
Qué puede hacer para ayudar: hágalo participar
La mejor manera de ayudar a su compañero a sentirse menos abandonado es hacerlo participar en el embarazo y en la preparación para la llegada del bebé. Por ejemplo:
• Pídale que la ayude a seguir una dieta saludable. ¡Comer bien es bueno para los tres! Él tendrá una función importante en la salud del bebé si puede ser su “director técnico” en nutrición y orientarla para que no coma comida chatarra y se incline por una dieta nutritiva que toda la familia debería comer.
• Salgan a caminar juntos como rutina diaria. Ambos se beneficiarán con el ejercicio y dedicarán un tiempo especial para los dos, lejos del teléfono, televisor, etc. Aprovechen esos momentos para hablar no sólo sobre el bebé sino también de otras cosas que sean de interés especial para él.
• Aliéntelo a que la acompañe a las visitas prenatales. Quizás no pueda asistir a todas las citas, pero la visita al médico o partera con usted le hará sentir que el bebé es más real.
• Pídale que la ayude a preparar el hogar para la llegada del bebé. Hágalo participar en las actividades de preparación del “nido” que las futuras mamás no pueden resistir. Vayan juntos a elegir una cuna o ropita para el bebé y decidan la decoración del cuarto del bebé. Planeen hacer modificaciones en la casa para que no haya peligros para el niño.
Qué puede estar sintiendo: temor de no ser buen compañero o padre
Aunque no lo digan, muchos hombres que están esperando un bebé tienen temor de que no serán buenos compañeros o padres. En particular, mucho se sienten:
• Incómodos de estar presentes en la sala de parto
• Ansiosos sobre el cuidado del bebé recién nacido
• Temerosos de que no serán buenos ejemplos
• Preocupados de tener que mantener a una familia en crecimiento
Qué puede hacer para ayudar: hágale ver sus puntos fuertes
Usted eligió a su pareja porque lo quiere y cree que, aunque no es perfecto, será un buen compañero y un buen papá. Sabiendo que usted tiene fe en él le ayudará a concretar sus propias esperanzas y expectativas sobre su nuevo papel como padre.
• Apóyelo. Es natural preguntarse si será el compañero o padre que desea ser. Trate de ponerse en su lugar y dígale que, a pesar de esos sentimientos, usted sabe que él será lo mejor posible.
• No se fije expectativas poco realistas. No lo presione para que sea alguien que él no es. Por ejemplo, sólo porque todos los esposos y novios de sus amigas asumieron sin problemas el papel de acompañante en el parto, eso no significa que su compañero debe hacer lo mismo. Si él no desea participar en la sala de parto aunque usted lo aliente a hacerlo, piénselo antes de forzarlo. Su compañero puede apoyarla de muchas maneras aunque no pueda hacer todo lo que usted le pida.
• Aconséjele que lea sobre la crianza y el cuidado de los niños. Cuanto más sepa, mejor. Si nunca cuidó a un recién nacido, posiblemente se sienta atemorizado de que lastimará al bebé o hará algo mal. Estará mejor preparado como padre si se toma el tiempo de aprender cómo será la situación.
• Ayúdelo a cambiar su comportamiento. Si a su compañero le preocupa que algunos de sus comportamientos, como beber demasiado o expresar su ira de forma violenta, le impedirán ser un buen compañero o padre, apóyelo en su decisión de cambiar. Aconséjele ir a un grupo de apoyo o consultar a un psicoterapeuta.
• Hable abiertamente sobre el dinero. Trabajen juntos para preparar y seguir un presupuesto antes de la llegada del bebé. Pida prestadas cosas para el bebé de amigos y familiares lo más que pueda. Dar de amamantar, además de otros beneficios, es una manera natural de ahorrar dinero también. Si su esposo sabe que están trabajando juntos para mantener los gastos bajo control y ahorrar para el futuro, se sentirá menos preocupado.
Qué puede estar sintiendo: ansioso sobre los cambios en la relación
No hay forma de tener un bebé y que no le cambie la vida. Se dará cuenta de que saber cuántos pañales le quedan será más importante que saber cuáles son los sitios nocturnos de moda. La forma de pasar el tiempo y su relación cambiarán radicalmente con la llegada del bebé. Por eso es natural que su compañero sienta:
• Que los momentos de diversión que tuvieron juntos se han acabado
• Temor de lastimar al bebé al tener relaciones sexuales
• Preocupación de que el desinterés en las relaciones sexuales sea permanente
Qué puede hacer para ayudar: enfrentar juntos los cambios
No es fácil hablar de los cambios, en especial de aquellos relacionados con la vida sexual, pero es algo que todas las parejas deben hacer de vez en cuando.
• Tranquilícelo y dígale que no todos los cambios de vida serán malos. Si están acostumbrados a una vida social activa, posiblemente deban cambiarla considerablemente, pero no crean que hacer actividades familiares será menos divertido o gratificante. En lugar de pensar en lo que no van a poder hacer, hable con su compañero de las cosas nuevas que podrán hacer, como salir a caminar con el bebé en una mochila, salir con otras familias o buscar una niñera para salir solos a cenar.
• Anímelo a relajarse en cuanto a las relaciones sexuales. Ante todo, a menos que usted tenga un embarazo de alto riesgo, no es peligroso para el bebé si la madre tiene relaciones sexuales. Si usted siente el interés, demuéstrele a su pareja que no le incomoda tener relaciones íntimas. Busquen posiciones que sean cómodas para ambos y no se sientan presionados a tener las mejores relaciones sexuales de su vida. Simplemente relájense y pasen un buen momento.
Lo más importante que puede hacer es hacerle sentir que este embarazo lo están pasando juntos. Trate de hablar abiertamente sobre sus temores como lo hace sobre el entusiasmo que siente acerca del embarazo y anímelo a hacer lo mismo.
La infertilidad en el hombre
La infertilidad en el hombre se refiere a las dificultades en hacer que una mujer quede embarazada. El estilo de vida y la exposición a sustancias en el lugar de trabajo pueden contribuir a la infertilidad en el hombre.
Qué puede hacer
• Deje de fumar, beber alcohol y usar drogas ilegales. Estas actividades pueden afectar la producción de espermatozoides, resultando en menos espermatozoides, espermartozoides más pequeños, o espermatozoides que no se mueven bien. Estos cambios pueden hacer al hombre menos fértil, y puede tomarle más tiempo a su pareja en concebir.
• Pregúntele a su profesional de salud sobre los medicamentos recetados que toma. Algunos medicamentos que se usan para la alta presión arterial, la artritis, depresión, las infecciones, los problemas digestivos y el cáncer pueden disminuir la fertilidad. En la mayoría de los casos, la fertilidad regresa a su normalidad una vez deje de tomar el medicamento.
• Reduzca su exposición a las sustancias peligrosas. Algunos químicos pueden disminuir la cantidad de espermatozoides y hasta pueden producir espermatozoides anormales. Si un espermatozoide anormal fertiliza un óvulo, el bebé puede que no se desarrolle normalmente. Esto puede resultar en un aborto espontáneo (cuando el bebé muere antes de las 20 semanas de embarazo) o en defectos de nacimiento. Si usted trabaja en una tintorería, imprenta, con pesticidas o con pinturas, varnices o disolventes, puede estar expuesto a sustancias que pueden afectar su fertilidad. Use guantes y equipo o ropa protectiva para disminuir sus exposición a los posibles peligros en el trabajo.
Relaciones Sexuales Durante el Embarazo
Si piensa como muchos otros hombres, posiblemente considere que la palabra “placer” no combina muy bien con la frase “ relaciones sexuales durante el embarazo”. Aunque su compañera esté interesada en tener relaciones íntimas durante el embarazo, ya dejó de ser tan simple.
Realizamos una encuesta entre numerosos hombres para saber qué sienten sobre este tema importante y éstos son comentarios típicos que hicieron docenas de futuros papás.
Algunos hombres temen tener relaciones con su compañera embarazada...
• Mi esposa tiene casi seis meses de embarazo y todavía tenemos relaciones íntimas... pero estoy llegando al punto de que cuanto más se le nota el embarazo... más temor siento.
• Después de haber perdido dos embarazos, evito tener relaciones sexuales con mi compañera hasta pasar el primer trimestre. Sé que se supone que el coito no daña al niño por nacer, pero estoy preocupado.
• No puedo evitar sentir que no debería estar adentro de ella, es decir, tan cerca del bebé y todo eso.
Muchos futuros papás sienten preocupación de que las relaciones sexuales durante el embarazo puedan ser perjudiciales. Temen que el coito lastime al bebé o que cause la pérdida del embarazo. Algunos tienen miedo de que el bebé “sepa” que están teniendo relaciones sexuales. Otros se preocupan de que su compañera se sienta molesta o dolorida. Esas preocupaciones son muy comunes y totalmente normales.

Afortunadamente, a menos que el profesional médico les indique lo contrario, tener relaciones sexuales durante el embarazo está perfectamente bien en la mayoría de las parejas. Dejen que el placer y la comodidad los guíe. Si alguno de ustedes no se siente física o emocionalmente bien con algo, entonces cambien lo que están haciendo. Y si tienen preguntas, hablen con el profesional médico.

Si el embarazo de su compañera es de alto riesgo, debe tener un poco más de cuidado. Pregunte al profesional médico si pueden tener relaciones íntimas. En ocasiones se le aconseja a algunas parejas evitar el coito durante todo el embarazo o parte de éste.

En cuanto al bebé, éste no tiene idea de lo que mamá y papá están haciendo porque está bien protegido por el colchón de líquido amniótico del útero y por el abdomen de la mamá, así que no se lo puede lastimar.
...mientras otros deben aguantar sin tener relaciones sexuales...
• ¿Es normal que las mujeres pierdan el deseo sexual cuando están embarazadas? Antes del embarazo, nuestra vida sexual era increíble.
• Desafortunadamente para mí, el cuerpo de mi mujer que va cambiando es bellísimo y me excita, pero ella no quiere tener relaciones... me frustro y ella cree que no entiendo y que no la apoyo.
• Si no tiene ganas, no me importa sabiendo que hay un buen motivo que explica la falta de entusiasmo de ella.
Es cierto que muchas mujeres no están muy interesadas en las relaciones sexuales durante el embarazo. El agotamiento, las hormonas descontroladas, los pechos doloridos y ver que su cuerpo se va ensanchando son factores que pueden suspender el deseo sexual de la mujer embarazada.

Sobrellevar la falta repentina de relaciones sexuales en una relación que anteriormente era gratificante pone a prueba aun el espíritu de los hombres más fuertes. No parece que fuera justo porque no lo es. Pero es posible que, por un tiempo, la realidad sea postergar la vida sexual.

¿Entonces qué puede hacer para sacarle el lado positivo a la situación? En primer lugar, debe ser franco consigo mismo y con su compañera y decirle que esta situación es difícil para usted. Si usted no comunica la frustración y resentimiento sobre las relaciones íntimas (o la falta de estas), entonces otros aspectos de su relación sufrirán. Y como la solución es mejorar su vida sexual, ¿por qué no hablar del tema de manera abierta y con mucho amor? Quizás si su compañera sabe cómo se siente usted, puede idear soluciones que les convengan a ambos. Hablar de lo que ambos necesitan y les preocupa los ayudará a acercarse emocionalmente, lo cual es un paso muy importante para lograr una vida sexual gratificante.

Consuélese también al saber que la mayoría de las parejas reanudan su vida sexual activa dentro del primer año de vida del bebé. Tendrá que esperar a que el médico examine a su compañera unas semanas después del parto antes de reanudar las relaciones sexuales y quizás pasen otras semanas más antes de que ella se sienta lista (en especial si no duerme bien, si está amamantando o si no se siente a gusto todavía). Eso es normal también y usted deberá tener paciencia. Pero mantenga su buen estado de ánimo, su sentido del humor y trate de actuar pensando que, juntos, probablemente encuentren la forma de volver a sonreír nuevamente.
...pero los hombres más afortunados se sienten encantados con los cambios que el embarazo aporta a la vida sexual.
• Mi novia está por tener a nuestro primer hijo en un mes. Me siento tan atraído a ella en su octavo mes de embarazo. Sus pechos grandes, su pancita grande... me excita. ¿Es normal?
• Estamos en la semana 25 de embarazo y mi mujer me está dejando agotado...
• Hay una nueva pasión increíble entre nosotros que no sé cómo describir. El embarazo parece sacar a flor de piel todo lo que sentimos interiormente. Jamás me hubiera imaginado algo tan satisfactorio.
Algunas mujeres descubren que el embarazo les despierta el deseo sexual con más frecuencia que antes del embarazo. A los hombres no les importa exactamente por qué, pero ese deseo sexual intensificado es el resultado de las hormonas desatadas. Para algunas mujeres, la nueva voluptuosidad es un factor que las hace sentir más sexy que nunca.

La mayoría de los hombres encuestados sentían gran entusiasmo ante los cambios físicos de su pareja, así como por la mayor frecuencia y calidad de la vida íntima a raíz del embarazo. Muchos de esos futuros papás advirtieron que es preciso adaptarse al ir avanzando el embarazo. Las posiciones que surtían efecto antes del embarazo y a principios de éste pueden resultar incómodas o incluso riesgosas en los últimos meses del desarrollo del bebé. Por ejemplo, la mujer no debe acostarse boca arriba durante períodos prolongados después del cuarto mes de embarazo porque el peso del útero presiona demasiado los principales vasos sanguíneos del cuerpo. Por suerte, hay muchas alternativas a las posiciones tradicionales, como acostarse de costado o que la mujer esté arriba. Sea creativo e intente con su pareja buscar la solución que mejor surta efecto para ustedes.

¿Qué debe hacer el papá?
Casi todas las mujeres embarazadas consideran que, cuanto más dedicado y atento sea su compañero, más sexy e irresistible será. Estas son algunas formas en que los futuros papás pueden ayudar
• Acuda a la mayor cantidad de visitas prenatales posible y haga preguntas.
• Ayude a la mamá a seguir una dieta saludable y a hacer ejercicios. Salir a caminar juntos todos los días le dará la oportunidad de hablar de lo que sienten.
• Si fuma, no lo haga en la casa o cerca de la mamá. Ayúdela a dejar de fumar si ella lo hace.
• Vaya a clases de educación para el parto con su compañera. Si sabe lo que sucederá, entonces será más fácil sobrellevar el parto y alumbramiento.
• Lea lo más que pueda sobre bebés y el embarazo.
• Prepare el hogar para el bebé. Ayude a elegir un cochecito, arme la cuna y pinte el cuarto del bebé.
• Elija el nombre del bebé con su compañera.
¡Voy a ser Padre!
Tener un bebé es una experiencia maravillosa... también para el papá. Usted, como padre, puede participar en esta emocionante jornada e incluso ayudar a la futura mamá a traer al mundo al nuevo bebé.

Dos cosas vienen a la mente cuando le dicen a uno que va a ser padre: un sentimiento de alegría jamás antes sentido y el temor de no estar listo para asumir el cargo más importante que un hombre puede realizar en su vida. Para mí, el día llegó el 23 de junio de 1997, después de un poco más de un año de casado y sin pensar mucho en la responsabilidad que estaba a punto de asumir.

La noticia
Cuando mi esposa me dijo que estaba embarazada, mi primera pregunta fue, ¿y cómo te ayudo yo? Una pregunta que duró los nueve meses del embarazo, pues los dolores, achaques y todo lo demás sólo los sentía ella, y lo único que yo podía hacer era mantenerme a su lado, brindándole apoyo moral que muchas veces me era difícil darle por no saber que era lo que ella sentía o pensaba.

Embarazo compartido
Traté de involucrarme lo más que pude. Fui con ella al doctor cuantas veces me fue posible. Fui a la tienda a comprar los muebles para la recámara del bebé, y le tomé de la mano cuando le dijeron en el hospital que su embarazo era de alto riesgo. La abracé frecuentemente para darle ánimo cuando tuvo que dejar su trabajo tres meses antes de tener al bebé, porque no podía realizar sus funciones sin sentirse cansada, agotada y hasta frustrada con su difícil embarazo.

Fueron nueve meses duros, pero también de mucha alegría. Recuerdo cuando nos confirmaron que sería una niña, cuando le compramos su primer trajecito, su cuna..., y cuando vimos por primera vez sus ojitos, manitas, y hasta su cabello, a través de un ultrasonido.

Superando las barreras
Esos fueron momentos que nos ayudaron a superar, entre tantas cosas, la diabetes gestacional que sufriá Lilian, las inyecciones diarias de insulina y las visitas a las salas de emergencia por múltiples razones, ya que, como era nuestra primera experiencia, todo vaso de agua era un mar de angustias para ambos.

Los temores
Nunca había estado en un parto. Lo más cercano a esta experiencia fueron las dos ocasiones que estuve en la sala de espera cuando mis hermanas Maria y Rosa tuvieron a sus hijos.
Por eso, nunca pensé que estaría listo para ser parte del nacimiento, y menos para poder ayudar a mi esposa a dar a luz. Asistí a las clases de rigor de Lamaze para estar preparado, pero mi único pensamiento era no desmayarme cuando llegara la hora.

Momentos inolvidables
Y el día llegó. Un poco más tarde de lo esperado y tras casi 20 horas de espera en el hospital, nació Alejandrita. Fue un día muy emocionante en todos los sentidos. Comenzó la tarde anterior, cuando Lilian empezó a sentir los dolores. Para la media noche los dolores persistían, pero no lo suficiente para hacer otra cosa más que esperar. Una noche de poco dormir se esfumó, y una mañana de poca acción se convirtió en las dos horas más intensas de mi vida.

Cuando inició la fase final del parto, iniciaron también los dolores y las decisiones: ¿Más medicamento? ¿Menos medicamento? ¿Podré aguantar otro grito de la mujer que más quiero en la vida? ¿Cómo podré ayudarla?

Con una inyección terminaron los dolores y en poco tiempo Alejandra vino al mundo, con aquel pelo negro abundante que ya habíamos visto antes en el ultrasonido.

Ahora que nuestra bebita tiene 10 meses de edad, la alegría de ser padre continúa siendo uno de los sentimientos más increíbles de mi vida. Ver sus primeros movimientos, escuchar sus primeras palabras, verla dar sus primeros pasos, dar muestras de entendimiento...es el inicio de una relación que durará toda la vida.

¿Quiere participar más en el embarazo de su pareja y no sabe que hacer para "compartir" esta etapa tan especial de sus vidas?

A continuación están algunas sugerencias para ofrecerle apoyo a la futura mamá y para que usted, como papá, participe también en esta emocionante espera:
• Trate de acompañarla a las citas con el médico y haga preguntas sobre el desarrollo del bebé, el embarazo o cualquier duda que tenga.
• Acompáñela a caminar todos los días como parte de su rutina de ejercicios.
• Comprenda que debido a los cambios hormonales, su pareja pudiera no estar dispuesta a llevar la misma vida sexual que antes.
• Lea libros y folletos sobre el desarrollo de su bebé.
• Tome clases de preparación para el parto junto con su esposa. Si decide presenciar el parto, podría ser testigo de una experiencia inolvidable y le ofrecerá un gran apoyo a la mamá.
• Si fuma, deje de hacerlo. Piense en los daños que le está causando a la salud de su esposa y a la de su bebé que va a nacer.
CONSUELO PARA UNA PÉRDIDA
PARA LA PAREJA
El dolor de un pérdida
El dolor es el conjunto de sentimientos que se sufren cuando un ser querido muere. Quizás sienta que no puede creer que su bebé murió. ¿Cómo pudo haber sucedido? Se sentirá triste, enojada, confundida o sola. Quizás sienta deseos de gritar o llorar. Tal vez quiera culpar a alguien. O quizás sienta deseos de esconderse bajo una manta y jamás salir de ese refugio. En ocasiones sentirá que no puede contener sus sentimientos.
La muerte del bebé puede causarle un profundo dolor. Quizás sienta el dolor de varias formas, como por ejemplo:
• Se siente triste o deprimida.
• Se enoja consigo misma, con su pareja o con otras personas.
• Se enferma fácilmente con resfriados o dolores de estómago.
• Se olvida de cosas o le cuesta concentrarse.
• Se siente culpable de cosas que sucedieron durante el embarazo o después del nacimiento del bebé.
Cuando el bebé muere, se desvanece también su esperanza de ser madre. Desaparece el sueño de tener a su bebé en brazos y verlo crecer. Tanto de lo que deseó y planeó se ha perdido. Eso deja un espacio enorme y vacío dentro de usted. Lleva tiempo cicatrizar ese espacio vacío.
Es posible que nunca supere totalmente la muerte de su bebé. Pero sí podrá pasar del dolor a la recuperación. A medida que transcurre el tiempo, el dolor se va aliviando. Hará un lugar en su corazón y mente en el que recordar a su bebé. Con el tiempo, encontrará paz y se sentirá lista para pensar en el futuro.
Es posible que el duelo por su bebé dure mucho tiempo. Incluso su vida entera. No hay una cantidad exacta de tiempo para pasar por el dolor y el duelo. Dura el tiempo que le tome a usted.
¿De qué formas los hombres y las mujeres lidian con el dolor?
Cada uno pasa por el dolor a su manera. Aunque usted y su pareja coincidan en muchas cosas, usted puede sentir y demostrar su dolor por la muerte de su bebé de manera diferente.
La forma distinta de pasar por el duelo puede causar problemas en la pareja. Por ejemplo, la mujer puede creer que su pareja no está tan triste por la muerte del bebé como ella. Puede pensar que a su pareja no le importa y esto le provocará mucha ira.
Por otra parte, el hombre puede sentir que su pareja es demasiado emocional. Quizás no desee escuchar todo el tiempo cómo se siente ella. Puede pensar que ella nunca superará el dolor. Y quizás se sienta dejado de lado porque ella recibe todo el apoyo y atención. Los amigos y familiares pueden preguntarle “¿cómo está su esposa?” y olvidarse de preguntarle a él cómo se siente.
En general, los hombres y las mujeres demuestran su dolor de esta manera:
Compartir sentimientos
Las mujeres suelen querer hablar de la muerte del bebé con frecuencia y con mucha gente.
Los hombres suelen pasar por el duelo solos. Quizás prefieran no hablar sobre la pérdida. Pueden pasar más tiempo en el trabajo o hacer cosas fuera de la casa para distraerse y no pensar en el dolor.
Mostrar emociones
Las mujeres suelen mostrar sus sentimientos con más frecuencia. Pueden llorar o enojarse mucho.
Los hombres pueden sentir que su deber es ser fuertes y firmes. Su deber es proteger a la familia. Posiblemente no sepan cómo demostrar sus sentimientos. Pueden pensar que hablar de sus sentimientos los hace parecer débiles.
Pedir ayuda
Es más probable que las mujeres pidan ayuda a su pareja, familiares o amigos. O quizás vayan a la iglesia, templo o grupo de apoyo.
Los hombres suelen tratar de procesar su dolor solos en lugar de pedirle ayuda a alguien.
Vínculo emocional con el bebé
Mujeres: El vínculo emocional entre la embarazada y su bebé es especial. El bebé es muy real para ella. Puede sentir una conexión fuerte con su bebé.
Hombres: El hombre posiblemente no se sienta tan cerca del bebé durante el embarazo. No lleva al bebé en el cuerpo. Es por eso que quizás el bebé le parezca menos real. El padre puede sentirse más vinculado al bebé más tarde en el embarazo cuando lo siente patear o lo ve en el ultrasonido. Se sentirá aun más aferrado si el bebé muere después del nacimiento.
Recuerde estas sugerencias para usted y su pareja durante el proceso del duelo:
• Sepan que ambos están pasando por mucho dolor.
• Sepan que posiblemente demuestren su dolor y sentimientos de maneras diferentes. Está bien. Tengan paciencia y sean atentos entre sí.
• Traten de continuar hablando sobre sus pensamientos y sentimientos. No se cierren la puerta el uno al otro.
• Hablen de cómo desean recordar al bebé.
“No sabía que tanta gente pasa por la muerte de su bebé. Es reconfortante saber que uno no está solo. Otra gente ha pasado por lo mismo.”
¿Y si perdió un embarazo múltiple?
Todos los padres que pierden a un bebé sienten una profunda pena. Pero si perdió uno, dos o un grupo de bebés, quizás tenga otros sentimientos. Embarazo múltiple significa tener más de un bebé; es decir, gemelos, trillizos o más.
Quizás tenga estos sentimientos:
• No tiene tiempo de pasar por el duelo – Si pierde a un bebé y tiene otro que sobrevivió, quizás sea difícil encontrar el momento de sentir el dolor. Aunque uno de sus bebés murió, ahora tiene que cuidar al otro. Eso no le deja mucho tiempo para llorar la muerte del que ya no está.
• Temor – Si el bebé sobreviviente está enfermo, es posible que tema que también morirá. Quizás no desee tenerlo en brazos, acercarse demasiado o tomarle mucho cariño. Puede resultarle difícil regresar a la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU) para atender al bebé si el otro murió en esa sala.
• Confusión – Aunque viva solo un bebé, sigue siendo la madre de varios bebés. Pero otros no la verán de esa forma. Su familia y amigos quizás no deseen hablar del bebé o bebés que murieron. Pueden pensar que recordar al bebé que no está la entristecerá.
• Felicidad y tristeza de traer al bebé a la casa – Quizás se sienta feliz de traer al bebé a casa del hospital. Y triste por el bebé o bebés que perdió.
• Preocupación por el futuro – Con frecuencia los gemelos y otros bebés de embarazos múltiples nacen demasiado pronto. Nacer demasiado pronto puede causar problemas de salud para los bebés. Si su bebé nació demasiado pronto, quizás le preocupe que tendrá algunos de esos problemas.
• Recordatorio constante del bebé que murió – Sus bebés vivos posiblemente le recuerden constantemente al bebé que murió. Se preguntará cómo hubiera sido si el bebé hubiera vivido. Quizás sea difícil celebrar los cumpleaños y fiestas porque estará pensando en el bebé que murió.
¿Cómo afrontar el dolor?
Es importante que usted y su pareja cuiden bien de sí mismos en esta etapa de afrontar el dolor. Estas son algunas cosas que puede hacer:
Cuide de su cuerpo.
• Coma alimentos nutritivos. Coma frutas y verduras, panes y pastas de granos integrales, y pollo y carne con poca grasa. Evite la comida rápida, sin valor nutritivo y demasiados dulces.
• Evite el alcohol y la cafeína (presente en el café, té y sodas). Estas bebidas pueden hacerla sentir mal y dificultarle el sueño. En cambio, beba agua o jugos.
• No fume. Es peligroso para usted y su pareja. El humo de cigarrillo de segunda mano (respirar el humo del cigarrillo de otra persona) también es perjudicial.
• Haga una actividad física todos los días. Salga a caminar. Tome aire fresco un rato.
• Trate de mantener su rutina normal. Levántese y acuéstese a las horas habituales.
• Recuerde que el cuerpo de la mujer necesita tiempo para recuperar la normalidad después del embarazo. Si el embarazo estaba avanzado, quizás tenga sangrado y los senos tengan leche. Si usted o su pareja está pasando por eso, hable con su profesional de la salud. Él podrá contestarle las preguntas que tenga sobre lo que está sucediendo.
Comparta lo que siente.
• Hable sobre su bebé y sus sentimientos con su pareja, sus familiares y sus amigos.
• Hable con el profesional de la salud. Pídale que le ayude a buscar un consejero en duelo. Ésta es una persona capacitada especialmente para ayudar a las personas que están pasando por una experiencia dolorosa. Suele ser útil hablar con alguien que no sea la familia o los amigos.
• Hable con su líder religioso o espiritual. Sus creencias espirituales pueden reconfortarla durante estos momentos. Acuda a su templo, iglesia, sinagoga o mezquita. Incluso las casas funerarias pueden ofrecer servicios de consejería a las familias en duelo.
• Piense en celebrar una misa o servicio conmemorativo para recordar a su bebé. Es posible que el hospital tenga un servicio anual al que puede asistir.
• Únase a un grupo de apoyo. El grupo de apoyo es un conjunto de personas que comparten los mismos problemas. Se reúnen para compartir sus sentimientos y tratar de ayudarse. Pídale al profesional de la salud que la ayude a encontrar un grupo de apoyo de padres que han perdido a sus bebés. Esos padres entienden por lo que usted está pasando. Pueden ayudarle a no sentirse sola.
“Saber que contaba con un grupo de apoyo fue muy reconfortante. Era un alivio hablar de la experiencia entera con otras personas que también habían pasado por la muerte de su bebé.”
• Lea libros y poemas o escuche música que le gusta y la reconforta.
• Anote sus pensamientos y sentimientos en un diario. Incluso puede escribirle cartas o poemas al bebé. Dígale cómo se siente y por qué lo extraña.
• Haga un álbum o caja de recuerdos de su bebé, como fotos, brazalete del hospital o manta.
• Tómese un tiempo antes de hacer cambios.
• Quizás ya tenga artículos del bebé como ropa, mantas y muebles. Déjelos donde están hasta sentirse lista para guardarlos.
• Trate de no hacer grandes cambios en su vida (como mudarse a otro lugar o cambiar de trabajo) inmediatamente después de la muerte de su bebé. Espere unos meses antes de hacer esa clase de cambios. Dése el tiempo de pasar por el duelo de su bebé.
“No se apresure a decidir qué hacer con las cosas del bebé. Quizás cambie de opinión más tarde.”
Pida ayuda.
• Pida ayuda a familiares y amigos. Dígales exactamente lo que pueden hacer por usted. Pídales que le ayuden con el cuidado de los otros niños, las compras del supermercado, la cocina o haciéndole compañía.
• Pida a la asistente social del hospital que la ayude con las cuentas médicas, de seguro y del funeral.
• Pida ayuda a su profesional de la salud si cree que está deprimida. Todos se sienten tristes y caídos de vez en cuando. Esos sentimientos serán más fuertes después de la muerte del bebé. Si el sentimiento de tristeza es muy fuerte y dura mucho tiempo, quizás necesite tratamiento por depresión. Estos son algunas señales de depresión a las que debe estar atenta:
o Tener poco interés en sus actividades o pasatiempos habituales
o Sentirse cansada todo el tiempo
o Engordar o adelgazar
o Tener dificultades para dormir o dormir demasiado
o Tener problemas para concentrarse o tomar decisiones
o Pensar en suicidarse o en la muerte
Avise a su profesional de la salud si cree que tiene alguna de estas señales de depresión. Existen medidas que usted y el profesional pueden tomar para que se sienta mejor.
Comparta su historia
La historia de Ana:
No podía creer que mi bebé llegó tan temprano. Tenía solo 28 semanas de embarazo cuando nació. ¿Cómo sucedió? ¿Hice algo mal? Al principio me sentí atontada. Luego sentí mucho enojo y tristeza. Quería este bebé más que nada. ¿Por qué tuvo que morir? Lloré días enteros.
Después de la muerte de mi bebé, tuve muchos familiares y amigos conmigo. Me decían cosas agradables y me ayudaban en la casa. Pero creo que no entendían cómo me sentía en el fondo. Sus bebés no habían nacido demasiado pronto. Sus bebés no habían muerto. ¿Cómo podían saber lo que yo estaba pasando?.
¿Cómo tratar a sus familiares y amigos mientras pasa por el duelo?
Es realmente difícil pensar en cómo tratar a los familiares y amigos cuando uno está pasando por mucho dolor. Quizás desee que se vayan y la dejen sola. Pero la muerte del bebé también afecta a su familia y amigos. Ellos la quieren mucho y desean ayudar, pero tal vez teman decir o hacer algo mal. Pueden sentirse frustrados porque no saben cómo reconfortarla y ayudarla.
Éstas son algunas formas de tratar con las otras personas durante el duelo:
• Dígales que sus llamados y visitas son importantes para usted.
• Dígales si está bien que le hagan preguntas sobre lo que sucedió.
• Dígales que desea su apoyo aunque no sepan exactamente qué decir. Escuchar palabras honestas como por ejemplo: “No sé qué decir para aliviar el dolor” o “Quiero ayudar pero no sé cómo” pueden ser reconfortantes. Algunas personas pueden decir cosas como “Mejor así” o “Puedes tener otro bebé más adelante” que quizás no le resulten reconfortantes. Trate de recordar que esas personas se están esforzando por apoyarla aunque lo que digan le hiera los sentimientos.
• Trate de decirles exactamente qué necesita de ellos. ¿Desea a alguien que la escuche? ¿Quiere que la acompañen en la casa? ¿Necesita a alguien que le traiga comidas o le lave la ropa? Dígales exactamente lo que pueden hacer para demostrar su apoyo. Por ejemplo, pueden llevarse a los niños una tarde o hacer las compras del supermercado.
• Pídales que usen el nombre del bebé y que lo recuerden. Dígales que, aunque quede embarazada y tenga otros hijos, jamás se olvidará del bebé que murió.
• Agradézcales su paciencia y apoyo.
El dolor lleva tiempo.
Algunas personas pretenden que uno limite su dolor o que lo supere en cierto período de tiempo. Tómese todo el tiempo que necesite para afrontar esta etapa de dolor. Aunque se sienta mejor con el tiempo, jamás olvidará a su bebé.
A medida que pasa el tiempo, puede disminuir el apoyo de sus familiares y amigos. Eso no significa que se han olvidado de su bebé o que perdieron interés. Quizás deba decirles que usted todavía está en duelo. Ellos la apoyarán durante el tiempo que sepan que usted los necesita.
“Mi madre no quería hablar de ello. Pero quería acompañarme, limpiar la casa y lavarme la ropa. Así que dejaba algunas tareas para que me las hiciera y sé que se sintió útil.”
¿Cómo ayudar a sus otros hijos a entender?
Los niños de todas las edades también pasan por una etapa de dolor y duelo. Pueden sentirse atemorizados, portarse mal o necesitar atención especial. Algunos niños incluso pueden pensar que se van a morir. Afrontarán mejor el dolor si saben lo que está sucediendo.
Éstas son algunas maneras en que puede ayudarlos a entender la muerte del bebé:
• Hábleles de la muerte con palabras sencillas y honestas. Puede decir, por ejemplo, “el bebé no creció” o “el bebé nació muy pequeñito”. No use palabras que los confundan o atemoricen, como “el bebé está durmiendo” o “mamá perdió al bebé”.
• Léale a sus hijos historias que hablen sobre la muerte y pérdida. La casa funeraria, la biblioteca o la escuela pueden tener libros para niños que los ayudará a entender la muerte.
• Anímelos a hacer preguntas. Dé tanta información como su hijo necesite.
• Esté atenta a los cambios en el comportamiento de sus hijos. Pueden sentirse heridos, confundidos y enojados como usted. Los niños más pequeños pueden actuar malhumorados y apegados. Pueden actuar o hacer cosas que hace mucho tiempo que no hacían. Los niños más grandes pueden estar más preocupados por la escuela, los amigos o los deportes. O quizás no demuestren reacción alguna ante la muerte del bebé. Es posible también que hagan preguntas que a usted le pueden parecer groseras o desinteresadas. Ésas son reacciones normales. Tenga paciencia y sea lo más cariñosa posible.
• Dígales que no se van a morir.
• Dígales que nadie tiene la culpa de la muerte del bebé.
• Pídales que busquen su propia forma de recordar al bebé. Los niños más grandes quizás quieran ir a la misa o funeral. Los más pequeños pueden hacer un dibujo o recuerdo para el bebé.
• Pida que un consejero o terapeuta se reúna con usted y sus hijos para ayudar a todos a entender sus sentimientos.
• Avise a las maestras y otras personas que cuidan a sus hijos lo que ha sucedido.
¿Qué puede hacer para recordar a su bebé?
Es importante recordar a su bebé de manera especial para usted. Dependiendo del momento en que murió el bebé, quizás no haya tenido la oportunidad de verlo, tocarlo o tenerlo en brazos. Quizás ni siquiera haya podido darle un nombre. Existen cosas que puede hacer para ayudarle a recordar a su bebé:
Reúna las cosas que le hacen acordar a su bebé.
Puede ser imágenes de ultrasonido, huellas del pie, el brazalete del hospital, fotos, ropa, mantas o juguetes. Colóquelos en una caja especial o álbum.
Haga algo especial para recordar al bebé. Éstas son algunas ideas:
• Encienda una vela en días especiales y festivos.
• Diga una oración.
• Escriba un poema.
• Pinte o dibuje.
• Plante un árbol o un pequeño jardín.
• Mande a hacer una joya, quizás con la piedra conmemorativa del mes de nacimiento del bebé.
• Done a una obra de caridad o a algún niño necesitado de la misma edad de su bebé.
• Participe en un proyecto especial dedicado a su bebé. Por ejemplo, recaude fondos para instalar columpios en un parque en nombre de su bebé. O bien trabaje como voluntaria en una obra benéfica.
Haga una misa o servicio religioso para honrar a su bebé.
Puede ser un servicio religioso conmemorativo, funeral o elevar la oración Kaddish judía para los muertos. Puede hacerlo en su hogar o en un lugar de culto. Puede ser con unas pocas personas o con todos sus familiares y amigos. Puede incluir el entierro del bebé o diseminar sus cenizas en un lugar especial. La misa o servicio conmemorativo puede darle la oportunidad de despedirse del bebé. Además, le brinda el momento de compartir su dolor y pena con familiares y amigos.
Dedique un momento especial a recordar.
Escoja una fecha importante para usted, como el cumpleaños o fecha en que murió el bebé. Haga algo por su cuenta o reúna a familiares y amigos para recordar al bebé.

“Hace casi dos años que murió mi bebé. Casi todos los días pienso en el niño que perdí. Tiene un lugar especial en mi corazón. Soy una persona diferente por él aunque no lo tenga conmigo ahora.”
Puntos claves para recordar
Quizás sienta distintas cosas en el proceso del duelo. Es normal sentirse así.
• Tómese todo el tiempo que necesite para pasar por esta etapa de dolor.
• Pida ayuda a familiares y amigos. Dígales exactamente lo que pueden hacer por usted.
• Busque maneras especiales de recordar a su bebé.
• Avise a su profesional de la salud si cree que necesita ayuda por la depresión.
Cuando están listos para volver a intentarlo
¿Qué hacer si tiene sentimientos conflictivos sobre un nuevo embarazo?
Quizás tenga sentimientos conflictivos de quedar embarazada otra vez después de la muerte de su bebé. Quedar embarazada otra vez posiblemente le haga sentir que está pasando a otra etapa de cosas buenas. Tal vez se sienta triste y siga extrañando al bebé que murió. Es posible que se sienta culpable como si estuviera tratando de olvidar o reemplazar al bebé que murió. Podrá sentir temor de que, si queda embarazada otra vez, el bebé nuevo también muera. Es normal tener todas esas emociones.
Hable con su pareja de lo que siente. Su pareja podrá tener otra opinión sobre el nuevo embarazo. Es importante compartir las inquietudes y preocupaciones mutuas.
Quizás también le ayude compartir sus sentimientos con otras personas que se preocupan por usted, como:
• Su familia
• Sus amigos
• Su profesional de la salud
• Otros padres cuyo bebé ha muerto
• Un consejero
¿Cuánto debe esperar antes de intentar quedar embarazada otra vez?
Para la mayoría de las mujeres, conviene esperar al menos 18 meses antes de quedar embarazada otra vez. De esa forma, el cuerpo tiene tiempo suficiente de reponerse entre embarazos. Además, al darse ese tiempo, quizás se sienta menos preocupada por el embarazo siguiente. Pero no todas las mujeres pueden esperar tanto, ya sea por su edad o por otros motivos. Hable con su profesional de la salud para ver qué es lo adecuado para usted.
“No estoy lista para intentarlo otra vez. Pero sé que quiero tener un bebé algún día.”
¿Tiene algún problema médico que pueda afectar su nuevo embarazo?
Algunos problemas médicos pueden causar complicaciones durante el embarazo. Hágase un examen médico antes de intentar quedar embarazada otra vez. Hable con su profesional de la salud sobre:
• Su historia de embarazos. Avise a su profesional si ha tenido problemas en otros embarazos. Quizás le pueda decir por qué murió su otro bebé y si puede suceder otra vez. Es posible que existan medidas que usted y el profesional de la salud pueden adoptar para ayudar a evitar esos problemas. Tal vez le sugiera consultar a un asesor en genética. Esa persona tiene capacitación especial sobre los defectos congénitos y otros problemas médicos que se transmiten en las familias.
• Sus antecedentes médicos familiares. Informe a su profesional de la salud si hay problemas médicos que se heredan en su familia. Algunos de ellos podrían afectar el embarazo.
• Problemas de salud que tenga, como la diabetes o presión arterial alta. Estos pueden causar problemas para usted y su bebé durante el embarazo. Consulte a su profesional de la salud sobre los tratamientos.
• Medicamentos que está tomando. Su profesional podrá decirle qué medicamentos pueden tomarse sin riesgo durante el embarazo. Si toma medicamentos que no son seguros, el profesional se los podrá cambiar por otros que sean menos peligrosos durante el embarazo. Infórmele sobre todos los medicamentos que toma, incluidos:
o Medicamentos recetados
o Medicamentos sin receta
o Productos elaborados con hierbas, como ginkgo biloba o té verde
“Después de que tuve un aborto espontáneo, mi profesional de la salud me explicó que esas cosas suceden. Lo sabía. Mi madre y mi hermana también perdieron bebés.”
¿Cómo puede controlar el estrés de intentar un nuevo embarazo?
Puede ser estresante tratar de quedar embarazada otra vez. Quizás le preocupe quedar embarazada o que el otro bebé muera. Tal vez se sienta enojada de tener que pasar por esto nuevamente.Éstas son algunas cosas que puede hacer para ayudarle a controlar el estrés que pueda sentir sobre un nuevo embarazo:
• Trate de mantener la esperanza. Recuerde que cada embarazo y cada bebé son diferentes.
• Comparta sus sentimientos con la gente que se interesa por usted. Averigüe cómo se siente su pareja.
• Trate de llegar a un peso ideal. Hable con su profesional de la salud para ver qué peso es adecuado para usted.
• Coma alimentos sanos, como las frutas y verduras, panes y pastas de granos integrales, y pollo y carne con poca grasa. Evite la comida rápida, sin valor nutritivo y demasiados dulces.
• Haga ejercicios. Haga algo activo todos los días. Hable con su profesional de la salud para ver qué es aconsejable para usted.
• Si trabaja, hable con su jefe para reducir el nivel de tensión en el trabajo.
• Consulte a su profesional de la salud o a un consejero sobre otras formas de reducir el estrés.
¿Qué puede hacer antes de quedar embarazada para ayudarle a tener un embarazo sano?
Cuide bien de sí misma antes de quedar embarazada otra vez. Mantener la salud antes del embarazo se llama salud preconcepcional. Éstas son algunas cosas que puede hacer antes de quedar embarazada para ayudarle a tener un embarazo sano:
• Visite a su profesional de la salud para hacerse un chequeo preconcepcional. Dígale que está tratando de quedar embarazada. Hable de lo que sucedió en el último embarazo. Pregúntele sobre medicamentos y tratamientos que puedan ayudarle en su próximo embarazo.
• Tome una multivitamina con 400 microgramos de ácido fólico todos los días. El ácido fólico es una vitamina que ayuda a proteger a los bebés de los defectos de nacimiento en el cerebro o la médula espinal.
• Coma alimentos sanos y haga algo activo todos los días.
• No fume, beba alcohol ni abuse de las drogas.
• Manténgase alejada de los productos químicos que pueden perjudicar al bebé en crecimiento. Ello incluye el humo del cigarrillo, las pinturas, los disolventes de pinturas y los insecticidas.
• Avísele a su profesional de la salud y a su dentista que está tratando de quedar embarazada antes de que le tomen radiografías.
• Trate de evitar enfermarse por gérmenes e infecciones. Ello incluye resfriados, gripe, varicela e intoxicación con alimentos. Su profesional de la salud podrá darle vacunas para ayudar a protegerla de algunas infecciones. Puede protegerse de otras sencillamente al lavarse las manos con frecuencia y cocinar totalmente las carnes y pescados.
“No sé si es inusual o no. Incluso cuando estaba en el hospital, al día siguiente comencé a pensar cuándo podría quedar embarazada otra vez. Era algo que podía soñar con ansias.”
Palabras que debe saber
aborto espontáneo – Cuando el bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo.
alcohol - Cerveza, vino, bebidas refrescantes a base de vino (wine coolers) y licores fuertes.
Entre los licores fuertes se encuentra el vodka, el whisky y el bourbon o whisky americano. Las embarazadas no deben beber alcohol porque es peligroso para el bebé.
cafeína – Una sustancia que se encuentra en el café, té, refrescos y sodas, chocolate y algunos medicamentos. Las embarazadas deben limitar la cantidad de cafeína que consumen por día a 200 miligramos. Eso es aproximadamente igual a una taza de café de 12 onzas.
consejero en duelo – Una persona especialmente capacitada a ayudar a las personas que se enfrentan al dolor de una muerte.
depresión – Una condición médica en la que los sentimientos fuertes de tristeza duran mucho tiempo e impiden que la persona lleve una vida normal.
dolor – Los sentimientos que sienten las personas cuando un ser querido muere.
embarazo múltiple – El embarazo con más de un bebé, como gemelos, trillizos o más.
grupo de apoyo – Un conjunto de personas que comparten las mismas inquietudes. Se reúnen para tratar de ayudarse.
humo de cigarrillo de segunda mano – El humo que respira del cigarrillo, cigarro o pipa de otra persona.
nacimiento sin vida – Cuando el bebé muere antes del parto después de las 20 semanas de embarazo.
NICU – Ver unidad de cuidados intensivos neonatales.
profesional de la salud – También llamado proveedor. La persona que brinda atención médica. Puede ser un médico, enfermera, partera, enfermera practicante u otro profesional médico capacitado.
proveedor – Ver profesional de la salud.
ultrasonido – Una prueba que usa ondas sonoras y una pantalla de computadora para crear una imagen del bebé en el útero.
unidad de cuidados intensivos neonatales – También llamada NICU. Una sección del hospital que atiende a recién nacidos enfermos.
¿Qué puede hacer?
El dolor es el conjunto de sentimientos que se sufren cuando un ser querido muere. Quizás sienta tristeza, furia o soledad. Tal vez sienta confusión. Es posible que sienta dolor intenso y ganas de gritar o llorar. Todos esos sentimientos son parte del dolor.
Los padres que han perdido un bebé expresan su dolor de distintas maneras. A medida que pasa el tiempo, el dolor del duelo va disminuyendo y los padres gradualmente aceptan la muerte de su bebé. Buscan maneras de recordarlo y conservarlo siempre en el corazón.
¿A quiénes recurren los padres en busca de apoyo cuando su bebé muere?
Ante la muerte del bebé, los padres suelen recurrir a sus seres queridos en busca de apoyo y comprensión. Son las personas que los rodean como sus padres (los abuelos del bebé), otros familiares cercanos y amigos íntimos. Con frecuencia, los padres se sienten más seguros compartiendo su dolor con gente que conocen bien y que responde al dolor con compasión y consuelo.
En ocasiones es útil para los padres hablar con alguien que no sea la familia y los amigos. Pueden pedir la ayuda de gente capacitada para asistir a otros en momentos de duelo, como un consejero o pastor. O bien pueden buscar un grupo de apoyo. El grupo de apoyo es un conjunto de personas que comparten los mismos problemas. Se reúnen para compartir sus sentimientos y tratar de ayudarse. Los padres podrán buscar un grupo de apoyo de padres que perdieron a su bebé. Estos grupos pueden ser reconfortantes porque es posible ver que los otros padres también sienten las mismas emociones. De esa forma quizás no se sientan tan solos en su dolor.
No se sienta mal si los padres buscan y piden ayuda de otras personas. Es bueno que busquen todo el apoyo que necesitan de muchas personas distintas.
¿Cómo le hace sentir la muerte del bebé?
Para poder apoyar a los padres, debe entender sus propios sentimientos sobre la muerte del bebé. Quizás esté pasando por algunas de estas emociones:
• Es posible que el dolor lo consuma y que le haga acordar de otras personas que ya no están con usted. Se preguntará cómo puede ayudar a los padres si se siente tan triste.
• Quizás se sienta incapaz. ¿Realmente puede hacer algo para que los padres se sientan mejor?
• Tal vez sienta preocupación. ¿Podría pasarle lo mismo a usted y a su bebé?
• Es posible que sienta furia. Tal vez quiera culpar a alguien. ¿Se pudo haber hecho algo para evitar que el bebé muriera?
• Tal vez se sienta defraudado. Esperaba con ansias pasar tiempo con el bebé y ser parte de su vida.
• Quizás sienta confusión. Es posible que desee hacer muchas preguntas. ¿Qué sucedió que el bebé murió?
• Es posible que se sienta atontado. Quizás ni siquiera desee pensar en la muerte del bebé para nada.
• Tal vez le gustaría que los padres escondieran su desconsuelo de usted e hicieran de cuenta que todo está bien.
Es normal tener esas emociones. No hay una manera correcta o incorrecta de reaccionar. Al admitir sus propias emociones, podrá apoyar mejor a la familia en duelo. Sin embargo, quizás no convenga dar a conocer todas sus emociones a los padres del bebé.
¿Qué puede decir?
Es difícil saber exactamente qué decirle a un padre o madre cuyo bebé murió. Quizás usted nunca haya pasado por algo tan triste o doloroso en su propia vida. Tal vez no sepa cómo se sienten los padres o qué puede ayudarlos.
Éstas son algunas cosas que puede decir:
• Sea simple: “Siento mucho la muerte del bebé.”
• Sea honesto: “No sé qué decir. No me imagino por lo que estás pasando.
• Sea reconfortante: “Siento gran cariño por ti y tu familia. Dime por favor qué puedo hacer para ayudar”.
Está bien también no decir nada. A veces estar ahí para escuchar y sostener la mano del padre o madre es todo lo que necesitan. No siempre tiene que encontrar las palabras perfectas.
Qué cosas no decir
Hay ciertas cosas que no deben decirse al padre o madre que está en duelo. Podrá pensar que está siendo servicial, pero ciertas palabras pueden herir los sentimientos. No diga que entiende por lo que están pasando a menos que haya perdido un bebé propio. No interesa que tengan otros niños o que puedan intentar otro embarazo más adelante. Los padres necesitan pasar por el duelo de este bebé.
Éstos son algunos ejemplos de cosas que no deben decirse:
• “Ya lo superarás con el tiempo.”
• “Dios sabe lo que hace.”
• “Puedes tener otro bebé más adelante.”
• “Mejor así.”
• “Da gracias por lo que tienes.”
No se olvide del papá.
El papá en proceso de duelo quizás se sienta dejado de lado porque su pareja recibe todo el apoyo y atención. Es posible que los amigos y familiares le pregunten: “¿Cómo está tu esposa?” Tal vez no le pregunten a él cómo está sobrellevando su dolor. No olvide preguntar cómo se siente el papá también.
¿Qué puede hacer para ayudar?
Éstas son algunas cosas que puede hacer:
• Dígale a los padres que lamenta la muerte del bebé.
• Acepte y comparta su dolor.
• Hable del bebé por su nombre aunque le parezca raro. Muchos padres cuyos bebés han fallecido dicen que los reconforta escuchar el nombre del bebé.
• Pase tiempo con ellos.
• Escuche atentamente cuando deseen compartir sus emociones con usted. Déjelos contarle lo sucedido tantas veces como deseen.
• Cocine, limpie, haga diligencias o cuide a los otros niños.
• Ofrézcase a retirar las cosas del bebé del hospital y a guardarlas hasta que los padres estén listos para verlas otra vez.
• Devuelva ropa de embarazo o artículos para el bebé no usados a las tiendas si el padre o la madre se lo piden.
• Vaya al servicio religioso conmemorativo o funeral.
• Pregunte a los padres si desean que usted les comunique a otras personas sobre la muerte del bebé. Esto puede ser útil para que ellos no tengan que contar lo sucedido con demasiada frecuencia.
• Recuerde que ciertas fechas del año pueden ser muy difíciles para los padres. Éstas incluyen las fiestas navideñas, la fecha prevista de nacimiento del bebé, el cumpleaños del bebé y el aniversario de su muerte. Llame, envíe un mensaje electrónico o envíe una tarjeta para hacerle saber a los padres que está pensando en ellos.
• Trate de comprender si los padres no se alegran o emocionan cuando otras personas anuncian su embarazo o nacimiento de un hijo.
• Tenga paciencia durante el proceso de duelo de los padres. Puede llevarle un tiempo largo a los padres regresar a sus actividades usuales. No hay una cantidad correcta o incorrecta de tiempo para pasar por el dolor y el duelo. Cada persona es diferente. Los padres pueden necesitar distintos tipos de ayuda en momentos diferentes mientras pasan por el duelo.
• Busque recursos locales o por Internet para ellos, como grupos de apoyo o consejeros expertos en duelo.
¿Puede ser depresión?
Algunos padres en duelo pueden mostrar señales de depresión. Es un problema médico en el que la persona tiene sentimientos fuertes de tristeza que duran mucho tiempo. Si el padre o madre en duelo está deprimido, puede necesitar tratamiento especial de un profesional de la salud.
Éstas son algunas señales que indican posible depresión del padre o madre:
• Tener poco interés en las actividades o pasatiempos habituales
• Sentirse cansado todo el tiempo
• Engordar o adelgazar
• Tener dificultades para dormir o dormir demasiado
• Tener problemas para concentrarse o tomar decisiones
• Pensar en suicidarse o en la muerte
Si cree que el padre o la madre está deprimido, sugiérale hablar con un profesional de la salud, quien podrá hacer algo para ayudar a tratar la depresión.
¿Qué sienten los abuelos?
Es tan difícil perder a un nieto. Ustedes estaban esperando con ansias el nacimiento de este bebé. Ahora toda la familia está en duelo.
Si es un abuelo cuyo nieto ha fallecido, posiblemente deba cumplir distintas funciones al ayudar a su familia a sobrellevar la muerte del bebé:
1. Tendrá sus propios sentimientos a los que enfrentarse. Podrá sentir tristeza y furia ante la muerte de su nieto. Quizás se sienta defraudado porque esperaba con ansias pasar momentos con su nieto.
2. Seguramente deseará apoyar a su propio hijo o hija (padre o madre del bebé). Tal vez se sienta incapaz al no poder borrar el dolor de la muerte del bebé.
3. Es posible que deba ayudar a los otros nietos a sobrellevar la muerte del hermanito o hermanita.
Entienda que no podrá borrar por completo el dolor de su familia. Pero haga lo que pueda para ayudarla y ayudarse a sí mismo a sobrellevar la muerte del bebé.
Si tiene otros nietos, tal vez deba hablar con ellos sobre la muerte del bebé. Los niños de todas las edades también pasan por una etapa de dolor y duelo. Pueden sentirse atemorizados, portarse mal o necesitar atención especial. Algunos niños incluso pueden pensar que se van a morir. Afrontarán mejor el dolor si saben lo que está sucediendo.
Éstas son algunas maneras en que puede ayudar a sus nietos a entender la muerte del bebé:
• Hábleles de la muerte con palabras sencillas y honestas. Puede decir, por ejemplo, “el bebé no creció” o “el bebé nació muy pequeñito”. No use palabras que los confundan, como “el bebé está durmiendo” o “mamá perdió al bebé”.
• Lea a sus nietos historias que hablen sobre la muerte y pérdida. La casa funeraria, la biblioteca o la escuela pueden tener libros para niños que los ayudarán a entender la muerte.
• Anímelos a que confíen en usted lo que sienten sobre la muerte del bebé.
• Anímelos a hacer preguntas. Dé tanta información como su nieto necesite.
• Pídales que le ayuden a buscar formas de recordar al bebé.
• Dígales que no se van a morir.
• Dígales que nadie tiene la culpa de la muerte del bebé.
• Sepa que es normal que los niños se porten mal. Pueden sentirse heridos, confundidos y enojados como usted. Los niños más pequeños pueden actuar fastidiosos y apegados. Pueden actuar o hacer cosas que hace mucho tiempo que no hacían. Los niños más grandes pueden actuar con preocupación por la escuela, los amigos o los deportes. O quizás no demuestren reacción alguna ante la muerte del bebé. Es posible también que hagan preguntas que a usted le pueden parecer groseras o desinteresadas. Trate de ser paciente y cariñoso.
• Con la aprobación de los padres, comunique a las maestras y otras personas que cuidan a sus nietos lo que ha sucedido.
Puntos clave para recordar
• Los padres que han perdido un bebé expresan su dolor de distintas maneras.
• Los padres pueden pedir ayuda de familiares, amigos, líderes religiosos y consejeros especializados en duelo.
• Para poder apoyar a los padres, debe entender sus propios sentimientos sobre la muerte del bebé.
• Hay varias cosas útiles que puede hacer, como escuchar, ayudar con las tareas de la casa y cuidar a los otros niños durante un tiempo.
• Si ve señales de depresión, hable con los padres para que pidan ayuda profesional.

SEMANA POR SEMANA
PRIMER TRIMESTRE
Semana 6 (edad del bebé= 4 semanas)
La semana del embarazo se basa en el primer día de su último período menstrual, que normalmente se produce alrededor de dos semanas antes de la concepción del bebé.
¡Felicitaciones! ¡Está embarazada! Habrá confirmado este acontecimiento milagroso con un análisis de orina en el hogar o le habrán confirmado con un examen de sangre. Posiblemente se sienta feliz, sorprendida, aturdida, confundida, aliviada o viva todos esos sentimientos. Se ha iniciado en la maravillosa senda de ser madre.
Su bebé: Si bien el embarazo se mide en semanas a partir de su último período menstrual, lo más probable es que el bebé haya sido concebido hace 1 mes. Al bebé en esta etapa de desarrollo se lo denomina embrión. Se parece más a un renacuajo que a una persona y es muy pequeño (tiene un largo de menos de ¼ pulgada o 1/2 centímetro). El embrión tiene una cabeza, tronco y cola rizada. El tubo neural, que se convertirá en el cerebro y espina dorsal del bebé, se está cerrando y ya se ven las estructuras que se convertirán en los ojos, oídos y corazón. La placenta, que es el órgano que nutrirá al bebé en los próximos nueve meses, también se está formando.
Su cuerpo: Es posible que usted sienta los primeros síntomas del embarazo. Entre ellos se incluyen los siguientes:
• Cansancio y fatiga
• Náuseas, vómitos u otros malestares estomacales como acidez y gas
• Dolor o sensibilidad en los senos
• Antojo o aversión a ciertos alimentos
• Necesidad de orinar con frecuencia
Recuerde que no todas las mujeres sienten estas señales del embarazo. Además, cada embarazo es diferente y usted podrá sentir o no los mismos síntomas de su embarazo anterior. También es posible que tenga síntomas que jamás haya sentido.
Lo que puede hacer: Cuídese bien a sí misma y a su bebé:
• Tome multivitaminas o vitaminas prenatales con ácido fólico todos los días.
• Si no ha consultado ni elegido a un profesional de la salud que la cuide durante el embarazo, hágalo esta semana.
• Deje de fumar, beber alcohol, tomar drogas ilegales o medicamentos no recetados. Si toma un medicamento recetado, pregunte al profesional de la salud si puede seguir tomándolo. Es posible que deba cambiar a otro medicamento o variar la dosis. Pero no deje de tomar el medicamento sin la aprobación del médico.
• Si siente náuseas, pruebe ingerir comidas pequeñas durante el día, beba líquidos entre las comidas en lugar de hacerlo durante éstas y lleve consigo galletas para calmar el estómago.
Semana 7 (edad del bebé = 5 semanas)
Probablemente su mayor desafío sea sobrellevar los primeros síntomas del embarazo. Aunque sus amigas, parientes y el profesional de la salud le digan que pronto pasará esta etapa, quizás le parezca que los días se alargan cuando siente náuseas.
Su bebé: El bebé está pasando por cambios que gradualmente lo harán verse más como una persona. Se han formado los órganos y sistemas principales del cuerpo, pero éstos no están desarrollados aún. El corazón está latiendo y el esqueleto está adquiriendo forma. El bebé crecerá más del doble esta semana (aumentará de alrededor de ¼ pulgada o un poco más de 1/2 centímetro a ½ pulgada o un poco más de 1 cm. hacia fines de la semana). La placenta comenzará a formarse, pasará nutrientes de su cuerpo al bebé y retirará productos de desecho del bebé.
Su cuerpo: Quizás sienta acidez estomacal y estreñimiento. Eso sucede porque los alimentos se mueven más lentamente por los intestinos durante el embarazo. La cantidad total de sangre de su cuerpo está aumentando. Pero a simple vista no se le notará el embarazo con solo mirarla.
Lo que puede hacer:
Preste atención a su dieta. Trate de hacer lo siguiente en la mayor medida posible:
• Los médicos creen que no hay problemas si consume cantidades moderadas de cafeína durante el embarazo. No tome más de 2 a 2½ tazas de café por día.
• Coma tres comidas por día (o comidas pequeñas más frecuentes) y refrigerios si tiene hambre entre las comidas.
• Evite los dulces, papitas fritas y otros alimentos con mucha grasa que la hagan sentir llena, pero que no le dan a usted ni a su bebé las vitaminas y minerales que ambos necesitan.
• Semana 8 (edad del bebé = 6 semanas)
Empezará a ver más bebés a su alrededor, ya sea en el supermercado o en el centro comercial. También verá más mujeres embarazadas donde vaya. Ésta es otra señal de que pronto se convertirá en madre.
• Su bebé: El bebé está creciendo a pasos acelerados, pero todavía es muy pequeño. Tiene tan solo alrededor de ½ pulgada (1.4 a 2 centímetros) de longitud de la coronilla a las nalgas. Él o ella (es imposible saber a esta altura) tiene párpados, labio superior, y la nariz y orejas se están empezando a formar. El cuerpo se está alargando, pueden reconocerse los brazos y piernas, y es posible ver el esqueleto a travésla piel translúcida. Los órganos como el corazón y el hígado están funcionando y especializándose más.
• Su cuerpo: Si es su primer embarazo, probablemente note cambios en los senos. Tendrá que comprar un sostén más grande ahora o en las próximas semanas. Los senos se están preparando para producir la leche materna. En embarazos posteriores, es posible que los cambios iniciales no se noten tanto. El útero también está creciendo aunque usted todavía no se dé cuenta.
• Lo que puede hacer: Es un buen momento para comenzar a llevar un control de su peso. La mayoría de las mujeres de peso normal que se embarazan subirán de 25 a 35 libras (entre 11 kilogramos a casi 16 kilogramos) de peso durante el embarazo. Las mujeres que tienen sobrepeso o peso más bajo de lo normal deben consultar con el profesional de la salud para que les indique cuánto deben aumentar.
• Es posible que ya haya tenido su primera cita prenatal o que esté por ir pronto. En la primera cita, el profesional de la salud le hará algunos análisis de sangre. Se le practicarán análisis estándares, como el recuento de sangre completo y tipo de sangre. Se le preguntará si desea saber si tiene VIH, el virus que causa el SIDA. El médico también le preguntará si desea un análisis que detecta si usted es portadora del gen de la fibrosis quística (el portador de esta enfermedad genética no se enferma, pero si tanto padre como madre tienen un gen anormal, posiblemente se lo transmitan al bebé). Le convendrá hablar de antemano de este tema con el padre del bebé.
• Semana 9 (edad del bebé = 7 semanas)
El papá también puede participar en el embarazo. Aunque su cuerpo no cambiará, podrá ayudar asistiendo a las citas prenatales, haciendo los quehaceres domésticos, saliendo a caminar con usted y dejándola descansar. Quizás él se preocupe por usted y el bebé. Posiblemente usted y su pareja estén pensando en cómo manejar la carga económica y la responsabilidad de ser padres. Hable de esos temas con él para compartir lo que siente y lo que planean hacer.
• Su bebé: Los párpados del bebé se han formado y están fusionados. Se abrirán alrededor de las 26 semanas. Las costillas están creciendo en torno a los delicados órganos internos. Los brazos, piernas y dedos se ven claramente y casi ha desaparecido la cola que se veía en las semanas anteriores. El bebé ahora tiene alrededor de 1 pulgada (2.5 cm) de largo de la coronilla a las nalgas.
• Su cuerpo: El útero tiene el tamaño aproximado de una toronja. Es posible que aún se sienta cansada y tenga malestar estomacal. El volumen de sangre está aumentando y quizás haya aumentado una o dos libras de peso (entre medio kilogramo a 1 kilogramo).
• Lo que puede hacer: Trate de comer varias veces al día. Descanse cuando lo necesite. ¡Su cuerpo está trabajando mucho para formar al bebé! Tome por lo menos 8 vasos de agua, jugo o leche por día.

• Semana 10 (edad del bebé = 8 semanas)
Esta semana estará pensando en ropa de embarazo y muebles para el bebé. O se estará preguntando si está lista para ser madre. Esos sentimientos son normales. Quizás le convenga averiguar sobre las clases prenatales u otros grupos de ayuda para hablar de lo que siente con otras personas que están en su misma situación.
• Su bebé: El bebé ahora es oficialmente un feto, que es el término técnico que tendrá hasta que nazca. Las uñas están creciendo en las raíces. Los intestinos están creciendo y colocándose en posición. La glándula tiroidea, el páncreas y la vesícula están comenzando a funcionar a fin de preparar al bebé para digerir alimentos después de nacer. Todo eso se está manifestando en un bebé que tiene tan sólo 1½ pulgadas (casi 4 cm) de la coronilla a las nalgas y pesa alrededor de 1/5 onza (alrededor de 5 gramos y medio).
• Su cuerpo: El bebé está creciendo a un ritmo acelerado, pero no el abdomen de la madre. Posiblemente todavía no se le note el embarazo. Quizás sienta que tiene más hambre o que está más sensible emocionalmente.
• Lo que puede hacer: Si está pensando en hacerse pruebas genéticas, éste es el momento de hacer la muestra de la vellosidad coriónica o placentaria (CVS), con la cual se analizan los cromosomas del bebé. Hable de sus opciones con el profesional de la salud o con un consejero en genética. Los cromosomas contienen los genes del bebé. Aunque le resulte tensionante esperar los resultados, recuerde que más del 95 por ciento de las parejas descubren que el bebé está perfectamente bien. Siga comiendo alimentos saludables y tomando mucha agua (por lo menos 8 vasos diarios), jugo y leche.
• Semana 11 (edad del bebé = 9 semanas)
¿Sigue guardando el secreto de su embarazo? ¿O le dijo a todo el mundo cuando vio el resultado positivo del análisis? El final del primer trimestre del embarazo es un buen momento para anunciar la noticia a amigos, familiares y colegas.
• Su bebé: Esta semana el bebé comenzará a generar sus propios glóbulos rojos y ya está produciendo orina, que es el componente principal del líquido amniótico. La piel todavía es transparente. Si pudiera ver adentro del útero, casi podría ver que el cuerpo del bebé se va alargando aunque la cabeza aún es un tercio del largo del cuerpo. También podrá ver el sexo del bebé ya que comienza el desarrollo externo de los órganos sexuales. El bebé tiene de 1¾ a 2 1/3 pulgadas (alrededor de 4 1/2 cm a casi 6 cm) de la coronilla a las nalgas y pesa alrededor de 1/3 onza (un poco más de 9 gramos).
• Su cuerpo: Su cuerpo sigue creando un entorno propicio para el bebé. El volumen de sangre le ha aumentado significativamente, sus senos están creciendo y el abdomen está más grande. Notará que se le ha agudizado el olfato o que produce más saliva. Esos cambios son normales en el embarazo aunque sean a veces irritantes.
• Lo que puede hacer: Es importante evaluar su nutrición si todavía no lo ha hecho. Las mujeres embarazadas necesitan ingerir 300 calorías más de lo normal por día. Se necesitan también más cantidades de hierro y ácido fólico. Las vitaminas prenatales suplen algunos nutrientes, pero no todos. A las mujeres embarazadas les sorprende saber, por ejemplo, que la mayoría de las vitaminas prenatales contienen menos del 20 por ciento de la cantidad diaria recomendada de calcio.
• Semana 12 (edad del bebé = 10 semanas)
Se está acercando al final del primer trimestre. El riesgo de aborto espontáneo se reduce en gran medida al concluir esta semana. Quizás ya esté usando ropa de embarazada, en particular si éste no es su primer embarazo.
• Su bebé: Es posible oír el latido del corazón del bebé con un Doppler, una clase especial de micrófono utilizado por el médico o partera. El bebé tiene casi 2½ pulgadas (un poco más de 6 cm) de la coronilla a las nalgas y pesa alrededor de 1/3 a ½ onza (entre 9 gramos y medio a 14 gramos). Todos los sistemas principales del cuerpo y órganos como el estómago, hígado, pulmones, páncreas e intestinos, están formados y en su sitio aunque no están totalmente desarrollados.
• Su cuerpo: El útero ha crecido tanto que es muy grande para la pelvis. Está comenzando a elevarse sobre el hueso pélvico. Debe sentirse menos cansada y con menos náuseas.
• Lo que puede hacer: Siga acudiendo a todas sus citas de cuidado prenatal y evite el alcohol y los cigarrillos. Aunque todos los órganos del bebé están formados, todavía se están desarrollando. Las sustancias como el alcohol, la nicotina y otras drogas pueden dañar los órganos del bebé. Si se siente con más energía, salga a caminar o a nadar.
• Semana 13 (edad del bebé = 11 semanas)
¡Felicitaciones! Está en la última semana de su primer trimestre. Tantos cambios han sucedido en los últimos 3 meses, tanto en su cuerpo y mente como en el bebé. A menudo es difícil para los padres primerizos imaginarse cómo cambiará su vida cuando llegue el bebé.
• Su bebé: El bebé está comenzando un período en el que aumentará rápidamente de peso y crecerá. Ahora tiene de 2½ a 3 pulgadas( entre 6.3 cm a un poco más de 7 1/2 cm) de largo y pesa alrededor de ½ a ¾ onza (entre 14 gramos a un poco más de 21 gramos). En las próximas dos semanas, su peso se duplicará. Las orejas y los ojos se están moviendo hacia su lugar permanente. Ya han aparecido los 27 huesos de la mano. Pronto el bebé comenzará a chuparse el dedo.
• Su cuerpo: Si durante el primer trimestre no aumentó mucho de peso por las náuseas, en esta etapa sí verá un aumento. Probablemente sienta más hambre y comience a engordar hasta lograr un aumento de peso saludable para el embarazo.
• Lo que puede hacer: Éste es el momento de concentrarse realmente en lo que come. Cerciórese de comer suficientes porciones de proteínas y lácteos y muchas cantidades de frutas y verduras. No hay problema en darse un gusto ocasionalmente. Quizás sienta deseos de volver a hacer ejercicio. Antes de iniciar cualquier tipo de gimnasia, consulte con el profesional de la salud.
SEGUNDO TRIMESTRE
Semana 14 (edad del bebé = 12 semanas)
Bienvenida al segundo trimestre de su embarazo. Éste es el trimestre que la mayoría de las mujeres más disfruta. Con suerte, sentirá más energía y habrá desaparecido el malestar estomacal. Esta semana también marca la transición del bebé del desarrollo al crecimiento.
Su bebé: Esta semana las orejas del bebé se habrán situado en su posición definitiva aunque seguirán creciendo y desarrollándose durante varias semanas. Podrá mover la cabeza de un lado a otro. Posiblemente el bebé mida entre 3 y 4 pulgadas (entre 7 1/2 cm a 10 cm) de largo de la coronilla a las nalgas y pese casi 1 onza (poco más de 28 gramos).
Su cuerpo: Si necesita arreglos dentales, hágalo ahora. Es muy posible que durante el embarazo le sangren las encías con facilidad. Es una consecuencia normal de los cambios hormonales que vive el cuerpo. El dentista le explicará si puede hacer algo para tratar el sangrado de las encías. El útero seguirá creciendo, y el médico o partera podrá palparlo a unas pocas pulgadas o varios centímetros debajo del ombligo.
Lo que puede hacer: Éste es el momento de pensar en los análisis o pruebas prenatales que se hará, si lo cree conveniente, y en concertar las citas correspondientes. El análisis de la sangre materna es un análisis de sangre que detecta defectos congénitos como las defectos del tubo neural y el síndrome de Down. Por lo general se practica entre las semanas 15 y 18. La amniocentesis también se realiza durante este período (entre las semanas 15 y 20). Hable con el profesional de la salud o consejero en genética para ver qué análisis son los más adecuados para usted. Cerciórese de que le respondan todas sus preguntas antes de someterse al análisis.
Semana 15 (edad del bebé = 13 semanas)
Cuesta creer que algo tan pequeño pueda crear tantos cambios en su cuerpo y en su mente. Habrá llegado el momento de comprar o pedir prestada ropa de maternidad. Posiblemente deba comprar nuevos sostenes por el crecimiento de los senos.
Su bebé: La piel del bebé está cubierta con un vello suave y delgado llamado lanugo, el cual desaparecerá casi por completo antes del nacimiento. En esta etapa algunos bebés se chupan el dedo. Su bebé sigue creciendo rápidamente. Ahora mide alrededor de 4 a 4½ pulgadas (entre 10 cm a 11 y 1/2 cm) de la coronilla a las nalgas y pesa alrededor de 1¾ onzas (alrededor de 50 gramos).
Su cuerpo: Durante este trimestre puede aumentar hasta una libra por semana. Recuerde que el aumento de peso es una señal de que el bebé se está desarrollando adecuadamente. Naturalmente es difícil ver cómo aumenta la balanza, pero recuerde que la mayoría de las mujeres pierden ese peso extra entre los seis y nueve meses después del parto.
Lo que puede hacer: Siga cuidándose bien. No consuma alcohol ni fume cigarrillos. Acuda a todas las citas de cuidado prenatal y descanse cuando lo necesite. Si se siente más estresada, dedique tiempo a encontrar tranquilidad, relajarse y despejar su mente.
Semana 16 (edad del bebé = 14 semanas)
Quizás tenga uno o más análisis prenatales esta semana, como el análisis de detección del suero materno. Lo más probable es que este análisis de sangre (también llamado “Prueba triple”) la tranquilice ya que indican que el bebé no tiene ciertos defectos de nacimiento como las anomalías del tubo neural o el síndrome de Down. En esta etapa también se realiza la amniocentesis. Por lo general esta prueba se ofrece a las mujeres en estas situaciones:
• Tienen más de 35 años de edad
• Tienen antecedentes familiares de ciertos trastornos genéticos
• El análisis de detección del suero materno les dio un resultado positivo
Su bebé: El cuerpo del bebé está creciendo rápidamente y pronto será más largo que la cabeza. Los brazos y piernas son largos y se mueven aunque todavía usted no sienta esos movimientos. Al bebé le comenzará a crecer un pelo fino en la cabeza. El largo de la coronilla a las nalgas es entre 4 1/3 pulgadas (alrededor de 11 cm) y 4½ pulgadas (11.4 cm) aproximadamente. Pesa alrededor de 2¾ onzas (alrededor de 78 gramos).
Su cuerpo: A esta altura del embarazo, los senos habrán crecido en gran medida. Quizás necesite sostenes más grandes y de buen soporte. Algunas mujeres se alegran de tener los senos más grandes mientras que otras consideran que es una carga. Recuerde que los senos se están preparando para producir el alimento perfecto para el bebé: la leche materna.
Lo que puede hacer: Si está esperando el resultado de la amniocentesis, trate de mantener la calma. Aunque le resulte tensionante esperar los resultados durante dos semanas o más, recuerde que más del 95 por ciento de las familias descubren que el bebé está perfectamente bien.
Semana 17 (edad del bebé = 15 semanas)
Involucre a su pareja lo más posible a participar en el embarazo. Pídale que la acompañe a las citas de cuidado prenatal, que la ayude a preparar la casa para la llegada del bebé y a elegir el nombre del niño. Hablen de las finanzas y la responsabilidad de ser padres. Reconozca las inquietudes de su pareja y mantenga la comunicación abierta.
Su bebé: Esta semana, el bebé tiene alrededor de 4½ a 4¾ pulgadas (alrededor de 11.5 cm a 12 cm) de la coronilla a las nalgas y 3½ onzas (alrededor de 99 gramos) de peso. El cordón umbilical, que es la línea vital entre usted y el bebé, sigue creciendo y ensanchándose. Éste transporta alimentos al bebé y sustancias perjudiciales como la nicotina y el alcohol. Tenga cuidado con lo que coma y beba.
Su cuerpo: Posiblemente haya aumentado de 5 a 10 libras (entre 2 a 4 kilogramos y medio) en esta etapa del embarazo. Siga sus hábitos de alimentación saludable y recuerde que debe comer alrededor de 300 calorías extra por día. Descubrirá que le incomoda dormir en su posición preferida a medida que crece el abdomen.
Lo que puede hacer: Si prefiere dormir boca abajo, deberá encontrar otra posición cómoda. Pruebe a usar almohadas entre las piernas o detrás de la espalda para que pueda descansar cómodamente de costado.
Semana 18 (edad del bebé = 16 semanas)
Posiblemente le hagan un ultrasonido entre las semanas 18 y 20. Con esa prueba, el profesional de la salud comprueba el crecimiento y anatomía del bebé. Si lo desea, podrá averiguar el sexo del bebé. Si no desea saberlo, avísele al médico y al técnico de ultrasonido que no compartan esta información con usted.
Su bebé: El bebé puede bostezar, hace gestos faciales e incluso podrá tener hipo. Seguirá creciendo, pero a un ritmo más lento esta semana. El bebé ahora pesa alrededor de 5 1/4 onzas (149 gramos) y tiene entre 5 y un poco más de 5½ pulgadas (entre 12 1/2 cm a 14 cm aproximadamente) de la coronilla a las nalgas.
Su cuerpo: Es posible que sienta los movimientos del bebé: un pequeño tirón, revoloteo o palpitación en el útero. Gradualmente lo sentirá más fuerte a medida que el bebé crece y adquiere tono muscular. Si ya tuvo un bebé, reconocerá esos movimientos con más anticipación. Si es su primer embarazo, quizás no note movimientos por otras dos semanas.
Lo que puede hacer: Pregunte al profesional de la salud si su aumento de peso es adecuado. Es probable que haya aumentado entre 10 y 13 libras (entre 4 1/2 kilogramos a casi 6 kilogramos) hasta ahora. Aumentar el peso recomendado durante los nueve meses (normalmente de 25 a 35 libras o de 11 a 16 kilogramos) significa menos probabilidades de tener un bebé prematuro o de bajo peso al nacer. Pero aumentar demasiado creará incomodidad e incluso complicaciones como hipertensión arterial. Trate de mantenerse dentro de los límites recomendados de aumento de peso.
Semana 19 (edad del bebé = 17 semanas)
Trate de controlar el nivel de estrés de su vida. Según algunos estudios, los niveles altos de estrés pueden aumentar el riesgo del nacimiento prematuro o bajo peso al nacer. Si se siente estresada, identifique las causas del estrés personal o laboral de su vida y busque maneras efectivas de controlarlas. Le convendrá eliminar las actividades innecesarias. Recuerde que, incluso cuando no esté embarazada, se enfrentará mejor a las tensiones de la vida si come alimentos saludables, descansa adecuadamente y hace ejercicios regularmente. Hable con el profesional de la salud antes de hacer ejercicio.
Su bebé: “¡Mamá, mira como estoy creciendo!” El bebé probablemente tenga entre 5 y 6 pulgadas (entre 13 a 15 cms. aproximadamente) de la coronilla a las nalgas y pese alrededor de 7 onzas (198 gramos). El sistema nervioso, en especial el cerebro, se está desarrollando y creciendo rápidamente. El cartílago suave que forma el esqueleto del bebé se está endureciendo para convertirse en huesos.
Su cuerpo: En este trimestre probablemente aumente alrededor de 1 libra (aproximadamente medio kilo) por semana. El útero está justo debajo del ombligo y seguirá creciendo hacia arriba y hacia afuera durante el resto del embarazo. El cuerpo se está adaptando al útero en crecimiento. Por ejemplo, sentirá tirones en los ligamentos del abdomen que se estiran para acomodarse al cambio. Los ligamentos son bandas de tejido que sostienen el útero en ambos lados.
Lo que puede hacer: Más que nunca, el cuerpo necesita hierro y calcio. Si se siente cansada o lenta, hable con el profesional de la salud. Quizás necesite un suplemento de hierro. El calcio provendrá de los productos lácteos. Si no está ingiriendo cantidades suficientes, pregúntele al profesional de la salud si debe tomar un suplemento de calcio como el carbonato de calcio.
Semana 20 (edad del bebé = 18 semanas)
¡Ya llegó a la mitad! La fecha de nacimiento es alrededor de las 40 semanas contadas a partir del primer día de la última menstruación. Es probable que sienta al bebé moverse dentro de usted. Esos son los primeros movimientos fetales.
Su bebé: Ya cumplió la mitad del embarazo, pero al bebé le falta crecer mucho. Durante la segunda mitad del embarazo, el peso del bebé aumentará más de diez veces, de 9 onzas (255 gramos) a alrededor de 112 onzas (7 libras o unos 3 kilogramos). El largo también aumentará al doble, de 10 pulgadas (de pie a cabeza, como lo medirán al nacer) a alrededor de 20 pulgadas (de 25 cm a 51 cm). De la coronilla a las nalgas, su bebé ahora mide de 5½ a casi 6½ pulgadas (entre 14 a 16 1/2 cms).
Su cuerpo: La parte superior del útero ya le llega al ombligo. Sentirá que se queda sin aliento a medida que el útero se acerca a los pulmones y que se le acelera el ritmo respiratorio con otros cambios normales del embarazo. El corazón le latirá más rápidamente también porque bombea mayor cantidad de sangre por el cuerpo.
Lo que puede hacer: Probablemente se sienta bastante bien en esta etapa, pero no olvide descansar cada vez que lo necesite. Su cuerpo está totalmente dedicado a brindar un buen hogar a su bebé.
Semana 21 (edad del bebé = 19 semanas)
Llegó el momento de pensar en inscribirse en clases de parto, planear el cuarto del bebé y encargar los muebles. Los próximos meses del embarazo pasarán rápidamente.
Su bebé: El bebé es muy activo en esta etapa, se mueve de un lado al otro y de arriba a abajo. Respira y traga líquido amniótico preparándose para respirar y digerir cuando nazca. Si va a tener una niña, sus ovarios tendrán más de 6 millones de óvulos. Para cuando nazca, esa cantidad bajará a 1 ó 2 millones, es decir la cantidad total de óvulos que tendrá el resto de su vida. El semen, por el contrario, se produce durante toda la vida reproductiva del hombre. El tamaño del bebé es un poco más de 7 pulgadas (casi 18 cm) de largo (de la coronilla a las nalgas) y alrededor de 10 ½ onzas (alrededor de 300 gramos).
Su cuerpo: Notará que se le hinchan los pies con facilidad, en particular si está de pie durante mucho tiempo. Su centro de gravedad está cambiando, así que probablemente se sienta poco firme. ¡Tenga cuidado!
Lo que puede hacer: Siga haciendo ejercicio regularmente con el permiso del profesional de la salud. Quizás deba dejar de correr y dedicarse a caminar o bien disminuir la intensidad de la gimnasia. Si hace yoga u otros ejercicios en el piso, recuerde no acostarse boca arriba porque esa posición puede reducir el flujo de sangre que va al bebé.
Semana 22 (edad del bebé = 20 semanas)
¿Ya eligió el nombre del bebé? Es una de las decisiones significativas para los padres. ¿Escogerán un nombre tradicional o de la familia? ¿O quizá algo totalmente diferente? Hay muchos sitios en el Internet dedicados a los nombres de bebés.
Su bebé: La piel delgada y rojiza del bebé está cubierta por una sustancia gruesa, blanca y cerosa llamada vernix o unto sebáceo. Ésta protege la piel del bebé contra las sustancias del líquido amniótico. Las uñas, párpados y cejas del bebé son visibles. Mide alrededor de 7½ pulgadas (poco más de 18 cm) de la coronilla a las nalgas y pesa poco más de 12 onzas (340 gramos).
Su cuerpo: Obviamente se le notará el embarazo, pero todavía no debe sentirse demasiado incómoda. El útero sigue subiendo en el abdomen. Es posible que la piel del abdomen le pique, lo cual es una gran excusa para que su pareja le dé un masaje.
Lo que puede hacer: La mayoría de las mujeres disfrutan esta etapa del embarazo. Siga comiendo bien, haciendo ejercicio (con el permiso del profesional de la salud) y bebiendo grandes cantidades de agua. Recuerde evitar el contacto con sustancias peligrosas como pinturas, productos limpiadores y solventes. Ventile bien los cuartos donde se conserven o utilicen esas sustancias. Deje que el papá pinte el cuarto del bebé.
Semana 23 (edad del bebé = 21 semanas)
Sí, es cierto. Los bebés son caros. La familia media gasta alrededor de $6,200 en su primer bebé el primer año de vida. El gasto para los otros hijos que sigan será un 15 por ciento menos. Éste es un buen momento para planear cómo pagará el costo de los pañales, ropa y guardería del niño.
Su bebé: El bebé tiene alrededor de 8 pulgadas (20 cm) de la coronilla a las nalgas y pesa casi una libra (casi 1/2 kilogramos). Duerme siestas y se estira al despertarse. Todos los sistemas (digestivo, circulatorio y respiratorio) están madurando y preparándose para la vida fuera del útero.
Su cuerpo: Su abdomen está cada vez más grande y redondo al seguir creciendo el bebé. Muchas mujeres notan que les sangran las encías con mayor facilidad que antes. La “gingivitis del embarazo” es común y desaparecerá cuando nazca el bebé.
Lo que puede hacer: No olvide cuidar sus dientes. El segundo trimestre es un buen momento para visitar al dentista. Cerciórese de avisarle al profesional de la salud si nota algo inusual o si tiene alguna inquietud sobre su salud o el desarrollo del bebé.
Semana 24 (edad del bebé = 22 semanas)
Probablemente se le practique una prueba para detectar la diabetes del embarazo entre esta semana y la semana 28. La diabetes del embarazo se manifiesta en alrededor de 3 a 5 mujeres embarazadas de cada 100. Mayormente puede controlarse con la dieta y el ejercicio. Por lo general, desaparece después del parto aunque las mujeres que la sufrieron tendrán más probabilidades de contraer la diabetes en el futuro.
Su bebé: Se está empezando a acumular grasa en el cuerpo del bebé, el cual está bien proporcionado aunque sea aún muy pequeño. Los ojos todavía están cerrados. Es posible ver ahora las uñas de los pies. El cerebro se está desarrollando con rapidez; este desarrollo continuará después del nacimiento hasta la niñez. El niño pesa un poco más de una libra (1/2 kilogramo) y mide cerca de 8½ pulgadas (cerca de 22 cm) de la coronilla a las nalgas.
Su cuerpo: Su útero está creciendo y la parte superior está alrededor de 2 pulgadas (5 cm) por encima del ombligo. Seguramente siente al bebé patear fuerte. Quizás comience a sentir los efectos secundarios menos placenteros del embarazo: ligamentos doloridos, picazón en la piel, estrías, dolor de espalda, acidez estomacal, estreñimiento, congestión nasal y/o sangrado de la nariz. Estos síntomas no son peligrosos por lo general, ¡pero sí molestos!
Lo que puede hacer: Pruebe aplicarse una crema o loción humectante para aliviar la picazón de la piel. Sin embargo, si es grave y le pica todo el cuerpo, consulte con el profesional de la salud. Quizás necesite una loción más fuerte. Si le duele la espalda, evite estar de pie durante largo tiempo y use calzado cómodo con taco bajo. Recuerde consultar con el profesional de la salud antes de tomar o usar medicamentos o productos a base de hierbas.
Semana 25 (edad del bebé = 23 semanas)
A esta altura del embarazo, muchas parejas se preguntan si pueden tener relaciones sexuales. A menos que el profesional de la salud no se lo aconseje, podrá tener relaciones íntimas durante el embarazo. Sin embargo, por los cambios que vive el cuerpo, usted y su pareja tendrán que encontrar posiciones nuevas y creativas ya que el tamaño del abdomen puede resurltarles incómodo. No se preocupe que el bebé está bien protegido por un colchón de líquido amniótico en la matriz.
Su bebé: El bebé está creciendo rápidamente. En las próximas 10 a 15 semanas, aumentará de 4 a 7 libras (casi entre 2 y 3 kilogramos) y crecerá unas 7 pulgadas (más de 18 cm) de largo. ¡Increíble! Por ahora la piel del bebé es floja y arrugada. Probablemente mida alrededor de 8¾ pulgadas (22 cm) de la coronilla a las nalgas y pese entre una libra y una libra y media (entre 1/2 kilogramo a casi 3/4 kilogramos).
Su cuerpo: El útero crecerá rápidamente a medida que el bebé se desarrolla. Tendrá picazón en la piel del abdomen. Es posible que le aparezcan estrías. Esas marcas rojas e indoloras se desvanecen ligeramente después del parto, pero no siempre desaparecen por completo.
Lo que puede hacer: No hay mucho que pueda hacer para evitar las estrías. Las cremas de venta libre aliviarán la picazón y mejorarán levemente el aspecto de las estrías. Siga comiendo bien y descansando lo suficiente. A medida que avanza el embarazo, es posible que se sienta más cansada.
Semana 26 (edad del bebé = 24 semanas)
Quizás usted y su pareja estén pensando en hacer un viaje por “última vez” antes de que nazca el bebé. Si goza de buena salud y le queda más de un mes antes de la fecha de parto, no debe haber problemas de viajar en avión. Consulte con el profesional de la salud si no está segura si puede viajar.
Su bebé: Esta semana los párpados del bebé estarán abiertos y el bebé reaccionará a la luz. Empiece a hablarle al bebé. Su audición está lo suficientemente desarrollada como para escuchar su voz y la del papá. El bebé también está practicando respirar aunque no haya aire en la matriz. El bebé tiene alrededor de 9 pulgadas (23 cm) de la coronilla a las nalgas y pesa casi 2 libras (casi 1 kilogramo).
Su cuerpo: El útero tiene el tamaño aproximado de una pelota de básquetbol. Sentirá que el centro de gravedad se ha desplazado. Quizás sienta un cosquilleo, adormecimiento o dolor en las manos y pies. Se cree que esa sensación se debe a los tejidos hinchados. Muchas mujeres sufren del síndrome del túnel carpiano durante el embarazo. El túnel carpiano es la apertura que hay adentro de la muñeca y por la que pasan los nervios que llegan a los dedos. El túnel se hincha durante el embarazo y la presión puede causar adormecimiento y dolor. El malestar a veces se agrava por la noche.
Lo que puede hacer: Avísele al profesional de la salud si tiene dolor, cosquilleo, ardor o adormecimiento en las muñecas, manos u otras articulaciones. Trate de agitar la mano cuando la sienta adormecida. Algunas mujeres sienten alivio al usar muñequeras o entablillado para las muñecas. Los medicamentos que normalmente se aconsejan para el síndrome del túnel carpiano suelen no ser recomendables para las mujeres embarazadas. El malestar causado por el síndrome generalmente desaparece unas semanas después del parto.
Semana 27 (edad del bebé = 25 semanas)
Cada vez que acuda a la cita prenatal, el profesional le tomará la presión arterial para ver si está alta y constatará si hay proteína en la orina. Con esos análisis podrá ver si hay señales de preeclampsia, que también se conoce como toxemia o hipertensión inducida por el embarazo. Esa afección se manifiesta en 1 de cada 20 embarazos. Es más probable que suceda en los primeros embarazos y después de la semana 20. Para muchas mujeres, si el médico controla las señales de preeclampsia, el embarazo continuará normalmente. En casos graves, la preeclampsia puede ser mortal para la madre y el bebé. La única “cura” es el nacimiento del bebé.
Su bebé: El bebé seguirá teniendo un crecimiento fenomenal aumentando de peso y alargándose. La piel parecerá menos arrugada por la acumulación de grasa. Medirá alrededor de 9½ pulgadas (24 cm) de la coronilla a las nalgas y pesará poco más de 2 libras (casi 1 kilogramo).
Su cuerpo: Seguirá aumentando de peso a un ritmo de alrededor de ¾ a 1 libra (entre unos 300 gramos a casi 500 gramos) por semana. Al crecer el abdomen, sentirá dolores de espalda con más frecuencia. Quizás tenga problemas para dormir porque es más difícil sentirse cómoda con el cuerpo que crece. Su prioridad debe ser descansar lo suficiente y comer bien.
Lo que puede hacer: No deje de acudir a todas las citas prenatales. Llame al profesional de la salud de inmediato si tiene alguna de las señales de la preeclampsia: hinchazón repentina de la cara o manos, dolores de cabeza agudos, dolor fuerte de estómago o se le nubla la vista. La hinchazón leve de manos y pies es normal por la mayor cantidad de fluidos corporales. Ésta suele desaparecer de un día al otro o después de descansar.
Semana 28 (edad del bebé = 26 semanas)
Ha llegado al final del segundo trimestre. Seguramente verá al profesional de la salud dos veces por mes hasta la semana 36. Si tiene una afección médica crónica (como hipertensión arterial o diabetes) o un embarazo de alto riesgo, posiblemente deba acudir al médico con más frecuencia.
Su bebé: El bebé se está preparando para la vida fuera del útero. Puede abrir y cerrar los ojos y chuparse el dedo. La piel se ve más estirada por la acumulación de grasa debajo de ella. Quizás sienta mucho movimiento porque el bebé se ejercita pateando y estirándose. El bebé mide alrededor de 10 pulgadas (25 cm) de largo de la coronilla a las nalgas o 15¾ pulgadas (40 cm) de cabeza a pie, y pesa cerca de 2½ libras (poco más de 1 kilogramo).
Su cuerpo: Continuará aumentando ¾ a 1 libra (entre .34 kg a .45 kg) por semana, con lo cual habrá aumentado un total de 17 a 24 libras (entre 7.7 kg a 10.8 kg). Quizás sienta que pierde el equilibrio con el crecimiento del abdomen. Use zapatos de tacón bajo y tenga cuidado.
Lo que puede hacer: Mantenga los buenos hábitos prenatales: comer bien, descansar cuando se lo pida el cuerpo y tomar mucha cantidad de agua. Acuda a todas las citas de cuidado prenatal. Si sigue fumando, bebiendo o usando drogas, todavía está a tiempo de dejar esos hábitos y darle una vida saludable al bebé. Nunca es demasiado tarde para abandonar un mal hábito.
TERCER TRIMESTRE
Semana 29 (edad del bebé = 27 semanas)
¡Felicitaciones! Está comenzando el tercer trimestre del embarazo. En esta etapa muchas futuras mamás se preparan para la llegada del bebé. Es el momento de inscribirse en clases de parto. Encargue los muebles para el bebé si los necesita. Finalice el trámite para tomarse la licencia por maternidad.
Su bebé: El cerebro del bebé se está desarrollando con rapidez. La superficie que antes era tersa ahora tiene ranuras y está aumentando la cantidad del tejido cerebral. Ese increíble desarrollo continuará durante varios meses después del nacimiento del bebé. El bebé sigue aumentando de peso aceleradamente. Pesa alrededor de 2¾ libras (1 1/4 kg)y tiene un largo total de 16½ pulgadas o 42 cm (o de 10½ pulgadas o 27 cm de la coronilla a las nalgas) aproximadamente.
Su cuerpo: Su cuerpo necesita nutrientes como el calcio, ácido fólico y hierro para estar fuerte y saludable y que el bebé siga creciendo a buen ritmo. Quizás sus estados de ánimo y niveles de energía cambien varias veces durante el día. Trate de mantener el estrés al mínimo.
Lo que puede hacer: Posiblemente el profesional de la salud le haga un análisis de sangre para detectar anemia. La anemia significa que tiene niveles bajos de hierro en la sangre y es común en las mujeres embarazadas, en particular durante el tercer trimestre. Los médicos normalmente recomiendan que las mujeres tomen un suplemento de hierro para evitar la anemia. A pesar de los suplementos, algunas mujeres tienen anemia. Si ése es su caso, el médico puede recomendarle aumentar la dosis de hierro. No olvide tomar abundantes cantidades de líquidos y comer mucha fibra para contrarrestar el estreñimiento que comúnmente causa el consumo de hierro.
Semana 30 (edad del bebé = 28 semanas)
Al poco tiempo de nacido el bebé, se le harán análisis para detectar trastornos metabólicos, es decir las enfermedades de la composición química del cuerpo. Algunos de esos trastornos son mortales si no se los trata con rapidez. Otros pueden crear problemas de por vida. March of Dimes recomienda hacer análisis a todos los bebés para detectar 29 trastornos metabólicos.

Su bebé: La piel del bebé se está tornando más tersa al depositarse capas de grasa en todo el cuerpo. Esa grasa le ayudará al bebé a regular su temperatura corporal después del nacimiento. Las uñas de las manos y los pies y las pestañas están totalmente formados y siguen creciendo. El bebé tiene alrededor de 17 pulgadas (43 cm) de largo de cabeza a pies (alrededor de 10¾ pulgadas ó 27 cm de la coronilla a las nalgas) y pesa aproximadamente 3 libras (1.36 kg).
Su cuerpo: Probablemente piense que no hay forma de que el abdomen le crezca más, ¡pero ya verá! Seguirá aumentando aproximadamente una libra por semana. La cadera y pelvis se están aflojando y expandiendo para darle lugar al bebé que crece. Sentirá incomodidad cuando el bebé le patee las costillas y el diafragma (el diafragma es el músculo que separa el pecho del abdomen). Pronto el bebé se moverá hacia abajo y se sentirá menos pesada.
Lo que puede hacer: Éste es el momento de evaluar las causas de estrés en su vida y tratar de eliminar algunas. Propóngase dedicar tiempo cada día a descansar, meditar o hacer ejercicio. Hable con el profesional de la salud antes de hacer gimnasia. Permita que otras personas la ayuden. Podrá retribuirle el favor a otra mujer embarazada en el futuro. Pida a su familia que la ayude.

Semana 31 (edad del bebé = 29 semanas)
Aunque su abdomen sea grande, recuerde que es importante usar el cinturón de seguridad en los vehículos. Proteja su vida y la del bebé abrochándose el cinturón sin falta. Coloque el cinturón por debajo del abdomen. Si va a hacer un viaje largo en automóvil, deténgase una vez cada hora para estirar las piernas y fomentar la circulación.
Su bebé: Al bebé le está costando más estirarse y moverse porque cada día crece más. Pronto se acomodará con la cabeza para abajo en preparación para el parto. Los pulmones del bebé se están desarrollando aunque no estarán totalmente listos para la vida fuera de la matriz hasta dentro de unas semanas. El bebé ahora pesa aproximadamente 3½ libras (más de 1 kg y medio) y mide alrededor de 18 pulgadas (46 cm) de la cabeza a los pies (o poco más de 11 pulgadas ó 28 cm de la coronilla a las nalgas).
Su cuerpo: La posición del bebé podrá dejarla sin aliento, pero se sentirá mejor cuando el bebé descienda en la pelvis. Quizás haya comenzado a sentir contracciones ocasionalmente. Se les llama contracciones Braxton-Hicks, no causan dolor y es la forma en que el cuerpo se prepara para el parto. Llame al profesional de la salud si:
• Tien contracciones dolorosas
• Tiene contracciones con regularidad y frecuencia (cada 10 minutos o menos)
• Siente también un dolor bajo y sordo en la parte inferior de la espalda o tiene cólicos o retorcijones
Estos síntomas pueden ser señal de que está comenzando a dar a luz prematuramente.
Lo que puede hacer: No deje de acudir a todas las citas de cuidado prenatal. El profesional controlará el avance del embarazo y detectará problemas antes de que se tornen graves. Al dormir o descansar, procure acostarse sobre el lado izquierdo ya que así se puede reducir la hinchazón y retención de agua.
Semana 32 (edad del bebé = 30 semanas)
No es demasiado pronto para averiguar las opciones de parto. Familiarícese con los medicamentos para aliviar el dolor que ofrece el hospital o clínica de maternidad aunque no piense usarlos. Como cada parto es singular e impredecible, infórmese sobre el procedimiento del parto por cesárea. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists), uno de cada cinco bebés nace por cesárea. Muchas cesáreas son imprevistas.
Su bebé: Los principales órganos del bebé se están preparando para la vida fuera de la matriz. El cerebro se está desarrollando rápidamente. Los pulmones están “practicando” respirar. Los riñones están produciendo orina. El bebé está tragando y orinando líquido amniótico. Las uñas llegaron a las puntas de los dedos de la mano, así que prepárese para cortarlas al poco tiempo del nacimiento. El bebé tiene alrededor de 18¾ pulgadas (47.6 cm) de largo (poco más de 11½ pulgadas ó 29 cm de la coronilla a las nalgas) y pesa cerca de 4 libras (casi 2 kg).
Su cuerpo: En esta etapa del embarazo posiblemente no pueda verse los pies y quizás se sienta muy incómoda. Es posible que los senos suelten una pequeña cantidad de líquido, llamada calostro, ya que se están preparando para la lactancia materna. El calostro es el líquido sano que alimentará a su bebé durante los primeros días de vida hasta que le baje la leche. Éste contiene anticuerpos que le ayudarán al bebé a combatir infecciones.
Lo que puede hacer: Haga todo lo posible por sentirse cómoda. Duerma con almohadas. Coma de cinco a seis comidas pequeñas por día en lugar de tres comidas grandes. Ponga los pies en alto si se le hinchan. Pídale a su compañero que le dé un masaje suave en los hombros y pies.
Semana 33 (edad del bebé = 31 semanas)
¿Está su compañero tan emocionado con el bebé como usted? A veces es difícil para el compañero sentir que participa en el embarazo. Una forma de dejar que el papá intervenga es pedirle que elija el asiento para el automóvil. Es una de las cosas más importantes que debe comprar para el bebé. En los Estados Unidos las leyes exigen el uso de asientos de seguridad para el automóvil. No le permitirán llevarse al bebé del hospital o clínica de maternidad si no se lo coloca correctamente en un asiento de seguridad aprobado. Cerciórese de usar el asiento de seguridad cada vez que el bebé viaje en automóvil.
Su bebé: Los pulmones y el cerebro del bebé siguen creciendo rápidamente. Es posible que ya se haya ubicado con la cabeza hacia abajo en su pelvis. Sentirá que los movimientos son cada vez más fuertes y deliberados porque el tono muscular del bebé va mejorando. Si bien en esta etapa el peso y el largo de los bebés varía, en promedio el bebé tiene 19 pulgadas (48 cm) de cabeza a pies (alrededor de 12 pulgadas ó 30 1/2 cm de la coronilla a las nalgas) y pesa un poco más de 4 libras (casi 2 kg). El bebé engordará rápidamente en las próximas semanas.
Su cuerpo: Al entrar en la recta final del embarazo, su cuerpo se va preparando para el trabajo de parto y el alumbramiento. Es posible que sienta que el útero se contrae con frecuencia. Si el bebé ya descendió en la pelvis, sentirá menos patadas en las costillas y el diafragma. Quizás sienta la necesidad de orinar con más frecuencia porque el bebé está presionándole la vejiga.
Lo que puede hacer: Tómese las cosas con calma, siga comiendo bien y acuda a todas las citas de cuidado prenatal. Seguramente oirá ese consejo una y otra vez, pero realmente es lo mejor que puede hacer por el bebé. Llame al profesional de la salud si tiene dolores abdominales fuertes, sangrado, si siente algo inusual o que “algo no está bien”.
Semana 34 (edad del bebé = 32 semanas)
¿Leche materna o leche de fórmula? Alrededor del 70 por ciento de las mujeres de Estados Unidos amamantan a sus bebés recién nacidos. La lactancia materna brinda muchos beneficios al bebé, entre ellos una nutrición saludable y protección contra enfermedades. Antes del parto, tenga a mano el teléfono de su pediatra. Tenga también a mano los nombres y teléfonos de las consultoras en lactancia (personas capacitadas que brindarán asistencia y orientación a las madres que dan pecho) y de amigas que hayan amamantado sin problemas. Recuerde que amamantar es un hábito adquirido. Usted y su bebé deben coordinarse para ver qué es lo que surte mejor efecto para ambos. Tenga paciencia los primeros días después del parto. Recuerde que, aunque usted haya amamantado antes, el bebé jamás lo ha hecho. Prepárese para los desafíos que se le presenten.
Su bebé: Todos los sistemas principales del cuerpo, salvo por los pulmones, están bastante bien desarrollados. El bebé sigue aumentando de peso y acumulando grasa para prepararse para la vida afuera del útero. A las 34 semanas, el bebé tiene alrededor de 19¾ pulgadas ó 50 cm (alrededor de 12¾ pulgadas ó casi 33 cm de la coronilla a las nalgas) y pesa aproximadamente 5 libras (poco más de 2 kg).
Su cuerpo: Sentirá con más frecuencia que se le hinchan los pies y los tobillos por la presión del peso del bebé. Si nota una hinchazón repentina de las manos y la cara, llame inmediatamente al profesional de la salud.
Lo que puede hacer: Ponga los pies en alto y descanse cuando pueda. Si se acuesta sobre el lado izquierdo, verá que la hinchazón disminuye.
Semana 35 (edad del bebé = 33 semanas)
Llegó el momento de prepararse para la vida con el bebé. Todavía tiene tiempo, pero le convendrá adelantarse con algunos quehaceres. Prepare los sobres para el anuncio del nacimiento. Cocine comidas que pueda congelar. Compre los obsequios que necesite durante las semanas posteriores al nacimiento del bebé. Compre comida y productos para el quehacer doméstico. Si no tiene la fuerza para hacer otras actividades además de la rutina diaria, pida ayuda a otras personas.
Su bebé: El bebé está aumentando alrededor de ½ libra y creciendo ½ pulgada (poco más de 1 cm) por semana. Los riñones funcionan perfectamente. Los pulmones siguen desarrollándose y están casi listos para la vida fuera del útero. En estas últimas semanas, su cuerpo le transferirá al bebé inmunidad temporal contra enfermedades infantiles (como las paperas y el sarampión). El bebé estará protegido hasta que se lo vacune. En esta semana, el bebé tendrá alrededor de 20 pulgadas de largo (aproximadamente 13 pulgadas de la coronilla a las nalgas) y pesará alrededor de 5½ libras (casi 3 kg).
Su cuerpo: En esta semana alcanzará el punto culminante en el aumento de peso, que normalmente es de 25 a 35 libras. Sentirá que le falta el aliento porque la parte superior del útero está justo debajo de las costillas. Le costará respirar hondo.
Lo que puede hacer: Le convendrá dormir con la cabeza elevada para facilitar la respiración. Quizás el profesional de la salud quiera verla todas las semanas hasta el nacimiento del bebé. Acuda a todas las citas aunque esté cansada.
Semana 36 (edad del bebé = 34 semanas)
¿Tiene el bolso listo para el hospital? ¿Tiene gasolina el automóvil? ¿Le pidió a alguien que le cuide a los niños o mascotas durante su ausencia? Llegó el momento de tener todo listo para el nacimiento. Menos del 5 por ciento de los bebés llegan en la fecha de parto esperada. Si todavía no lo ha hecho, elija un pediatra para que se encargue de la salud del bebé después del nacimiento. Necesitará tener a un médico a quien pueda llamar si tiene preguntas o inquietudes sobre el bebé una vez que regrese al hogar.
Su bebé: El bebé sigue creciendo rápidamente y engordará alrededor de una onza por día. Notará que hay menos movimiento. Eso se debe a que hay menos espacio para que el bebé se mueva. Si nota que los movimientos disminuyen abruptamente, llame de inmediato al médico. En esta semana, el bebé tendrá alrededor de 20½ pulgadas (52cm) de largo (13½ pulgadas ó 34 cm) de la coronilla a las nalgas) y pesará alrededor de 6 libras (un poco menos de 3 kg).
Su cuerpo: El útero estará debajo de las costillas en esta etapa. Quizás tenga dificultades para dormir o levantarse de un asiento bajo. Se estará sintiendo inquieta e irritable ahora que le queda poco tiempo para el parto y el inicio de su nueva vida como madre.
Lo que puede hacer: Descanse con los pies en alto. Coma cuando tenga hambre y tome mucha agua. Ya está en la recta final. No deje de acudir a las citas prenatales. Esta semana o la próxima posiblemente le hagan un análisis de estreptococo grupo B. Esta infección silenciosa rara vez causa problemas en los adultos, pero puede resultar peligrosa para el recién nacido. El análisis se realiza insertando un hisopo en la vagina. Se analizan las secreciones para detectar la presencia de bacterias. Si tiene estreptococo grupo B en la vagina, se le darán antibióticos durante el parto. El medicamento ayudará a evitar que la infección bacteriana se transmita al bebé.
Semana 37 (edad del bebé = 35 semanas)
¡Felicitaciones! Al final de esta semana se considera que el embarazo ha llegado a su término completo. Todos los órganos del bebé tienen el desarrollo suficiente para llevar una vida saludable fuera de la matriz. Sólo le resta esperar el gran día. Algunas mujeres se sienten inquietas y se dedican a limpiar y preparar todo el hogar para la llegada del bebé. Este instinto de anidación normalmente se presenta justo antes del parto.
Su bebé: El bebé sigue creciendo y creciendo. Ésa es su tarea en este momento. Probablemente ya esté cabeza abajo, en posición de parto. Tendrá alrededor de 21 pulgadas (53 cm) de largo (14 pulgadas ó 35 1/2 cm de la coronilla a las nalgas) y pesará aproximadamente 6½ libras (casi 3 kg).
Su cuerpo: Si es madre primeriza, la cabeza del bebé estará firmemente encajada en la pelvis. En las mujeres que han tenido hijos, la cabeza del bebé flotará encima de la pelvis y no se encajará hasta el parto.
Lo que puede hacer: Acuda a la cita prenatal de esta semana. El profesional de la salud probablemente desee examinarla todas las semanas. Se fijará si el cuello del útero está comenzando a dilatarse (abrirse) o a ablandarse (adelgazarse). Esas señales indican que el cuerpo se está preparando para el parto. Recuerde que predecir el inicio del parto es una ciencia muy inexacta. Muchas mujeres embarazadas pasan varias semanas con el cuello del útero ligeramente dilatado.
Semana 38 (edad del bebé = 36 semanas)
Quizás se sienta tentada de intentar remedios caseros para desencadenar el parto. Algunos de ellos (como tener relaciones sexuales, caminar o comer comidas picantes) son inocuos y no tendrán efecto a menos que el parto comience naturalmente. Otros remedios, como ciertas hierbas, medicaciones y tés, pueden ser peligrosos si se ingieren sin supervisión del médico. Antes de intentar tomarlos, consulte con el profesional de la salud.
Su bebé: El médico verificará la posición del bebé. Si no está cabeza abajo en la pelvis, se considerará que tiene una presentación de nalgas. Algunos bebés en posición de nalgas primero se voltean a la posición cabeza abajo muy poco antes del parto. Si no lo hace, el médico a veces intenta cambiarle la posición al bebé. Muchos bebés con la presentación de nalgas nacen por cesárea. Si su bebé está de nalgas, hable de todas las opciones con el profesional de la salud. En esta semana, el bebé tendrá alrededor de 21 pulgadas (53 cm) de largo (14 pulgadas ó 36 cm de la coronilla a las nalgas) y pesará alrededor de 6¾ libras (poco más de 3 kg). Como el tamaño de los bebés varía en gran medida a esta altura del embarazo, es posible que su bebé sea más grande o más pequeño.
Su cuerpo: Es probable que el abdomen no le haya crecido mucho en las últimas semanas, pero se verá diferente cuando el bebé cambie de posición o estire sus brazos y piernas. Para muchas mujeres, estos últimos días y semanas son los más molestos del embarazo.
Lo que puede hacer: Trate de entretenerse terminando actividades de último momento para no pensar en su malestar. Nunca se sabe cuándo llegará el bebé.
Semana 39 (edad del bebé = 37 semanas)
¿Entró realmente en trabajo de parto? Todas las mujeres embarazadas se hacen esa pregunta o pronto se la plantearán. Nadie sabe exactamente qué provoca el inicio del parto. Se cree que es una combinación de factores maternos, fetales y placentarios. Recuerde que incluso las mujeres que han tenido hijos antes tienen síntomas falsos de parto y deben regresar del hospital al hogar. Si cree que está en trabajo de parto, llame al profesional de la salud o acuda al hospital. Más vale prevenir que curar.
Su bebé: El bebé sigue creciendo y aumentando de peso. Como tiene menos lugar, posiblemente no se mueva tanto pero no debe dejar de hacerlo. Si siente que los movimientos del bebé disminuyen drásticamente, llame al profesional de la salud. El bebé pesará un poco más de 7 libras (3.1 kg) y medirá alrededor de 21½ pulgadas ó casi 55 cm (casi 14½ pulgadas ó 37 cm de la coronilla a las nalgas).
Su cuerpo: Estas señales indican que el cuerpo se está preparando para el parto:
• Más presión en la pelvis y nalgas
• Pérdida de peso
• Cambio en el nivel de energía
• El flujo vaginal aumenta y es más espeso
• Flujo rosado o con sangre
Esos cambios pueden manifestarse semanas, días u horas antes del inicio del trabajo de parto.
Lo que puede hacer: Esté atenta a las señales previas al parto y avísele al médico en la visita semanal. Llame al profesional de la salud o acuda inmediatamente al hospital si:
• Le sale sangre rojo brillante
• Se rompe la bolsa o fuente
• Tiene contracciones regulares e intensas que no se detienen al cambiar de posición
• Semana 40 (edad del bebé = 38 semanas)
Tenga en mente que pronto será mamá. Casi todos los médicos prefieren que las mujeres den a luz antes de la semana 42. Si el trabajo de parto no se inicia solo, es posible que el médico le sugiera inducirlo. Antes de dar su consentimiento, averigüe lo más posible sobre este procedimiento.
• Su bebé: El bebé está listo para ingresar al mundo. Sus sistemas principales continuarán creciendo y desarrollándose después del nacimiento, pero están listos para la vida afuera de la matriz. Posiblemente el bebé mida alrededor de 21½ pulgadas ó 55 cm (14¾ pulgadas ó 37 cm de la coronilla a las nalgas) y pese cerca de7½ libras (3.4 kg).
• Su cuerpo: Su cuerpo estará preparándose también para el parto. Una vez cumplidas las 40 semanas, el médico querrá controlarlos a usted y a su bebé con gran frecuencia. Verificará la condición de la placenta y la cantidad de líquido amniótico que rodea al bebé.
• Lo que puede hacer: No hay mucho que pueda hacer salvo esperar y acudir a todas las citas de cuidado prenatal. ¡Lo más probable es que no tenga ganas de hacer nada! Ésta es su oportunidad de terminar los quehaceres de último momento. También es su oportunidad de descansar antes de la llegada del bebé. Aprovéchela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada